Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Actriz Escultora Periodista directora de cine activista Arte Defensora de derechos humanos compositora abogada Profesora Política Arquitecta investigadora Fotógrafa Maestra medica Filosofa Rosas para todas nuestras heroínas fotografa Ilustradora Mujeres Creadoras Historiadora Artista plástica Socióloga dibujante Literatura guionista literata química Antropologa Pintura bailarina sindicalista Educadora Ecologista Novelista Pedagoga Psicóloga coreógrafa feminista y activista por los Derechos Humanos jurista Descubridora Diseñadora Fisica Narradora Teologa cineasta pianista urbanista Artesana Cuentista Economista Enfermera Filóloga Poetisa cantautora ceramista científica Actriz de teatro Anarquista Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Documentalista Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Jueza Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

sábado, 22 de julio de 2017

Lenka Franulic Zlatar primera Periodista de Chile



Lenka Franulic Zlatar (Antofagasta, 22 de julio de 1908 - Santiago, 25 de mayo de 1961) es considerada la primera mujer chilena en desempeñarse como periodista. Fue galardonada con el Premio Nacional de Periodismo mención crónica en 1957.

Se trasladó a Santiago a estudiar inglés en el Instituto Pedagógico de la Universidad de Chile; luego, obtuvo un trabajo como traductora en la Revista Hoy, donde hizo sus primeros artículos, de carácter cultural. En la revista Ercilla, se convirtió en entrevistadora, y luego hizo apariciones en la radio. En 1945 fue directora de la Radio Nuevo Mundo y, más tarde, reportera de las emisoras "Nacional", "Cooperativa", "Agricultura" y "Minería".

Entrevistó a variados personajes de su época, como a Jean Paul Sartre, al mariscal Tito, Juan Domingo Perón, Eleanor Roosevelt, Nicolás Guillén, Fidel Castro, Anastasio Somoza, Gabriela Mistral, Emil Ludwig, André Malraux, y Simone de Beauvoir.

Creó el Círculo de periodistas de Santiago y, en 1953, participó en la fundación de la Escuela de Periodismo de la Universidad de Chile. Obtuvo el Premio Nacional de Periodismo (mención en Crónica) en 1957. A su vez, fue galardonada como la Mejor periodista del año por la Sociedad Profesional de Mujeres Periodistas de los Estados Unidos, la única chilena que ha recibido este honor.



http://apuntes-de-derecho.webnode.cl/calendario-de-eventos/curiosidades/primeras-mujeres-de-chile/
Leer más...

viernes, 21 de julio de 2017

Sofonisba Anguissola gran pintora del Renacimiento


Sofonisba Anguissola, Autorretrato, 1556,


Sofonisba Anguissola (Cremona, hacia 1535 - Palermo, 1625) fue una pintora italiana considerada la primera mujer pintora de éxito del Renacimiento. Cultivó especialmente el retrato y el autorretrato, estableciendo nuevas reglas en el ámbito del retrato femenino. A los 27 años se estableció en España, en la corte de Felipe II. Se le adjudica un significativo papel como eslabón entre el retrato italiano y el español en el siglo XVI además de notable influencia en el desarrollo posterior de este género en Italia. Su trayectoria resultó un precedente para varias mujeres artistas que habían sido excluidas de la enseñanza académica, de gremios y talleres y del mecenazgo papal, pero que sí encontraron respaldo en las cortes europeas entre los siglos XVI y XVIII.

Sofonisba Anguissola, Autorretrato, 1610

 Interesante articulo publicado  en  ABRIL 2012.

Una sola pintora en las paredes de El Prado


¿Quién decide qué obra es digna de estar en un museo?



¿Por qué en los museos sigue habiendo un reducido número de mujeres artistas, sobre todo anteriores al siglo XX?


En El Prado, por ejemplo, de los 1.100 cuadros que cuelgan en sus galerías, solo tres han sido realizados por una mujer, y los tres son obra de la misma artista, la italiana Sofonisba Anguissola. Además, hasta hace poco no ha habido ni una sola mujer pintora a la vista del público (entre los más de 8.000 cuadros que componen los fondos de la pinacoteca, había 45 pintados por una veintena de mujeres).

Pues bien, hace unos años, el Ministerio de Cultura, la Universidad Complutense de Madrid y su Instituto de Investigaciones Feministas (IIF) firmaron un convenio denominado ‘Museos y género’, con el que comenzaron a estudiarse los fondos desde la perspectiva de género. El Museo Arqueológico Nacional y el Reina Sofía se sumaron a esta iniciativa y, con El Prado, han creado itinerarios alternativos sobre las obras de su exposición permanente teniendo en cuenta esta cuestión y rescatando obras de mujeres artistas de sus almacenes que han formado partes de las grandes corrientes artísticas universales pero que no han tenido el mismo eco que los hombres. Una pequeña contribución, en todo caso, a la difusión de la vida y obra deartistas ausentes en la mayoría de los libros de Historia del Arte.

Gracias a ello, en El Prado se han podido ver obras de Sofonisba Anguissola (la primera mujer pintora de éxito del Renacimiento y una de las artistas más longevas, borrada durante cuatro siglos, fue admirada por Van Dyck o Miguel Ángel, sus retratos fueron emulados por Caravaggio y Rubens y Ángeles Caso le dedicó un capítulo en su libro ‘Las olvidadas’, publicado por Planeta), Clara Peeters (pintora flamenca destacada en el género del bodegón, y quien ya tenía varios cuadros expuestas, pero no todos), Artemisia Gentileschi (una de las más consideradas artistas femeninas que ha ocupado su lugar entre los grandes artistas, hombres, del periodo barroco) y Margarita Caffi (desarrolló un estilo propio, de pincelada ligera y toques vibrantes sobre fondos sombríos, sobre los que destacan, ligeramente descentrados, sus ricos floreros).

Verdad es que la mayoría de los cuadros expuestos en El Prado, sin ir más lejos, son de hace siglos, cuando la mujer estaba relegada a otros ámbitos y, por tanto, había pocas pintoras. ¡Pero las había! Muchas, de hecho, ayudaban a sus padres pintores en el taller, por ejemplo, aunque se las ha acabado obviando en la historia del arte tradicional.

¿Por qué han permanecido ocultas tantos años sin que nadie se diera cuenta? ¿O es que nadie ha querido sacarlas a la luz?

En opinión de Marian López Cao, directora del IIF, “los museos responden en sus criterios a los puntos de vista de la ideología dominante de la época que los conformó: una visión exclusivamente masculina que también refleja los intereses de una élite económica, social y geográfica. Los objetos que se encuentran en los museos y quienes los realizaron han sido considerados como elementos dignos de conservarse. A la inversa, todo lo que no está es perecedero y mortal”. “Está tan naturalizada la exclusión de las mujeres, que nadie parece reparar en ella, ni siquiera las interesadas”, ha considerado al respecto la escritora Laura Freixas, presidenta de la asociación Clásicas y Modernas, creada para la igualdad de género en el ámbito de la cultura.



https://es.wikipedia.org/wiki/Sofonisba_Anguissola http://blogs.elcorreo.com/colomba/2012/04/17/una-sola-pintora-en-las-paredes-del-museo-del-prado/#.T425tq-6Cvs.facebook
Leer más...

jueves, 20 de julio de 2017

Encarnita Tagüeña Lacorte maestra republicana exiliada


Encarnita Tagüeña Lacorte (Madrid, 31 de octubre de  1919-7 de mayo de 2016 )

De familia republicana, hija de Encarnación Lacorte, maestra, y Manuel Tagüeña, topógrafo que muere cuando ella tiene seis años. Tiene dos hermanos: Manuel y Luis, que muere a los catorce años por una lesión cardiaca de nacimiento. A los quince años llega a ser campeona de España de baloncesto. Ingresa en la Universidad para estudiar Física y Matemáticas.

Al producirse el levantamiento fascista su hermano Manuel marcha al frente y Encarnita le pide que le lleve con él. Manuel la lleva a un centro que ha montado la FUE (Federación Universitaria Escolar) para recoger niños de combatientes donde Encarnita comienza su labor con los niños que lleva a cabo durante toda su vida. Posteriormente, ante la ofensiva fascista sobre Madrid, el centro es evacuado a San Juan, Alicante. El centro se encuentra ubicado frente al Hospital Militar de Aviación. Allí conoce a Ricardo Yáñez, teniente observador de una escuadrilla de Katiushkas (aviones de bombardeo rusos) que ha sido derribado y está siendo tratado en ese hospital, con el que se casa un tiempo después.

Al final de la guerra, la columna Litorio llega a San Juan. Encarnita y su madre se quedan solas al cargo del grupo de niños. Son trasladados a un asilo de ancianos en San Vicente donde van trayendo más niños que son abandonados en otras colonias hasta formar un grupo de casi doscientos niños. De allí Encarnita y su madre son trasladadas a Madrid con los niños para repartirlos por las casas.

Al poco tiempo de llegar a Madrid Encarnita es detenida y encarcelada en la Cárcel de Ventas. En ningún momento se le llega a tomar declaración. Allí cumple los veinte años. Comparte con otras diez compañeras una celda pensada originalmente para dos. Duerme con el cuerpo en el pasillo para poder estirar las piernas. Un año después, se forma una Junta Clasificadora que concede libertad condicional a aquellos presos por los cuáles alguien haya respondido dando buenos informes. Una persona anónima responde por Encarnita y consigue salir en libertad condicional, con la obligación de presentarse cada sábado en comisaría.

