Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora feminista Poeta Pintora Artista Cantante Música Actriz Periodista Escultora directora de cine activista Defensora de derechos humanos Arte Política abogada compositora Fotógrafa Profesora investigadora medica Arquitecta Maestra Historiadora Filosofa fotografa Ilustradora Rosas para todas nuestras heroínas Socióloga dibujante Mujeres Creadoras Artista plástica Novelista bailarina guionista Educadora Pintura coreógrafa pianista química sindicalista Diseñadora Literatura literata Psicóloga Ecologista Pedagoga cineasta jurista Documentalista Narradora feminista y activista por los Derechos Humanos urbanista Descubridora Dramaturga Fisica Poetisa Teologa ceramista científica Anarquista Artesana Cuentista Economista Enfermera Filóloga Jueza cantautora matemática Actriz de teatro Artesana alfarera Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora gráfica Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Psicologa Psicoterapeuta Rapera diplomatica mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

viernes, 9 de marzo de 2018

Magdalena Abakanowicz escultora y destacada artista de la escuela polaca del tapiz



Magdalena Abakanowicz (Falenty, 20 de junio de 1930-Varsovia, 20 de abril de 2017)​ fue una escultora y destacada artista de la escuela polaca del tapiz.

En sus composiciones, en las que aunó elementos procedentes de las corrientes estéticas en boga, recurrió a menudo a elementos escultóricos. Su originalidad radica en el traslado de sus conocimientos sobre tapicería a la escultura a partir de unos experimentos realizados en la década de los sesenta. Sus obras, verdaderos ambientes en los que las repeticiones de formas alusivas a la cabeza, tórax o multitudes, son representadas en tonalidades oscuras, confieren una dimensión dramática acentuada por los temas que priman en su obra: lo individual y lo colectivo, el anonimato y el estereotipo, la corrosión y la enfermedad, cuya presencia singular plasmada de manera concreta y sensible imprime en ella cierta elocuencia.



Abakanowicz estudió desde 1949 hasta 1954 en las academias de arte en Gdansk y Varsovia. Durante aquel tiempo su principal interés era la pintura, aunque también mostró afinidad por la escultura. Este desarrollo formativo estuvo marcado por las formas y figuras que había creado durante su infancia en la granja de su madre. Más tarde, cuando tuvo que hacer frente a las penosas condiciones económicas en el Polonia comunista, hizo uso de materiales naturales transformándolos en obras escultóricas de gran monumentalidad y fuerza expresiva, el sello distintivo de su trabajo.


Ocupó un lugar en la vanguardia artística internacional en la década de 1960, produciendo grandes tapices tejidos murales. de este periodo en la obra titulada Abakan, por la que en 1965 ganó el Gran Premio de la Bienal de Sao Paulo, Brasil. a mediados la década de 1970, su obra dio un giro dramático cuando comenzó a realizar personajes, animales y aves con tejidos de sisal, yute, pegamento y resina que caracterizan su obra desde entonces.

Se dedicó a la docencia en la Escuela de Arte desde 1965 a 1990. También fue en 1984 profesora visitante en la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA), en Estados Unidos.



Premios
Abakanowicz recibió numerosos premios y honores, incluyendo el premio de escultura del Centro de Escultura en Nueva York (1993), la Cruz de Comandante de la Orden Polonia Restituta (1998), el nombramiento de oficial de la Orden de las Artes y las Ciencias de París, Francia (1999) y el nombramiento Caballero de la Orden al Mérito de la República Italiana (2000). Fue doctora honoris causa de la Royal Academy (Real Academia de las Artes), Londres (1974), de la Escuela de Diseño de Rhode Island, Providence, Rhode Island (1992), de la Academia de Bellas Artes de Lodz (1998), del Instituto Pratt en Nueva York (2000), del Massachusetts College of Art, de Boston (2001), de la Escuela del Instituto de Arte de Chicago (2002) y de la Academia de Bellas Artes de Poznan (2002). Magdalena Abakanowicz fue miembro de la Academia de las Artes de Berlín (1994), de la Academia de Bellas Artes de Sajonia (de:) en Dresde (1998) y receptora de la Orden Pour le Mérite de Ciencias y Artes de Berlín (2000). También fue miembro honorario de la Academia Estadounidense de las Artes y las Ciencias, Cambridge, Massachusetts (1996).

