Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Escultora Actriz directora de cine Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte compositora abogada Profesora Política investigadora Arquitecta medica Fotógrafa Maestra Filosofa Rosas para todas nuestras heroínas fotografa Ilustradora Mujeres Creadoras Historiadora Artista plástica Socióloga dibujante guionista Literatura literata química Antropologa Pintura bailarina sindicalista Educadora Diseñadora Ecologista Novelista Pedagoga Psicóloga coreógrafa feminista y activista por los Derechos Humanos jurista Descubridora Fisica Narradora Teologa científica cineasta pianista urbanista Artesana Cuentista Economista Enfermera Filóloga Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Anarquista Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Documentalista Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Jueza Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

viernes, 8 de agosto de 2014

Sarah Costa


Sarah Costa,  es directora ejecutiva de la Comisión de Mujeres Refugiadas, tiene más de 25 años de experiencia en los ámbitos de los derechos de la mujer, la salud reproductiva, el género y el desarrollo de la juventud, así como la filantropía global. 

Antes de llegar a la Comisión de Mujeres Refugiadas, fue directora regional del Fondo Global para Mujeres. Ella estableció la oficina de la organización de Nueva York, y representó a la organización en las actividades programáticas y de recaudación de fondos en la costa este. De 1994 a 2006, trabajó como oficial de programas de la Fundación Ford en Brasil y Nueva York,  desarrollando  y  gestionando   programas internacionales y nacionales sobre el género, la sexualidad y la salud reproductiva, los derechos de la mujer, el VIH / SIDA y las políticas de salud. Ella era profesora de Salud de la Mujer en la Escuela Nacional de Salud Pública, Brasil 1980-1994, donde enseñó y realizó una investigación sobre la política de salud de la mujer y el desarrollo social. 

Ella era también un miembro del Comité Asesor del Consejo Nacional de Derechos de la Mujer en Brasil, que se sirve en las juntas directivas de varias organizaciones no gubernamentales de mujeres y fue un asesor técnico del gobierno del estado de Río de Janeiro. 

Sarah nació y se crió en Inglaterra, donde obtuvo un Máster en Demografía por la Universidad de Londres y un doctorado en Medicina Social de la Universidad de Oxford. Ha publicado numerosos trabajos y artículos sobre la salud de la mujer y los derechos reproductivos en Inglés y Portugués.

Traemos uno de sus articulos :
En el Día Mundial del Refugiado, Comprometámonos a hacer de la prevención de la violencia contra mujeres y niñas en los conflictos una Prioridad

Publicado: 06.19.2014
La escala de la violencia contra las mujeres y las niñas, en su mayoría por hombres, constituye una crisis mundial que afecta a todas las personas y todas las sociedades. Desde el maltrato físico y psicológico, la violación y la mutilación genital a la explotación y la trata de personas, la violencia basada en género (VBG) tiene consecuencias profundas y duraderas para las personas, familias y comunidades. Algunas de las peores atrocidades pueden aparecer en los titulares, pero la mayoría de las historias de sobrevivientes es indecible.

La cumbre mundial sobre la violencia sexual en los conflictos, se reunió la semana pasada por el ministro de Asuntos Exteriores del Reino Unido, William Hague, y la enviada especial de la ONU Angelina Jolie, proporcionó una plataforma importante para los sobrevivientes de ser escuchados y propulsó la cuestión a la parte superior de la agenda informativa internacional - por lo menos durante unos pocos días.

Después de haber trabajado en la comunidad humanitaria con los refugiados y las mujeres y niñas desplazadas desde hace 25 años, los de la Comisión de Mujeres Refugiadas  se sabe muy bien que la violencia de género puede aumentar dramáticamente en conflicto, desastre y desplazamiento situaciones en las que el orden moral y social se ha desintegrado. Hemos visto de primera mano, por ejemplo, el impacto trágico de la violación como arma de guerra, utilizada para perpetuar el control social,  destruir comunidades y volver a dibujar las fronteras étnicas.

