Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Escultora Actriz directora de cine Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte compositora abogada Profesora Política investigadora Arquitecta medica Fotógrafa Maestra Filosofa Rosas para todas nuestras heroínas fotografa Ilustradora Mujeres Creadoras Historiadora Artista plástica Socióloga dibujante guionista Literatura literata química Antropologa Educadora Pintura bailarina sindicalista Diseñadora Ecologista Novelista Pedagoga Psicóloga coreógrafa feminista y activista por los Derechos Humanos jurista Descubridora Fisica Narradora Teologa científica cineasta pianista urbanista Anarquista Artesana Cuentista Economista Enfermera Filóloga Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Documentalista Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Jueza Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

martes, 8 de abril de 2014

María Félix

Madre, 1968Cuadro que le hizo Diego Rivera a María y su hijo.
María Félix es una figura indispensable del Cine Mexicano . Personalidad controvertida y admirada por su belleza legendaria y originalidad. Parece que ella misma iba enriqueciendo esa imagen, de tal modo que su colaboración con el director Emilio Fernández le permitió completar una trilogía heterogénea que resume sus méritos y favorece que, aún hoy, el público la trate regiamente.

Como una soberana ideal del cine hablado en español, María abordó todos los géneros, y lo hizo bien.

Igual que su país: "tan cerca de Estados Unidos y tan lejos de Dios", parecía inevitable que la devorara la máquina de los sueños de Hollywood. Pero se resistió. Su argumento fue que no quería aprender inglés ni le gustaban los papeles de india que le ofrecían: "No nací para cargar canastos", "me ofrecen papeles de india y las indias las hago en mi país, en el extranjero sólo encarno a reinas" dijo. Si algo perdió con esta decisión, lo compensó con la adhesión popular y la admiración de los intelectuales de su país y del Viejo Mundo.

Su biógrafo más conocido, Paco Ignacio Taibo, hace notar en su obra —obviamente bautizada como "La Doña"— que María Félix no sólo poseía "una belleza singular". También era fundamental en ella el contraste con las actrices "tradicionalmente sumisas" de su país.

El escritor mexicano Carlos Monsiváis la describió como "una sucesión de atavíos, 'close-ups', actitudes y frases memorables" y también como "la persona que veía en el lujo la escenificación de sus fuerzas interiores". Sobre todo, María Félix —en cuyo honor fueron bautizadas miles de mujeres— fue el sueño de generaciones de latinoamericanos y no latinoamericanos. "Tanta y tan intensa es su hermosura, que duele", dicen que dijo Jean Cocteau cuando la conoció. No fue el único piropo. Su amigo Diego Rivera le dedicó un autorretrato "a María Reina de los Ángeles Félix, quien millones de gentes admiramos y amamos pero a quien nadie querrá tanto como yo". El propio Rómulo Gallegos le subrayó en una edición de su libro Doña Bárbara una frase: "Agua clara del remanso donde los cielos se miran". Al margen, el escritor anotó: "Ésta, María, eres tú". Agustín Lara, uno de sus cinco maridos, optó por el homenaje más perdurable: "María bonita", cantada por miles de enamorados a lo largo del tiempo y a lo ancho del mundo.

Nada, sin embargo, empañó el cariño y la admiración que le tenían los mexicanos. El día de sus funerales, el público apostado en el camino hacia el Cementerio del Panteón Francés, junto con las flores, las pancartas y las fotos de la actriz le gritaba: "¡Viva María Bonita!", "¡Viva La Doña!".
María Félix ha dicho en varias entrevistas: " Yo no soy ejemplo de nada ".
Pero ha demostrado con su talento, inteligencia y esfuerzo que alcanzar las metas que ella se propuso no son imposibles, que hay que disciplinarse y luchar por lo que uno quiere, no es al azar que ella eligiera como título para su autobiografía " Todas mis guerras ".
Antoine Tzapoff, la última pareja sentimental de María Félix, la pintó en varias ocasiones. Como en este cuadro de 1981.


María Félix (8 abril 1914 a 8 abril 2002) fue una actriz mexicana, considerada por muchos como la más emblemática protagonista femenina de la Edad de Oro del cine mexicano , conocida por sus personajes cinematográficos duras más grandes que la vida. Fue nominada a cinco premios Ariel , de la que ganó tres para Enamorada , Río Escondido , Doña Diabla y un especial premio Golden Ariel por su contribución al cine. Ella era conocida más comúnmente, especialmente en sus últimos años, por La Doña .


Nació María de los Ángeles Félix Güereña en Álamos , Sonora , México el 8 de abril de 1914. Era la novena de doce hijos de Bernardo Félix, descendiente del Yaqui (una tribu mexicana) y Josefina Güereña, que era española. Sus hermanos fueron: Josefina, (María de la) Paz, Bernardo, Miguel, (María de las) Mercedes, Fernando, (María del) Sacramento, Pablo, Victoria Eugenia, Ricardo y Benjamín.

