Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Actriz directora de cine Escultora Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte abogada compositora Profesora Política investigadora medica Arquitecta Fotógrafa Maestra Filosofa Historiadora Rosas para todas nuestras heroínas fotografa Ilustradora Mujeres Creadoras Socióloga dibujante Artista plástica guionista Educadora Literatura Pintura literata química Antropologa bailarina sindicalista Ecologista Pedagoga Diseñadora Novelista Psicóloga coreógrafa feminista y activista por los Derechos Humanos jurista Descubridora Fisica Narradora Teologa científica cineasta pianista urbanista Anarquista Artesana Cuentista Documentalista Economista Enfermera Filóloga Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Jueza Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

jueves, 6 de noviembre de 2014

Piedad Córdoba



Piedad Esneda Córdoba Ruiz (Medellín, 25 de enero de 1955), es una abogada y política de Colombia. Fue Senadora de la República desde 1994 hasta su destitución en el 2010, luego de que la Procuraduría General de la Nación, en cabeza de Alejandro Ordóñez, la acusara de colaboración con las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), en el denominado «Caso Piedad Córdoba». Ha sido miembro del Partido Liberal durante toda su vida política y es la líder del movimiento Poder Ciudadano Siglo XXI, ubicado en el ala izquierda de su partido. Como congresista trabajó principalmente por los derechos de la mujer, las minorías étnicas y sexuales (sociedad LGBT) y los derechos humanos.
En agosto de 2007 Córdoba se involucró en el tema del acuerdo humanitario entre las FARC y el gobierno del presidente Álvaro Uribe autorizada por el gobierno del cual era opositora, durante su mediación logró, junto con el presidente venezolano Hugo Chávez, la liberación unilateral de 6 secuestrados que permanecieron en poder de las FARC durante varios años. Debido a sus posiciones políticas recibió múltiples críticas y una percepción negativa en varios sectores de la opinión pública,6 mientras otros sectores respaldaron su gestión por la cual en 2008 fue nominada al Premio Príncipe de Asturias de la Concordia.
Córdoba es una de las personalidades políticas investigadas por las autoridades colombianas con base en conversaciones almacenados en documentos digitales de supuestos correos electrónicos encontrados en los computadores de Raúl Reyes divulgados en los primeros meses de 2008, por presuntas relaciones con las FARC. Córdoba ha negado las acusaciones y habla de persecución política en su contra.10 El 19 de junio del 2009 le fue abierta formalmente investigación por parte de la Procuraduría, con base a la información contenida en dichos computadores.
Córdoba continuó trabajando por la liberación de los secuestrados y logró convocar a un grupo de intelectuales de varios países para iniciar un diálogo epistolar con la cúpula de las FARC.11 Gracias al intercambio epistolar, las FARC respondieron los pronunciamientos de Córdoba y su grupo Colombianos y Colombianas por la Paz y decidieron liberar unilateralmente a tres policías y un soldado y a los últimos dos rehenes políticos que permanecían en su poder. Para la operación de la liberación, llevada a cabo en febrero de 2009, la senadora contó con el apoyo de el CICR y el gobierno de Brasil, así como con la autorización del gobierno colombiano.12 Por estos actos, el Premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel propuso públicamente, y de manera formal ante el Comité del premio Nobel en Oslo, el nombre de Córdoba como candidata al Premio Nobel de la Paz 2009.13 La senadora se declaró no merecedora del premio,14 aunque su nombre figuró entre los favoritos para obtenerlo.15 Finalmente el premio recayó en el Presidente de los Estados Unidos Barack Obama.
El 27 de septiembre de 2010 fue inhabilitada en primera instancia por un periodo de 18 años para ejercer cualquier cargo público en la República de Colombia.
En 2012 fue reconocido como uno de los "10 intelectuales más influyentes de Iberoamérica 2012" por los lectores de la revista Foreign Policy


Piedad Córdoba: “Si no se desmonta el paramilitarismo, no habrá acuerdo de paz”


 Piedad Córdoba es, a esta altura, un símbolo de la búsqueda de los caminos de la paz en Colombia. Abogada, activista por los derechos humanos, ex senadora destituida e inhabilitada en 2010 tras una turbia maniobra de la ultraderecha colombiana, se transformó en una pieza clave para tender puentes entre las guerrillas y el Gobierno. Al cumplir dos años la mesa de negociación en La Habana, la “Negra” se muestra optimista sobre la posibilidad de que se logre poner fin al conflicto armado más largo de la región.

-Se acaban de cumplir dos años del inicio formal de los Diálogos de Paz entre el Gobierno colombiano y las FARC. ¿Qué balance hace de este recorrido y cuáles son las expectativas de que se llegue a un acuerdo final?

