Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Escultora Actriz directora de cine Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte compositora abogada Profesora Política investigadora Arquitecta medica Fotógrafa Maestra Filosofa Rosas para todas nuestras heroínas fotografa Ilustradora Mujeres Creadoras Historiadora Artista plástica Socióloga dibujante guionista Literatura literata química Antropologa Educadora Pintura bailarina sindicalista Diseñadora Ecologista Novelista Pedagoga Psicóloga coreógrafa feminista y activista por los Derechos Humanos jurista Descubridora Fisica Narradora Teologa científica cineasta pianista urbanista Anarquista Artesana Cuentista Economista Enfermera Filóloga Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Documentalista Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Jueza Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

viernes, 26 de junio de 2015

Juana Paula Manso


Juana Paula Manso nace en Buenos Aires el 26 de junio de 1819 y muere en el mismo lugar el 24 de abril de 1875. Es considerada como una de las primeras feministas argentina.
A los 20 años la vida de Juana pega un vuelco cuando debe emigrar a Montevideo por las persecuciones que su familia recibía del gobierno de Juan Manuel de Rosas. En 1842 la familia sufre un nuevo exilio, está vez el destino sería Brasil. Juana contrae matrimonio con el violinista Francisco de Saá Noronha, del que luego se separa; con él tiene dos hijas.
Fiel a su vida, criticó al racismo, a la esclavitud y a los modos de una sociedad dormida que sojuzgaba a la mujer. Juana Manso luchó por la educación de la mujer, quería una mujer independiente que bajo las leyes por los hombres creadas se veía enajenada de su libertad y excluida de las cuestiones vitales de la sociedad. Desde sus escritos denuncia el sometimiento del que son víctimas las mujeres desde la más temprana edad, obligándolas a dejar de ser un ente individual para convertirse en una cosa que debe ser tutelada y cuya única misión en la vida es ser reproductora de hijos. A su vez, deja en claro la condición de esclavitud a la que es sometida la mujer, primero al padre y al hermano y después al marido.
Esta maestra se destaca por su aporte en el campo de la educación, en donde se puede acentuar su interés en la inclusión de la mujer, en formar personas con conciencia del deber, su fe en la educación popular, que sea gratuita y laica. Consideraba que la educación de su tiempo no se adecuaba al verdadero fin de formación de ciudadanos. Por esto peleó para terminar con los castigos físicos que eran impartidos y para eso propuso que se dejara al niño aprender en libertad. Fue propulsora de los Jardines de infantes.
Juana Manso fue una defensora de las ideas educativas de Sarmiento, con quien compartía la consigna de una escuela pública y mixta. Sarmiento la nombró como directora de la escuela N° 1, que funcionó con las características pedagógicas que promulgaba. Experiencia que duró 6 años, al cabo de la cual, luego de tener que acatar decisiones de las cuales no estaba de acuerdo, elevó su renuncia.
Otra de sus facetas es la mujer periodista, que en épocas donde una mujer no era bien vista en esos ámbitos, ella pretendió tener su público en la mujer porteña. En 1954 nace Álbum de Señoritas, del cual era redactora y propietaria; periódico destinado, como ella aclara en su primer número, a emancipar a las mujeres de las preocupaciones torpes que le prohíben hacer uso de su inteligencia, enajenando su libertad y hasta su conciencia a autoridades arbitrarias. Su proyecto se vio truncado por no poder sostenerse económicamente y, aunque fue una decepción para la escritora, pronto se vería envuelta en nuevos proyectos que vendrían en su pluma.
Juana fue esto y muchísimo más, su vida y obra excede lo que se pueda contar en estas líneas. Ella es una de las pioneras, le debemos el haber roto con el estereotipo de mujer de su época y abrir las puertas para que muchas otras mujeres puedan seguir su camino.

"Quiero probar que la inteligencia de la mujer, lejos de ser un absurdo o un defecto, un crimen o un desatino, es su mejor adorno, es la verdadera fuente de su virtud y de la felicidad doméstica. La sociedad es el hombre: él solo ha escrito las leyes de los pueblos,  sus códigos; por consiguiente, ha reservado toda la supremacía para sí; el círculo que traza en derredor de la mujer es estrecho inultrapasable (sic), lo que en ella clasifica de crimen, en él lo atribuye a la debilidad humana; de manera que, aislada la mujer en medio de su propia familia, de aquella de que dios la hizo parte integrante, segregada de todas las cuestiones vitales de la  humanidad por considerarse la fracción más débil, son con todo obligadas a ser ellas las fuertes y ellos en punto a tentaciones, son la fragilidad individualizada en el hombre."