Su marido, que se encuentra encarcelado, consigue salir en libertad y tienen una hija que nace en 1942. Encarnita y familia viven con su madre en Madrid, en la casa familiar de la calle Huertas donde atienden a un grupo de niños y donde dan cobijo a un grupo de guerrilleros, motivo por el cual son detenidas en 1948 y encarceladas en la Prisión de Ventas. El marido de Encarnita consigue escaparse a Francia donde rehace su vida. Encarnita es condenada a tres años de prisión pero no llega a cumplir los tres años gracias a la realización de trabajos de costura como método ofrecido de redención de penas. De la cárcel sale con tuberculosis. Pasa un año ingresada en un hospital hasta que se recupera.


Al salir de prisión Encarnita y su madre son desterradas de Madrid y marchan a Alicante, donde Encarnita ayuda en el grupo escolar Cervantes y consigue sacarse el título de maestra.

En 1962, tras el fallecimiento de su madre, Encarnita marcha a México con su hija reclamadas por su hermano que vivía allí con su familia. En México trabaja durante dos años en el Instituto Luis Vives, Colegio Español de México, fundado por exiliados. Después durante 25 años dirige la Primaria del Colegio Ciudad de México, también vinculado al exilio. A principios de los 80 viaja por primera y única vez a España. Se jubila en 1990, a los setenta años y entra entonces a formar parte como voluntaria de Casa Alianza, organización que se ocupa de atender a niños de la calle, víctimas de la trata de personas, que padecen adicciones y abandono social. 


Su labor en Casa Alianza se prolonga hasta 2011, momento en que a los 92 años de edad por motivos de salud no puede continuar con dicha actividad.


Fuentes:

Entrevista a Encarnita Tagüeña, 7 de marzo 2012. México DF.
“La vida de Encarnita”, de Carmen Tagüeña. 2011.
http://www.javilarrauri.com/exiliadas/encarnita_taguenya.html
http://casa-alianzamexico.org/2263-2/
http://www.javilarrauri.com/exiliadas/exiliadas.html
https://books.google.es/books?id=ZE4_Z3IY3c8C&pg=PA117&lpg=PA117&dq=Encarnita+Tag%C3%BCe%C3%B1a+Lacorte&source=bl&ots=j27816ZIV6&sig=cNBl8FkXQw8Ox97Pt_vIv25Jk8o&hl=es-419&sa=X&ved=0ahUKEwiyvaT-hc3UAhVOJlAKHWSODU0Q6AEITzAK#v=onepage&q=Encarnita%20Tag%C3%BCe%C3%B1a%20Lacorte&f=false
Leer más...

miércoles, 19 de julio de 2017

Lorraine Hansberry activista, dramaturga y escritora estadounidense


Lorraine Hansberry, (19 de mayo de 1930, Chicago - 12 de enero de 1965, Nueva York) fue una activista, dramaturga y escritora estadounidense, que participó en la lucha por la igualdad.

Hija de la maestra Nannie Perry y Carl Augustus Hansberry. Realizó sus estudios en la Universidad de Wisconsin Madison. En un caso presentado por su familia ante el Tribunal Supremo en 1940, su padre ganó un falló por esta segregación racial.

Su obra más famosa, Un lunar en el sol ("A Raisin in the Sun") en 1959, se inspiró en la batalla legal emprendida por su familia y en contra de las leyes de segregación racial en Chicago durante su infancia.

Hansberry inspiró la canción "To Be Young, Gifted and Black" de la cantante y pianista Nina Simone.

Fue nominada a los premios Premio Tony a la mejor obra y Premio WGA al drama estadounidense mejor escrito.

Obra
Un lunar en el sol (1959)
A Raisin in the Sun, guión (1961)
"On Summer" (essay) (1960)
The Drinking Gourd (1960)
What Use Are Flowers? (escrito c. 1962)
The Arrival of Mr. Todog – parodia de Esperando a Godot
The Movement: Documentary of a Struggle for Equality (1964)
The Sign in Sidney Brustein's Window (1965)
To Be Young, Gifted and Black: Lorraine Hansberry in Her Own Words (1969)
Les Blancs: The Collected Last Plays / by Lorraine Hansberry ed. Robert Nemiroff (1994)
Toussaint. Fragmento de un trabajo en progreso, inacabado, por la muerte prematura de Hansberry, trata de un propietario de una plantación haitiana y su esposa cuyas vidas pronto cambiarán drásticamente como resultado de la revolución de Toussaint L'Ouverture (de Samuel French, Inc. catálogo de obras.)

Falleció de cáncer pancreático el 12 de enero de 1965, a los 34 años. James Baldwin afirmó: "es claro de sospechar que lo que vio contribuyó a la tensión que la mató, porque el esfuerzo al que Lorena estaba sometida  es más que suficiente para matar a un humano."



Cosas de chicas: Lorraine Hansberry, la militante negra, lesbiana y feminista que inspiró a Nina Simone.

Begoña Gómez Urzaiz

Suele pasar. Dos películas paralelas que cubren un mismo tema. Ahí están el Steve Jobs de Ashton Kutcher y el de Michael Fassbender, la Blancanieves de Julia Roberts y la de Kristen Stewart. Con los documentales también ocurre. En este momento, hay en camino no una sino dos piezas sobre Pink Floyd, y otras tantas sobre Delia Derbyshire. Recientemente, también hemos podido ver un par de películas casi simultáneas sobre Nina Simone, The Amazing Nina Simone, que se emitió en el festival In-Edit, y What Happened, Miss Simone?, que se produjo y está colgado en Netflix. Aunque la protagonista (y menuda protagonista) lo eclipsa todo, en los dos filmes se cuela una figura de refilón enormemente intrigante que pide a gritos su propio documental: Lorraine Hansberry, dramaturga y activista, amiga de Simone e inspiración del tema To Be Young, Gifted and Black. Simone grabó la canción, que se convirtió en un himno de la lucha por los derechos civiles, en 1969, cuatro años después de que Hansberry muriese de cáncer de páncreas a la edad de treinta y cuatro.

No es correcto decir que Hansberry sea una gran desconocida. En realidad, en Estados Unidos forma parte del currículum escolar por su obra A Raisin in the Sun, pero su historia no se suele contar entera. Esa pieza teatral la convirtió, a los veitinueve años, en la primera mujer negra que firmaba una obra de Broadway. Aborda las tensiones raciales en los años de la segregación y está basada en parte en la experiencia de su propia familia. En A Raisin in the Sun, la familia afroamericana Younger planea trasladarse a un vecindario blanco. No, inicialmente, como un gesto de activismo sino porque la casa es más barata. Los Hansberry vivieron una historia similar. El padre de Lorraine, Carl Augustus Hansberry, un prominente constructor y miembro activo del partido Republicano –sí, Republicano– compró una casa en una zona blanca dentro del South Side de Chicago, lo que indignó a sus vecinos. El empresario y activista tuvo que llegar hasta el tribunal Supremo para defender su derecho a vivir con su mujer y sus cuatro hijos donde le diera la gana, algo que marcó la infancia de Lorraine, que recordaba así el episodio: “la lucha requería que mi familia debía ocupar una propiedad disputada en un barrio blanco infernalmente hostil, lo que implicaba muchedumbres aullantes alrededor de nuestra casa. Mis recuerdos de esta manera “correcta” de luchar contra la supremacía blanca incluyen ser escupida, insultada y vapuleada en mi camino diario al colegio. También tengo presente a mi madre, desesperada y valiente, apatrullando nuestra casa con una pistola German Luger cargada, salvaguardando a sus cuatro hijos mientras mi padre llevaba la parte respetable de la lucha en un tribunal de Washington”. El destacado irónico de la palabra “correcta”, Hansberry transparenta la tensión que habita en sus escritos políticos y en sus obras, entre la obediencia y la desobediencia en la lucha por los derechos civiles, entre, por resumir, hacerlo a la manera de Martin Luther King o a la de Malcolm X. Los dos, por cierto, fueron amigos y admiradores suyos y quisieron estar en su funeral, que fue un acto trágico y catártico para toda la élite política afroamericana. Luther King no pudo acudir pero envió una nota que se leyó a los asistentes.

Para entonces, Lorraine ya se había separado de su marido Robert Nemiroff, un compositor y activista al que conoció en una manifestación en 1953 y que se ocupó de mantener su legado hasta su muerte en 1991. El suyo fue un matrimonio peculiar por muchas razones, no solo porque ella era negra –una negra con responsabilidades de linaje: se crió entre los intelectuales afroamericanos más prominentes y era amiga de James Baldwin y Sidney Poitier, que protagonizó el primer montaje de su obra– y él blanco y judío, sino también porque él era heterosexual y ella lesbiana.

Aunque Hansberry no vivió 100% dentro del armario, no se supo públicamente de su condición sexual hasta finales de los setenta, cuando una académica reveló que había formado parte de Daughters of Bilitis, una pionera organización de lesbianas, y salieron a la luz las cartas al director que escribió a dos revistas casi clandestinas de la comunidad gay. Una de ellas, The Ladder, que funcionaba solo por suscripción –probablemente porque pocos establecimientos se hubiesen atrevido a venderla, y aun menos mujeres a ir a comprarla– publicó un escrito que Hansberry firmó con sus iniciales en la que se identificaba como “una lesbiana casada heterosexualmente” y en el que equiparaba machismo y homofobia: “la persecución homosexual y su condena tiene su raíz no sólo en la ignorancia, sino también en un dogma activamente antifeminista”, decía. Las cartas se expusieron hace un año en la muestra Twice Militant, dedicada a Hansberry, que tuvo lugar en el Brooklyn Museum.