-Las expectativas de la mesa de La Habana son demasiado alentadoras, esperanzadoras. Creo que independientemente de que el Gobierno haya tratado de limitar la agenda, las FARC han logrado, con mucha imaginación, colocar sobre la mesa debates y asuntos que tienen que ver con la estructura económica, política, social y cultural del país. Se han logrado también, incluso a pesar de las adversidades, convocar a la sociedad civil, que lleguen las propuestas y las esperanzas de la gente.

De todas maneras, la paz no sólo se reduce a la discusión en La Habana. Nosotros estamos alumbrados por la esperanza de una Asamblea Nacional Constituyente. Creemos que, a pesar de que se ha tratado de contraer todo el debate de La Habana, mantenerlo alejado de la sociedad, este es el tema más importante del país. Son más de 50 años en guerra. Colombia es un país que todavía tiene unas élites muy poderosas que lo mantienen en un status quo de neoliberalismo, por lo tanto la ventana de esperanza y la ventana de oxigenación está en el proceso de paz.

-¿Por qué cree que en esta etapa sí están dadas las condiciones para llegar al fin del conflicto armado?

-Porque hay más gente involucrada desde la sociedad, porque creo que hay mucha madurez en términos del debate político por parte de las FARC, y al Gobierno, así sea por las ventajas que le traiga para la inversión extranjera despejar el territorio, le ha tocado cada vez más montarse en el bus de la paz y ya le queda muy difícil ir hacia atrás.

-¿Cómo imagina una etapa posterior a un eventual acuerdo en las negociaciones? ¿Cuáles son los desafíos y las tareas para lo que se viene en caso de que los diálogos lleguen a buen puerto?

-Los desafíos son muchos. Aplicar esos acuerdos, conseguir que se hagan por ejemplo a través de una Asamblea Constituyente o de un mecanismo de refrendación, posibilitar un debate sereno en un país atravesado por tantas amenazas, muertes, desapariciones, masacres, desplazamientos, pero sobre todo un territorio como el colombiano que se ha convertido en una especie de transbordador del neoliberalismo y de los intereses imperialistas de los EE.UU., no es nada fácil. Un país donde hay un macartismo, un señalamiento muy fuerte hacia quienes defendemos otro modelo, o hacia quienes hemos abrazado de manera definitiva la tesis del socialismo bolivariano que integra a toda la región, es decir, el sueño de Bolívar, de Artigas, de San Martín, Zamora, Martí, de Fidel, de Chávez… Por eso, lo que viene posterior a la firma de los acuerdos va a ser tan o más difícil que los acuerdos mismos.

No tan Santo

-En las últimas elecciones presidenciales, usted y muchos sectores de la izquierda colombiana llamaron a votar por Santos en la segunda vuelta. ¿Cómo explica ese posicionamiento y cuál es su lectura del actual gobierno?

-Lo que tiene que quedar muy en claro es que nosotros no compartimos el modelo de desarrollo de Santos, tenemos absolutamente claro que él es una expresión genuina del neoliberalismo, que está tratando de aplicar la fórmula del consenso de Washington y que no es nada diferente a lo que ya conocíamos. Ahora, para nosotros era muy importante que continúe el proceso de paz, las conversaciones en La Habana, el inicio de los diálogos con el ELN… Y eso fue lo que nosotros dijimos, que no significa que estuviéramos apoyando sus propuestas. Estamos absolutamente convencidos de que nuestras propuestas no coinciden con las suyas ni con la concepción que tiene de la paz, pero estamos seguros que si se dan los acuerdos se abre un debate nacional sobre las reformas estructurales. Y es ahí donde nos vamos a distanciar. Pero que quede claro: ni apoyamos la concepción que tiene sobre la paz ni su modelo de desarrollo. Para nosotros, además, es fundamental una defensa de la integración latinoamericana, que se fundamenta en el ALBA, Unasur y la defensa de todos estos acuerdos regionales para el progreso y el desarrollo de toda la región.

-Si bien Santos fue ministro del expresidente Álvaro Uribe, fue muy inteligente en desmarcarse una vez que llegó al Gobierno, mostrando un pragmatismo y una impronta distinta a la guerrerista de su antecesor y ubicándolo como su principal enemigo…

-Es una pelea entre ellos por el poder, pero Santos apoyó muchas de las cosas que hizo Uribe. Aunque tenemos que ser muy cuidadosos de que eso no impida que podamos unirnos en la búsqueda de la construcción de la paz que requiere Colombia.

América late

-En la última década avanzó un inédito proceso de integración en América Latina y el Caribe. Algunos dicen que en los últimos años ese impulso se ha venido frenando, sobre todo a partir de la pérdida de Hugo Chávez y el surgimiento de la Alianza del Pacífico. ¿Cómo analiza la etapa que atraviesa la región?