En 1931 se casó con Enrique Álvarez Alatorre, un vendedor a quien conoció en Guadalajara. Él era el padre de su único hijo, el actor Enrique Álvarez Félix (1935-1996). La pareja se divorció en 1938. Vivío con sus padres hasta 1939, cuando viajo con su hijo a la Ciudad de México.  Poco después, su ex marido tomó la custodia de su hijo, al que más fue capaz de recuperarse en 1943.

María Félix fue descubierta por el empresario Fernando Palacios en la Ciudad de México . Los Hermanos Calderón, cineastas famosos de México, la llevaron a Hollywood , donde conoció a Cecil B. DeMille , que  le ofreció trabajo en la Metro-Goldwyn-Mayer . María se negó, con el deseo de trabajar en México. Palacios le presentó al director de cine Miguel Zacarías , quien le daría la oportunidad de protagonizar El Peñón de las Ánimas , junto a Jorge Negrete .

En 1943, actuó en Doña Bárbara , dirigida por Fernando de Fuentes e inspirada en la novela del escritor venezolano Rómulo Gallegos . De Fuentes aumentó su popularidad con películas como La Mujer sin Alma (1944) y La devoradora (1946); esta última película la convirtió en un icono  del cine mexicano durante la década de 1940. Ella declinó trabajar en Hollywood, afirmando que los estadounidenses sólo le  ofrecerían papeles de  nativos americanos ; como resultado, nunca alcanzado la fama en los Estados Unidos como lo había hecho en América Latina y algunas partes de Europa . Félix , fue considerado para el papel de "la perla de Chávez" en Duelo al sol (1945)

La pintura surrealista Leonora Carrington le hizo este doble retrato.
En 1945, Félix filmó Vértigo , dirigido por Antonio Momplet. Según Félix, a causa de esta película, ella y Dolores del Río confundieron sus caminos por un breve período de tiempo. La película había sido escrito para Del Río, pero por error, el mensajero enviado la película a Félix. Por su parte, Del Río terminó la filmación de la película La Selva de Fuego.  En 1946, ella trabajo con el  director Emilio Fernández , con quien hizo las películas Enamorada (1946), Río Escondido (1947) y Maclovia (1948) , y llego el lanzamiento de su carrera en Europa.

En España realizará tres importantes películas: Mare Nostrum (1948), Una mujer cualquiera (1950) y La noche del sábado (1950, las tres de Rafael Gil. En 1951, filma la co-producción franco-española La corona negra (1951), filme del argentino Luis Saslavsky basado en un argumento de Jean Cocteau. De España pasará a Italia, donde realizó Incantessimo Trágico (1951) y Mesalina (1951), de Carmine Gallone, en su momento, la cinta más cara del cine italiano.

En 1952, María conquista el mercado argentino gracias a la cinta La pasión desnuda, del cineasta argentino Luis César Amadori. En ese mismo año María regresa a México. Concluye su relación laboral con Cesáreo González en la cinta Camelia. Su estancia en el país se basará principalmente en su matrimonio con Jorge Negrete, su otrora enemigo, y con quien filma la cinta El rapto, dirigida por Emilio Fernández, y que será la última cinta del "Charro Cantor"..

Tras la muerte de Negrete, María regresa a Europa. En Francia realizará las cintas La Belle Otero (1954) y Les Héros sont Fatigués (1955), esta última al lado de Yves Montand. Sin embargo, la cinta más importante de María en este periodo es French Cancan (1954), del gran director francés Jean Renoir, al lado del mítico actor francés Jean Gabin. Su última cinta rodad integramente en Europa, fué la cinta española Faustina, de Jose Luis Sáenz de Heredia.

A su regreso a México en 1955, María, convertida ya en figura mítica del cine, se dará el lujo de elegir sus propias cintas, directores y hasta co-estrellas. Este periodo de su carrera se caracterizó por la realización de cintas ambientadas en la época de la Revolución Mexicana. Este ciclo comienza con La Escondida (1955). En este filme, asi como en Canasta de cuentos mexicanos (1955) y Café Colón (1958), alterna de nuevo junto a junto a Pedro Armendáriz, única figura que no podía opacar en la pantalla. En 1956 estelariza Tizoc (1956), al lado de Pedro Infante, cinta que sin embargo no fue del agrado de la actriz a pesar de su éxito internacional. Eventualmente realiza Flor de Mayo (1957), con el actor estadounidense Jack Palance, y los melodramas Miércoles de Ceniza (1958) y La estrella vacía (1958), esta última, basada en la novela de Luis Spota. Para compensarla, el mismo director de Tizoc (Ismael Rodríguez) le crea un vehículo genial para su lucimiento: La cucaracha, donde el director explota al máximo la recia personalidad de María, llevandola a interpretar por primera vez un personaje distinto: una soldadera, una "mujer de abajo". En la cinta, María alterna por única vez con Dolores del Río, la otra Diva del Cine Mexicano. En 1959 realiza las co-producciones Sonatas] (1959), de Juan Antonio Bardem, así como a la producción franco-mexicana La Fievre Monte a El Pao (Los ambiciosos), dirigida por Luis Buñuel.