Allí se pudieron ver también los diarios que escribía en forma de resúmenes anuales y que titulaba “yo en notas”. Cuando tenía veintiocho años escribió bajo el epígrafe “me gusta”: “los ojos, la voz, las piernas y la música de Eartha Kitt”. Y en cosas que “me aburren”: “A Raisin in the Sun, la soledad, la mayoría de mis experiencias sexuales, yo misma”. A los veintinueve, apuntó “mi homosexualidad” en la lista de “cosas que amo” y también en la lista de “cosas que odio”. Y a los treinta y dos, en “me gusta”: “el 69 cuando funciona de verdad” y “el interior de la boca de una mujer preciosa”.

Ninguno de los dos documentales sobre Nina Simone acaba de dar a Hansberry el crédito que le corresponde en la tarea de politizar a la cantante, que en sus inicios deseaba ser, ante todo, pianista clásica y que empezó su carrera en el multirracial tirando a blanco Greenwich Village y no en Harlem. Simone tuvo una de sus noches más estelares cuando tocó en el Carnegie Hall el 12 de abril del 63. Esa misma noche, sin embargo, arrestaron a Martin Luther King y otros activistas en Birmingham, Alabama. Al fin del recital, Hansberry llamó a su amiga y no precisamente para felicitarla, sino para afearle que no hubiera denunciado los hechos. A partir de ahí, Simone se implicaría mucho más a fondo en la lucha por los derechos civiles –de la que los músicos de la Motown, obsesionados por llegar al público blanco, se mantenían bastante apartados– y escribiría canciones como Four Women o la propia To Be Young, Gifted and Black. En sus memorias, Nina escribió sobre su amiga Lorraine: “nunca hablábamos de hombres o de ropa, siempre de Marx, Lenin y la Revolución. Cosas de chicas”.



https://moobys.es/2017/04/cine-i-am-not-your-negro-un-emocionante-documental/
https://www.brooklynmuseum.org/exhibitions/lorraine_hansberry
http://abcdefghijklmn-pqrstuvwxyz.com/es/cosas-de-chicas-lorraine-hansberry-la-militante-negra-lesbiana-y-feminista-que-inspiro-a-nina-simone/
http://www.azquotes.com/author/6228-Lorraine_Hansberry
Leer más...

martes, 18 de julio de 2017

Ana María Moix poeta, novelista, cuentista, traductora y editora española


Ana María Moix Meseguer1 (Barcelona, 12 de abril de 19472 - Barcelona, 28 de febrero de 2014) fue una poeta, novelista, cuentista, traductora y editora española

Ana María Moix nació en Barcelona en 1947 y es allí donde estudia Filosofía y Letras. De familia burguesa de lo más conservadora, forma parte del grupo de escritores que se relaciona con el poeta Carlos Barral.

De 1976 a 1979, pertenece al equipo que publica Vindicación Feminista. Colabora en diversas publicaciones de Madrid y Barcelona. En 1970 gana el Premio Vizcaya de Poesía con No time for flowers, en 1985 el Premio Ciudad de Barcelona con Las virtudes peligrosas, y en 1995 obtiene este galardón de nuevo con Vals Negro. Su hermano era el escritor Terenci Moix.

Muere a causa de un cáncer en febrero de 2014.

De izquierda a derecha: Ana María Moix, Ana María Matute y Esther Tusquets en 1970. 

Ana María Moix, tímida, valiente, sabia y generosa

Su furia era entrañable, que esa mujer tan pequeña y aparentemente frágil fuera capaz de repartir mamporros éticos, emocionaba

ROSA MORA

Hay recuerdos imborrables. Como el del 3 de abril de 2003. A primerísima hora de la mañana, Ana María nos llamó a algunos de sus amigos. En la madrugada había muerto Terenci. Estaba preocupadísima porque se cumplieran sus últimas voluntades. No eran fáciles: quería que el velatorio y la ceremonia laica se celebraran en el Saló de Cent del Ayuntamiento de Barcelona y quería, además, que no asistieran a las honras fúnebres ningún representante de del PP ni de CiU. “Maragall y Clos serán bienvenidos, pero, por favor que no venga nadie de la derecha”, dijo entre lágrimas Ana María. Ella se cuidó de que todo funcionara al gusto de su hermano. Tenía esa mezcla de timidez y valentía que la hacían tan querida.


Lúcida, inteligente, generosa, sabia, conocedora de la gran literatura, comprometida con sus ideas, Ana María Moix (Barcelona, 1947) dejó de fumar, y le gustaban mucho los cigarrillos de liar, en cuanto supo que tenía cáncer. No fue fácil. Tampoco lo fue su vida. La muerte de su hermano Miguel a los 18 años, que nació con espina bífida, fue el primer gran golpe. Ella tenía 15 años y lo vivió como un auténtico calvario. La muerte de Terenci la hundió en la desolación, aunque siempre tuvo a su lado su gente, como Rosa, su compañera, y los hijos de ésta, que la cuidaron y mimaron

Fue la baby de la Gauche Divine. Escribió un libro estupendo, 24 horas con la Gauche Divine, un retrato irónico, despiadado, con mucho humor, de aquella Barcelona de los años setenta y de aquellos hombres y mujeres tan inteligentes y brillantes. Terenci la llamaba la Nena y así fue conocida también entre los divinos, mucho mayores que ella. Carlos Barral, Jaime Gil de Biedma, Beatriz de Moura, Oriol Bohigas, Jorge Herralde , Pere Gimferrer, Manuel Vázquez Montalbán, Ana María Matute, Esther Tusquets, entre otros muchos, fueron sus amigos



Josep Maria Castellet la incluyó, única mujer, en su antología Nueve novísimos poetas españoles, junto a Manuel Vázquez Montalbán, Antonio Martínez Sarrión, Félix de Azúa, Pere Gimferrer, Vicente Molina Foix, Guillermo Carnero o Leopoldo María Panero, entre otros. Eso fue en 1970. El año en que publicó su primera novela, Julia, deslumbrante, sobre una chica que se niega a crecer en constante lucha con la niña que fue y al mismo un retrato impresionante de la Barcelona de los años sesenta.

Fue la baby de la Gauche Divine.  Terenci la llamaba la Nena y así fue conocida también entre los divinos, mucho mayores que ella.

Entre 1969 y 1973, Ana, la de los largos silencios, publicó tres poemarios, Baladas del Dulce Jim, Call me Stone y No time for flowers; dos novelas; el libro de relatos Ese chico pelirrojo al que veo cada día, que representan la ternura, la perversidad, la desdicha, el humor, la crueldad y la ironía. O Walter, ¿por qué te fuiste? Otro retrato de Barcelona, innovadora, sobre la homosexualidad y los conflictos derivados de una educación religiosa que insistía en el pecado ya la culpa.

Pasaron muchos años hasta que llegó De mi vida real nada sé, 10 relatos que muestran su universo literario más íntimo o Vals negro, con la que ganó el Premio Ciudad de Barcelona, sobre el mito de Sissi, la última emperatriz de Austria Hungría, en torno a la que recrea entre la ficción y la realidad la decadencia del Imperio Austro Húngaro. Otro libro de relatos, Las virtudes peligrosas, premio Ciudad de Barcelona, lleno de ironía y melancolía, que contempla el pasado con dulzura y el presente, con terror. También escribió cuentos infantiles, ensayos, colaboró en diferentes periódicos y tradujo a autores como Samuel Beckett, Margarite Duras, François Sagan, Amélie Nothomb, entre otros. Desempeñó tareas editoriales, le gustaba.

Su padre quería que estudiara Farmacia, pero ella prefirió Filosofía y Letras. Le gustaba el cine casi tanto como a su hermano. A diferencia de Terenci, ella se implicó mucho en política, la suya. “Yo no estoy en ningún partido ni nunca he firmado nada. En las primeras elecciones no quise votar porque eso de la monarquía no lo veía claro, pero en las últimas he votado PSOE. No quiero dar ni la más mínima oportunidad de que gane la derecha”, afirmó en 1994.

En 2011 publicó Manifiesto personal, un libro furioso, a ratos nostálgico, pesimista y apocalíptico sobre la actualidad a partir de lo más cotidiano. “Es la situación la que es apocalíptica”, dijo a este diario. “Estamos en guerra, en la III Guerra Mundial. Es la guerra de los financieros y los especuladores y de sus portavoces contra el resto del mundo. No es una guerra de sangre, pero el capitalismo fascista se apodera de todo. Quién consumirá para que el capitalismo siga creando capital? Manifiesto personal aborda todos los espectros de la sociedad, con testimonios de amigos, vecinos, familiares y expertos con algunos retazos de su propia autobiografía.

La furia de Ana María era entrañable, que esa mujer tan pequeña y aparentemente frágil fuera capaz de repartir mamporros éticos, emocionaba. En este diario lanzó una diatriba cuando se anunció que la jubilación se retrasaría hasta los 70 años, afirmó que muy bien, estupendo, sobre todo si teníamos la suerte de tener trabajo a esa edad o a cualquiera.

