Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Actriz directora de cine Escultora Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte abogada compositora Política Fotógrafa Profesora investigadora Maestra medica Arquitecta Filosofa Historiadora fotografa Rosas para todas nuestras heroínas Socióloga Ilustradora Mujeres Creadoras dibujante Artista plástica Pintura bailarina guionista Educadora Literatura literata química Antropologa Novelista coreógrafa sindicalista Diseñadora Ecologista Pedagoga Psicóloga cineasta feminista y activista por los Derechos Humanos jurista pianista urbanista Descubridora Documentalista Fisica Narradora Teologa científica Anarquista Artesana Cuentista Economista Enfermera Filóloga Jueza Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

viernes, 17 de octubre de 2014

Amparo Barayón Miguel

Amparo Barayón Miguel (Zamora, 8 de mayo de 1904- 11 de octubre de 1936)

Desde hace varios años llevo trabajando en hacer visibles historias de mujeres y sus aportaciones, que tan cruel e injustamente han estado olvidadas. 
En este camino de búsqueda, recientemente me encontré con Helen Graham historiadora sobre la guerra civil española. La encontré porque comparte nombre con uno de los personajes de una de las novelas de la pequeña de las hermanas Brontë, que forman parte de un universo anglosajón que me apasiona, como a ella lo español. Me intereso de Helen Graham que pusiera atención en el papel de la mujer en la terrible contienda y que considere que La Guerra Civil no es un pecado original de los españoles sino que había corrientes de pensamiento a nivel europeo que produjeron su materialización
Fue para mí una tremenda sorpresa leer en sus textos sobre la historia de la zamorana Amparo Barayón Miguel asesinada en el verano de 1936, cuando tenía 32 años.
La historiadora nos cuenta como los militares rebeldes y sus partidarios civiles fueron redefiniendo al enemigo; Menciona aquí "la nueva mujer" , dice que  un miedo patológico y el odio a las mujeres emancipadas fue una muy poderosa fuerza motriz entre los rebeldes. Amparo Barayón no termina por ser asesinada en lugar de su marido, como muchos comentaristas han afirmado con anterioridad. No, ella fue asesinada, por así decirlo, en su propio derecho.  Amparo era una mujer moderna. También nos cuenta que uno de sus asesinos, fue un antiguo pretendiente al que Amparo había rechazado.
En 1930, cuando la monarquía de España se desmoronó, Amparo tenía, 26 años, dejó Zamora y se fue a Madrid, la "gran ciudad" para convertirse en independiente. Encontró trabajo como operadora de centralita telefónica. En Madrid vivía de forma independiente, educándose a sí misma, tanto política como culturalmente, allí conoció a Ramón J Sender   y comenzó a vivir con él, lo que era avanzado para esos momentos, incluso en Madrid
El hecho de que Amparo, nos dice la escritora, hubiera extendido sus alas inspiraba terror a los pilares de la sociedad provincial y también entre los miembros conservadores de su propia familia que la vieron como en el camino de la condenación. Y serían algunos de estos miembros de la familia, quien la denuncia a las autoridades militares en Zamora. Esto ocurrió a finales del verano de 1936, después de Amparo había huido con sus pequeños hija e hijo en las secuelas de la sublevación militar.
Como resultado de la denuncia, Amparo fue encarcelada a finales de agosto de 1936. Fue interrogada con la intención expresa de conseguir que se retractase.
Fue sometida a una presión extraordinaria, incluso por un sacerdote, quien la sometió a múltiples abusos y, después de que ella hizo su confesión final, se le negó la absolución. En otras palabras Amparo Barayón estuvo sujeta a una forma de tortura psicológica sostenida cuyo objeto era humillarla y finalmente romper con ella, aunque no fue torturada y violada físicamente, como otras presas republicanas.
 Un día, su nombre apareció en la lista y los escuadrones de la muerte vinieron de noche a sacarla de la cárcel en las sacas mortales. El 11 de octubre de 1936, casi 3 meses después del golpe militar contra la República, Amparo Barayón fue tomada de la cárcel hasta el cementerio y bajo una luz de linterna, le dispararon y le dieron sepultura, donde cayó, en una fosa común junto a la tapia del cementerio.
 Nos cuenta Helen Graham, sobre Amparo, como el sacerdote en cuestión, dio cuenta a los miembros de su la familia después, de que ella había muerto. Como muchas mujeres republicanas fueron encarcelados con sus bebés o niños pequeños, tanto durante como después de la guerra, en condiciones de hacinamiento e insalubridad con masivas muertes que no ocurrieron de forma inusual
De hecho, esto parece haber sido parte del castigo por su transgresión de género. Un funcionario de la prisión dijo a una de estas mujeres   que las mujeres "rojos" habían perdido su derecho de alimentar a sus crías, mientras que hay muchos relatos de los interrogadores policiales comentando enfáticamente que las mujeres rojas deberían haber tenido más sentido de la responsabilidad que han tenido hijos, porque "los rojos son sin derechos ".
Pilar Fidalgo compañera de cárcel de Amparo habla del "sufrimiento moral de los huérfanos a los que obligaba a cantar las canciones de los asesinos de su padre, a vestir el uniforme de los que lo han ejecutado, y maldecir a los muertos y blasfemar de su memoria”.
En este sufrimiento moral se dejó a la hija y el hijo de Amparo, que terminaron alejados de su familia en un lejano país que nos sustrajo sus aportes y su compañía
Leí que su hija Andrea termino siendo monja y que un alto cargo de la Iglesia le pidió perdón por la violencia que está había ejercido contra su madre.  Dudo realmente si esta mujer hubiera sido monja de haber vivido normalmente con sus padres y me duele el sufrimiento infringido a estos pequeños

