Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora feminista Poeta Pintora Artista Cantante Actriz Música Periodista Escultora activista directora de cine Defensora de derechos humanos Política abogada compositora Arte Fotógrafa Profesora investigadora medica Arquitecta Maestra Socióloga Filosofa Historiadora Ilustradora fotografa Rosas para todas nuestras heroínas dibujante Mujeres Creadoras Novelista bailarina pianista Artista plástica Educadora guionista química Diseñadora Pintura coreógrafa sindicalista Literatura Psicóloga jurista literata Ecologista Narradora Pedagoga cineasta Documentalista Dramaturga ceramista feminista y activista por los Derechos Humanos urbanista Anarquista Descubridora Economista Fisica Poetisa Teologa científica matemática Actriz de teatro Artesana Cuentista Diseñadora gráfica Enfermera Filóloga Jueza cantautora Artesana alfarera Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Compositora de música Directora de orquesta Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Psicologa Psicoterapeuta Rapera diplomatica mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

viernes, 13 de abril de 2012

Laura Caller Iberico Abogada sindicalista, defensora de campesinos y de políticos de Peru



Laura Caller (1915-1988)  Abogada sindicalista, defensora de campesinos y de políticos. 




Nació en Cusco en un hogar frecuentado por los intelectuales de esa ciudad debido a la actividad del padre, periodista de profesión y escritor.



Estudió la primaria e inició la secundaria en el Colegio María Auxiliadora del Cusco, donde fue expulsada a los doce años por su resistencia a las normas “casi conventuales”. Ingresó al Colegio de Ciencias del Cusco, exclusivamente para varones, gracias al apoyo del famoso intelectual cusqueño José Uriel García. 


En 1938 llegó a Lima a seguir estudios universitarios, con el propósito de estudiar Agronomía, pero se decidió por el Derecho, en la Universidad Nacional Mayor de San Marcos, donde también se especializó en Derecho Agrario. 

Su labor profesional estuvo dedicada desde el inicio a la defensa de los derechos de las comunidades campesinas, de los presos políticos. Su lucha contra la explotación de los indefensos definió sus ideas políticas por el socialismo.

Su fama de defensora social se remonta a la década del 40 y del 50, sin embargo fue en 1963, al defender a 200 presos políticos confinados en la prisión de la Isla del Frontón, alcanzó notoriedad pues se trata de la primera vez que una mujer se enfrentaba como defensora a un tribunal militar. En 1966 libró a Hugo Blanco de la pena de muerte y se hizo conocida internacionalmente. 

En 1975 hizo suyo el caso de la comunidad campesina de Huayanay, en las alturas de Huancavelica, que había dado muerte en la plaza principal al potentado del pueblo, de acuerdo con sus ancestrales costumbres. Ellos fueron exonerados de culpa durante el gobierno de Velasco, aunque posteriormente algunos de ellos fueron encarcelados en Lima. 

Nunca se casó porque se consideraba casada con el Derecho y llevaba una vida austera y de sacrificios. 

Como luchadora social recorrió todo el país visitando comunidades campesinas y alejados campamentos mineros. Ella y su famoso poncho eran vistos en los más apartados villorrios y como una señal de esperanza. Ella misma fue encarcelada por el delito de defender a los pobres. 

Activista por el voto de la mujer y defensora de las campesinas, nunca alcanzó una curul en el Parlamento, pero en 1980 integró como Vicepresidenta la plancha de su agrupación política, FOCEP. 

En 1985 se le amputó una pierna debido a la gangrena, a consecuencia de la diabetes. Meses después viajó a Cuba para su rehabilitación de donde regresó con una prótesis para seguir trabajando en la defensa de los más necesitados. Muere en Lima el 15 de marzo de 1988 por un recrudecimiento de su enfermedad, 48 horas antes de recibir una condecoración del Ministerio de trabajo


