Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Actriz directora de cine Escultora Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte abogada compositora Política Fotógrafa Profesora investigadora Maestra medica Arquitecta Filosofa Historiadora fotografa Rosas para todas nuestras heroínas Socióloga Ilustradora Mujeres Creadoras dibujante Artista plástica Pintura bailarina guionista Educadora Literatura literata química Antropologa Novelista coreógrafa sindicalista Diseñadora Ecologista Pedagoga Psicóloga cineasta feminista y activista por los Derechos Humanos jurista pianista urbanista Descubridora Documentalista Fisica Narradora Teologa científica Anarquista Artesana Cuentista Economista Enfermera Filóloga Jueza Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

lunes, 23 de septiembre de 2013

VANESA SOLEDAD CELMA


VANESA FUE UNA MUJER LLENA DE VIDA, ATREVIDA, MADRE, PLENA DE ILUSIONES, SIEMPRE CON GANAS DE MAS, CON MUCHAS OCURRENCIAS DE COSAS LOCAS, TODA LA FAMILIA LA RECUERDA POR QUE ERA MUY ACTIVA Y LLENA DE VIDA MUY COQUETA Y SIEMPRE PINTADA Y UNA HERMOSA SONRISA TODA LA FAMILIA CELMA JAMAS LA VAMOS A OLVIDAR Y YO JAMAS VOY A DEJAR DE RECLAMAR JUSTICIA !VANESA SOLEDAD CELMA ERA VICTIMA DE VIOLENCIA DE GENERO Y PARA DEMOSTRAR ESO YO APORTE A VECINOS Y AMIGAS QUE SABIAN Y VIERON DE CUANTAS VECES EL LE PEGO A VANE Y SI EL MIEDO TE PARALIZA  EL LA TENIA DOMINADA  Y VULNERO TODOS SUS DERECHOS 

En esta letra que grita, la cuñada de Vanesa, Eva, nos sigue trasmitiendo su dolor por la perdida de Vanesa y por la lentitud de la justicia . 

Vanesa salió envuelta en llamas de su habitación, su concubino no hizo nada por ayudarla, la había quemado luego de una terrible discusión. Estaban los tres solos en casa con el hijo de ambos. El pequeño de cinco años, preso de inimaginables  emociones,  huyó del hogar mientras gritaba por las calles de su barrio ¡¡Mi mamá se quema!!! a la vez que golpeaba las puertas de los vecinos. Jorgelina, su tía, lo encontró en las vías del tren, lo dejó en su casa y fue en busca de otra hermana, Andrea; entre ambas cargaron en el coche a Vanesa partiendo raudamente hacia el hospital Clemente Alvarez.

Era un frío y gris día de invierno, 29 de Junio de 2010. Las lágrimas, el dolor y la desesperación eran inmedibles para la tragedia  de una familia hundida en la desesperanza. El departamento del quemado lucha incansablemente por salvar la vida de  una joven mujer quemada en vida, víctima de un salvaje ataque machista por parte de su pareja durante doce años, del padre de sus hijos porque ella se encuentra en  un estado avanzado de embarazo. El cuerpo médico decide al día siguiente practicar una cesárea e inducirla posteriormente a un coma farmacológico. Diez días en neonatología fueron suficientes para que la beba totalmente sana y salva se vaya a vivir con tía Jorgelina en compañía de su pequeño hermano.

Mientras, Vanesa se debate entre la vida y la muerte; las vías respiratorias estaban destruidas, la palmas de las manos imposibles de recuperar, el 33% de su cuerpo presentaba quemaduras irreversibles entre ellas, la totalidad del  rostro. Comenzaron los familiares,  un largo deambular por los quirófanos con la única compañía de una inquebrantable fe en que se recuperaría. Regresa a su casa el 7 de Noviembre para asistir al sexto cumpleaños de su hijo, quien no se atreve a mirarla y deshecha su compañía; ha visto a su nena diez minutos cada domingo durante los meses anteriores.

Los trabajadores de la sala de terapia intensiva reciben a Vanesa a los pocos días, luchan incansablemente para sacarla de la descompensación en que se encontraba, una lucha sin cuartel y sin efecto; el 22 de Noviembre de 2010, Vanesa fallece sin que la ciencia pueda hacer nada por ella. La ciudad de Rosario y un país entero quedan conmocionados ante la noticia, este ataque vil y cruel a una mujer indefensa ha sido un golpe inesperado. Esta muerte que al día de la fecha sigue impune, esa injusticia con que son tratadas las víctimas y sus familiares, esa desidia con que se manejan quienes debieran ejercer la justicia es intolerable.  Es incompresible que la respuesta sea que no hay pruebas suficientes para inculpar a un asesino.

Y allí como el ave fénix, resurgiendo entre las llamas quedó el legado, el milagro mejor manifestado: la pequeña.
Rosa de Jericó




VANESA MURIO POR QUEMADURAS TRAS UNA DISCUSION CON SU MARIDO.
Desesperado pedido de justicia
Tenía un hijo de cinco años y tuvo una beba antes de fallecer tras estar cuatro meses internada por las quemaduras sufridas. No hay pruebas contundentes pero había muchos antecedentes de violencia en su hogar. "Queremos justicia, son muchos indicios", piden.


