Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora feminista Poeta Pintora Artista Cantante Música Periodista Actriz Escultora directora de cine activista Defensora de derechos humanos Arte Política abogada compositora Fotógrafa Profesora investigadora medica Arquitecta Maestra Socióloga Historiadora Filosofa fotografa Ilustradora Rosas para todas nuestras heroínas dibujante Mujeres Creadoras Artista plástica Educadora Novelista bailarina guionista pianista química Diseñadora Pintura coreógrafa sindicalista Literatura Psicóloga jurista literata Ecologista Pedagoga cineasta Documentalista Dramaturga Narradora feminista y activista por los Derechos Humanos urbanista Anarquista Descubridora Economista Fisica Poetisa Teologa ceramista científica matemática Actriz de teatro Artesana Cuentista Enfermera Filóloga Jueza cantautora Artesana alfarera Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora gráfica Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Psicologa Psicoterapeuta Rapera diplomatica mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

sábado, 21 de septiembre de 2013

Las niñas y la guerra


En relación con  artículos  sobre lo horrible de la guerra  sorprende no encontrar en los textos la palabra niña. Al pensar en los niños soldados, incluimos a ambos sexos pero se nos suscitan visiones más varoniles que femeninas. Es por ello que quiero recordar la situación de estas pequeñas a las que se les trunca la vida haciéndolas soldados.
Según la Coalición Española para Acabar con la Utilización de Niños y Niñas Soldado, en 2009, entre 300.000 y 500.000 niños y niñas menores de 18 años participaron activamente en conflictos armados en más de 35 países. Aunque en la última década, más de un millón han sufrido estos abusos. Del total de menores soldados, el 40% son niñas. Las niñas son secuestradas, violadas -a menudo por varios combatientes- y obligadas a convertirse en "esposas" de sus secuestradores. Si una niña se libera del grupo armado es posible que nunca cuente su historia de humillaciones y apenas se beneficie de los programas de rehabilitación.
Las niñas son reclutadas o forzadas a entrar en los grupos armados no sólo para servir como esclavas sexuales. También participan en los combates, ya que por su menor tamaño y agilidad pueden ser enviadas a realizar misiones especialmente arriesgadas. En Liberia y Sierra Leona se las administraba drogas y alcohol para insensibilizarlas ante la violencia y el miedo.
En Perú, Sendero Luminoso tenía el mayor contingente de niñas combatientes del mundo, en el conflicto de El Salvador y Uganda aproximadamente el 20% de los menores eran niñas.
En 2009, había un número significativo de niñas soldado reclutadas en el seno del grupo armado maoísta de oposición en Nepal y en los Tigres de Liberación de Eelam Tamil en Sri Lanka, También se encontraban envueltas en los conflictos de Myanmar y de Colombia.
Las niñas y su particular problemática pasan desapercibidas. Uno de los problemas especialmente grave al que se enfrentan es su invisibilidad que impide se beneficien de los programas de desarme, desmovilización, rehabilitación y reinserción. Un estudio de la ONG Save the Children muestra que más de 5.000 niñas estuvieron directamente involucradas en el conflicto de Liberia, pero después de la firma la paz, de los combatientes desarmados y desmovilizados, sólo 1.356 eran niñas. En Sierra Leona aproximadamente el 30% de los menores combatientes eran niñas. Pero de los que fueron desmovilizados sólo el 8% eran niñas.
Desaparecen, tras la guerra, queriendo borrar la horrible experiencia para volver a la normalidad, lo que les es especialmente difícil pues quedan sicológicamente destrozadas. A lo que se suman el que si vuelven a sus comunidades son estigmatizadas y si tienen hijos, concebidos durante su cautiverio, la comunidad las rechaza viéndose forzadas, en muchos casos, a prostituirse para poder sobrevivir ellas y sus hijos e hijas. (Datos recopilados por Angeles Sánchez en base sobre todo a informes de Amnistía Internacional).

http://www.laopiniondezamora.es/secciones/cartaLector.jsp?pNumEjemplar=2009050700&pIdCarta=3352
http://www.menoressoldados.org/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más