Aunque esta táctica no es nueva, la documentación adecuada de estos crímenes ha tenido lugar recientemente, en los conflictos como las guerras en Bosnia y en la República Democrática del Congo (RDC). En Bosnia, un registro cuidadoso de las historias de algunas de las 50.000 mujeres que fueron violadas, junto con los testimonios de los sobrevivientes inimaginablemente valientes, llevó al Tribunal Penal Internacional para la antigua Yugoslavia (TPIY) de ser el primer tribunal  para perseguir la violación guerra como un crimen contra la humanidad.

Así que, es alentador que el nuevo protocolo que surgió de la cumbre de Londres sobre la Documentación e Investigación de la Violencia Sexual en los Conflictos aborda esta de frente - el establecimiento de un estándar para la recopilación de información y pruebas y la protección de testigos.

Sin embargo, a pesar de este progreso es bienvenido, lo que me pareció que asistí sesiones en la cumbre fue la escasez de la discusión acerca de cómo prevenir la violencia de género, incluida la violencia sexual, en el primer lugar. Para las agencias humanitarias que trabajan con mujeres, niñas, hombres y niños en las zonas afectadas por la crisis, los programas que aborden directamente las causas profundas y los factores agravantes de la violencia de género son de gran importancia. Por desgracia, en la comunidad humanitaria y el ámbito político más amplio, no se presta suficiente atención a la prevención.

La investigación en curso de la Comisión de Mujeres Refugiadas en lugares como la RDC demuestra que la situación de desigualdad de las mujeres en las sociedades y el uso normativo de la violencia para resolver los conflictos están fuertemente asociados con la violencia de género. Y los bajos niveles de educación, las oportunidades económicas escasas, la exposición al maltrato infantil, siendo testigo de la violencia familiar, la aceptación de las actitudes hacia la violencia y la desigualdad de género, y las sanciones legales débiles para la violencia contra las mujeres y las niñas, hacen más probable la violencia de género. Esta es una red compleja que requiere una amplitud de respuestas y más investigación. Sin embargo, los esfuerzos humanitarios para poner en práctica las medidas de protección más básicas, por ejemplo, en el inicio de una emergencia, siguen siendo débiles.

Las malas decisiones todavía se hacen acerca de dónde colocar los puntos de agua, la forma de distribuir los alimentos y que materiales de refugio a utilizar en un asentamiento de refugiados. Los tres "L's" - iluminación, cerraduras y letrinas - y la creación de relojes de barrio y patrullas de seguridad externos aún son implementadas de manera desigual.

La comunidad humanitaria debe evaluar qué aplicación es tan azarosa y por qué no se está poniendo en práctica la orientación existente. Si estas cosas no se hacen bien desde el principio, una parte del daño es irreversible.

 La Comisión de Mujeres Refugiadas quiere ver  la protección  contra la violencia de género y la mitigación del riesgo enfatizado y funcionndo  en todas las áreas del trabajo humanitario, incluyendo asegurarse de que los programas de medios de vida y educación para los refugiados y las mujeres y niñas desplazadas se han diseñado con la protección y la prevención de la violencia de género en la mente, y que las necesidades de los grupos de alto riesgo, como las personas desplazadas con discapacidad y las adolescentes, se agruparon para protegerlas mejor de la violencia de género.

Al mismo tiempo, los gobiernos deben fortalecer sus sistemas jurídicos, por lo que los hombres no piensan que pueden actuar con impunidad, y las prácticas de mantenimiento de la paz debe ser cambiado de prorrogar el mandato de los soldados para incluir la protección de las mujeres y las niñas.

Quizás lo más importante, tenemos que involucrar a hombres y niños en los esfuerzos para prevenir la violencia de género, basándose en una investigación que demuestra los buenos resultados de reforzar las conductas positivas, apoyando el papel del hombre como protector de y el proveedor para sus cónyuges e hijas, y el empoderamiento de las personas para recuperar el control sobre sus vidas.

En última instancia, la comunidad mundial debe buscar una mejor comprensión de los factores sociales, económicos, políticos, ideológicos y culturales que impulsan a los hombres a cometer actos de violencia contra las mujeres y las niñas. Esto se trata de tener una conversación más franca sobre la violencia de género, tanto en situaciones afectadas por la crisis y también en tiempo de paz.

Cuando mejor para empezar que hoy, Día Mundial del Refugiado ?

http://www.impatientoptimists.org/Authors/C/Sarah-Costa
http://www.huffingtonpost.com/sarah-costa/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más