Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Actriz directora de cine Escultora Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte abogada compositora Política Fotógrafa Profesora investigadora Maestra medica Arquitecta Filosofa Historiadora fotografa Rosas para todas nuestras heroínas Socióloga Ilustradora Mujeres Creadoras dibujante Artista plástica Pintura bailarina guionista Educadora Literatura literata química Antropologa Novelista coreógrafa sindicalista Diseñadora Ecologista Pedagoga Psicóloga cineasta feminista y activista por los Derechos Humanos jurista pianista urbanista Descubridora Documentalista Fisica Narradora Teologa científica Anarquista Artesana Cuentista Economista Enfermera Filóloga Jueza Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

sábado, 9 de noviembre de 2013

Exigimos la legalización del aborto en el Ecuador

Imagen tomada de la exposición Risas, Sonrisas y Lagrimas realizada por el Comité Provincial de Mujeres de Tungurahua en Ambato ( Ecuador ) con la GIZ

“LOS DERECHOS DE LAS MUJERES, NO SE NEGOCIAN, NO SE CONSULTAN, SE APLICAN”[1].

7 de noviembre de 2013 a la(s) 14:33
 Exigimos  la legalización del aborto en el Ecuador


Margarita Aguinaga

a.- Introducción

Todos los análisis que he revisado hasta ahora concuerdan en varios aspectos con los que no voy a disentir, por el contrario, nunca antes he visto tanta unicidad entre los análisis de género, feministas y análisis de articulistas, periodistas y demás que se han manifestado cuestionando la posición de R Correa frente al tema.

Nuestros abrazos luego de las exposiciones brillantes de nuestras compañeras feministas en el pleno de la Asamblea Nacional, antes del segundo debate del COIP, ha sido de plena sensibilidad.  Acaso la sororidad es puro discurso…

Es muy importante mirar esta unicidad, pues allí hay varias cositas que desentrañar para eso que llamamos, activimos sensipensante del movimiento de mujeres y feministas diversas.

Qué pensamos todas igualito?.  No, ni nos interesa hacerlo, sino que ahora hemos coincidido que la posición del gobierno en los debates del aborto por violación de las organizaciones de mujeres y la sociedad ecuatoriana, son machistas, patriarcales e inadecuados.

Digo debate entre el mov. de mujeres y la sociedad porque allí sigue circulando la preocupación y sigue sobre todo el debate, porque es donde está concentrada la práctica del aborto. El movimiento de mujeres dirigió muy bien su preocupación hacia los sectores sociales, hacia las mujeres que mueren por causas de aborto o se quedan embarazas por violaciones y deciden que abortar o deberían decidir, qué hacer con un embarazo.

Hay quienes dentro de los estamentos institucionales se han mostrado contrarios a guardarse en un púlpito y hacer la señal de la cruz ante el rosario que nos quieren meter en los ovarios a las mujeres. Pero hay asambleístas, el gobierno y funcionarios que se niegan a entrar en el debate, es más quieren cerrarlo. 

Entonces que nos ha unificado en la coyuntura?. Ciertamente la categoría patriarcado, patriarca, jefe, mandón, hombre impositivo, ha circulado hasta en los medios del mismo gobierno y casi siempre, estuvo la imagen de una mujer reclamando políticamente al Sr. Correa de su violencia verbal y política. 

Qué esto es un feminismo anti-patriarcal, estoy diciendo?.  Si, eso estoy diciendo.

Y cuál es la consecuencia de este uso tan debido. Que de aquí para adelante el feminismo ecuatoriano tiene la responsabilidad de hacerse cargo de lo que ha provocado, de ampliar y profundizar su comprensión acerca de lo qué es el patriarcado como elemento constitutivo de la sociedad ecuatoriana que es preciso modificarlo, transgredirlo y que este hace parte de un modelo de desarrollo y de una estructura estatal que se niega a ejercitar plenamente los derechos de las mujeres.  Podremos hacerlo?.  Y ese es el reto.

Pero como la vida misma nos enseña, es la acción política de cara al estado la que confirma que pasa en la relación con las sujetas sociales y políticas,  frente a sus gobernantes y a las estructuras sociales.