En los años 60, la presencia de María solo se limita a unas cuantas películas, siendo las más destacadas Juana Gallo (1960) y Amor y sexo (Safo '63), (1963), cinta de Luis Alcoriza. En 1970, filma La Generala, la que sería su última cinta. La telenovela mexicana La Constitución (1970), dirigida por Ernesto Alonso, será su último trabajo profesional como actriz.


A nivel personal su primera matrimonio (1931-1938) fué con el agente de ventas de cosméticos Enrique Álvarez Alatorre. Con el procreó a su hijo, el también actor Enrique Álvarez Félix. La inesperada muerte de Álvarez Félix a consecuencia de un paro cardiaco en 1996, sumió a María en una profunda tristeza, aunque en público siempre demostró una gran entereza.

Su segundo matrimonio fué con el célebre compositor Agustín Lara "el músico-poeta". María fué admiradora de Lara desde la adolescencia. Ellos se conocieron de forma accidental y poco cordial en una cabina telefónica en la calle de Reforma. Algún tiempo después, fueron presentados formalmente por un amigo en común, el actor Tito Novaro a partir de ese momento la pareja inició una relación amorosa sumamente publicitada, que culminó en matrimonio en 1945. Lara inmortalizó a María en una enorme cantidad de canciones, tales como Humo en los ojos, Cuando vuelvas, Dos puñales y sobre todo el célebre tema María Bonita, compuesto en Acapulco durante su luna de miel, y que él estrenó en una serenata para ella con Pedro Vargas. María Bonita se convertirá en una de las canciones mas populares de Lara a nivel mundial y el el hinmo indiscutible para María en cualquier lugar donde se presentaba. Sin embargo, los celos excesivos de Lara pusieron fin a su relación en 1947. La misma María afirmó que en un ataque de celos violento, Lara incluso intentó matarla.6 La separación fué inminente.

Tras su separación de Lara, María se la relaciono con  el magnate Jorge Pasquel, el torero Luis Miguel Dominguín y el actor argentino Carlos Thompson. A este último, lo conoció en Argentina durante el rodaje de La pasión desnuda (1952). La pareja estuvo a un paso de llegar al altar, pero en el ultimo momento María se arrepintió.

En 1953, cuando María regresaba a México tras su estancia en Europa y Argentina, se reencuentra con un "viejo enemigo": el actor y cantante Jorge Negrete. A diferencia de su difícil primer encuentro 10 años atras en el rodaje de El peñón de las ánimas, ahora María encontro a un Negrete, según sus propias palabras, "rendido a sus pies". Tras un breve romance, la pareja contrajo matrimonio en una cermonia tumultuosa, transmitida por radio a toda Latinoamérica, relizada en la Finca de Catipoato, en Tlalpan, propiedad de María. Por desgracia. Negrete ya estaba enfermo cuando el matrimonio se llevóa a cabo. Negrete falleció once mese después en un hospital en Los Angeles, California, mientras María se encontraba en Europa filmando La Belle Otero.

En su estancia en Francia, María conoció a traves de la pintora Leonor Fini, al escritor francés Jean Cau, asistente del escritor Jean Paul Sartre. Con Cau, María también vivió un  romance.

En 1956, María contrae matrimonio por cuarta ocasión, ahora con el banquero francés Alexander Beger, con quien vivirá entre México y Francia, y de quien enviuda 18 años después.

A partir de entonces, María se retira de la vida pública de manera parcial para dedicarse a una de sus grandes pasiones: los caballos. Algunos de sus ejemplares llegaron a ganar importantes premios hípicos internacionales. Su última pareja sentimental fue el pintor francés Antoine Tzapoff.

La prensa especuló una fuerte rivalidad entre María y Dolores del Río, la otra diva del cine mexicano. Acerca de esta "rivalidad" María Félix, dijo en su autobiografía en 1993: "Con Dolores no tuve ninguna rivalidad. Al contrario éramos amigas y siempre nos tratamos con mucho respeto, cada una con su personalidad. Eramos completamente distintas: Ella refinada, interesante, suave en el trato, y yo en cambio enérgica, arrogante y mandona".

Al morir se le hizo un homenaje en Bellas Artes, “La Doña” fue sepultada en el Panteón Francés de la Ciudad de México, y reposa junto a los restos de sus padres y su único hijo, Enrique Álvarez Félix.

http://es.wikipedia.org/wiki/Mar%C3%ADa_F%C3%A9lix
http://latinfashionews.com/2012/04/felix/
http://www.mariafelix.com.mx/mujer.html
http://en.wikipedia.org/wiki/Mar%C3%ADa_F%C3%A9lix
http://www.telefuerza.com/sabias_que/mostrar.php?id=731

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más