Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Actriz directora de cine Escultora Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte abogada compositora Política Fotógrafa Profesora investigadora Maestra medica Arquitecta Filosofa Historiadora fotografa Rosas para todas nuestras heroínas Socióloga Ilustradora Mujeres Creadoras dibujante Artista plástica Pintura bailarina guionista Educadora Literatura literata química Antropologa Novelista coreógrafa sindicalista Diseñadora Ecologista Pedagoga Psicóloga cineasta feminista y activista por los Derechos Humanos jurista pianista urbanista Descubridora Documentalista Fisica Narradora Teologa científica Anarquista Artesana Cuentista Economista Enfermera Filóloga Jueza Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

domingo, 1 de junio de 2014

Alejandrina Paz de Coca. “La Coca”


Pertenecía a la "Asociación Campo Flores”. Era una mujer de pocas palabras, pero de una acción y generosidad infinitas. Era incansable, creó un comedor para las familias de los barrios del Oeste de la Capital. En muchos instantes de su vida manifestaba su descontento por la falta de oportunidades laborales para los jóvenes y sus familias, pedía solidaridad para los más necesitados pero también recriminaba a la sociedad no practicar fielmente la armonía y la fraternidad.
Falleció el 18 de febrero de 2012 a los 64 años.

 Alejandrina Paz de Coca, más conocida como Doña Coca del barrio Flores dedicó toda su vida a la ayuda social, a estar junto a los niños. Llegó en los ’70 de Bolivia y ahí nomás comenzó a ejercer la docencia, formó su familia y crió hijos propios y ajenos, pero a todos les dio el mismo amor y comprensión.

Do­ña Co­ca pertenecía a la Aso­cia­ción Cam­po Flo­res, que tra­ba­ja en los ba­rrios Flo­res, Oli­va­res, La Fa­vo­ri­ta, San­ta Ri­ta y par­te del San Mar­tín, todos ubicados en el oeste capitalino. En ca­da uno de es­tos lu­ga­res tra­ba­jaba in­can­sa­ble­men­te bus­can­do dar­les po­si­bi­li­da­des a los chi­cos que por dis­tin­tas ra­zo­nes no pue­den insertarse en la so­cie­dad.

Ac­ti­va, enér­gi­ca, dis­pues­ta, bondadosa y con pensamientos muy cla­ros... Así era do­ña Co­ca, una mujer que vivió mu­chas ex­pe­rien­cias –no to­das gra­tas–, que sa­bía lo que quería y no de­jaba de dar amor a su gen­te.

Diariamente el comedor Un paso x la vida, que funciona junto a su casa, atiende a 260 chicos, y otras tantas madres asisten a talleres de capacitación.

En el último año habían logrado, gracias a Vendimia Solidaria, arreglar las instalaciones de la sede y en 2012 iba a comenzar a funcionar un SEOS ahí.

No­so­tros bus­ca­mos con­te­ner a los menores, que encuentren oportunidades, las cua­les mu­chas ve­ces se les nie­gan por el ba­rrio don­de vi­ven o por tener me­no­res re­cur­sos”, decía es­ta mu­jer que lle­gó de Bo­li­via siendo muy jo­ven”.

Trabajó así durante 31 años, sin un suel­do, sin co­brar na­da. “Me alcanza con la fe­li­ci­dad de ver a los pi­bes cre­cer e in­ser­tar­se en la so­cie­dad, que mu­chas ve­ces les da vuel­ta la ca­ra”, decía ella.

Algunos conceptos de doña Coca en una nota para Página Solidaria del 30 de diciembre de 2009.

No­so­tros tra­ba­ja­mos con to­da la co­mu­ni­dad, con quien lo ne­ce­si­te y quie­ra su­mar­se, pe­ro tam­bién nos gus­ta que tra­ba­jen con no­so­tros. Las ma­dres tie­nen las puer­tas abier­tas siem­pre pa­ra acom­pa­ñar y apren­der, por­que ellas son tan im­por­tan­tes co­mo los ni­ños que crían. Pe­ro no les damos todo servido porque no apren­den el va­lor de las co­sas”.

“Bus­ca­mos que los chi­cos se­pan que se pue­de sa­lir de la marginalidad, siem­pre des­de la so­li­da­ri­dad, sa­bien­do que hay que tra­ba­jar pa­ra crecer.

Ocu­rre que mu­chas ve­ces los pi­bes no tie­nen la po­si­bi­li­dad de tra­ba­jar, de mos­trar­se, no se les abren las puertas que les co­rres­pon­den”, sintetiza Co­ca.

Incansable, comenta que “se tra­ba­ja con chi­cos des­de di­fe­ren­tes áreas y características. Es al­go in­te­gral.

Si las au­to­ri­da­des les dieran apo­yo no de­be­rían es­tar bus­can­do otras co­sas y así dis­mi­nui­ría la an­sie­dad que tienen y suele hacerles daño. Mi do­lor es la fal­ta de opor­tu­ni­da­des, que la gen­te no ten­ga tra­ba­jo”.

Acá las ma­dres quie­ren tra­ba­jar, pe­ro no con­si­guen na­da. La so­cie­dad no integra. La sociedad ha­bla de so­li­da­ri­dad pe­ro no la prac­ti­ca. No es só­lo un bolsón de co­mi­da, si­no que ha­cen fal­tan otras ac­cio­nes”.
Erica López


http://www.diariouno.com.ar/edimpresa/2012/02/19/nota293951.html
http://www.ciudaddemendoza.gov.ar/noticias/nota/2149
http://archivo.mdzol.com/2012/02/19/nota/363418-fallecio-la-dirigente-social-alejandrina-coca-luchadora-de-los-barrios-del-oeste/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más