Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Escultora Actriz directora de cine Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte compositora abogada Profesora Política investigadora Arquitecta medica Fotógrafa Maestra Filosofa Rosas para todas nuestras heroínas fotografa Ilustradora Mujeres Creadoras Historiadora Artista plástica Socióloga dibujante guionista Literatura literata química Antropologa Educadora Pintura bailarina sindicalista Diseñadora Ecologista Novelista Pedagoga Psicóloga coreógrafa feminista y activista por los Derechos Humanos jurista Descubridora Fisica Narradora Teologa científica cineasta pianista urbanista Anarquista Artesana Cuentista Economista Enfermera Filóloga Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Documentalista Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Jueza Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

viernes, 11 de abril de 2014

Giulia Tamayo León



Nos sumamos al dolor por la perdida de esta gran mujer que nos dejo anteayer y traemos unos textos que nos hablan de ella como ejemplo  de vida.  Guardamos en nuestro corazón  las palabras que nos envió en relación a una entrada de nuestro blog, alentándonos y mostrándonos su afecto : 

Tensi querida : He leído las líneas dirigidas a Sara. Son de esos casos en los que adviertes que la maquinaria del castigo encubre los dispositivos que nos sientan en el banquillo a las mujeres. Bravo por tí que le pones el cascabel al gato. 

No nos queda sino, siguiendo su ejemplo, sumarnos a todas las personas de bien para formar una muralla que enfrente cualquier incumplimiento de los derechos humanos. 



Giulia Tamayo murió ayer. No fue inesperado para ella ni para nosotros pero, aún así es muy doloroso, sobre todo para su familia. 

Giulia ha sido una defensora de derechos humanos prácticamente sus 55 años de vida.

Ella coordinó muchos años el Departamento de Campañas de la Sección Española de Amnistia Internacional y fue ella quien, el año 2005, investigó y escribió el  primer informe sobre crímenes de derecho internacional cometidos durante el Franquismo y la Guerra Civil. 

Ella fue, durante años la principal impulsora del  trabajo  de Amnistia contra la violencia de género. Durante años  en Perú fue la principal figura de la sociedad civil comprometida a luchar contra esta violación de derechos humanos que golpea a millones de mujeres cada día en todas las partes del mundo. 

Nunca paró su compromiso y su trabajo con los derechos humanos: estaba indignada por la forma en que la policía en España trataba a los manifestantes y fue pionera en luchar contra los desalojos forzosos en España. La gente de Cañada Real, que temía ser desalojada de sus casas, debe mucho a su tesón, a su creatividad y a su profesionalidad. 

Recuerdo una de las últimas reuniones a las que asistí con ella con la Alcadesa de Madrid. Discutíamos con el Gobierno municipal que como era posible que una niña con cáncer hubiera sido desalojada forzosamente de su casa y viviera en una furgoneta. Arrinconó a las autoridades hasta que consiguió que se revisara su situación y la de otros niños en Cañada 
Real. 
Giulia ha sido un ejemplo . La recordaremos y nos acompañará siempre. 
Tomado del  texto de Esteban Beltrán  director de la Sección Española de Amnistía Internacional 




Cenizas de buena gente


Un pequeño homenaje a una defensora de derechos humanos, a una gran compañera, a un ejemplo infatigable de dignidad. Una persona que nunca se rindió. In memoriam Giulia Tamayo. Descansa en paz.

Conocí a Giulia Tamayo a finales de febrero de 2003, cuando me presenté al proceso de selección de responsable de prensa de Amnistía Internacional. Yo tenía 27 años, una chaqueta de pana, un montón de artículos bajo el brazo, unos nervios incontrolables y muchas ganas de trabajar en derechos humanos. Ella era la responsable de Campañas de la organización y formaba parte de las personas que iban a entrevistarme.

Giulia me recibió con una mirada profunda y cálida, casi maternal, capaz de enternecer a cualquiera y me dio toda su confianza sin apenas pronunciar una palabra. En la entrevista, también estaban el Director de Amnistía Internacional, Esteban Beltrán, y la entonces presidenta, Eva Suárez-Llanos, que me acribillaron a preguntas durante casi dos horas sobre mi experiencia laboral, mis intereses y qué sé yo qué más vainas.

Fueron los ojos indígenas de Giulia los que me dijeron: “sigue, sigue, vas bien, demuestra lo que vales”. Yo tenía 27 años y comenzaba a trabajar en la organización de derechos humanos más importante de España.

A partir de ahí, fueron muchas las anécdotas y las lecciones de Giulia, dentro de su caótico-desorden-organizado-solo-sabe-ella-cómo. De las últimas, la recuerdo sentada en el suelo de su despacho, rodeada de papeles, buscando los datos de su última investigación sobre los desalojos forzosos en la Cañada Real. O poco antes de reunirse con la alcaldesa Ana Botella para tratar el caso de Shakira, una niña con cáncer que residía en una furgoneta en el poblado de Puerta de Hierro de Madrid.