Era más guerrera de lo que aparentaba. Otro recuerdo imborrable: estuvo, con Esther Tusquets, su gran amiga, en la despedida de Felipe González de La Moncloa, cuando ganó las elecciones el Partido Popular. “Votaré a los socialistas aunque sea con la nariz tapada”, solía decir.

Para Ana, la literatura era tanto leer como escribir. ¿Qué libro has leído?, preguntaba siempre. Sus consejos siempre eran certeros.

Cuando no pudo asistir a la entrega de los últimos Premios Terenci Moix, sus amigos temieron lo peor. Cuidar del legado de su hermano fue uno de sus objetivos. Otra de sus cualidades fue la discreción. Por ejemplo, no dijo públicamente que había heredado la biblioteca de Jaime Gil de Biedma. Ella y Joaquina, la mujer de Juan Marsé, cuidaron del poeta en su etapa final.

Reconocía que era un poco vaga. Quizá por eso se puso un horario en la Agencia Carme Balcells, que la representaba, para escribir sus memorias. “Si las escribo”, anticipó a este diario en 2011 serán post mortem, porque no me callaré nada”.

Ana María Moix ha muerto demasiado pronto. La vida le debía más. Le debía poder continuar con sus memorias, seguir con su estupenda familia, con sus amigos, hablando de libros, recomendando libros.



Ana María Moix: "La cultura se ha bajado los pantalones ante el dinero"

Denuncia que los financieros han desplazado a los editores y directores artísticos

Moix cree que "la crisis del mundo cultural viene de la época de la abundancia".
La escritora Ana María Moix cree que el mundo de la cultura está en crisis desde hace treinta años porque "se ha bajado los pantalones" ante el mundo del dinero y el que manda es "el señor de la calculadora", mientras al intelectual se le ha "tapado la boca" con cifras de ventas y subvenciones. "Ahora toda la culpa la tiene la crisis económica, que, sí, es brutal, pero la crisis del mundo cultural viene precisamente de la época de la abundancia", ha opinado hoy esta ensayista, narradora, traductora, poeta y editora en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP), donde dirige el taller Detrás del telón.

El intelectual se ha devaluado porque le han "tapado la boca" con ventas y subvenciones
Moix recorrerá su obra junto a sus alumnos pero, como cree que los escritores "son muy pesados hablando de sus textos", ha preferido recurrir a otros para explicarla, a aquellos que han marcado su escritura y su forma de concebir la literatura y la vida. Las influencias van desde Katherine Mansfield o Carson MacCullers, que ha elegido por sus cuentos, a la poeta argentina Alejandra Pizarnik, pasando por los intelectuales de la gauche divine de la Barcelona de los setenta.


"El señor de la calculadora"
Un consejo ocupado por señores con traje oscuro y corbata, calculadora en mano y un lenguaje completamente distinto, ha relatado. "Ese señor de la calculadora es el que hoy manda en las editoriales, en los museos, en las salas de exposiciones, en todo el mundo de la cultura. El responsable ya no es un editor ni un director artístico, es un financiero", ha afirmado. Para Moix, ese "lamentable estado de cosas" que se impuso ya en los ochenta ha sido "nefasto" para el mundo de la cultura, que "se ha bajado los pantalones ante el mundo del dinero".

A su juicio, hace tiempo que se tenía que haber reaccionado ante ese panorama pero lo que ha sucedido es que a "la gente con más voz le ha ido bien". "Ahora cuando les empiece a ir al mal, supongo que pasará algo", ha aventurado. Cree que el papel del intelectual se ha devaluado porque se le ha "tapado la boca" con cifras de ventas y con subvenciones aunque considera que "afortunadamente" hay excepciones.
(02/07/2012)







Un retrato moral

Ana María Moix representó en lo personal lo mejor o lo menos evanescente de aquella 'gauche divine' que se nos antoja hoy demasiado autocomplaciente.
IGNACIO F. GARMENDIA SEVILLA 


Poco después que su mentor, el mestre Josep Maria Castellet, ha muerto la más joven de sus discípulas. En la poética que encabezaba la selección de sus poemas en Nueve novísimos, Ana María Moix afirmaba que de niña había querido ser cupletera o trapecista y que lo que de verdad le gustaba era tocar la trompeta. Había en esa nota de juventud, redactada por una apenas veinteañera que casi cerraba la nómina de la coqueluche, buen humor y el desenfado propio del tiempo de la contracultura, pero también una melancolía de fondo -junto a Ramón o Terenci, Moix mencionaba a su otro hermano, Miguel, prematuramente fallecido- que formaba parte tanto de su carácter como de su literatura. Sus amigos de toda la vida la seguían llamando la Nena, pues había sido la más pequeña del grupo -al que retrató en un irónico "reportaje-ficción", 24 horas con la Gauche Divine- y conservaba un aire vulnerable o aniñado, como de ingenuidad o reserva. Esa impresión de fragilidad contrastaba con la firmeza de sus convicciones, recientemente recogidas en un Manifiesto personal donde expresó su temor por los efectos de una crisis general que a su juicio no era sólo económica ni se limitaba al desastre de los últimos años. Muchos la han calificado de musa, pero no es esa una palabra, por imprecisa y reductora, en absoluto apropiada para una mujer tan libre.

Algunos de los que admiramos a Barral o a Gil de Biedma, por citar a dos archiconocidos integrantes de la cofradía barcelonesa, sentimos cierta distancia hacia los personajes públicos que encarnaron. Celebramos su talento, pero nos cuesta simpatizar con una forma de actuar que en ocasiones -justificadas, dicen quienes los frecuentaron- pecaba de soberbia. Buena amiga de ambos, a los que citaba como añorados maestros, Ana María Moix se parecía más a otra gran personalidad del periodo, la editora Esther Tusquets de quien también fue íntima. Ella misma, escritora o traductora en verso y en prosa, ejerció como editora antes de que los ejecutivos ágrafos asaltaran los despachos de los sellos literarios. Tenía la virtud de la discreción y quienes la trataron hablan de una devoción genuina -felizmente ajena a las poses- por la cultura, de su generosidad o de su fidelidad a los amigos, muchos de ellos asociados a un tiempo irrepetible que recordaba con más gratitud que nostalgia. Decía estar escribiendo unas memorias, pero también que le costaba usar la primera persona del singular, afirmación reveladora de un temperamento muy alejado del exhibicionismo.

Es probable que la propia Moix no lo viera de este modo, pero a la vuelta del tiempo la gauche divine barcelonesa ha perdido bastante de su aura. Héroes de la nueva sentimentalidad en la pacata España del tardofranquismo, sus protagonistas eran cultos, cosmopolitas, elegantes y vividores, pero tenían una visión de la realidad que -al margen de los logros personales- se nos antoja hoy demasiado autocomplaciente o meramente festiva. Por encima de la poesía, muy representativa de la estética de su generación, que reunió tempranamente y ya no volvió a cultivar, de sus brillantes trabajos periodísticos o de las buenas novelas y relatos hacia los que reorientó su trayectoria literaria, Ana María Moix representaba en lo personal lo mejor o lo menos evanescente de aquel movimiento de apertura que en su caso tuvo continuidad en una militancia sostenida. Quienes piensan que la rebeldía consiste en quejarse de la vulgaridad del mundo o en alternar sin medida ni límites de presupuesto, tienen en la trayectoria de la escritora catalana un contramodelo de coherencia que tal vez no luzca tanto en las pasarelas, pero es infinitamente más interesante y desde luego más útil. El progresismo de salón puede valer para épocas de prosperidad o en las que hay margen para el optimismo, pero resulta infecundo e incluso ofensivo cuando vienen mal dadas. Sin renunciar a su intimidad ni dejarse arrastrar por las banderías, Ana María Moix defendió esa variante poco espectacular del compromiso que aúna el culto de la amistad, una solidaridad no decorativa y la ética del trabajo bien hecho.


BIBLIOGRAFÍA

Poesía:
Baladas del dulce Jim (1969).
Call me Stone (1969).
No time for flowers (1971).
A imagen y semejanza (1983).

Narrativa:
Julia (1970).
Walter, ¿por qué te fuiste? (1973).
Vals Negro (1994).

Relatos:
Ese chico pelirrojo a quien veo cada día (1972).
La niebla y otros relatos (1988).
De mi vida real nada sé (2002).
El querido rincón (2002).

Infantil:
La maravillosa colina de las edades primitivas (1973).
Los Robots (1983).
Miguelón (1986).

Ensayo:
Veinticuatro por veinticuatro (1973).
Mara Girona: una pintura en libertad (1977).
El baix Llobregat, 29 municipis i un riu. Barcelona (1995).
Extraviadas ilustres (1996).
Poema de Mio Cid (2000).
24 horas con la Gauche Divine (2002).
De mar a mar: epistolario Rosa Chacel-Ana María Moix (1998)                                                        

Manifiesto personal (2011)



http://cultura.elpais.com/cultura/2014/03/01/actualidad/1393696193_591016.html
http://www.escritores.org/biografias/1705-moix-ana-maria
http://escritoras.com/escritoras/Ana-Maria-Moix
http://www.diariodesevilla.es/article/delibros/1721226/retrato/moral.html
http://www.publico.es/culturas/439030/ana-maria-moix-la-cultura-se-ha-bajado-los-pantalones-ante-el-dinero
Leer más...

lunes, 17 de julio de 2017

Fariha al-Berkawi



Fariha al-Berkawi era una prominente figura de la sociedad libia   que fue asesinada el 17 de julio de 2014.


