Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Escultora Actriz directora de cine Periodista activista Arte Defensora de derechos humanos compositora abogada Profesora Política investigadora Arquitecta medica Fotógrafa Maestra Filosofa Rosas para todas nuestras heroínas fotografa Ilustradora Mujeres Creadoras Historiadora Artista plástica Socióloga dibujante guionista Literatura literata química Antropologa Pintura bailarina sindicalista Educadora Diseñadora Ecologista Novelista Pedagoga Psicóloga coreógrafa feminista y activista por los Derechos Humanos jurista Descubridora Fisica Narradora Teologa científica cineasta pianista urbanista Artesana Cuentista Economista Enfermera Filóloga Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Anarquista Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Documentalista Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Jueza Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

martes, 13 de noviembre de 2012

Raimunda Peñafort Lorente



Su defensa por la igualdad entre hombres y mujeres y compromiso en la lucha contra la violencia en el seno familiar y hacia las mujeres le ha valido el reconocimiento nacional. 
Raimunda Peñafort Lorente, nació el 25 de julio de 1952 en Baza ( Granada ) y fallecio el 5 de febrero de 2012 en Madrid. Poseía una extenso curriculum profesional, desde  que se licencio en derecho en la Universidad Complutense de Madrid en el 1974, donde también curso el doctorado. 
Ingreso en la carrera judicial en el año 1987, también fue secretaria de la administración de justicia, ejerciendo en Guadix, Almería y Collado Villalba.  Ejerció la abogacía en Badajoz, Madrid, Baleares y Cádiz. Como juez – magistrada estuvo destinada en Mérida, en Madrid en dos juzgados de instrucción. En el año 2002 paso a la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y en el año 2005 paso al Juzgado de Violencia sobre la Mujer nº 1 de Madrid, siendo la primera magistrada juez que ocupo este puesto. Fue  primera magistrada juez del Juzgado contra la Violencia de la Mujer numero 1 de Madrid,

Su labor como docente es también muy importante como -Profesora Asociada del Departamento de Derecho Penal de la Facultad de Derecho de la Universidad Complutense de Madrid desde el año 1993.  Profesora del Instituto de Criminología de Madrid impartiendo clases de Derecho Procesal Penal desde el año 1992.Profesora de Derecho Procesal Penal en el Instituto de Empresas (Madrid) desde el año 1999-2001. Profesora de Practicúm de Derecho Penal en la Universidad Pontificia de Comillas (Madrid) desde el año 1997-2001.
 Impartio conferencias y elaborado numerosas ponencias sobre violencia de género y colaborado con diversos medios de comunicación Cadena Ser,  Onda Cero, Radio Nacional, TVE, Telemadrid, Antena 3, Canal Digital, Punto Radio. (Años: 1996-2007). Es autora del libro  “Una juez frente al maltrato” y de la novela “A la luz de un sueño”
A su extenso curriculum hay que destacar la vivencia personal de asistir a las excavaciones en las que apareció la Dama de Baza, pues Raimunda, Mundi como le conoce su familia, era hija del propietario de los terrenos donde en el año 1971 apareció la Dama de de Baza. Ella misma cuenta esta experiencia en el Libro “La Dama de Baza, un viaje Femenino al más allá” donde cuenta todo lo que rodeo el descubrimiento.
En su honor en el Centro de Interpretación de los Yacimientos Arqueológicos, la niña que ofrece información virtual a la entrada del CIYA se llama precisamente Mundi.


Lorente, Mundi para sus íntimos, fue una mujer de rompe y rasga. Con las convicciones por delante de los intereses. Por eso dejó la prestigiosa Audiencia Nacional en 2005 para hacerse cargo de uno de los recién nacidos juzgados de violencia sobre la mujer, el número 1 de Madrid.  Ganaba menos y tenía trabajo a espuertas; casi 3.000 denuncias antes de que acabara el primer año, una cifra que se sumaba a los juicios y que pese a la enorme carga de trabajo que suponían a ella le llevaba a decir: “esto demuestra lo necesarios que eran estos juzgados”. Pero esta tarea le interesaba más que otras de mayor relumbrón. Mucho más. Tanto que acabó por escribir un libro que aterrizaría hasta en las librerías de aeropuerto, Una juez frente al maltrato, una docena de historias verídicas para poner su granito de arena contra esta manifestación de la desigualdad.

