Acerca de nosotras ·

domingo, 8 de enero de 2017

Las mujeres del confort siguen exigiendo justa reparación al gobierno de Japón


 La estatua de una adolescente sonriente en traje tradicional coreano sentada en una silla, con los pies desnudos, con las manos sobre el regazo, con los ojos fijos en la Embajada de Japón en  una calle estrecha en el centro de Seúl  fue colocada en 2011, solicitando justicia para esas mujeres terriblemente maltratadas . 

La estatua, llamado el Monumento a la Paz, fue financiado con donaciones de los ciudadanos y se instaló con la presencia de  cinco mujeres de entre 80 y 90 años, que se encontraban entre las miles que fueron forzadas a la esclavitud sexual por el ejército japonés durante la Segunda Guerra Mundial, en una protesta frente a la embajada, que han llevado a cabo semanalmente durante varias decenas de  años.

Para ellas y para muchos otros coreanos, la estatua - colocada de forma que los diplomáticos japoneses la vieran cuando salen de su embajada - lleva un mensaje claro: Japón debe reconocer lo que hizo con al menos 200.000 mujeres asiáticas, en su mayoría coreanas,  de las que los historiadores dicen que eran forzadas o inducidas a trabajar como prostitutas en burdeles de primera línea para los soldados japoneses.
El asunto se ha actualizado debido a que Japón ha llamado a consultas a dos de sus diplomáticos en Corea del Sur por la estatua  erigida por un grupo civil en diciembre frente a su consulado en la ciudad surcoreana de Busan.



Una estatua de una niña recuerda a " las mujeres de solaz" coreanas fuera del consulado japonés en Busan, 

La cuestión de las "mujeres de confort", como fueron llamados por los militares japoneses, es una de las disputas más delicadas que se derivan del dominio colonial de Japón sobre Corea de 1910 a 1945. Las autoridades japonesas se han disculpado pero insisten en que el problema se resolvió en el tratado de 1965 que la normalización de relaciones entre los dos países.
En 1995, Japón se ofreció a establecer un fondo de  mil millones de yenes   para las víctimas. Pero las mujeres rechazaron este plan, ya que el dinero habría venido de donaciones privadas, no del gobierno. Ellas han estado insistiendo sobre  la  necesidad de que reparaciones vengan del gobierno japones.



http://www.nytimes.com/2011/12/16/world/asia/statute-in-seoul-becomes-focal-point-of-dispute-between-south-korea-and-japan.html
http://www.nytimes.com/2017/01/06/opinion/no-closure-on-the-comfort-women.html
http://cnnespanol.cnn.com/2017/01/06/una-controvertida-estatua-de-una-mujer-de-confort-desata-la-tension-diplomatica-entre-corea-del-sur-y-japon/#0

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más