Berkawi había sido el representante del distrito de  Derna  en el Congreso General de la Nación. Ella era  miembro de la no islamista Alianza Nacional de Fuerzas y miembro de la comisión de presupuesto. Ella estaba involucrada en trabajos de ayuda con  mujeres, grupos scouts  y de Cruz roja 


Berkawi fue disparada por un hombre armado el 17 de julio de 2014 en  una gasolinera en Derna, tres semanas después de Salwa Bughaighis también fuera  asesinada. Berkawi había condenado enérgicamente la muerte Bughaighis. 

Berkawi estaba casada. Su marido había sido un preso político desde hace mucho tiempo bajo Muammar Gaddafi . 

https://en.wikipedia.org/wiki/Fariha_al-Berkawi
https://twitter.com/shabablibya/status/537979649981046784
Leer más...

Julia Minguillón Iglesias pintora



Julia Minguillón Iglesias (Lugo, 17 de julio de 1906 - Madrid 22 de agosto de 1965). Pintora española.
Con apenas once años comenzó su formación artística  en Valladolid y la completó en Madrid en la Escuela de Artes y Oficios y en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando, hasta que en 1932 se licenció como profesora de dibujo y pintura.



 Con un estilo personal oscilante entre el pos­impresionismo y el naturalismo, pintó tanto paisajes como escenas de género que rebosan un lirismo ingenuo y lleno de sensibilidad que marcará la pintura gallega posterior. En 1941 obtuvo la medalla de oro de la Exposición Nacional de Bellas Artes por su obra, Escuela de Doloriñas. Esta obra ejemplifica el estilo de la pintora que, según señala María Victoria Carballo-Calero, se caracteriza por una tendencia al primitivismo, que le lleva a pintar sobre tabla en vez de lienzo, y un esquematismo con toques poscubistas en las composiciones.

Participó en las más relevantes competiciones internacionales y en varias muestras colectivas. En 1948 ganó el gran premio de Bellas Artes, y un año después se trasladó a Galicia, donde fue elegida académica correspondiente de la Real Academia Gallega. Después de viajar por América, en 1961 se instaló definitivamente en Madrid.

OBRAS

Escuela de Doloriñas, óleo sobre tabla, 200 x 220 cm (en dep. en el Museo Provincial de Lugo, adscrito al MNCARS) [P5069]

BIBLIOGRAFÍA

Mujeres en el arte español, 1900-1984, cat. exp., Madrid, Centro Cultural Conde Duque, 1984, n.º 7.
Un siglo de pintura gallega (1880-1980), cat. exp., Buenos Aires, Museo Nacional de Bellas Artes, 1984, p. 86.
Carballo-Calero, María Victoria, Julia Minguillón, La Coruña, Fundación Pedro Barrié de la Maza, 1984.

http://www.cultureduca.com/leng_ling_varling02.php


Leer más...

domingo, 16 de julio de 2017

Ella Baker activista afroamericana del Movimiento por los Derechos Civiles


Ella Baker (13 de diciembre de 1903 - 13 de diciembre de 1986) fue una prominente activista afroamericana del Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos a inicios de los años 1930. Trabajó junto con algunos de los líderes más famosos pro-derechos humanos del siglo XX, incluyendo a  Martin Luther King.

También fue mentora de jóvenes activistas como Diane Nash, Stokely Carmichael, Rosa Parks y Bob Moses. En 1960, organizó una reunión de la cual surgió el Comité Coordinador Estudiantil No Violento. También fue coordinadora de los Freedom Riders (Pasajeros por la libertad) y fue miembro de la National Association for the Advancement of Colored People y de la Conferencia Sur de Liderazgo Cristiano.


Baker nació en Norfolk (Virginia) y fue criada por Georgiana y Blake Baker. Cuando tenía nueve años, su familia se mudó al pueblo de su padre en Littleton, en una zona rural de Carolina del Norte. Siendo aún pequeña, Baker escuchaba a su abuela contar historia sobre las revueltas de esclavos. Siendo esclava, su abuela había sido golpeada por negarse a casar con un hombre escogida para ella por el propietario.

Baker asistió a la Universidad Shaw en Raleigh, Carolina del Norte, de donde se graduó en 1927 a la edad de 24 años. Como estudiante, desafío las políticas de la escuela que consideró injustas. Tras graduarse, se mudó a la ciudad de Nueva York. Entre 1929 y 1930, fue miembro del consejo editorial del American West Indian News, de donde pasó al cargo de asistente editorial en Negro National News. En 1930, George Schuyler, entonces un periodista y anarquista afroamericano, fundó la Liga Cooperativa de Jóvenes Negros (Young Negroes' Cooperative League, YNCL), que buscaba desarrollar el poder económico de los negros a través del planeamiento colectivo. Al haber entablado amistad con Schuysler, Baker se unió a la YNCL en 1931 y pronto se convirtió en la directora nacional del grupo.



Baker trabajó para el Proyecto de educación de los trabajadores de la Works Progress Administration, donde enseñaba cursos sobre educación del consumidor, historia obrera e historia africana. Baker se sumergió en el medio cultural y político de Harlem en los años 1930. Protestó contra la Invasión Italiana de Etiopía y apoyó la campaña para la liberación de los Scottsboro Boys en Alabama, un grupo de jóvenes afroamericanos acusados de violar a dos mujeres blancas. También fundó el Club de Historia Negro en la Biblioteca de Harlem y asistió regularmente a conferencias y reuniones en el YWCA. Trabó amistad con el futuro académico y activista John Henrik Clark y con el futuro escritor y abogado defensor de los derechos civiles Pauli Murray, así como de muchos otros que se convertirían en amigos de toda la vida. El Renacimiento de Harlem influyó en las ideas y enseñanzas de Baker que, más tarde, se convertirían en importantes para el Movimiento por los Derechos Civiles en Estados Unidos.

En 1938 empezó su larga asociación con la National Association for the Advancement of Colored People (NAACP - Asociación Nacional por el Progreso de la Gente de Color). Viajó muchísimo, especialmente en el sur, como secretaria de campo de la NAACP, y luego como directora de los centros de reclutamiento, recolección de fondos y organización de campañas. Baker formó una red de personas en el sur de suma importancia para la lucha por los derechos civiles. Renunció de su papel de dirección de la NAACP en 1946. Regresó a Nueva York, trabajó con la NAACP en el combate a la segregación en las escuelas, hasta volverse presidente de la NAACP en Nueva York en 1952. Renunció en 1953 para participar sin éxito en las elecciones para consejero municipal de Nueva York bajo la planilla del partido Liberal.

En 1958 Baker viajó a Atlanta para fundar la oficina de la Conferencia Sur de Liderazgo Cristiano (Southern Christian Leadership Conference, SCLC) y para organizar un programa de registro de votantes. Vivió en Atlanta durante dos años y medio como directora ejecutiva de la SCLC hasta que Wyatt Tee Walker asumió el puesto en abril de 1960. Ese mismo año, Baker persuadió a la SCLC para que invitara a estudiantes universitarios a la Southwide Youth Leadership Conference en la Shaw University durante el fin de semana de pascua. Fue en esta reunión cuando se formó el Comité Coordinador Estudiantil No Violento (Student Nonviolent Coordinating Committee, SNCC). Habló después de Martin Luther King y James Lawson. Su discurso, More Than a hamburger ("Más que una hamburguesa") urgía a la audiencia a pensar sobre la discriminación racial en términos más amplios. Tras la conferencia, Baker renunció a la SCLC y pasó a trabajar para el SNCC.

De 1962 a 1967 Baker formó parte del Southern Conference Education Fund (SCEF), que buscaba ayudar a negros y blancos a trabajar juntos. En 1964, ayudó a organizar el Mississippi Freedom Democratic Party (MFDP), como una alternativa al Partido Demócrata en Mississippi. La influencia del MFDP en el Partido Demócrata ayudó a elegir a muchos líderes negros en Mississippi, y obligó a la Convención Nacional Demócrata a aceptar a mujeres y a representates de las minorías raciales y étnicas.

https://cafe-babylon.net/tag/ella-baker/
https://es.wikipedia.org/wiki/Ella_Baker
https://hulshofschmidt.wordpress.com/tag/ella-baker/
Leer más...

sábado, 15 de julio de 2017

Shuvinai Ashoona dibujante inuit




Shuvinai Ashoona (1961) es una artista inuit  que trabaja principalmente el dibujo. Es conocida por sus dibujos detallados a bolígrafo y  lápiz que describen paisajes del norte y contemporáneos de la vida inuit.


Nació en Cabo Dorset, Nunavut de una familia de artistas celebrados. Su padre Kiawak Ashoona era escultor, su madre Sorosilooto Ashoona una artista gráfica y su abuela Pitseolak Ashoona una de las más aclamadas artistas inuit de su generación. También está relacionada a artistas como Napatchie Pootoogook, su tía, y Annie Pootoogook, su prima, con quien fue seleccionada para participar en Oh, Canadá un escaparate de artistas canadienses contemporáneos curada por Denise Markonish y  que se desarrolló en el Museo de Massachusetts de Arte Contemporáneo en mayo de 2012.





