Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora feminista Poeta Pintora Artista Cantante Actriz Periodista Música activista Escultora directora de cine Política Defensora de derechos humanos abogada compositora Arte Fotógrafa Profesora Maestra investigadora medica Arquitecta Socióloga Filosofa Historiadora Ilustradora dibujante fotografa Rosas para todas nuestras heroínas Educadora Mujeres Creadoras Novelista bailarina pianista química Artista plástica guionista Diseñadora Pintura coreógrafa sindicalista Literatura Psicóloga jurista literata Ecologista Pedagoga ceramista cineasta Narradora Documentalista Dramaturga feminista y activista por los Derechos Humanos urbanista Anarquista Descubridora Economista Fisica Poetisa Teologa científica matemática Actriz de teatro Artesana Cuentista Diseñadora gráfica Enfermera Filóloga Jueza Psicologa cantautora Artesana alfarera Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Compositora de música Directora de orquesta Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Naturalista Psicoterapeuta Rapera diplomatica mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

jueves, 19 de julio de 2018

Concha Méndez Cuesta poeta


Concepción Méndez Cuesta (Madrid, 27 de julio de 1898 - México, 7 de diciembre de 1986), conocida como Concha Méndez, fue una escritora española contemporánea de la generación del 27,​ especialmente conocida por su obra poética.


De familia rica, recibe educación en un colegio francés, lo que se percibe quizá en sus primeros versos. Aficionada a los deportes, destacó en la gimnasia y la natación, deporte este último en el que consiguió ganar algunos campeonatos.​ Los veranos los solía pasar en familia en San Sebastián, donde en el año 1919 conoce a Luis Buñuel, quien se convertirá en su primer novio. Esta relación duró siete años, durante los cuales Concha, que era amiga de Maruja Mallo,​ se relaciona con Luis Cernuda, Rafael Alberti y Federico García Lorca.

En 1926 publica Inquietudes (1926), dos años después Surtidor y más tarde Canciones de mar y tierra (1930).​ En ese periodo se vería influida por Maruja Mallo, con quien comparte lo que se ha llamado su “primer exilio”.​

Habiendo abandonado siendo muy joven, la casa paterna,​ inició un periplo que la llevaría desde Londres, a Montevideo y Buenos Aires, donde contactó con Guillermo de Torre, escritor y crítico que dirigía la sección de letras del diario La Nación, donde comenzó a publicar un poema por semana. En ese país del cono sur hizo amistad con Consuelo Berges que la ayudaría en el continente americano. De ese periodo es Canciones de mar y tierra (1930).

Regresó a España, donde comenzó a frecuentar las tertulias del café Granja El Henar (1931), donde Federico García Lorca le presentó al impresor malagueño Manuel Altolaguirre, con quien se casaría al año siguiente,​ (siendo testigos Federico García Lorca, Juan Ramón Jiménez, Jorge Guillén y Luis Cernuda). Juntos crean la imprenta La Verónica en una habitación del hotel Aragón, y empiezan a editar la revista Héroe, en la que aparecerán obras de Juan Ramón, Unamuno, Pedro Salinas y Guillén.​ Se inicia entonces su interés por el teatro infantil y el cine, aunque no llega a publicar nada relacionado, y sí poesía de tendencia vanguardista, en obras como Vida a vida (1932), Niño y sombras (1936) y Lluvias enlazadas (1939).​ Viven de 1933 a 1935 en Londres, donde pierde el primer hijo que estaba esperando (experiencia que reflejaría en su libro Niño y sombra publicado en 1936) y el feliz nacimiento en 1935 de su hija Paloma. Junto a su marido, activo impresor, contribuye a la difusión de la obra del grupo de la generación del 27, editando colecciones de poesías y revistas como Poesía, 1616 (título que hacía referencia al año de la muerte tanto de Shakespeare como de Cervantes), y Caballo verde para la poesía (dirigida por Pablo Neruda).