O aquella navidad de 2007, cuando salió a la luz la ley de Memoria Histórica y los días previos, con las prisas y los trajines, y la decepción que nos causó la ley, después de años de trabajo (Giulia hizo el primer informe de Amnistía Internacional sobre víctimas de la guerra civil y el franquismo en 2005), estuvimos a punto de no tener nochebuena, porque Giulia no aprobaba el comunicado de respuesta ni a tiros y mi compañera María del Pozo y yo queríamos irnos a casa con nuestras familias.

Qué decir de la satisfacción de Giulia cuando nos contó lo que que sintió el 10 de diciembre de 2007 en Lima, durante el macrojuicio a Fujimori. O cuando lanzamos la campaña contra la violencia hacia las mujeres que tanto impulsó en España. Y la lucha que lideró por la aplicación de la jurisdicción universal en nuestro país. El caso Pinochet, el caso Couso, el caso Garzón. Tantos nombres, tantas entrevistas a las que la acompañé. Tantos cigarros que nunca dejó de fumar, tantos rones que bebía de a poquito o aquellas bayas chinas que le dio por comer a última hora como si fueran pipas.


Y luego el cáncer, ese cruel enemigo, al que venció en un primer momento y que solo la mantuvo fuera de juego un tiempo. Recuerdo la fuerza con la que volvió, con un pañuelo pirata anudado en la cabeza y más cañera que nunca, quizá consciente de que la vida le brindaba otra oportunidad. Tenía tantas cosas por hacer . Giulia fue entonces la investigadora por excelencia de Amnistía Internacional. No se dejó intimidar nunca. Tampoco se rindió. Convivió con el cáncer, igual que convivió toda su vida con el peligro: sin importarle demasiado.

Estudió derecho en su ciudad, Lima, y desde el principio abogó por las causas sociales, dando a apoyo a presos, campesinos, mujeres y colectivos populares.

En 1984 formó parte del Centro de la Mujer Peruana Flora Tristán, la primera organización feminista de Perú y de toda América Latina. Defendió a mujeres maltratadas y a sus hijos.

Después fue la investigadora encargada por CLADEM (Comité de América Latina y el Caribe para la defensa de los Derechos de la Mujer) del trabajo sobre violencia contra las mujeres en los servicios públicos de salud y el programa de esterilización quirúrgica en Perú. Por esta investigación, fue victima de acciones intimidatorias y amenazas de muerte desde 1997. En aquel tiempo, Amnistía Internacional entró en su vida con una acción urgente para protegerla. Giulia vivía entonces entre dos fuegos, paramilitares en connivencia con el gobierno peruano y el grupo armado Sendero Luminoso. En una de sus piernas llevaba metralla tras ser víctima de un atentado.
En 2001 tuvo que dejar Perú para salvar su vida y se exilió en España, donde se estableció, con algunas interrupciones, como la que le llevó a investigar durante varios meses los numerosos casos de violencia sexual contra mujeres en la República Democrática del Congo o el uso de la violación como arma de guerra en varias partes de Colombia, trabajos todos que han contribuido a hacer públicas violaciones y abusos de derechos humanos.

Hace un año se trasladó a Honduras, para trabajar nuevamente sobre el terreno, en defensa de los derechos humanos, ya fuera de Amnistía Internacional contractualmente, pero no moralmente.

Giulia apagaba siempre las luces de nuestra oficina. Era la última en irse. Y hoy ha sido la primera en marcharse, a sus 55 años muy bien vividos y exprimidos.

Ocurrió de madrugada, en Uruguay, donde fue a buscar su último remanso de paz. Como nos ha escrito su inseparable compañero, Chema: “El afortunado puñado de polvo de estrellas que fue animado por Giulia en un airoso cuerpo de mujer, durante 55 años y casi 9 meses, es ahora un montoncito de enamoradas cenizas”. Te queremos, Giulia. Y no te olvidamos.

Ángel Gonzalo - periodista de Amnistía Internacional en España

Traemos también unos bellos textos de su muro de facebook :

31 de mayo de 2013 cerca de Tegucigalpa:


Hola nuevo día. Llegaron las zompopas de mayo a punto de iniciar junio. El cielo ha roto aguas. Los sonidos de la tierra se han vuelto densos. Los bichitos recorren las calles como manifestantes con sus cuerpos de pancarta. Se agradece a la naturaleza ejercer su libertad de expresión, lástima que aquellos que perciben su protesta sólo quieran aplastarla.

30 de agosto de 2013 cerca de Tegucigalpa

No me llames amor si no te arriesgas a perderme, no me llames amiga si no tienes de mí una confidencia inconfesable, no me llames compañera si no hemos estado en la trinchera de esa batalla por las verdades difíciles. Tantos amores, amistades y colegas que han trazado en mí el mapa de una vida plena. Lo que venga que me halle amando, con un inventario a favor de la alegría .En La mayor se juega a producir dulzura, en La menor a evocar heridas. La clave es la nota siguiente, como la vida misma: siempre por ser escrita, siempre por ser vivida, con ganas de ser cantada.


http://lasreincidentes.es/maria/luz
https://m.facebook.com/giuliatamayo?_rdr
http://www.eldiario.es/amnistiaespana/Cenizas-buena-gente_6_247835224.html


No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más