Sus dibujos están a veces relacionados con la naturaleza, aunque en otros tiempos dibujaba lo que  imaginaba, creando claustrofóbicos efectos. Recurrentemente sus imágenes incluyen la forma de huevo; el kudlik, lámpara de aceite de hulla; y el ulu, el cuchillo de mujeres de ronda; y ocasionalmente aparecen acontecimientos o imágenes históricas, como la nave Nascopie de abastecimiento, el cual traía bienes y personas a Cabo Dorset hasta su hundimiento en 1947. El trabajo de Ashoona dentro de los artistas inuit es un reflejo de la mezcla de la vida moderna y tradicional en Nunavut.

Sus primeros trabajos eran pequeños,  paisajes detallados, dibujos monocromáticos, a menudo describiendo terrenos pedregosos, poblados en perspectivas aéreas. Su primera exposición importante fue Tres Mujeres , Tres Generaciones: Dibujos por Pitseolak Ashoona, Napatchie Pootoogook y Shuvinai Ashoona en el McMichael Fondo de arte canadiense en Kleinburg, Ontario.

Empezó a utilizar color en sus dibujos a principios de los 2000, retratando figuras humanas, sus refugios, y herramientas dentro de sus grafismos, imponiendo topografías, que se ven en la Composición de trabajo (Sewage Truck) (2007-8) en la Samuel y Esther Sarick Colección de la Galería de Arte de Ontario. Su obra se exhibió en Basilea en 2009, a la par con el artista de Saskatchewan John Noestheden, y en la Galería Justina M. Barnicke en la Universidad de Toronto, con la  artista establecida  en Toronto Shary Boyle.

En 2009 Ashoona empezó a trabajar con otros motivos, dibujando humanos, animales, y figuras híbridas que interaccionan con planetas azules y verdes dentro de fantásticos encuadres, siendo exhibidos en en Toronto, en septiembre 2012. Ha expuesto su obra frecuentemente en Feheley Bellas artes y   Marion Scott Galería en Vancouver.

Ashoona es el tema de la película documental Ruido de Fantasma, de 2010, dirigida por Marcia Connolly y tuvo la canción Walking in the Midnight Sun  dedicado a ella por su músico Kevin Hearn, a quién le pintó su guitarra.




http://www.madronagallery.com/artists/shuvinai-ashoona
http://www.artnet.com/artists/shuvinai-ashoona/scary-dreams-Z_3c3QdbqHCnEemwK613cA2
http://www.redegggallery.com/red-egg-journal/tag/cape-dorset-fine-arts
http://www.dorsetfinearts.com/shuvinai-ashoona/
https://en.wikipedia.org/wiki/Shuvinai_Ashoona
Leer más...

viernes, 14 de julio de 2017

Julieta Paredes Carvajal activista feminista aymara


Julieta Paredes Carvajal (La Paz, Bolivia) es una poeta, cantautora, escritora, grafitera y activista feminista descolonial aymara boliviana. Inició en 2003 Mujeres creando comunidad desde el activismo del feminismo comunitario.


En 1992, Paredes fundó junto a su entonces pareja María Galindo y Mónica Mendoza, el movimiento Mujeres Creando. La relación con Galindo terminó en 1998 y en el año 2002 se produjo una división de la organización. En el 2003 inició el llamado Mujeres creando comunidad "porque el feminismo Autónomo y Anarquista, ya no era suficiente" explicaba en 2008.



Con mucha paciencia desde abril del 2002 fuimos construyendo relaciones con mujeres de los barrios y también de El Alto. El año 2003 cuando se da la insurrección nos encontramos con estas mujeres en las calles luchando contra el neoliberalismo y la recuperación de los recursos naturales para nuestro pueblo. Ahí las compañeras se dieron cuenta de que nuestro feminismo no era de show ni para la tele, ni tampoco for export, que en realidad nosotras éramos feministas para nuestro pueblo, desde nuestro pueblo. Desde ese tiempo, nos seguimos reuniendo en el café “Carcajada” y nació la Asamblea Feminista que es una coordinación de diversos colectivos y feministas sueltas . Julieta Paredes 2008
Julieta Paredes Carvajal es autora del libro Hilando fino desde el feminismo comunitario (2008), en el cual profundiza sobre nociones como la igualdad entre mujeres y hombres en el contexto de la cultura indígena, su posición respecto al feminismo occidental, el colonialismo y el neoliberalismo, y el papel del cuerpo y de la sexualidad en la liberación de las mujeres. Ella se define como aymara feminista lesbiana.





Feminismo comunitario
Paredes se inscribe en un movimiento llamado feminismo comunitario, basado en la participación de mujeres y de hombres en el seno de una comunidad sin que exista una relación jerárquica entre ambos grupos, sino que ambos dispongan de un nivel equivalente de representación política. Esta concepción del feminismo se aleja del individualismo característico de la sociedad contemporánea.

Sin embargo, su lucha no se centra únicamente en la emancipación de las mujeres indígenas ni pertenecientes a ciertas clases sociales, sino en la igualdad de todas las mujeres. Este proceso pasaría por la toma de conciencia política de las mujeres y de la sociedad en general.

https://es.wikipedia.org/wiki/Julieta_Paredes
http://hidvl.nyu.edu/video/003802309.html
http://www.cgtmurcia.org/cultura-libertaria/anarcobiblioteca/feminismo/804-sexo-placer-y-sexualidad

Leer más...

jueves, 13 de julio de 2017

Silvia Buendia Silva activista ecuatoriana por los derechos de las mujeres y de las personas LGBTI



Silvia Elena Buendía Silva (Guayaquil, 9 de octubre de 1967) es una abogada, activista ecuatoriana por los derechos de las mujeres y de las personas LGBTI  y conductora de televisión .

Como activista fue militante del movimiento político de izquierda Ruptura de los 25 y portavoz de la Red LGBTI Diversidad Ecuador, que lleva adelante la campaña en favor de la legalización del matrimonio entre personas del mismo sexo en ese país.

Nació en la ciudad de Guayaquil, hija de Elena Silva y Erwin Buendía. Su madre y su hermano mayor murieron a edad temprana, por lo que su padre asumió su educación y crianza.

Empezó su labor de columnista en diario El Telégrafo, y ha colaborado con otras revistas y periódicos ecuatorianos. En la década de 2010 se dio a conocer en el ámbito televisivo, desempeñándose como conductora en el programa Así Somos, de la cadena Ecuavisa, espacio en el que debatía desde una ideología de izquierda progresista. En 2014 comenzo a  conducir del programa Ventana Ciudadana, de Ecuador TV.

Como abogada ha patrocinado varios casos de defensa a los derechos de personas LGBTI. Para las elecciones legislativas de Ecuador de 2013 fue candidata a asambleísta provincial de Guayas por Ruptura de los 25, sin alcanzar el escaño.

Es madre de un hijo y una hija  Carlos Xavier y Adriana Elena.

En las elecciones de 2017 se presento  como representante de Pachakutik a la Asamblea : "Porque el respeto por la elección y decisión de la mujer debe ser prioridad en la vida, por eso debemos llegar a la Asamblea".





 Silvia Buendia,  es de las pocas candidatas que no tienen miedo de defender todos nuestros derechos en cualquier espacio, ahora es candidata a la Asamblea. Silvita no se calla, sobre todo si se trata de temas que pueden resultar "incómodos" y "polémicos" en campaña, pero que son sustanciales en nuestras vidas diarias.
Es una mujer de lucha, principios y convicciones firmes y será una voz altiva para las mujeres y la población LGBTI en la Asamblea. Voten por Silvia para Asambleísta Nacional y garantizaremos una voz para las Mujeres.

En democracia no existen temas delicados. Solo hace falta tener la valentía de hablar con argumentos desde un enfoque de derechos humanos. Solo hace falta tener la valentía de mirar de frente a los problemas y no esconderlos debajo de la alfombra. Pepita Machado



Silvia Buendia es una profunda conocedora de la realidad de la mujer en Ecuador como demuestran sus múltiples artículos . traemos uno de ellos  que  lo demuestra  de 27 de Octubre de 2014 de máximo interés. 

¿Por qué las mujeres ecuatorianas tienen menos derechos que antes?



En 1979 se reconoció la discriminación contra la mujer. Ese año, la Asamblea General de la ONU aprobó la Convención conocida como la CEDAW, que en su preámbulo menciona explícitamente que las mujeres seguimos siendo objeto de importantes discriminaciones. También subraya que esa discriminación viola principios de la igualdad de derechos y del respeto de la dignidad humana.  Ecuador ha firmado y ratificado este tratado. En el 2014, en el país se elabora el Informe Sombra, documento creado por la Coalición Nacional de Mujeres, que será entregado al Comité de la CEDAW en enero del 2015. El texto, elaborado por una serie de organizaciones que apoyan los diferentes derechos de la mujer, evidencia que en Ecuador existe un retroceso en la materia.

El informe contiene un análisis del contexto político y social del país en los últimos años y en él se evalúa lo que establece la Constitución, las normas secundarias respecto al reconocimiento de los derechos de las mujeres, el rol del Estado en la formulación y ejecución de políticas públicas que propicien la igualdad entre mujeres y hombres, y lo que ocurre en la práctica en nuestro país en materia de género. Es imposible abordar el Informe Sombra completo pero intentaré resumir algunos de los puntos más relevantes.

