Acerca de nosotras ·

lunes, 23 de abril de 2012

Mercedes Varona anticolonialista cubana




En el levantamiento patriótico ocurrido en Las Tunas luego de la clarinada de La Demajagua, el 10 de octubre de 1868, junto a los hombres convocados por Vicente García respondieron también las féminas de la comarca. Entre ellas, brilló con luz propia una de armas tomar: Mercedes Varona González, quien fue de las primeras caídas en combate por la causa de la independencia criolla.



Mercedes procedía de una familia tunera muy identificada con el anticolonialismo. Cuando comenzó la Guerra Grande en 1868, todos sus hermanos se fueron a la manigua. Ella, por su parte, se convirtió en activa colaboradora de los insurrectos, a quienes ayudaba con medicinas, ropa, información y pertrechos diversos.


Su casa, en la zona conocida por Las Arenas, se convirtió rápidamente en activo centro de conspiración. En sus habitaciones se guardaron armas y municiones y hasta se preparó un plano de la plaza de Las Tunas para llevar a cabo acciones militares.


Antes de caer abatida por las balas el primero de enero de 1870 durante una refriega entre españoles y mambises, la también llamada Heroína de Las Arenas gritó a todo pulmón: «¡Viva Cuba! ¡Fuego, cubanos, poco me importa la vida si la Patria se salva!». Todavía no había cumplido la valiente joven 20 años de edad.


En su memoria, José Martí nombró Mercedes Varona González al primer club femenino que fundó en el exilio, del cual formó parte también, por cierto, la puertorriqueña Lola Rodríguez, autora de los versos que dicen: «Cuba y Puerto Rico son/ de un pájaro las dos alas/ reciben flores o balas/ sobre un mismo corazón».

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más