Pienso que la violencia machista, el femicidio, los derechos humanos, obvio que nos juntan para la lucha, porque esa es nuestra matriz histórica, porque allí se forjó la lucha de los últimos veinte años, pero no había visto, luego de la aprobación de los derechos humanos de las mujeres 1998 y 2008, sino ahora, este impulso tan importante por el aborto por violación hasta la legalización total.

Creo que tantos escritos difundiéndose,  para seguir con las interpretaciones sesudas. Entonces mejor sigo el hilo de la reflexión colocada.

Por qué la lucha por la legalización del aborto nos ha juntado a las organizaciones de mujeres?.  Solo es una junta coyuntural?. Qué pasó con la relación de estos procesos con el gobierno, la asamblea nacional, y el estado como estructura eminentemente patriarcal?. Qué haremos?

Son preguntas que en lo personal me giran, situando las estadísticas de violencia y las protestas.

b.- “PROGRESISMO” SI ES INCLUSIÓN DE GÉNERO, PERO ES MUCHO, MUCHO PATRIARCADO”.



Entonces en palabras morochas, el presidente Correa va a firmar una ley que obligue a las mujeres a que tengan un hijo producto de una violación sexual, que además, puede ser incestuosa.

Los hechos de la coyuntura, nos han dejado algo claro, por más inclusión de género que este gobierno haga, la estructura estatal, el gobierno como su expresión política material cotidiana, es machista, es patriarcal contiene algo que se llama discriminación hacia las mujeres. Las feministas de todas las edades ahora estamos más claritas de eso.  En este país, ningún gobierno aún con el rostro más caritativo con las mujeres, va a ser antipatriarcal al punto de ir junto con nosotras hacia el acceso pleno por la soberanía de los cuerpos de las mujeres.  Por los tanto sabemos hoy como nunca que si nosotras mismas no somos el sujeto histórico político de nuestros cambios, veremos pasar borregos…

El “progresismo si es inclusión de género, pero es mucho. mucho patriarcado”.

Para unas el estado es esa institucionalidad machista, para otras será el instrumento de las clases dominantes, para otras será el espacio para la negociación. Pero sea cual fuere el punto desde donde el feminismo nos signe, sabemos todas que allí hay un poder que está y que hará lo posible por sujetar a las mujeres y no permitirá pasar a las mujeres hacia una lucha integral de inclusión de sus derechos plenos.

Las mujeres podemos creer que el estado debe ser modificado, otras que el estado debe modificarse en ciertos aspectos, pero luego de esta lucha, sabemos que un gobierno que mucha gente puede decirle “progresista” es patriarcal, sobre todo en temas de sexualidad y cuando se juega la soberanía del cuerpo de las mujeres.

Y es que R Correa se batió con todas, con toditicas, a las sabias feministas les llamo viejas manipuladoras, a las jóvenes “malcriaditas a las que no recibirá en su palacete…”,  a las asambleístas que tienen este triple nexo, representantes en la Asamblea Nacional, militantes de un partido político y militantes feministas, les llamo traidoras, indisciplinadas y a la final mismo les impuso una suave sanción partidaria.  En casi todos los momentos invisibilizó toda la capacidad política de las actoras en cuestión.

No es que no se acordó que trataba con actoras políticas, es que no  entiende que es una mujer militante, feminista, activista, es que no entiende realmente que es la participación política de una mujer. Por eso la violencia política, la incapacidad de aceptar a mujeres políticas.  Las sujetas políticas le “sacan de quicio”.  Vea no más el porte de conflicto que se generó. Claro, es que los límites del sistema de cuotas se expresan en la voz del presidente.  No es lo mismo un 40,5% y piquitos de representación de mujeres amordazadas, que un cinquito porciento (5%) empoderadas y ejerciendo la capacidad de hablar, de tener voz propia y de no ser bulto sino mujeres diciendo lo que hay que hacer con la reproducción de la vida y otros temas.

Como no decir que este gobierno es androcéntrico.  El poder del mandatario se inyecta de arriba hacia abajo sobre las mujeres. 

c.- LA HEGEMONIA POLITICA DE UN GOBIERNO LOGRADA POR LA SUJECCIÓN DEL CUERPO DE LAS MUJERES.


