Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Actriz directora de cine Escultora Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte abogada compositora Profesora Política investigadora medica Arquitecta Fotógrafa Maestra Filosofa Historiadora Rosas para todas nuestras heroínas fotografa Ilustradora Mujeres Creadoras Socióloga dibujante Artista plástica guionista Educadora Literatura Pintura literata química Antropologa bailarina sindicalista Ecologista Pedagoga Diseñadora Novelista Psicóloga coreógrafa feminista y activista por los Derechos Humanos jurista Descubridora Fisica Narradora Teologa científica cineasta pianista urbanista Anarquista Artesana Cuentista Documentalista Economista Enfermera Filóloga Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Jueza Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

sábado, 5 de julio de 2014

Gitanas



 Los(as) ciudadanos(as) aún tienen prejuicios muy fuertes sobre el modo de vida de los(as) gitanos(as). El miedo frente a lo que no conocemos produce discursos de resistencia que alimentan estereotipos y características negativas de otros pueblos. La sociedad gitano-española se encuentra enfrentando nuevos desafíos para mantenerse en la actual globalización de ideas, costumbres, etc.; las mujeres gitanas españolas 
siguen siendo víctimas de prejuicios dentro de sus culturas: el constante miedo al apayamiento por el deseo de estudiar, de conocer el mundo y sus diversidades; por no aceptar más el antiguo rol de la mujer sumisa, por querer independencia. Hay todo un discurso frente a esos cambios de mentalidades de las gitanas a fi nales del siglo XX e inicios del XXI que intenta frenar su desarrollo intelectual.

 Los aportes feministas lograron justamente fortalecer otro discurso respecto a la identidad de las mujeres, este también fue utilizado por las mujeres gitanas para reafirmarse, reconstruirse como agentes activos de cambios sociales.  Fernanda Pattaro Amaral



Las mujeres gitanas viven tiempos de cambio en los que tratan de hacer compatible su identidad gitana con el logro de una mayor autonomía en una sociedad que, por otra parte, mantiene fuertes estereotipos racistas. 
En ese contexto, aumenta la vulnerabilidad de las mujeres gitanas a sufrir violencia de género en la medida en que les dificulta la toma de decisiones, porque como refleja Carmen González  (2006), en general: 
□ Tratan de evitar conflictos en el seno de sus relaciones para que no trasciendan a su entorno. 
□ Pesa sobre ellas el control y observación de sus conductas por su comunidad, y cuando  transgreden, son desprestigiadas.
□ Tratando de responder a los mandatos tradicionales y a los modernos, viven dobles vidas,  triples jornadas, trabajos visibles e invisibles y esfuerzos reconocidos y no reconocidos.  Se les alienta a avanzar, al mismo tiempo que se interpreta como abandono de identidad 
cultural.
□ Cuando tratan de salvaguardar su identidad, se radicalizan modelos femeninos tradicionales, rasgos culturales identificatorios, que se relacionan más con la subordinación que con la autonomía.
En el informe realizado por la Fundación Secretariado Gitano sobre el seguimiento de la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación contra la Mujer de 1979 (2009) en relación al artículo 3 de la Convención, se explicaba que:
“El desconocimiento existente desde la cultura mayoritaria hacia la gitana limita el acceso de las mujeres a los recursos normalizados de atención a víctimas de violencia de género contra las mujeres. Y otra de las razones por las que pocas mujeres acceden a estos recursos, es el hecho de que en la mayoría de las ocasiones este acceso está condicionado por la  interposición de la denuncia. Para muchas gitanas, denunciar al agresor significa reconocer  que los recursos internos de la propia comunidad no han funcionado para resolver el problema, además de denunciar a un miembro de su propia comunidad ante una institución  no gitana, lo que puede implicar un rechazo o ruptura con su comunidad, y pocas personas están dispuestas a renunciar a sus vínculos y grupo de pertenencia. Es preciso por tanto tener en cuenta estas dificultades y tratar de adecuar estos servicios a las necesidades de las gitanas, ya que al no existir estas medidas en la actualidad, está dejando sin respuesta a muchas mujeres gitanas.”
Es decir, el control social en su contexto es un obstáculo para la defensa de sus derechos ante la violencia, al que se suma su desconfianza en las instituciones de una sociedad en la que persisten prejuicios raciales. 
Por lo que respecta a la población gitana, es preciso señalar que el “Plan de Acción para el desarrollo de la población gitana 2010-2012”, aprobado por el Consejo de Ministros de 9 de abril de 2010, prevé la realización de estudios sobre violencia de género.

file:///C:/Users/t2003/Downloads/2012%20guia%20violenciaFEMP..pdf
http://publicaciones.unisimonbolivar.edu.co/rdigital/educacion/index.php/educacion/article/viewFile/227/217
http://article.wn.com/view/2014/05/11/La_nueva_pagina_web_especifica_sobre_la_ensenanza_de_adultos/

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más