Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Actriz directora de cine Escultora Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte abogada compositora Política Fotógrafa Profesora investigadora Maestra medica Arquitecta Filosofa Historiadora fotografa Rosas para todas nuestras heroínas Socióloga Ilustradora Mujeres Creadoras dibujante Artista plástica Pintura bailarina guionista Educadora Literatura literata química Antropologa Novelista coreógrafa sindicalista Diseñadora Ecologista Pedagoga Psicóloga cineasta feminista y activista por los Derechos Humanos jurista pianista urbanista Descubridora Documentalista Fisica Narradora Teologa científica Anarquista Artesana Cuentista Economista Enfermera Filóloga Jueza Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

jueves, 27 de diciembre de 2012

SHAHLA SHERKAT



Shahla Sherkat es periodista y activista por los derechos de la mujer en Irán. Fundó y dirigió la revista mensual feminista Zanan (Mujeres), censurada por el régimen en 2008. La revista abordaba temas sociales y políticos, además de temas tabúes, evitando siempre la censura. Los colaboradores de la revista y ella misma han sido objeto de amenazas, denuncias y en ocasiones han sido detenidos por su activismo. En 2009 ha publicado un libro en Francia titulado "Zanan, le journal de l'autre Iran". CEIPAZ

Shahla Sherkat (nacida el 30 de marzo 1956 en Isfahan , Irán ) es una periodista , prominente persa y autora feminista , y una de las pioneras del movimiento por los derechos de las mujeres en Irán .
Shahla Sherkat es fundadora y editora de la revista Zanan ( Zanan significa "mujeres"), que se centra en las preocupaciones de las mujeres iraníes y constantemente pone a prueba las aguas políticas con su cobertura  de todo, desde la política de la reforma , el abuso doméstico a el sexo. Zanan ha sido el diario las mujeres iraníes más importantes después de la revolución iraní.
Sherkat ha tenido que comparecer ante los tribunales en varias ocasiones cuando el contenido de Zanan se consideraba estaba empujando los límites demasiado lejos. En 2001 fue condenada a cuatro meses de cárcel por asistir a una conferencia en Berlín en la que se debatió el futuro de la política en Irán tras el éxito de los candidatos reformistas en las elecciones parlamentarias.
Sherkat tiene un título de licenciatura en psicología de la Universidad de Teherán y un certificado en periodismo de Keyhan Institute, también en Teherán. Desde 2002, ella ha estado trabajando en su maestría en Estudios de la Mujer de la Universidad Allameh Tabatabai.




Contando las historias de vida de las mujeres iraníes
por Shahla Sherkat
Yo tenía 10 años y todas las semanas mi madre iba a comprar la revista Zan-e Rooz (Mujer de Hoy), la publicación de más alta circulación en Irán  orientada a las mujeres, al quiosco barrio. Ella siempre decía que si se leía una revista  se podría  hablar mejor. Mis hermanas y yo esperábamos la revista todos los sábados, y en particular me gustaba leer sus historias ilustradas.

En aquellos días de la infancia nunca me imaginé que un día me convertirá en el jefe de redacción de la revista. Para mí, ese trabajo parecía una fruta suculenta  fuera de  mi alcance, que una niña como yo no podía alcanzar. Por eso, cuando a los 21 mi hermana me llamó para preguntarme si quería ser periodista, de repente sentí que la pieza que faltaba en el rompecabezas de mi ser había sido descubierta. Sin dudarlo me puse a hacer mi movimiento silencioso de ritmo  de  caracol  en el mundo de la prensa femenina.

Durante una década, poco a poco y sin parar he  recorrido este camino, y con cada número de Zan-e Rooz publicado - a pesar de nuestras muchas limitaciones - se abrió un camino rocoso, de modo que el movimiento de mujeres en Irán podía progresar a lo largo de la misma. Al ser acusada de "promover tendencias modernistas, occidentalizadas y feministas," me despidieron de la organización semipública que publicaba Zan-e Rooz .

A pesar de esto, yo no hice  a un lado la relación entre  las mujeres y  el periodismo. Sin dudarlo, me dispuse a publicar Zanan  (Mujeres) la revista para la cual me convertí en el titular de la licencia. Con un mayor control y velocidad, me estaba moviendo hacia adelante. Ahora estaba en la arena de la máxima expresión de las opiniones y deseos de las mujeres sin importar su ideología, la perspectiva, el gusto y el enfoque. Y a nuestra revista se le dio la bienvenida, no sólo por una minoría de las mujeres que tenían legitimidad oficial y cuyos pensamientos y necesidades coinciden con las normas comúnmente recetados.