Mujeres como Amparo con sus decisiones cotidianas nos han ayudado a vivir mejor a todas las demás  y es de justicia mostrar nuestra gratitud.


 Tomamos el texto de libro Una joven madre en las prisiónes de Franco de Pilar Fidalgo Carasa  que nos cuenta la historia de Amparo

Amparo Barallón, esposa del distinguido escritor Ramón J. Sender, fue asesinada en la madrugada del 12 de octubre de 1936. Tenía  con ella a Andreita,  bebe de ocho meses de edad , . A las seis de la tarde ,Justo, el administrador de la prisión, entró en su celda y arrastró a su hija de sus brazos, diciendo, entre otras ocurrencias, que "las rojas no tenían el derecho de alimentar a sus hijos." Amparo Barallón, impotente para defender a su hija, luchando, llorando, presa de la locura indescriptible, chilló y, a continuación, llorando, escribió una carta de despedida a Sender, una carta con la que me quedé por mucho tiempo, pero que  tuve que destruir más tarde a causa de las búsquedas continuas a las que estábamos sujetas. Sé que en esta carta  entregaba a sus hijos a su cuidado y hacia  responsable de la situacion en que se encontraba a un familiar   con nombre Sevilla . Cuando ella había escrito esta carta Amparo  se desmayó y cuando volvió en sí permaneció en un estado de semi-conciencia, llorando en voz alta para su niña.
Por la noche, la arrastraron de la prisión y la llevaron al cementerio donde fue asesinada



Amparo Barallón, wife of the distinguished writer Ramon J. Sender, was murdered at dawn on October 12th, 1936. She had Andreita, her eight months old baby, with her. At six o'clock in the evening Justo, the administrator of the prison, entered her cell and dragged her child from her arms, saying, among other witticisms, that " the Reds had not the right to nourish their children." Amparo Barallón, powerless to defend 
her child, struggling, weeping, a prey to indescribable madness, shrieked and, then weeping, wrote a farewell letter to Sender, a letter which I kept for a long time, but had to destroy later because of the continual searches to which we were subject. I know that in this letter she delivered her children to his care and held responsible one of his relations named Sevilla for the situation in which she found herself. When she had written this letter Amparo fainted and when she came to herself she remained in a state of semi-consciousness, crying aloud for her little girl. 
At night, they dragged her from the prison and led her to the cemetery where she was murdered




http://libraries.ucsd.edu/speccoll/DigitalArchives/dp269_63-f5313-1939/dp269_63-f5313-1939.pdf
https://foromemoriacastillayleon.wordpress.com/2014/10/24/el-testimonio-de-pilar-fidalgo-carasa-sobre-las-carceles-franquistas/
http://www.heroinas.net/2014/09/pilar-fidalgo-carasa.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más