El derecho a la vida libre de violencia

El derecho a una vida libre de violencia, física, psicológica, sexual y patrimonial, sigue siendo el más importante de los planteados por las mujeres ecuatorianas en las últimas tres décadas.

La violencia contra la mujer, en sus distintas etapas, es justamente uno de los problemas sociales más graves del país. Según la Encuesta Nacional de Relaciones Familiares y Violencia de Género del INEC y CDT 2011, seis de cada diez mujeres de entre 15 y 64 años han sido víctimas de violencia en algún momento de su vida. La cuarta parte ha sido víctima de violencia sexual. Dentro de este grupo, el número de menores es alarmante: según datos de la Fiscalía General del Estado, en el 2013 se produjeron 961 denuncias de violación contra niñas menores de 14 años.

Hay avances en el tema, como la creación de judicaturas especializadas con personal especializado, y la incorporación de nuevas tipificaciones sobre violencia y femicidio en el Código Orgánico Integral Penal (COIP), pero aún el Gobierno no logra garantizar el derecho a una vida sin violencia a las mujeres. No existe una política de prevención, ni rectoría clara sobre el tema; hay artículos en el COIP que tienden a colocar la violencia de género y los delitos comunes en el mismo nivel. Dichas políticas no han contado con la voluntad política suficiente, por lo que han sido débiles, descoordinadas e insuficientes.

En septiembre del 2007 se promulgó el Plan Nacional de Erradicación de la Violencia de Género hacia la niñez, adolescencia y mujeres (PNEVG) como una política pública integral e intersectorial. Desde entonces se han dado varios cambios: Ya no existe el Consejo Nacional de las Mujeres, tampoco el de la Niñez y Adolescencia. La Ley de Consejos de Igualdad –que aún no se ha implementado– quitó las funciones de la Comisión de Transición (ex CONAMU). El Instituto Nacional de la Niñez y la Familia (INNFA) desapareció y sus funciones fueron asumidas parcialmente por el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES). El PNEVG ya no es presidido por el Ministerio de Interior, sino por el de Justicia y no hay una cabeza visible que actualmente responda por él.

Sistema de protección

Desde el 2008, el Estado ecuatoriano ejecuta el proyecto de inversión “Fortalecimiento de Centros de Atención y Protección a niñas, niños, adolescentes y mujeres víctimas de violencia intrafamiliar y/o sexual y explotación sexual”. Por razones políticas, la responsabilidad de la ejecución de este proyecto, inicialmente encargada al MIES, fue trasladada al Ministerio del Interior, y luego de un año, al de Justicia.

Este ir y venir de competencias incidió negativamente en el sistema de protección. Según un informe de la Coordinadora de Red de Casas de Acogida y Centros de Atención, dos de las seis casas de acogida han cerrado, al igual que algunos centros de atención a víctimas. Desde hace ocho meses el Estado no paga a los equipos técnicos de estos sitios.

Acceso a la justicia

Con la Reforma Judicial, iniciada en julio del 2011, se crearon unidades para el juzgamiento de contravenciones en violencia intrafamiliar que reemplazaron a las Comisarías de la Mujer y la Familia creadas en 1994. Entre julio y septiembre del 2013 empezaron a operar veintiocho Unidades de Violencia contra la Mujer y Familia (UVMF), ubicadas en veinticuatro cantones de dieciocho provincias. Las Comisarías Nacionales y las Tenencias Políticas que conocían los casos de violencia y administraban justicia, han desaparecido o ya no tienen competencia para hacerlo. La transición dejó vacíos: de acuerdo al Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ). Hasta junio del 2014, cincuenta y ocho cantones –de 221– aún no tenían ninguna judicatura que atendiera estos casos. Las mujeres víctimas de violencia de las zonas rurales y de cantones apartados han quedado en total indefensión.

Por ejemplo, en los cantones de Manabí y Zamora no hay peritos calificados y a falta de sensibilización y capacitación de operadores y personal de administración de justicia, los médicos de los centros de salud no se quieren involucrar.

El nuevo Código Integral Penal (COIP) –en vigencia desde el 10 de agosto del 2014– no protege a las mujeres de manera oportuna, y las somete a un proceso de revictimización. No hay fuero especial para los delitos de violencia intrafamiliar, ni jueces, ni procedimientos especializados.

Otro de los aspectos cuestionados en el COIP es la valoración que reciben los certificados de honorabilidad o laborales, presentados por el presunto agresor. Darles valor para permitir que el maltratador se beneficie con elementos que atenúen su sentencia, es desconocer que la violencia contra las mujeres tiene dinámicas particulares, y que las conductas públicas de un maltratador pueden no ser evidentes fuera del hogar. Si los operadores y administradores de justicia no tienen formación en derechos humanos, género y violencia, con seguridad estos “certificados” reforzarán la posición de poder de los maltratadores frente a sus víctimas, y las pondrán en más riesgo.

Violencia Sexual

Una de las formas más “efectivas” de controlar a las mujeres y demostrar poder sobre ellas es la violencia sexual. Esta afecta a una de cada cuatro mujeres en el país (25,7%). Se clasifica en: abuso sexual antes de cumplir 18 años, acoso sexual, violación u obligación a realizar actos sexuales en contra de su voluntad. Dichas imposiciones no solo atentan contra su libertad sexual, sino que suelen tener efectos devastadores en la vida de las mujeres. Más del 80% de las violaciones son cometidas por personas cercanas a la víctima: familiares, vecinos, maestros, conocidos.

La imposición de relaciones y prácticas sexuales utilizando la fuerza, amenaza o intimidación, es quizás la expresión más brutal de las desigualdades de género, y refleja claramente el ejercicio de poder masculino para someter o controlar los cuerpos de las mujeres. El 6,7% de mujeres de quince años han sido violadas u obligadas a tener relaciones sexuales en contra de su voluntad. Es decir que cerca de 380 mil mujeres han vivido este tipo de agresiones, que afectan el bienestar físico y sexual de las víctimas, y su vida afectiva en el ámbito familiar, laboral y social.

Las denuncias reiteradas de mujeres de diferentes partes del país evidencian que los delitos cometidos en el ámbito educativo no se llevan a juicio ni se sancionan, pese a que existe una normativa. Los profesores no denuncian y la sanción máxima son las medidas administrativas. Las víctimas no tienen ningún tipo de apoyo y en ciertos lugares, han sido expulsadas de las escuelas.

Femicidio

Las organizaciones de mujeres del país fueron las primeras en alertar sobre la recurrencia de muertes de mujeres, solo por ser mujeres: muertes en manos de sus parejas, ex parejas, familiares o conocidos que se ensañan con sus cuerpos dejándolas mutiladas, violadas, apuñaladas, ahorcadas, torturadas. La Constitución del 2008 recoge esta preocupación en sus artículos 11 y 66, y el COIP los retoma en el 2014. La Asamblea Legislativa tipificó en el COIP el femicidio como delito a partir de la propuesta del movimiento de mujeres. Pese a esto, los familiares de las víctimas se encuentran en escenarios jurídicos que desfiguran la vida e imagen de las víctimas para favorecer al presunto culpable. Esa situación se extiende como una estrategia jurídica de los abogados y defensores públicos en perjuicio de las víctimas no solo de femicidio, sino de violencia.

Clínicas de deshomosexualización

Pese a que el Ministerio de Salud (MSP) reconoce que no existe una información exacta, se sabe que en el país funcionan al menos 314 clínicas de deshomosexualización. Los datos son de veintiún provincias, ya que no hay información de Bolívar, Galápagos y Cotopaxi. El Ministerio y la Fiscalía han intervenido tan sólo en cuatro centros en el 2013 y han realizado tres operativos de control en el 2014. La mayor parte de los centros siguen funcionando impunemente y otros se vuelven a reabrir con los mismos objetivos, pero con diferente personería jurídica. No hay un seguimiento que permita la total desaparición de estos centros que vulneran los derechos de las personas de diferente opción e identidad sexual.

La actuación del MSP evidencia una carencia de política pública sobre el tema. Esta omisión del Estado ha convertido a las clínicas de deshomosexualización en espacios de violación sistemática de derechos que se expresan en: el internamiento involuntario a través de prácticas de captura con el uso de la fuerza, manipulación o engaño, privación de la comunicación, evidencia de maltratos físicos, psicológicos y sexuales, privación al acceso a los servicios de salud, sometimiento de la voluntad a través de manipulación y engaño para conseguir obediencia o sumisión.

Mujeres privadas de libertad

A partir de los ochenta, el número de mujeres presas ha crecido de forma exorbitante, debido a la promulgación de leyes que penalizan los delitos asociados al tráfico de sustancias estupefacientes y psicotrópicas. Las razones de las mujeres para delinquir están relacionadas con su situación económica y la expropiación extrema a la que han sido sometidas, lo que genera las condiciones para su vinculación con la cadena de este comercio ilegal. Ellas son el eslabón más débil. En la actualidad, alrededor del 80% de mujeres privadas de su libertad, están detenidas por este tipo de delitos.

En marzo del 2013, el Ministerio de Justicia, Derechos Humanos y Cultos, creó un nuevo modelo de gestión penitenciaria que promete la creación de nuevas cárceles regionales, y la implementación de un modelo penitenciario de alto control que atenta contra la posibilidad de autonomía y toma de decisiones de las personas privadas de la libertad porque promueve el encierro constante, la ruptura de vínculos familiares y sociales, y la implementación de un "sistema progresivo" que tiene como objetivo la división de las personas privadas de la libertad de acuerdo a la categoría de peligrosidad en que sean clasificadas.