Juana Manso



Juana Manso sobre la inteligencia de la mujer

Feminista incansable, fundadora del reconocido semanario Álbum de Señoritas, Juana Paula Manso nació el 26 de junio de 1819, en plena época de guerras revolucionarias en los territorios sudamericanos. Hija de un agrimensor español radicado en Buenos Aires en 1799, partidario de la revolución y luego fiel rivadaviano, en 1826, Juana fue inscripta en la escuela porteña para niñas de Monserrat, que regenteaba entonces la Sociedad de Beneficencia. 

Hacia 1840, la familia Manso fue una de las tantas exiliadas del periplo rosista. Afincados en Montevideo, Juana comenzó a dar clases de francés y castellano para aportar a los ingresos familiares, hasta que se animó a abrir en su casa el “Ateneo de Señoritas”, una escuela privada para las niñas de elite. Por entonces, también comenzó a publicar sus primeros poemas en periódicos antirosistas como El Nacional y El Constitucional, aunque firmados bajo el seudónimo de Mujer Poeta.

Más tarde, la familia Manso debió emigrar a Río de Janeiro, donde Juana conoció al violinista portugués Francisco de Saá Noronha, con quien se casó en 1844 y tendría dos hijas. La familia probó suerte en Estados Unidos y en Cuba, pero debió regresar al Brasil. Si bien fue un fracaso económico, en otro aspecto, Francisco logró dar algunos conciertos y Juana se interesó notablemente en el sistema educativo norteamericano.

Estando en Brasil nuevamente, Juana comenzó a escribir novelas y obras teatrales y a difundirlas a través de su nuevo Jornal das Senhoras, fundado en 1851. Entre sus escritos, se encontraba Los misterios del Plata, en el que intentaba describir el “misterio” del rosismo. En su periódico, la emancipación de la mujer, el rechazo al esclavismo y la educación son algunos de los principales temas tratados.

Hacia fines de la década de 1850, ya derrotado Rosas, Juana Manso, con más de treinta años y separada de su esposo,  regresa a Buenos Aires, decidida a emprender en la ciudad del plata las mismas actividades culturales y educativas que había desarrollado en sus otros destinos. Es así que nace la idea del Album de Señoritas, un semanario feminista, educativo y anticlerical, el cual, no obstante lo novedoso de la idea, no iba a tener demasiado éxito.

En 1859, el escritor José Mármol la presentaría a Domingo F. Sarmiento, quien la promovería a directora de la Escuela Normal Mixta Nº1, en el barrio de Monserrat. Al poco tiempo, se hizo cargo de los Anales de la Educación Común, órgano creado por Sarmiento para difundir su política educativa. Manso difundía ideas de avanzada, apelando a la reflexión educativa en contra de la pedagogía del castigo. Mientras tanto, se dedicó a traducir obras que le pedía Sarmiento, a realizar obras de difusión cultural y a seguir escribiendo. Entre otros textos, en 1962 redactó el Compendio de historia de las Provincias Unidas del Río de la Plata, un manual para difundir en las escuelas.

Con Sarmiento como interventor en San Juan, debió combatir sola, desde los Anales, contra los prejuicios de la época, para sostener la idea de la educación mixta, tarea que se hizo más cuesta arriba cuando se convirtió al anglicanismo. La escuela mixta fracasaba y ella, ya considerada “la loca”, presentaba su renuncia. En conferencia o debate en el que estuviese, era abucheada e insultada, por el pecado de animarse a desarmar la muralla de conservadurismo de la sociedad de época.

Pero tendría revancha. La nueva oportunidad se presentaba con la llegada de Sarmiento a la presidencia, en 1868. Fue la primera mujer vocal del Departamento de Escuelas y luego de la Comisión Nacional de Escuelas, fundó más de 30 escuelas e introdujo el inglés y los concursos de méritos. 

Cansada de tanta batalla, fallecería con apenas 55 años, el 24 de abril de 1875. La recordamos con una frase de su sello: la defensa de la mujer.

Fuente: Felipe Pigna, Mujeres tenían que ser, Buenos Aires, Editorial Planeta, 2011.

http://es.slideshare.net/piera2010/vida-y-obra-de-juana-manso
www.elhistoriador.com.ar
http://www.elhistoriador.com.ar/frases/miscelaneas/juana_manso_sobre_la_inteligencia_de_la_mujer.php
http://es.wikipedia.org/wiki/Juana_Manso
http://www.ellitoral.com/index.php/diarios/2015/05/30/nosotros/NOS-12.html
http://revistafurias.com/una-mujer-frontal-juana-manso/


No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más