Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Escultora Actriz directora de cine Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte compositora abogada Profesora Política investigadora Arquitecta medica Fotógrafa Maestra Filosofa Rosas para todas nuestras heroínas fotografa Ilustradora Mujeres Creadoras Historiadora Artista plástica Socióloga dibujante guionista Literatura literata química Antropologa Educadora Pintura bailarina sindicalista Diseñadora Ecologista Novelista Pedagoga Psicóloga coreógrafa feminista y activista por los Derechos Humanos jurista Descubridora Fisica Narradora Teologa científica cineasta pianista urbanista Anarquista Artesana Cuentista Economista Enfermera Filóloga Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Documentalista Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Jueza Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

sábado, 21 de diciembre de 2013

Eulalia Abaitua Allende-Salazar primera fotógrafa vasca

Eulalia de Abaitua Allende-Salazar (Bilbao, 25 de enero de 1853 - 16 de septiembre de 1943) fue una fotógrafa vasca.

Considerada la primera fotógrafa vasca, esta bilbaína inmortalizó con su cámara a vendedoras de sardinas en el mercado de la Ribera, a lavanderas en las orillas del Nervión, a lecheras y a mujeres cultivando la tierra
Quien quiera documentar gráficamente Bizkaia y sus gentes entre finales del siglo XIX y principios del XX necesitará recurrir a la consulta de la obra gráfica de Eulalia Abaitua Allende-Salazar (1853-1943), una bilbaína de familia burguesa criada en Liverpool, felizmente casada y madre de cuatro hijos, que encontró en la fotografía una forma de realización personal. Su legado tiene un valor excepcional y resulta de incontestable interés para entender la realidad de lo que fue el Bilbao y la Bizkaia de su tiempo. Gran parte de su trabajo amateur, más de 2.500 imágenes, se conserva en el Museo Vasco de Bilbao.
Con su mirada curiosa, Eulalia inmortalizó con su cámara a vendedoras de sardinas en el mercado de la Ribera, a lavanderas en las orillas del Nervión, a lecheras, a mujeres acarreando el agua o cultivando la tierra. También capturó las celebraciones sociales, los rincones marineros y urbanos, las personas de todas las edades, los rostros, los trabajos y los gestos. Se centró en la sencillez de las gentes del pueblo, las personas humildes, sin retoques, en su vivir común, en el quehacer diario y en el tiempo de asueto. "Insólitas estampas de la vida cotidiana en pleno auge de una revolución industrial que parecía que sepultaba todo lo demás y que conforman un universo de recuerdos",indica Maite Jiménez Ochoa de Alda, autora de una biografía de Eulalia A., como esta mujer firmaba sus fotografías a pesar de que oficialmente sólo era la ‘Sra. De Olano’, de acuerdo con el orden social vigente, que forma parte de la colección ‘Temas Vizcaínos’ de la BBK.
'Foto de una peregrina vasca realizada en Begoña en 1900 por Eulalia Abaitua. Archivo del Museo Vasco de Bilbao'
La vida de quien es considerada la primera fotógrafa de la que existe constancia en el País Vasco por Josu Bilbao Fullaondo en 'Fotografía y fotógrafos en el País Vasco', discurre de forma casi paralela al nacimiento y desarrollo de la fotografía, pues tan sólo 14 años antes del nacimiento en Bilbao de Eulalia Abaitua tuvo lugar la presentación pública en la Academia de las Ciencias de Francia del primer procedimiento fotográfico. Louis Jacques Mandé Daguerre (1787-1851) mostró una imagen sobre una placa de cobre plateado, el daguerrotipo. Es en Liverpool donde Eulalia toma su primer contacto con lo que terminará siendo para ella una de las pasiones de su vida, y tras casarse la practicó en Bilbao y alrededores. La fotografía era una técnica naciente que comenzaba en esos años a difundirse entre las élites y que, en ciertos casos, vino a resultar una alternativa a la pintura. Además, esta nueva afición podía practicarse de forma seria y continuada o de forma esporádica en la ciudad o en el campo, en el ámbito doméstico privado o en los espacios públicos.
Eulalia instaló su laboratorio en el sótano de su residencia, el Palacio de Pino en Begoña, lo que luego sería el Restaurante Artagan. En algunas de sus salidas llevaba una ayudante para transportar el trípode y sujetar la tela que utilizaba como fondo para algunas tomas. Su material preferido fueron las placas estereoscópicas de vidrio, tanto positivas como negativas, en formato 4,5 cm x 10,7 cm, y emulsión de gelatino-bromuro. "Eulalia es un ojo sensible que ama a su pueblo y se dedica a interpretarlo. Por ello son sus temas las campesinas, lavanderas, sardineras, lecheras, hay maternidades y retratos. También tiene marinas, artes de pesca, tipos en las ferias, etcétera. Esta mujer no busca el arte por el arte, ni tampoco el juego de luces o las composiciones rebuscadas, es una auténtica 'reporter' que ahora sería una gran fotógrafa de la Agencia Magnum. Eulalia Abaitua ha dejado una obra para la posteridad de una gran pureza morfológica y etnográfica incalculable. Su arte era componer con extrema naturalidad. No hay nada rebuscado", dijo de ella el fotógrafo Alberto Shommer (Vitoria, 1928), conocido por los retratos de personalidades de la vida española contemporánea, cuando el Museo Vasco de Bilbao proyectó, en 1990, la primera presentación pública de las imágenes de Eulalia a través de la muestra 'Gure aurreko andrak-Mujeres vascas de ayer'.
Según detalla Maite Jiménez Ochoa de Alda, la obra de esta fotógrafa amateur se puede clasificar en cuatro grandes apartados. En primer lugar, la vida privada familiar, con fotografías intimistas de la familia Olano-Abaitua en su casa de Begoña. Los protagonistas son su marido, sus hijas y, sobre todo, sus nietos, en todas las poses y edades. Los niños, cuando son bebés, posan ataviados con faldones y en brazos de sus añas. Luego, cuando crezcan, aparecerán con traje corto y acompañados de sus niñeras e institutrices. Entre las personas que formaban parte de la vida privada de Eulalia Abaitua está todo el personal de servicio que trabajaba con ella. Añas, niñeras, doncellas, jardineros, cocineras…Por el hogar de Eulalia pasaban todo tipo de personalidades relevantes de la sociedad bilbaína y vizcaína del momento, y su proximidad física con la basílica de Begoña convertía a su casa en un punto de referencia para las más altas autoridades religiosas, tal y como reflejan las fotos tomadas por ella con motivo de la coronación de la Virgen de Begoña en 1900 o la declaración de Patrona de Bizkaia de 1903, en las que retrató a representantes de la curia pontificia y del poder político.

