Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Escultora Actriz directora de cine Periodista activista Arte Defensora de derechos humanos compositora abogada Profesora Política investigadora Arquitecta medica Fotógrafa Maestra Filosofa Rosas para todas nuestras heroínas fotografa Ilustradora Mujeres Creadoras Historiadora Artista plástica Socióloga dibujante guionista Literatura literata química Antropologa Pintura bailarina sindicalista Educadora Diseñadora Ecologista Novelista Pedagoga Psicóloga coreógrafa feminista y activista por los Derechos Humanos jurista Descubridora Fisica Narradora Teologa científica cineasta pianista urbanista Artesana Cuentista Economista Enfermera Filóloga Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Anarquista Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Documentalista Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Jueza Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

viernes, 28 de septiembre de 2012

TERESA



Sábado a la tarde, son casi las cuatro, pero la fiambrería todavía no ha abierto. algun@s client@s nos decidimos a esperar. En una de las puertas quedamos una mujer de unos 60 con dos niñitas de entre 6 y 8 años, obviamente sus nietas. Comentario va, comentario viene, me contó su historia. Escucho, much@s me cuentan sus historias. Quizá se alivien por compartir, yo me enriquezco por conocer.

Teresa está criando a l@s seis (¡si, son seis!) hij@s de su hija mayor. La hija moría de cáncer en el Hospital Durand, de Buenos Aires, y Teresa se repartía entre estar a su lado y correr a la nursery, donde estaba la última de sus nietitas, parida hacía menos de dos meses.

Todos los trámites por el fallecimiento de la hija cayeron sobre Teresa, viuda y sin familiares; pero no solo tuvo que tragarse el dolor y lidiar con la burocracia, también tuvo que soportar el maltrato de asistentes sociales que la urgían a “resolver la situación” de la beba… Teresa se multiplicó como pudo y obtuvo la custodia de la nietería, pero el padre –un delincuente con captura pedida- comenzó a amenazarla: que se quedara con cinco, pero la beba se la llevaría. Teresa, muerta de miedo, tuvo que organizar un “operativo” para llevar a la chiquita a su casa, pasarla a través de la medianera de un vecino, llamar a la policía para que arrestara al padre y por fin, después de tres días de trajinar, dormir.

No durmió sola. No pudo llorar a su hija. L@s cinco se arracimaron a su alrededor buscando el calor que ya no tendrían de madre sino de abuela. La más chiquitina estaba en sus brazos. Teresa se tragó las lágrimas y abrazó a la familia que acababa de formar.

Pasaron seis años. El pibaje estudia y tiene todo el amor resumido en una abuela, que cuida su alimentación, que los ama, que los educa en valores como la solidaridad… Una abuela que estaba esperando en la fiambrería para comprar queso, porque esa noche habría pizza “que a los chicos les encanta; de paso hago pan, porque no hay nada como el pan casero”.

Me lo contó como quien cuenta algo “normal”, sin melodramatismos. La escuché con todo mi respeto y admiración. La vi irse con las dos nenas, las tres prolijas, las tres felices (¿por estar juntas?, ¿por la pizza y el pan?) y pensé que había conocido a una verdadera heroína. Una de esas que no hacen ruido, que no se promocionan en la tele, a la que nunca nadie le daría una “medalla al mérito”, pero que se la merecía bastante más que otras…

Barbara Gill 

Gracias a Teresa y a Barbara, por ser ( seres humanos excepcionales) 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más