El Perú sin Laura



......Los muchos que hemos tenido el privilegio de conocer, que era respetar, admirar y amar a la doctora Laura Caller Iberico, abogada de campesinos, obreros y presos de conciencia, especialmente la legión de quienes fuimos alguna vez sus defendidos por causas político-sociales, desearíamos poder decir hoy ante su tumba recién cerrada, como Francisco Luis Bernárdez, el poeta de "La ciudad sin Laura": "Porque para que aquélla no se muera / De la muerte que hubiera padecido / Es suficiente con que yo la quiera". No es así, lamentablemente, y todos tendremos que resignarnos en adelante a su ausencia.
El Perú sin Laura será bastante más huérfano de lo que ya era. ¿Cómo podría olvidarme de las circunstancias en que tuve la suerte y el honor de verla y hablarle por primera vez? ¿Ni por qué habría de silenciarlo aquí y ahora? Debe haber sido, si la memoria no me traiciona, a fines de la década del cincuenta, bajo el segundo pradismo. Estaba yo preso, en lo que se llamaba entonces "San Quintín", o sea en los calabozos de la Prefectura de Lima, no sé si por mi participación en las manifestaciones anti-Nixon, o por mi apoyo a una de las grandes huelgas de la época. Ella traspuso las rejas del estrecho pasadizo, sin que el antro carcelario lograse contaminar esa su innata dignidad y sencilla elegancia de dama de "la mejor sociedad del Cusco" (que había optado "por los indios", contra su propia clase, y porque le había "dado la gana").
"¿Es usted Ismael Frías?", me preguntó, acercándose, con la voz de terciopelo y acero que la singularizaba. Y, ante mi respuesta afirmativa, prosiguió: -"Afuera se halla su padre, quien me ha pedido que me haga cargo de su defensa. ¿Está usted de acuerdo?" Le contesté, por supuesto, que sí. De este modo puedo dar testimonio personal de la abnegación y la eficiencia como abogada de la doctora Caller, quien fue mi defensora no una sino muchas veces ... y jamás aceptó pago alguno por ello.

Años más tarde, a mediados de la década del setenta, en plena revolución velasquista, el destino que siempre ha sido demasiado generoso conmigo, me deparó la chance de hacer un poco de defensor de Laura, a mi turno. Tranquila aunque intrépida, en su estilo tan propio de revolucionaria-legalista, la doctora Caller había volado me parece que a Huancavelica, para asumir allí la defensa de unos dirigentes comuneros, a quienes se acusaba de haber organizado invasiones campesinas contra la ley de la Reforma Agraria. Apenas bajó del avión fue detenida. Por designación del presidente Velasco, yo ejercía entonces la dirección del diario socializado "Ultima Hora". Desde allí lancé solitaria campaña por la libertad de Laura.
Durante una semana hubo de todo: llamadas de portada, notas informativas, artículos editoriales, mi columna que ya tenía el mismo nombre "De Puño y Letra", etcétera. Al segundo día, me llamó por teléfono un general cuyo nombre callaré por lealtad, y pretendió "recomendarme" que parase la campaña, porque "estaba probado que la doctora Caller era culpable". Me negué naturalmente, y le expliqué que si Laura era culpable, Velasco lo era igualmente por defender a los mismos campesinos y darles la tierra. Enmudeció.
El presidente zanjó la cuestión ordenando la libertad de la doctora Caller. Tengo ante mis ojos, nublados hoy por las lágrimas, la enorme foto de primera plana, de "Ultima Hora" de hace tantos años, en la que se ve a Laura saliendo de la prisión con una gran maleta en la mano. Feliz pese a todo. Como cuando el presidente García la visitó, en su lecho de muerte, y le anunció que iba a condecorarla a nombre de la nación. La muerte se adelantó, pero ya no importa, ¿qué mejor condecoración que su gran corazón de vieja-niña, por fin en paz? (Artículo aparecido con ocasión del fallecimiento de Laura Caller, en 1987).
Ismael Frías

http://larepublica.pe/politica/333122-el-peru-sin-laura

www.warmiperu.org
https://en.wikipedia.org/wiki/Laura_Caller

2 comentarios:

  1. cREO QUE SE PUEDE AÑADIR QUE FUERON CUATRO MUJERES LAS QUE SACARON EN HOMBROS EL ATAUD DE LAURA DE LA CASONA DE SAN MARCOS. POR PRIMERA VEZ UNA LIDEREZA SALIÓ EN HOMBROS DE LAS MUJERES


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias pro completar nuestra información . Difundimos

      Eliminar

HH

Más