A lo largo de este camino, se  abrieron nuevos caminos uno por uno. Las mujeres, al igual que los hombres  bien calificados en el tema, saludaron calurosamente  mi intento de publicar una revista que buscaba soluciones a los problemas que las mujeres enfrentan en ámbitos intelectuales, sociales,  jurídicos, políticos, educativos y de otro tipo. En Zanan , practicamos el trabajo colectivo, la democracia y la tolerancia a puntos de vista opuestos. Nuestro principio rector era la eliminación del sexismo y la búsqueda  de la comprensión de los problemas que enfrentan a las mujeres que trabajan en los dos mundos: las esferas pública y privada.  Zanan no desanimó a nadie cuyo objetivo era florecer, todo el mundo podía crecer de acuerdo con sus talentos y capacidades. No había lugar para la desesperanza. Nuestra respuesta a la duda en el cumplimiento de los objetivos fue "nada es imposible".

Este íntimo, familiar, unificado y colaborativo trabajado - o, mejor dicho, vivó - nos juntó por 16 años. A través de las alegrías y los dolores, las oportunidades y las amenazas, la pobreza y la prosperidad, y altos y bajos, la resolución de la revista no se rompió, y sus esfuerzos no disminuyeron. Fue con esta sincronía floreciendo entre las historias que publicamos y los objetivos del movimiento de mujeres iraníes  que acababa de tomar un nuevo aliento para él que Zanan servía como plataforma. Cualquier persona que hizo  investigación sobre temas de mujeres se beneficio de cientos de artículos, relatos y entrevistas que se presentaron en Zanan . Y la revista sirvió, también, como un indicador de los progresos realizados por las mujeres iraníes, que era algo de lo que las autoridades de Irán también podían  aprovecharse en el ámbito internacional.

Por desgracia, en una sociedad que aún no ha alcanzado la madurez política y donde la democracia no se ha institucionalizado, los líderes políticos ven la supervivencia de su sistema en el envolvimiento de una cubierta de protección contra la crítica. Parecen ignorar que el fuego al que se  arroja  ceniza sólo oculta su resplandor, y resurge y  quema cuando menos se espera. Este punto de vista que existe en ciertos sectores de la estructura de gobierno de Irán llevó a cerrar Zanan tras acusar a la revista de retratar la situación de las mujeres en una "luz oscura". Lo que nuestros periodistas hicieron como eco de las necesidades y problemas de las mujeres (con la intención de crear conciencia entre los iraníes y los funcionarios públicos para que se encontraran soluciones ) se interpretó como un retrato oscuro. Zanan fue  cerrada para evitar  nuestras revelaciones acerca de las mujeres y sus problemas que perturbaban la conciencia del público.

Han pasado dos años desde que se han tomado de nuestra familia a nuestra  hija Zanan de 16 años de edad. He caminado arriba y abajo muchas escaleras y pasillos para encontrarla, pero no he tenido ningún éxito. Partidarios y simpatizantes han ido en una u otra dirección y se han  agrupado en un rincón. Mujeres profesionales, artistas, escritores y críticos han perdido su tribuna. La mayoría de las personas, cuyo trabajo sólo Zanan tuvo el coraje de publicar, ya no tienen un espacio para la libre expresión de sus pensamientos e ideas.

Después de un año de desempleo, y por razones económicas, acepté un puesto de gestión en un instituto de artes y culturales, pero mi corazón está en otra parte. Todos los días llego al trabajo, pero una pieza del rompecabezas de mi ser se ha perdido.

Shahla Sherkat, fundadora y editora jefe de Zanan , recibió el Premio Louis M. Lyons para la conciencia y la Integridad en Periodismo por la clase 2005 de becarios Nieman y al valor en el Premio de Periodismo por la Fundación Internacional de Mujeres de Medios  (IWMF).
En 2007, la Asociación de Periodistas Iraníes la nombró como una de las cinco periodistas destacados del año. Este artículo apareció por primera vez en el Informe Nieman  (verano de 2009) publicado por la Fundación Nieman para el Periodismo en la Universidad de Harvard..
23/07/2009

FUENTES
www.iwmf.org
http://mrzine.monthlyreview.org/2009/sherkat230709.html
http://www.1325mujerestejiendolapaz.org/otrsem_shahla.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más