Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Actriz directora de cine Escultora Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte abogada compositora Profesora Política investigadora medica Arquitecta Fotógrafa Maestra Filosofa Historiadora Rosas para todas nuestras heroínas fotografa Ilustradora Mujeres Creadoras Socióloga dibujante Artista plástica guionista Educadora Literatura Pintura literata química Antropologa bailarina sindicalista Ecologista Pedagoga Diseñadora Novelista Psicóloga coreógrafa feminista y activista por los Derechos Humanos jurista Descubridora Fisica Narradora Teologa científica cineasta pianista urbanista Anarquista Artesana Cuentista Documentalista Economista Enfermera Filóloga Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Jueza Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

lunes, 12 de diciembre de 2011

Martina Correia Davis luchadora contra la pena de muerte. U.S.A.






Nuestra amiga y compañera luchadora por los derechos humanos, Martina Correia Davis, murio. Ella dejó de respirar alrededor de 18:28 en 01 de diciembre en Savannah, Georgia, mientras me encontraba cerca de su cama de hospital junto con familiares y amigos. Murió en la paz, a pesar de que sufrió una dolorosa lucha tras el fracaso de un hígado que había recibido una paliza severa en el curso de una década de tratamientos contra el cáncer.


Martina nos cambió y cambió nuestro mundo. Ella dijo la verdad al poder en la forma en que hace un profeta: lleva un mensaje oportuno de los márgenes y de las masas con la convicción de que queremos que nuestros dirigentes en el poder actúen. Pero mientras millones se vienen a escuchar su historia, que comenzó como una voz que clama en el desierto hablando con grupos muy pequeños. La primera manifestación se organizó para su hermano Troy Davis en el 2007 en la capital del estado en Atlanta atrajo a tan sólo cuarenta personas. Ese año, cuando el Estado estableció una fecha de ejecución para Troy Davis, miles salieron y marcharon con nosotros a través de las calles de Atlanta y miles más se reunieron en unos 300 lugares de todo el mundo en solidaridad. La cobertura de los medios tradicionales y sociales de la historia de Davis amplió la audiencia de cientos de millones de personas y alrededor de un millón firmaron las peticiones de clemencia. No hay exageración.


Martina nos necesitaba, al movimiento de derechos humanos, para levantarla y que pudiera ser vista y con un micrófono de gran alcance en la mano para que pudiera ser escuchada. Y nosotros la necesitábamos a ella, una profeta moderna de los derechos humanos que inspiró a muchas personas a involucrarse en el esfuerzo de abolir la pena de muerte como un imperativo importante en la lucha más amplia por los derechos humanos. Ella nos ha motivado ya que la lucha parecía difícil e insuperable. Nos obligó a luchar duro por la justicia, después de todo, si esta mujer que desafía las probabilidades, luchaba contra el cáncer, criaba a un hijo y trabajaba duro para salvar a su hermano, en un ambiente hostil lo hacia, no había nada que no se pudiera hacer.


Fue realmente un privilegio el trabajar codo a codo con ella en nuestra campaña por la vida de su hermano. A través del trabajo duro, persistente e inspirado, hemos construido este movimiento juntos-as. Durante más de una década, Martina fue una líder voluntaria de Amnistía Internacional, trabajando en una variedad de temas, aunque se especializó en el trabajo de la abolición de pena de muerte. Ella vino a Amnistía porque creyó en su hermano y quería ayudarlo y a muchos otros que se enfrentaron a la injusticia. Nunca fue tan sólo de su hermano - su visión siempre fue más grande.


Martina luchó contra el deterioro de su cuerpo en cada paso del camino para aferrarse a la vida y estar en este mundo para su familia y para toda la familia humana. Su cuerpo finalmente se rindió, pero vivió once años mas que lo que predijeron los médicos que haría. Es inimaginable el estrés y las dificultades que ella y su familia se enfrentaron con un ser querido en el corredor de la muerte, que fue ejecutado casi tres veces, y finalmente asesinados por el estado  al que llamó su casa y en el país en que se desempeñó como enfermera militar y civil. La madre de Martina, aunque en perfecto estado de salud, murió poco después de que la apelación final de Troy Davis  fuera  denegada y unos meses antes de su ejecución. Las familias de las víctimas de asesinato y las familias de los presos condenados a muerte sufren un enorme dolor. La pena de muerte es terriblemente destructiva, creando una espiral de violencia que arrastra a mucha gente en su estela.Tenemos que acabar con ella de manera que una auténtica justicia y un futuro mejor pueda echar raíces y florecer.


Cuando yo estaba en el hospital en el último día de Martina, le pregunté a su hermana Kim, si debia dejar a ella y a su familia un tiempo a solas con Martina, debido a la multitud de amigos que visitaban la atascada habitación del hospital . Kim dijo sin vacilar: "No, eso está bien, todos somos familia." Y eso es exactamente lo que Martina, Troy y los otros Davis creían de verdad. Todos somos parte de una familia humana. Nuestros destinos están conectados. Nuestros derechos, nuestra dignidad y nuestro bienestar están conectados. Martina, hermana luchadora, te queremos, estamos muy agradecidos de que usted estuviera aquí. Sabemos que su espíritu esta aún unido con nosotros para llevar a cabo la lucha por los derechos de todos los miembros de la familia humana.

Laura Moye, activista contra la pena de muerte y otros derechos humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más