Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Escultora Actriz directora de cine Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte compositora abogada Profesora Política investigadora Arquitecta medica Fotógrafa Maestra Filosofa Rosas para todas nuestras heroínas fotografa Ilustradora Mujeres Creadoras Historiadora Artista plástica Socióloga dibujante guionista Literatura literata química Antropologa Pintura bailarina sindicalista Educadora Diseñadora Ecologista Novelista Pedagoga Psicóloga coreógrafa feminista y activista por los Derechos Humanos jurista Descubridora Fisica Narradora Teologa científica cineasta pianista urbanista Artesana Cuentista Economista Enfermera Filóloga Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Anarquista Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Documentalista Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Jueza Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

martes, 27 de septiembre de 2011

LAS MUJERES SOBREVIVIENTES DE VIOLENCIA SEXUAL, EN EL CONFLICTO ARMADO DE COLOMBIA DEFRAUDADAS



Cerca del 90% de las decenas de miles de paramilitares que supuestamente se desmovilizaron nunca fueron investigados por violaciones de derechos humanos y, por tanto, pudieron volver libremente a sus comunidades. Como consecuencia, muchos sobrevivientes de violaciones de derechos humanos, incluida la violencia sexual, se han mostrado reacios a denunciar casos a la Unidad de Justicia y Paz.
 Hay muchos casos en que las sobrevivientes han sido amenazadas por sus agresores, que habían vuelto a vivir en el barrio local tras su desmovilización. La pena máxima de ocho años prevista en el proceso de Justicia y Paz también ha servido para disuadir de denunciar la violencia sexual, pues las mujeres temen que el perpetrador pueda estar pronto de regreso en la comunidad. La infiltración que están realizando los grupos paramilitares en ciertos sectores del aparato del Estado, especialmente en las regiones, y la connivencia que sigue existiendo entre estos grupos y algunos miembros de las fuerzas de seguridad, hacen que invariablemente algunos de los paramilitares que regresaron a sus casas o que siguen actuando en otras partes del país sigan teniendo cargos de poder. Por tanto, están en condiciones de seguir menoscabando los derechos de las mujeres a no sufrir violencia y a la justicia.
 El hecho de que no se investiguen los crímenes de violencia sexual en el proceso de Justicia y Paz se ha visto exacerbado por la inexistencia de una estrategia institucional efectiva para investigar la violencia sexual. Uno de los puntos débiles más graves del proceso de Justicia y Paz es que los fiscales generalmente sólo investigan casos en los que ya han confesado paramilitares, lo que resulta problemático, pues los paramilitares no confiesan crímenes de violencia sexual.
 Aunque las ventajas judiciales dependen de que los combatientes paramilitares confiesen sus crímenes, la redacción de la Ley de Justicia y Paz no es lo suficientemente inequívoca, por lo que los combatientes podrían seguir obteniendo ventajas judiciales incluso si no hacen una confesión completa. Los paramilitares no suelen ser sometidos a un proceso exhaustivo de contrainterrogatorio y, por tanto, es difícil determinar si un procesado ha hecho una confesión completa o totalmente sincera. El gran volumen de trabajo de los fiscales hace que las declaraciones de los paramilitares suelan aceptarse sin más. Los fiscales tienden a no interrogar a los paramilitares sobre prácticas como la prostitución forzada y la esclavitud sexual que eran, y siguen siendo, habituales en las zonas del país controladas por los paramilitares. 
Los fiscales también tienden a no preguntar si se cometieron crímenes de violencia sexual cuando se estaban cometiendo crímenes relacionados a menudo con la violencia sexual, como masacres, desplazamientos forzados u homicidios selectivos. Aunque las violaciones de derechos humanos presuntamente cometidas por paramilitares son investigadas por la Unidad de Justicia y Paz, las supuestas violaciones cometidas por miembros de las fuerzas de seguridad son jurisdicción de otras unidades de la Fiscalía General de la Nación, como la Unidad de Derechos Humanos, e incluso son investigadas muchas veces por el sistema de justicia militar, pese al hecho de que, constitucionalmente, estos casos deben ser excluidos de la jurisdicción militar. Por tanto, en los casos de violencia sexual donde hay implicados paramilitares y miembros de las fuerzas de seguridad no existen garantías de que las diferentes unidades compartirán la información. Como consecuencia de ello, las investigaciones son a menudo defectuosas y parciales. 
 Aunque en el proceso de Justicia y Paz la identidad de las víctimas está presuntamente protegida, algunas sobrevivientes de actos de violencia sexual cometidos por paramilitares se han visto obligadas, al hacer sus declaraciones voluntarias, a prestar testimonio delante de sus agresores o de miembros de la comunidad. En otros casos, los fiscales de la unidad han visitado comunidades rurales pidiendo información sobre posibles víctimas de abusos sexuales, o han visitado a sobrevivientes en sus propios domicilios, en zonas donde hay una presencia paramilitar manifiesta.

http://www.amnesty.org/es/library/asset/AMR23/018/2011/es/cd5a3a1c-6cdf-43a0-9ec7-2332c12187a7/amr230182011es.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más