Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Actriz directora de cine Escultora Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte abogada compositora Política Fotógrafa Profesora investigadora Maestra medica Arquitecta Filosofa Historiadora fotografa Rosas para todas nuestras heroínas Socióloga Ilustradora Mujeres Creadoras dibujante Artista plástica Pintura bailarina guionista Educadora Literatura literata química Antropologa Novelista coreógrafa sindicalista Diseñadora Ecologista Pedagoga Psicóloga cineasta feminista y activista por los Derechos Humanos jurista pianista urbanista Descubridora Documentalista Fisica Narradora Teologa científica Anarquista Artesana Cuentista Economista Enfermera Filóloga Jueza Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

miércoles, 18 de abril de 2012

Maria Giudice Codevilla



Maria Giudice Codevilla (Pavia 27 abril 1880 - Roma 5 febrero de1953)



Maestra de escuela primaria y madre de siete hijos, tenidos con Carlo Civardi, anarquista primero y después socialista (murió en la guerra). Ella trabajo como secretaria de la Cámara de Trabajo de Voghera, después de una condena por haber publicado un artículo sobre las masacres del proletariado, huyó a Suiza.
Allí conoció a Lenin y a Mussolini, entonces socialista, del que expresó un juicio severo, y junto con el socialista Balabanoff Angélica publico la revista "Arriba Compañeras." 
Entre los temas centrales de la revista estaba la cuestion femenina. Según Giudice, mientras que el feminismo burgués este contento con declaraciones de principio, el socialismo predica y práctica al mismo tiempo, la liberación económica y  la subordinación a la dominación masculina.
Las mujeres pueden liberarse de la "doble explotación" sólo si se puede encontrar dentro de sí mismas la fuerza para hacerlo.

Después de regresar a Italia en abril de 1905, pasó varios meses en prisión y más tarde trabajó para la redaccion de la "Avanti!". Se convirtió en la Secretaria provincial del Partido Socialista y directora del periódico de Turín "El grito del pueblo", del que fue editor Antonio Gramsci. En 1916 fue arrestada junto con Umberto Terracini por la celebración de una reunión pública sin permiso en el que sostenía que la guerra era buscado por los señores para hacerse ricos, y es condenada a tres meses de prisión. 



En 1917 será encarcelada durante más de un año acusada de promover los violentos altercados sociales –contra la guerra y ante la escasez de alimentos– que sacudieron Turín. Al salir de la cárcel Maria Giudice gracias a una amnistía general, la dirección del Partido Socialista Italiano, temiendo por su vida y para evitar el acoso policial, la enviará a dar mítines por Italia. En Sicilia tendrá un papel importante en los acontecimientos de aquellos años, alli conocerá a Pepino Sapienza, emparentado con la vieja aristocracia isleña, con quien formará una extensa familia junto con sus siete hijos (fruto de su anterior unión libre con Carlo Civardi) y los tres del abogado. Goliarda Sapienza será su octava hija. 


Ella presidirá el Congreso Regional del Partido Socialista en el 19 de marzo de ese año,   también  será la única mujer presente. En un artículo publicado en el periódico de Palermo "La dictadura del proletariado", de 8 de agosto de 1919, titulado Las mujeres del proletariado, se habla de la presencia de mujeres en diferentes ocupaciones, pero se lamenta de su pasividad. De hecho, las mujeres sicilianas, que fueron importantes en  la primera fase de las luchas campesinas. 
Hubo una importante presencia femenina en las manifestaciones contra los altos precios, que se registraron  en los años anteriores a la llegada del régimen fascista y, en algunos casos, dio lugar a masacres. En el centro de estos acontecimientos nos encontramos Maria Giudice.  Las mujeres trabajadoras  en Palermo en mayo del 1919  de la fábrica textil "Tele olone e canapacci" puestas en huelga durante 14 días  consiguen la reducción de la jornada laboral a ocho horas.
La única mujer en un papel de liderazgo es sin embargo, Maria Giudice, una socialista que " predica el sovietismo y incita a las masas a la revolución",como escribe la información de la policía acerca de ella, que no se adhieren al nuevo Partido Comunista, cree que el Partido Socialista tiene "una razón de existir y persistir." En 1920 María Giudice pronunció la oración fúnebre de Giovanni Orcel, el secretario de los trabajadores metalúrgicos asesinados por la mafia el 14 de octubre en una céntrica calle de Palermo. En la noche del 30 de abril y 1 de mayo de 1921, también en Palermo, los fascistas devastaron la sede de la Federación de Metalurgia. .En julio de 1922 en Lentini, cerca de Siracusa, durante una reunión de la Giudice, la policía disparó contra la multitud, matando a dos mujeres. 
Estuvo envuelta en luchas contra escuadrones nazionalfascistas, controlados por un terrateniente cuyas tierras habían sido ocupadas por los agricultores en los meses anteriores. En los días siguientes se producen enfrentamientos que causan 4 muertos y 50 heridos. Maria Giudice es detenida y condenada. Liberada de la prisión en febrero de 1923.
 En 1927 el fascismo da la cara. Los años siguientes se trasladará a Roma para continuar los estudios de su hija, la escritora Goliarda  Sapienza.
Los últimos años de Maria Giudice fueron dramáticos, estuvo aislada, vigilada, y muy cansada en las postrimerías de la Segunda Guerra Mundial sufriría una irreversible crisis esquizofrénica y, tras un periodo recluida en un psiquiátrico, vivirá en Roma con su hija hasta morir en 1953.

Gracias a Anita Silvano por su texto,  y su ayuda 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más