 Por Sonia Tessa
Vanesa Celma tenía 27 años y estaba embarazada de ocho meses. Sabía que su marido, Omar Díaz, mantenía una relación paralela, y lo resistía. En la noche del 29 de junio de 2010, él llegó a la casa compartida después de dos días de ausencia, y sobrevino la discusión. El nene de cinco años escuchó todo. No le resultaban extrañas las escenas de violencia, porque Vanesa sufría el maltrato, en silencio, desde hacía años. Discutieron, hubo amenazas, y el niño salió desesperado a pedirles ayuda a los vecinos. La mamá se estaba prendiendo fuego. Al día siguiente, a Vanesa le hicieron una cesárea en el Hospital de Emergencias Clemente Alvarez. Nació una nena que hoy es criada por la familia de ella. Cuatro meses estuvo internada, primero en terapia intensiva y luego en el área de Quemados del HECA. Vanesa suplicaba que no la dejaran sola, tenía miedo. Toda su familia se turnaba para cuidarla. Cuando iba a verla, su marido, sobreactuaba la preocupación. "Mirá lo que te hiciste", le decía. Aterrorizada -como lo sigue estando su hijo- Vanesa habló con una enfermera, le contó lo ocurrido. Le dieron el alta a fines de octubre, pero una semana después tuvieron que volver a internarla, por un cuadro de deshidratación, y el 22 de noviembre murió.

Desde entonces, su mamá batalla contra la injusticia y contra el cáncer que se le declaró pocos meses después de la muerte de su hija. La causa, que tramita la jueza Mónica Lamperti, no tiene imputados, aunque sí se tomaron algunas testimoniales. La familia de Vanesa Celma recurrió a un abogado particular, que no se constituyó nunca como querellante. Desesperados, fueron al Centro de Asistencia Judicial (CAJ), donde los asiste el abogado Martín Riccardi. La directora del CAJ, Carla Cerliani, confirmó la existencia de la denuncia y adelantó que solicitaron algunas medidas de prueba, como el testimonio de la enfermera, pero se resolverán después de la feria judicial.

En tanto, en el área de Quemados del HECA recordaron que Vanesa sufría una profunda depresión, y que era acompañada permanentemente por sus familiares. Vanesa quiso ahorrarles a los suyos el detalle de lo ocurrido, pero sus hermanos y su madre están convencidos de que no se quemó sola, sino que fue agredida por Díaz. "Desde el momento en que Vanesa estuvo en coma, él iba a verla en el horario de los informes, y le decía: 'Mirá lo que te hiciste'. Cuando ella salió de terapia, le pudieron poner el traqueótomo, la alcanzamos a ver caminar, manejar un celular, pero estaba toda la infección por dentro. Ella alcanzó a salir y estar en la casa una semana, se deshidrató totalmente, la volvimos a internar y el 22 de noviembre se murió. Día a día se fue perdiendo más", relató Eva Domínguez, esposa del hermano de Vanesa, y una de las más enfáticas denunciantes del caso.

Eva se mete en todos los portales de noticias y páginas de organizaciones defensoras de derechos de las mujeres para denunciar el femicidio de su cuñada. "Ella le contó el secreto a una de las enfermeras. Lo único que pedía era no quedarse nunca sola, tenía miedo de algo", relató a Rosario/12. Díaz --que es árbitro de fútbol-- no estuvo nunca preso, tampoco está imputado en la causa, y hace tres meses comenzó los trámites para recuperar la tenencia de sus hijos. El juez de familia Raúl Tierra se la otorgó. Para Eva, es inadmisible. "Cómo decide darles la tenencia sin consultar con psicólogos, no se entiende. El nene no lo quiere ver", expresó. Díaz vive con la que era su amante, en la casa que compartía con Vanesa. El dato, que puede parecer menor, provoca indignación en la familia de Vanesa.

Para la familia de Vanesa, la muerte fue un golpe demasiado duro de soportar. "Pensábamos que ella salía. Tengo guardadas esas fotos de su cuerpo quemado, también se las di al abogado. Lo único que queremos es que se haga justicia. Son muchos los indicios. La noche que le contó a la enfermera lo que había pasado, le empezó a enumerar también todas las veces que él le pegó, y por qué, y que le decía que no le contara a nadie, que no le iban a creer. Para las fiestas, ella llegó con un ojo morado, pero nos dijo que le habían querido robar en el cajero", expresó Eva, que planifica una acción pública para alertar sobre este femicidio. No tiene dudas de que Vanesa fue asesinada.

http://cartadeunamujermaltratada.wordpress.com/2012/10/31/vanesa-una-madre-envuelta-en-llamas/
http://www.pagina12.com.ar/diario/suplementos/rosario/9-29483-2011-07-10.html

HH

Más