En 1999 fue condecorada con el Premio Mundial de Artes Leonardo da Vinci del Consejo Cultural Mundial.

El 15 de marzo de 2010 fue condecorada en la embajada alemana en Varsovia por el embajador Michael H. Gerdts, «por sus destacadas y prolongadas contribuciones en el diálogo cultural entre Polonia y Alemania» con la Orden del Mérito de la República Federal de Alemania.





Magdalena Abakanowicz, la gran escultora polaca



En Varsovia, ciudad en las afueras de la cual había nacido, ha fallecido la inolvidable Magdalena Abakanowicz, la figura más relevante y más internacional de la escena artística polaca de la posguerra, nieta de un general zarista descendiente de Gengis Khan, y emparentada con el gran compositor Karol Szymanowski. Formada de 1949 en adelante en las academias de Bellas Artes de Gdansk y Varsovia, uno de sus primeros mentores fue el pintor constructivista y «unista» Henryk Stazewski, un superviviente de la vanguardia de preguerra, que sólo a partir del relativo deshielo posterior a la muerte de Stalin y a los cambios que esta acarreó en los países satélites de la URSS, pudo volver a expresarse en clave moderna.


Cuando descubrió las posibilidades que le ofrecía el mundo de la tapicería, de lo textil, Magdalena Abakanowicz, alcanzó un primer reconocimiento internacional, en una época que Polonia, artísticamente, se abría al mundo. Tenía treinta y cinco años cuando en 1965, y por su transgresor y magnífico trabajo en ese campo, le fue otorgado el Gran Premio de la Bienal de Sâo Paulo, donde por aquellos mismos años triunfaron Oteiza, Cuixart y otros de los nuestros. Son realmente impresionantes sus «abakanes», grandes piezas textiles en negros, rojos o naranjas. Cuando se reanudaron las relaciones diplomáticas entre Polonia y España, algunas de ellas fueron enseñadas en Madrid, concretamente en una colectiva celebrada en 1978 en el Palacio de Velázquez, y en 1984 en otra centrada en el ámbito del tapiz y que tuvo lugar en el Arqueológico. Ambas muestras las reseñó Campoy para «ABC», manifestándose especialmente entusiasmado por el trabajo de la artista.

Con el tiempo Magdalena Abakanowicz encontró que el gueto del textil era demasiado limitado, y derivó hacia la escultura y la instalación. Torsos, caminantes, yelmos y otros artefactos bélicos, sentimiento de la naturaleza, coexisten en su imaginario, arcaico, potente, ceniciento, tendente a lo fúnebre, sin que falten toques de humor... Gracias a Marlborough, uno presentó en el hall del IVAM, en 1999, una de sus instalaciones, compuesta por treinta y seis figuras acéfalas, y propiedad del Nasher Center for Sculpture de Dallas. El mismo museo valenciano le dedicaría una exposición en 2008, paralela a otra en el Palacio de Cristal madrileño. Recordar también que en 1996 Antonio Saura tuvo la feliz idea de incluir a la artista en su magna muestra zaragozana en torno a la herencia de Goya.


Si Stazewski y otros de su cuerda representan la cara constructiva del arte polaco, Magdalena Abakanowicz pertenece a la sombría, como el muy goyesco Bruno Schulz, Tadeusz Kantor, Alina Szapocznikow, o más recientemente Miroslaw Balka. En clave internacional, el tipo de figuración obsesiva, descarnada y esencial que ella practicó remite al Matisse escultor, Giacometti, a Germaine Richier, a Bacon. Algo del trasfondo trágico de su país asoma siempre en su obra, que sin embargo no es truculenta, sino por el contrario de gran sobriedad y contención formal.

JUAN MANUEL BONET ,02/05/2017

https://es.wikipedia.org/wiki/Magdalena_Abakanowicz
http://www.abc.es/cultura/arte/abci-magdalena-abakanowicz-gran-escultora-polaca-201705021848_noticia.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más