El nuevo modelo penitenciario antepone la seguridad sobre los derechos humanos, sometiendo a las personas privadas de la libertad y sus familiares a una serie de mecanismos que impiden el ejercicio de sus derechos y los lesionan. Estos son: las requisas íntimas, el impedimento de ingresar objetos personales, la imposibilidad de disponer de visitas y contacto constante con sus familiares y allegados, la inexistencia de talleres y trabajos autónomos, el aislamiento, la incomunicación, la indefensión, la sumisión, la sanción y la amenaza como medios de relacionamiento.

No existe acceso a una defensa integral y adecuada, pues el nuevo modelo ha generado horarios para visita de abogados que son inadecuados e inconvenientes: Antes eran veinticuatro horas semanales, ahora son noventa minutos. Además se han detenido todos los trámites de prelibertades y beneficios. Se impide el acceso a cualquier medio de comunicación o expresión no dirigido (es decir que los libros de cualquier tipo, periódicos, fotos o audios están restringidos). Está prohibido poseer cualquier bien personal, gozar de movilidad dentro de la cárcel, incluso elegir qué ropa vestir. Las actividades económicas han desaparecido, y con ellas la posibilidad de aportar al sustento familiar, sin que se hayan generado alternativas. Las mujeres privadas de la libertad suelen ser cabezas de sus familias y su ingreso a la actividad delictiva muchas veces responde a la necesidad de mantener a sus hijos. Actualmente son los familiares quienes deben abonar una mensualidad para comprar los productos y enseres indispensables para las actividades cotidianas a una empresa privada; disminuyendo la autogestión y mermando aún más las deterioradas economías de las familias vinculadas a la prisión.

Las personas presas no pueden quejarse ni protestar, pues el control excesivo que potencia este modelo permite al personal de custodia y a las autoridades castigarlas quitándoles las visitas, hacerles un parte para un juicio interno o trasladarlas a otras prisiones.

Paridad

La Ley de Cuotas (2000) y el derecho a la paridad, garantizado en la Constitución (Art.65, 2008) han posibilitado un incremento significativo de la presencia política de mujeres en cargos de decisión. Existe todavía una brecha importante entre mujeres candidatas y electas. La paridad en los cargos de designación es aún un desafío por cumplir.

La mayor presencia de mujeres en cargos de representación generó expectativa de avanzar en materia legislativa y de política pública. Sin embargo, temas álgidos vinculados con la agenda feminista, como la despenalización del aborto y el matrimonio igualitario, encuentran su techo en la voluntad política del Presidente de la República Rafael Correa, de línea conservadora en estos temas.

En la actualidad, no existen mujeres que lideren partidos políticos nacionales, sus estructuras siguen siendo profundamente patriarcales. El único movimiento político liderado por una mujer –y feminista– es Ruptura de los 25, que fue extinguido en junio del 2014, mediante resolución del Consejo Nacional Electoral.

Marco general del derecho a la salud

A pesar de que la Constitución vigente declara al país como estado laico, la característica fundamental del marco legal ecuatoriano más importante expresa el dilema de un estado garantista vs. un estado controlador. Es cotidiana la intromisión de grupos de oposición a los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos y su influencia en el quehacer de la salud sexual y reproductiva es excesiva y genera situaciones que impiden operativizar en la práctica el acceso a estos derechos consignados en la Constitución.

De manera general, percibimos que el acceso a entornos que posibiliten el derecho a vivir y acceder a servicios que prevengan embarazos no deseados, información basada en la evidencia médica libre de prejuicios en el ámbito de la salud sexual y reproductiva, una vida libre de violencia basada en el género, son todavía desafíos y utopías en el Ecuador.

Embarazo adolescente

Según el Plan Andino de Prevención del Embarazo en Adolescentes, el Ecuador ocupa el primer lugar en la región andina, y el segundo en América Latina, de embarazos en adolescentes. En el 2012, veinte de cada cien hijos nacidos vivos fueron de adolescentes. En los últimos diez años, el incremento de partos de adolescentes entre diez y catorce años fue del 78%, y en adolescentes de entre quince y diecinueve, del 11%.

Morbilidad y mortalidad materna

Ecuador no cuenta con estadísticas actualizadas sobre la salud sexual y reproductiva desde el 2004. La población desconoce su situación real y los tomadores de decisiones en la elaboración de políticas públicas no se sustentan en datos actuales. Existe información en el INEC y Ministerio de Salud que dicen que el aborto en condiciones de riesgo es la primera causa de egreso hospitalaria en el 2011 o y la segunda en 2012. Esto demuestra que, a pesar de la ilegalidad del aborto en el Ecuador, las mujeres interrumpen sus embarazos de manera insegura y acuden al sistema de salud público para que resuelvan situaciones de abortos incompletos que pondrían en peligro su salud y su vida. El aborto en condiciones de riesgo se constituye en la segunda causa de morbilidad femenina.

La población ecuatoriana perdió la oportunidad histórica de que se despenalice el aborto en caso de violación. Durante el 2012 y el 2013 se discutieron varios borradores y propuestas de Código Penal Integral, en el cual las mujeres organizadas plantearon –reiteradas veces y de manera sustentada– la necesidad de que el aborto en caso de violación debería ser despenalizado.

La Comisión de Justicia de la Asamblea incluso llegó a elaborar un borrador de documento en el cual aparecía este avance. Sin embargo y a pesar de la evidencia en relación a la gravísima situación de la violencia sexual, el Código fue aprobado con un articulado sobre el aborto similar al que se tenía hace setenta y cinco años. La incidencia del movimiento de mujeres, y en especial del Frente Ecuatoriano por la Defensa de los Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos, logró sensibilizar a un número importante de asambleístas, quienes se pusieron a favor. Sin embargo, desde su posición moralista y católica, el Presidente de la República amenazó con renunciar a su cargo con el fin de no dar paso a esta posibilidad y las asambleístas que lo propusieron fueron castigadas.

Derogatoria de la Ley de Maternidad Gratuita y Atención a la Infancia

A través del Código Monetario y Financiero se ha derogado una ley de singular importancia para las mujeres y niños: la Ley de Maternidad Gratuita y Atención a la Infancia (LMGYAI). Esta contempla y garantiza el financiamiento de setenta y dos prestaciones de salud sexual y salud reproductiva y se viene aplicando a través de un modelo de gestión denominado Unidad Ejecutora de la LMGYAI. La acción del Movimiento de Mujeres ha logrado conservar la ley como texto, sin embargo su propuesta fundamental, que es la Unidad Ejecutora de los recursos, ha sido eliminada, lo que en la práctica representa derogación.

Perdiendo derechos

Ecuador vive un proceso de estancamiento profundo en torno a los derechos de las mujeres. Los marcos legales no incorporan avances respecto de leyes que al siglo veintiuno, son retrógradas, misóginas y patriarcales. Esta situación afecta sobre todo a las adolescentes y mujeres más pobres, indígenas o pertenecientes a los diferentes pueblos y nacionalidades, y a aquellas de las diversidades sexuales.

La implementación de la garantía constitucional del Estado laico y la ética laica presenta muchas debilidades en la cotidianeidad. La Constitución no solo no se está cumpliendo, sino que la normativa secundaria y su aplicación reflejan problemas e incluso retrocesos para la vigencia de los derechos de la mujeres. La desestructurización de la institucionalidad de género en el país impide que exista una unidad rectora en políticas sobre derechos de la mujer y ha causado el retroceso en la legislación en cuanto a violencia, derechos sexuales y reproductivos, maternidad gratuita y personas privadas de la libertad.

Ese retroceso ocurre en medio de un clima de intolerancia que cada día se vuelve más pesado y asfixiante, provocado por el lenguaje autoritario, impronta del actual Gobierno. Pero no se queda solo en las palabras, se cristaliza en hechos: la restricción de las libertades y garantías, la criminalización de la protesta, el hacer blanco de ataques mediáticos a dirigentes sociales y periodistas, las limitaciones al derecho de asociación a través de los decretos 985 del 2012 y 16 del 2013 que impone severas regulaciones estatales a organizaciones de la sociedad civil, la consecuente eliminación arbitraria de Acción Ecológica y Pachamama, el amedrentamiento de la movilización y la protesta por parte de la ciudadanía. No solo se han naturalizado las relaciones violentas, sino que también existe una reproducción de la violencia simbólica y los imaginarios patriarcales, de relaciones de género –que son relaciones de poder– alrededor de la figura presidencial. Este fenómeno incluye la presencia de mujeres en cargos de decisión, las cuales no pueden decidir sobre políticas públicas que les competen.

Hace poco más de un año, en la Asamblea Nacional se discutió la despenalización del aborto por violación. Qué puede ser más patriarcal que papá Correa llamando al orden –con amenaza, berrinche y pataleta– a las asambleístas malcriaditas que se atrevieron a debatir este tema prohibido en el seno de la legislatura. No necesitamos a la restauración conservadora. El conservadurismo está hoy en Carondelet y a quien más nos jode es a las mujeres.

Silvita Buendía
27 de Octubre de 2014

http://mujerdelmediterraneo.heroinas.net/2014/11/por-que-las-mujeres-ecuatorianas-tienen.html



Leer más...
Más