La vida en Begoña
Por otra parte, documentó gráficamente sus viajes por Italia, Venecia, Marruecos, Lourdes, Málaga, Madrid, Isla de Creta y Tierra Santa. En ningún momento se olvidó de los espacios urbanos de Bilbao, su ciudad natal, que retrató de muchas maneras. Así, hay imágenes de la Gran Vía con el pavimento lleno de flores, serpentinas y confetis, donde podemos ver un desfile de coches de caballos engalanados entre el público expectante; en el Arenal fotografió a los gigantes y cabezudos cerca del Gargantúa; en otras instantáneas aparece el muelle de Uribitarte atestado de barcos o el tranvía delante del edificio del Ayuntamiento; también la fachada del desaparecido Instituto Vizcaíno en la actual Plaza Miguel de Unamuno; o el apacible paseo de Los Caños, unas veces como lugar de recreo, otras como el enclave de la ría al que acudían las lavanderas.
Eulalia Abaitua tuvo otros lugares predilectos para sus tomas fotográficas: el valle de Arratia y la anteiglesia de Begoña, que entonces era un municipio independiente. Begoña, al fin y al cabo, era su entorno inmediato y conocía a sus gentes. A Tomasa y Brígida, que daban chocolate con bolado en la cada de la Novena; a la ponchera, que colocaba su puesto delante de la puerta del santuario; al escultor Bernabé de Garamendi, con quien hablaba de vez en cuando; a la lavandera Rosario Arabiourrutia, del caserío Boni; a los del chacolí Macharratia; a los sacerdotes de la basílica, Juan Cruz Unceta y su sobrino Bernardo Aztigarraga. Llama la atención el número de imágenes donde las protagonistas son mujeres. Quizá sea una consecuencia de la propia sociedad tradicional en la que la vida y los espacios estaban segregados en función del género: a un lado los hombres, al otro las mujeres.
Hay algunas localidades de España que han incorporado a su callejero el nombre de Eulalia Abaitua. Así, en Valdemoro, Madrid, existe la glorieta Eulalia Abaitua, en la que confluyen las calles de la escritora Rosalía de Castro y la aviadora Amelia Earhart. Al norte de la ciudad de Guadalajara hay un barrio cuyas calles están dedicadas a mujeres relevantes. Entre ellas, una lleva el nombre de Eulalia Abaitua. En Bilbao hay desde 2010 una calle con su nombre en Txurdinaga, en la trasera de la avenida Julián Gaiarre, junto al CEP de Txurdinaga. Comienza en la calle Fernando Jiménez y termina en Ondarroa.

17.06.13 - 18:20 - ITSASO ÁLVAREZ |

http://media.euskonews.com/index.php/eu/berriak-eta-egunekoa/link/?id=18472
http://www.elcorreo.com/vizcaya/20130618/mas-actualidad/sociedad/fotos-eulalia-201306171820.html
https://es.wikipedia.org/wiki/Eulalia_de_Abaitua_y_Allende-Salazar

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más