El matrimonio y su hija regresaron a España de 1935, y al estallar la Guerra Civil Española, ambos tomaron partido por la República, aunque pronto ella y su hija abandonaron Madrid,​ mientras su marido permaneció en España. Tras residir en Inglaterra, Bélgica y Francia, regresó a Barcelona para reunirse con su marido, camino ya del exilio.​ Se trasladan a París, donde les recibió Paul Éluard, y más tarde a La Habana, donde permanecieron hasta 1943 coincidiendo allí con otros muchos exiliados. En su exilio en Cuba, establecieron otra imprenta llamada igualmente La Verónica y publicaron una colección poética que llamaron El ciervo herido, entre 1939 y 1943. En 1944 se trasladaron a México donde Altoaguirre la abandonó por la cubana María Luisa Gómez Mena (años más tarde morirían ambos en un accidente cuando volvían del festival de cine de San Sebastián, en 1959 en España).

Agua pura corría
por el piano.
Dulcemente salía
del cauce de sus manos.

La nostalgia dormía.
Y dormía el Ocaso.
La Música bebía
el agua de su vaso.

Concha siguió publicando poemas en Hora de España, donde publicó su prólogo de El Solitario (Nacimiento), en 1938 (las dos entregas o actos siguientes se publicarían en La Habana en 1941 y en México en 1945), drama poético en tres actos. En 1944 publicó Villancicos de Navidad y Sombras y sueños. De 1944 a 1979, dejó de publicar, aunque en el año 1976 se editó una Antología poética. En 1979 apareció su último libro Vida o río. Nunca regresó a España, salvo un viaje a Madrid en 1966, tras el cual volvió a residir en México hasta su fallecimiento en 1986.6​1​

En 1991 se publicaron sus Memorias habladas, memorias armadas, obra compilada a partir de unas cintas que había ido grabando su nieta, Paloma Ulacia Altolaguirre.


Se desprendió mi sangre para formar tu cuerpo.
Se repartió mi alma para formar tu alma.
Y fueron nueve lunas y fue toda una angustia
de días sin reposo y noches desveladas.

Y fue en la hora de verte que te perdí sin verte.
¿De qué color tus ojos, tu cabello, tu sombra?
Mi corazón que es cuna que en secreto te guarda,
porque sabe que fuiste y te llevó en la vida,
te seguirá meciendo hasta el fin de mis horas.


Su obra poética está recogida en Poemas 1926-1986.

Sus tres primeros libros, Inquietudes, Surtidor, Canciones de mar y tierra constituyen una trilogía caracterizada por la influencia del Alberti neopopularista y por la incorporación al verso de todo aquello que en los años veinte representaba la modernidad:​ el deporte, el cine, los automóviles.

Una voz más depurada y personal, menos colorista y lúdica, muestra en Vida a vida. Continúa el tono autobiográfico en Niño y sombras, elegía a un niño, su primer hijo, que no llegó a nacer. Esos dos libros, junto a unos pocos poemas nuevos escritos durante la guerra, se reeditan en Lluvias enlazadas. Poco queda de la poetisa de los años veinte, toda alacridad y gracia, en Sombras y sueños, de 1944.


Me gusta andar de noche las ciudades desiertas, 
cuando los propios pasos se oyen en el silencio.
Sentirse andar, a solas, por entre lo dormido,
es sentir que se pasa por entre un mundo inmenso.

Todo cobra relieve: una ventana abierta,
una luz, una pausa, un suspiro, una sombra...
Las calles son más largas, el tiempo también crece.

¡Yo alcancé a vivir siglos andando algunas horas!






http://elcorreoweb.es/aladar/tiradme-piedras-y-hare-monumentos-XK1936743
http://www.ideal.es/culturas/libros/punto-ciego-generacion-20170701223141-nt.html
https://es.wikipedia.org/wiki/Concha_M%C3%A9ndez
https://www.poemas-del-alma.com/concha-mendez.htm
http://elcorreoweb.es/aladar/tiradme-piedras-y-hare-monumentos-XK1936743

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más