No eran historias de su juzgado, donde buscaba ser “una juez de cabecera” y de donde salía cada día “con 20 dramas en la cabeza”, sino historias de casas de acogida. Era una realidad que Lorente conocía desde que empezó como abogada. A la vista de la desprotección que tenían entonces las maltratadas, llegó a buscar cobijo a sus clientas. También lo hizo como juez antes de la Ley Integral contra la Violencia de 2004. “En las guardias era tremendo cuando llegaba la mujer apaleada a denunciar y preguntaba dónde podía dormir esa noche. Enviarla a su casa era mandarla al infierno, y yo hacía gestiones para buscarle un alojamiento. Así empecé a conocer las casas de acogida”, relató en una larga entrevista con El PAÍS.
Lorente hacía de la necesidad virtud. Supo convertir en ventajas los inconvenientes con que se topó. Solo la ha derribado la enfermedad, un cáncer de huesos al que puso firme hasta los últimos días, al pie del cañón en su juzgado de instrucción, el 54 de Madrid.

La juez contaba con gracia que su padre le puso por nombre el del patrón de los abogados porque quería tener una hija letrada. Y lo consiguió, aunque el progenitor, tras presenciar su primera actuación -defendía al ladrón de una moto- pretendiera que diera marcha atrás. "A la salida del juicio, me dijo que era el momento de regresar a Granada y de hacerme una mujer, que aprendiera a cocinar... Fue un momento duro, pero con la ayuda de mi madre le convencimos de que era una pena con lo bien que me había salido el juicio". Corría el año 1975.

Años después, una sentencia injusta contra uno de sus clientes le hizo dar el paso hacia la judicatura. “Condenaron a mi cliente por tráfico de drogas con un solo indicio: el sello en el pasaporte de que había viajado a Tailandia vía Holanda. Aquello me pareció totalmente injusto y me dije: "Yo quiero poner las sentencias". Corría 1978. Aprobó primero las oposiciones de secretario judicial, un trabajo que pensaba podría compatibilizar con su tarea de madre. En 1987 se convirtió en juez. Y tuvo que luchar para llegar a todo. "Para mí, como para todas las mujeres, es dificilísimo conciliar trabajo y familia. He casado con uno de mis niños en brazos. Otra vez, en una guardia, tuve que ir a levantar un cadáver. No podía dejar a los críos solos y no conocía a nadie en esa ciudad, así que me los llevé. Mientras yo subía monte arriba, la Guardia Civil me los entretuvo con las sirenas de su coche", relataba.

Lorente no se paraba en barras. Estaba orgullosa también de haber sido la primera juez que pidió la extradición de un progenitor por llevarse a sus hijos al extranjero, lo que luego se llamaría “secuestro parental”. Lo hizo en 1999. Pero era una mujer nada dada a los extremismos y decía que por eso se sentía a gusto en la Asociación Francisco de Vitoria (la más centrista de las asociaciones judiciales) Amén de juez, Raimunda de Peñafort Lorente, licenciada tambén en Filosofía y Letras, era amiga de escribir novela. En 2003, A la luz de un sueño quedó finalista del Premio Vargas Llosa. Hizo incursiones en el periodismo, como cuando relató en EL PAÍS sus vivencias como juez de violencia.
A Raimunda Peñafort Lorente le habría gustado culminar su carrera como juez del Tribunal Supremo. “A cualquier jurista le gustaría, pero la vida es tan amplia que no sé de qué querría jubilarme”, decía. Y logró ser una juez, y una mujer, suprema.

http://baza.ideal.es/actualidad/467-fallece-la-magistrada-juez-raimunda-de-penafort-llorente-fue-la-primera-magistrada-juez-del-juzgado-contra-la-violencia-de-la-mujer-.html
http://sociedad.elpais.com/sociedad/2012/02/06/actualidad/1328523196_694680.html
http://isadoraduncan.es/en/node/1046
http://elpais.com/diario/2005/09/18/domingo/1127015553_850215.html
http://www.teleprensa.es/granada/fallece-la-magistrada-raimunda-de-penafort-lorente-martinez.html
http://es.wikipedia.org/wiki/Dama_de_Baza

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más