-Es una etapa que de alguna manera podía esperarse, no podíamos pensar que la derecha se iba a quedar cruzada de brazos. Por eso monta la Alianza del Pacífico, por eso monta NTN24, por eso monta una estrategia de descrédito a todos los que son gobernantes “de nuevo cuño”, democráticos, por eso le monta desestabilizaciones a esos países. Y eso aunado obviamente al suceso fatal que fue la muerte del Comandante Chávez. Evidentemente han aprovechado la circunstancia para poner a tambalear todo este proceso de unidad latinoamericana. Ya empezaron a mostrar las uñas, buscan el retorno del neoliberalismo como hicieron con los golpes de Estado en Paraguay y Honduras. Entonces, creo que son tiempos difíciles, pero son tiempos de agarrar el timón, de agarrar el toro por los cuernos, de defender lo que ha avanzado la región, de revisar lo que hemos hecho de manera errática o que no nos ha funcionado pero mantenernos en la unidad latinoamericana y defender los logros conquistados.

-¿Cuáles serían esos aspectos a rectificar?

-Creo que hay elementos que tienen que ver con las consultas a la misma sociedad, al movimiento social, a las organizaciones, conectarnos políticamente y salir de algunos autoritarismos que nos han distanciado de las personas, como también ser capaces de decir “esta estrategia no funciona, vamos a cambiarla por otra, vamos a repensarla de otra manera”. Y creo que eso no es malo, simplemente hay que asumir que estamos enfrentados a unos enemigos feroces.

-Usted fue una de las principales denunciantes del crecimiento del paramilitarismo en la región y sus nexos políticos. ¿Cómo juegan estos grupos en los intentos de desestabilización, particularmente en Venezuela?

-No es un hecho novedoso la manera en cómo se ha ido instalando el paramilitarismo en toda la región, cómo se ha consolidado, cómo ha logrado desestabilizar al movimiento popular, asesinando muchísimos dirigentes. Es una amenaza muy grande porque ya está absolutamente comprobado que tuvieron mucho que ver con las “guarimbas” en Venezuela. Es la “regionalización” del paramilitarismo.

-Y el gobierno de Santos, ¿es responsable? ¿Cómplice?

-El Estado colombiano es responsable desde hace muchos años. No solamente Santos, Santos es una pieza, Uribe es una pieza fundamental, pero esto viene ya de mucho tiempo atrás. Y si el paramilitarismo no se desmonta en el país los acuerdos de paz no se van a dar.

-Se percibe en estos últimos años una maduración importante del movimiento popular colombiano. ¿Cómo avanza el proceso de Marcha Patriótica, la perspectiva de unidad con otros espacios y qué grado de persecución siguen padeciendo?

-Es muy lamentable tener que reconocer que la andanada contra Marcha Patriótica ya da cuenta de al menos 70 compañeros asesinados en sólo dos años. A pesar de eso, el movimiento sigue, tiene mucha fuerza en lo rural, en las regiones, en los jóvenes, en las minorías étnicas y vamos avanzando, aun tímidamente, a tener un espacio en lo urbano. Es muy importante el crecimiento del movimiento social en el país. Es cierto: hoy más que nunca hay un fortalecimiento del campo popular, independientemente de que sigue habiendo persecución, señalamiento, asesinatos. Marcha Patriótica es una esperanza desde donde estamos haciendo un gran esfuerzo por lograr conformar un frente amplio, no solamente con lo que es este proceso sino mucho más allá, que tiene que ver con la construcción de las estructuras constitucionales, legales, sociales y de poder popular para poder aspirar a un cambio en el país.Resumen Latinoamericano/Gerardo Szalkowicz/Marcha 


Sumamos el apoyo de los jovenes a su trabajo :


Con Piedad, por los DDHH en Colombia

Los abajo firmantes saludamos la entrega de la distinción “Deodoro Roca”, como ejemplo para la juventud, a la defensora de Derechos Humanos y ex senadora colombiana Piedad Córdoba, de parte de la presidencia de la Federación Universitaria de Buenos Aires
La distinción a Córdoba constituye un merecido homenaje a su incansable lucha por Colombia, en torno a la necesidad de una solución política al conflicto social y armado que vive el hermano país. Piedad ha participado activamente en las últimas liberaciones, siendo reconocida internacionalmente por esto en numerosas ocasiones. Asimismo, fundó “Colombianos y colombianas por la paz”, con el objetivo de difundir internacionalmente la lucha que están llevando adelante.
Rechazamos los intentos de judicialización que sobre ella recaen de parte del gobierno colombiano, a la vez que brindamos nuestra más amplia solidaridad con Piedad y los movimientos sociales de ese país frente a los sucesivos intentos de amedrentamientos.
http://es.wikipedia.org/wiki/Piedad_C%C3%B3rdoba
http://noticiaaldia.com/2011/07/pnb-disperso-protesta-de-familiares-de-reclusos-del-rodeo-ii/

http://www.resumenlatinoamericano.org/?p=6326

HH

Más