Acerca de nosotras ·

miércoles, 10 de julio de 2013

Yolanda Cumanda Añazco Hidalgo


Mi soledad.
está cuajada
en ojos engendrados
de libertad y de justicia.
En ilusiones desbordadas.
En enigmáticas sonrisas.
En jeroglíficos de penas,
hendiduras del pasado.
En huellas imborrables:
Tormentas, suspiros y
añoranzas.


Naciones Unidas de las Letras se honra con el nombramiento de la Licenciada Yolanda Cumandá Añazco Hidalgo,  ECUADOR  cuya candidatura como miembro honorario de Uniletras fue propuesta por la distinguida profesora , poeta y escritora Argentina Teresita Moran igualmente miembro honorario de nuestra entidad. La Licenciada Yolanda Añazco ha sido Dirigente del Movimiento Obrero y de Mujeres, por espacio de 40 años. Habiendo sido Presidenta de Asociación Femenina Universitaria en los años 69-70 Hoy es Presidenta del Comité Permanente por los Derechos de la Mujer; Dirigente Nacional de la coordinadora política de mujeres ecuatoriana y responsable de la Comisión Internacional de la Mujer Trabajadora capítulo Ecuador. También es Presidenta de la Federación de Trabajadores Autónomos de Quito y del Ecuador. Tesorera de la Asociación de Escritoras Contemporáneas del Ecuador. Presidenta de la Asociación de Escritoras Contemporáneas de Pichincha. Año 2006. Miembro de la Casa de la Cultura Ecuatoriana. Área de Literatura. Como dirigente del grupo poético libertad, llevó adelante la campaña, de solidaridad con el escritor ecuatoriano Nelson Estupiñan Bass nominado para el Premio Nobel de Literatura. 


El lado rebelde de la poetisa Yolanda Añazco

Punto Noticias.- El comedor de su hogar es el ambiente propicio para que Yolanda Cumandá Añazco Hidalgo, de 78 años, cuente los aspectos más relevantes de su vida.

Desde ese rincón de su casa también se divisa la sala de la poetisa. Ahí es notorio observar los logros y triunfos de una mujer que dedicó su vida entera a la defensa en la lucha de las mujeres y al movimiento obrero, como gestora directa de los procesos revolucionarios en el movimiento ecuatoriano.


Con un café lojano, la invitada hizo una remembranza de las anécdotas vividas en su niñez y juventud.

Cuenta que su infancia fue maravillosa: "Nací en Loja, me crié en una casa grande llena de frutales. Había un portón que siempre estaba abierto, por eso los vecinos siempre venían a comer las frutas de nuestro hogar. Era inevitable que no se sirvan de los duraznos grandes y los higos que se daban ahí. Nunca se cerró la puerta para la gente".

Añazco estudió la primaria en Loja, donde las Madres Marianas. "En mi tiempo me eduqué en los dos principales colegios de mi ciudad. Desde muy temprana edad, me di cuenta que no me gustaban las injusticias. Mi cabello era de color rojo natural; algo que no era muy común en 1.942, por eso las monjitas me decían que era "el diablo", cuenta entre risas.

A la par rememora que tenía una compañera indígena con unas trenzas enormes a la que las monjitas la discriminaban por su condición. "Le hacían cargar unas velas bien pesadas y la pobre se tambaleaba". No le gustó ese maltrato y un día le quitó esas velas "e hice como que me caía hasta que se rompieron toditas". Esa fue una forma de "rebelión ante la discriminación". "Nunca más la volvieron a molestar a mi compañera indígena", afirma.

A pesar de todos sus intentos por ser diferente, en el último año de la primaria también fue víctima de discriminación. "No era tan amiga de los libros", vuelve a sonreír.

La poetisa también señala que después se hizo amiga de las matemáticas. Por eso, cuando terminó el sexto grado, obtuvo dos medallas de reconocimiento.

En una ocasión su madre le regañó por portarse mal con las monjitas y por hacerle quedar mal. "Mi mamá cogió un leño de un atado para darme duro, creí que me iba a matar y empecé a correr y a gritar: ¡ahora si me mató, me mató!... Mi mami escuchó eso, le dio chiste y ya no me pegó".

La poetisa también describe las etapas más fuertes de su vida. Menciona que cuando se graduó de bachiller en Loja, obtuvo un puesto en la Jefatura Provincial de Sanidad. En este lugar pasó por muchas tristezas. "Hubo muchas injusticias, al pueblo lo trataban de la forma más vil", señala.

Posteriormente Yolanda recibió una gran sorpresa. Recibió la llamada telefónica de su hermana Fanny, quien, con una voz fuerte le recitó una exquisita poesía de su autoría. A continuación un extracto: "Capitana Yolanda, hermana inquieta golondrina que batiste tus alas desde niña para volar...". Sus ojos brillan al escuchar a su ser querido, quien también le compartió un segmento del poema"Democracia". (AJ)
 AQUI SU PAGINA , ALGO DE SU MARAVILLOSA VIDA  POETICA, : http://www.aveviajera.org/nacionesunidasdelasletras/id821.html

http://www.pichinchauniversal.com.ec/personajedelasemana/item/319-el-lado-rebelde-de-la-poetisa-yolanda-a%C3%B1azco.html
http://www.elcomercio.com/quito/vidas-dedicadas-trabajo-social_0_677932262.html
http://www.ecuadorinmediato.com/index.php?module=Noticias&func=news_user_view&id=170351&umt=municipio_quito_entrego_premio_manuela_espejo_2012

HH

Más