Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora feminista Poeta Pintora Artista Cantante Actriz Periodista Música activista Escultora directora de cine Política Defensora de derechos humanos abogada compositora Arte Fotógrafa Profesora Maestra investigadora medica Arquitecta Socióloga Filosofa Historiadora Ilustradora dibujante fotografa Rosas para todas nuestras heroínas Educadora Mujeres Creadoras Novelista bailarina pianista química Artista plástica guionista Diseñadora Pintura coreógrafa sindicalista Literatura Psicóloga jurista literata Ecologista Pedagoga ceramista cineasta Narradora Documentalista Dramaturga feminista y activista por los Derechos Humanos urbanista Anarquista Descubridora Economista Fisica Poetisa Teologa científica matemática Actriz de teatro Artesana Cuentista Diseñadora gráfica Enfermera Filóloga Jueza Psicologa cantautora Artesana alfarera Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Compositora de música Directora de orquesta Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Naturalista Psicoterapeuta Rapera diplomatica mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

domingo, 12 de agosto de 2018

Maribel Arias Fernández exiliada republicana

Maribel Arias 

Maribel Arias Fernández (Avilés, 1923)

Hija de Rita Fernández y David Arias, alcalde de Avilés de 1920 a 1923 por parte del Partido Reformista y posteriormente de 1931 a 1933 por parte de Izquierda Republicana. David Arias, hombre comprometido con la realidad social que le rodea, defiende gratuitamente como abogado a muchos de los presos que han participado en la revolución de Asturias de 1934.

Al producirse el golpe de estado militar, la familia se encuentra veraneando en Ribera de Pravia y regresa a Avilés. Cuando el ejército franquista llega al río Nalón, David envía a su mujer y sus cuatro hijos a Santander. Regresan al estacionarse el frente de batalla.

En 1937, poco antes de la caída de Asturias, Maribel embarca junto a sus tres hermanos y su madre en un barco inglés, el “Margaret Rose”, rumbo a Francia. Desembarcan en Burdeos, donde les dicen que no es seguro quedarse en Francia. Así que marchan de nuevo a España, rumbo a Barcelona, donde se reúnen de nuevo con David.

A finales de enero de 1939 marchan todos hacia Francia junto a cientos de miles de republicanos. Primero llegan en camión hasta Puigcerdá, donde sufren un bombardeo. Desde allí tienen que continuar a pie hasta Bourg-Madame. Al llegar a la frontera el gobierno francés todavía no permite la entrada de hombres, solo de mujeres, niños, ancianos y combatientes heridos, así que David queda en zona española, al que no vuelven a ver hasta un año después y Rita pasa la frontera con los hijos, tras lo cual son llevados en tren hasta la Abadía de Noirlac, en el departamento de Cher. Allí se monta un campo de refugiados donde conviven unos 800. Al llegar les inyectan un medicamento que hace que al día siguiente todos están indispuestos, con fiebre. Maribel y otro muchacho de 15 años tienen que atenderles a todos y darles agua sacándola de un pozo.

En abril consiguen comunicarse con el padre de Maribel que durante su estancia en Francia recorre los campos de concentración de Argelés-Sur-Mer, Bram y Montolieu. Ese mismo mes, Maribel y su familia son conducidos al Chateau La Brosse, también en Cher, donde permanecen hasta la llegada del verano en que son enviados a Chateaufer, unas antiguas cuadras donde únicamente hay paja en el suelo y donde permanecen hasta su salida de Francia. Durante su estancia en Francia, Maribel es la responsable de todos los refugiados del campo, al ser la única que sabe hablar francés. Una noche llega a presenciar la muerte de un bebé por congelación.

Gracias a la ayuda de algún amigo de la familia consiguen dinero y pasajes para salir de Francia. En enero de 1940 se reúne toda la familia en Burdeos y embarcan en el buque “De la Salle” rumbo a República Dominicana haciendo escala en Casablanca donde pasan unos días sin poder apearse del barco. El 24 de febrero llegan a Puerto Plata. En Santo Domingo pasan un año tras el cual la familia parte hacia México tras pasar una breve temporada en Cuba. En febrero de 1942 llegan a Veracruz. Desde allí viajan en tren hasta Ciudad de México, donde les esperan muchos refugiados de Avilés. Allí alquilan un pequeño apartamento donde se instala toda la familia. Maribel es la primera de la familia que se pone a trabajar, en unos laboratorios que habían puesto unos refugiados españoles, primero empaquetando medicinas pero en seguida pasa a ser la encargada de la oficina. Permanece en ese trabajo durante 3 años, hasta que decide casarse con un nativo mexicano, a pesar de las reticencias por parte de su familia. En ese momento deja de trabajar. Recuerda que en aquellos años “el marido no la dejaba trabajar casada”. Llega a tener cinco hijos, a los que inculca el respeto hacia España aunque todos son y se sienten profundamente mexicanos.

Hoy asegura sentirse mexicana. Más mexicana que muchos mexicanos.

Fuentes:
Entrevista a Maribel Arias, 10 de marzo de 2012. México DF.
Cartas desde el Exilio (1939 – 1969), de Luis Amado-Blanco y David Arias, con textos de Alicia Alted y Roger González. Ediciones Azucel. 2003.
Portal Movimientos Migratorios Iberoamericanos de la Subdirección General de los Archivos Estatales del Ministerio Cultura de España. (http://pares.mcu.es/MovimientosMigratorios).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más