Pero yo hasta ayer creí que el fondo de esto era la inad-versión política a la lucha por la soberanía del cuerpo, que es donde se traduce el fondo del problema con el gobierno por el aborto.  Y si es eso, pero insatisfecha con ese mismo argumento, sin querer me topé con Gramsci y me acordé que en política hay una tensión política que se llama hegemonía y que en lenguaje sencillo se llama disputas o se llama quién gana a quién, quien decide sobre qué o mejor dicho quiénes convencen más a la población y logran posicionar una representación política y un acumulado que dirige a una nación bajo esos criterios.

Pero transversalizando el feminismo al concepto de Gramsci, veo que en este caso la hegemonía no es solo el dominio de un grupo económico sobre otro, sino que la hegemonía política de este gobierno se asienta sobre el control y la sujeción del cuerpo de las mujeres. La soberanía del cuerpo de las mujeres puede no solo cuestionar sino quitar hegemonía a un gobernante. Es que la ira del patriarca no puede ocultar su lucha política contra las mujeres. Quién decide sobre la concepción, la reproducción de la vida?. Correa dice que él, nosotras decimos que sobre todo las mujeres.

Y ya, ahí me di cuenta un poco los discursos desentonados y desencajados del presidente frente a estas mujeres a las que no quería y no podía nombrar y casi, casi se resistía a considerar,  no solo eran un desvarío psicológico sino un problema de político y del poder. Abro paréntesis (ó sea no nos quería ni ver, nos minimizaba, pero iba a renunciar) cierro paréntesis, y digo: yo creo que lo que acaba de ocurrir en la coyuntura y lo que se volvió irresistible para el presidente es que un problema como el aborto por violación y los derechos de las mujeres a decidir sobre la reproducción de la vida, que se llama lucha por la soberanía de los cuerpos, que es la capacidad de decidir cuándo y cuántos hijos tener, haya generado una punzante disputa por la hegemonía en un aspecto que el gobierno piensa que las mujeres somos incapaces de saber qué hacer.

Las mujeres somos milenarias reproductoras de la vida…bien informadas, obvio que sabremos que decidir sobre un embarazo por violación.

Para R Correa, está claro que las mujeres deben someterse a las decisiones del estado, de la iglesia y del hombre violador. Las mujeres no tienen derecho a decidir sobre su cuerpo. 

Rosa López, feminista de la AMPDE y del Movimiento de mujeres de EL Oro, tenía muchísima razón, cuando nos dijo que hay el art.66. cap sexto.  literal 10. el derecho a tomar decisiones libres informadas y responsables, sobre su salud y vida reproductiva y a decidir cuándo y cuantas hij@s tener, es un derecho ganado en la Constitución del 2008 que fue incluido con carácter y decisión de varias feministas que contrarrestaba el art que defiende la vida desde la concepción, propuesto por los grupos Provida, y que en ese momento si bien causó revuelo quedó finalmente incluido entre los tantos arts. de género ganados.

Rosa propuso que el debate del aborto por violación sea colocado desde este logro político.

Parecería que este avance constitucional, saltó como resorte, yo creo que pinchando la ira del presidente, que camufló muy bien los poderes omnímodos del estado y de Lasso, la iglesia y los próvida,  que le motivaban para que asuma posturas más fundamentalistas todavía.

Y claro, otros en cambio no le azuzaban al presi, sino más le decían que baje la bronca que no se desgaste, que no es un lio importante y que más bien ubique donde está el poder más importante, decía la Rosa, si hay el pescado gordo que es la Matriz Productiva...

Y otros le decían que por este temita de las asambleístas, no más, no vale pues que haya división y fractura interna, se ve bien feo; que sí, sancione al principio con fuerza, pero ya luego solo como si hubiera sido una faltita disciplinaria, porque si no las elecciones municipales pueden afectarse.

Solo que todos estos son componentes de lo que llamamos hegemonía. La lucha por la hegemonía del estado.  Y solo ahora comprendo que la soberanía del cuerpo de las mujeres, la soberanía sexual como una parte de esa soberanía aspirada y todavía no lograda, traducida en la lucha por la legalización del aborto por violación, se colocó desde las organizaciones de mujeres como el elemento de disputa de ese consenso y de ese cuestionamiento al consenso que promueve el presidente que aceptemos que las mujeres tengan hijos de una violación.

Si pues, allí la demanda del aborto por violación dejó de ser “ideología de las feministas” y se convirtió en demanda política, en exigencia, en el cortopunzante donde salieron los malestares de las mujeres con la política de Correa, los malestares y las inconformidades hasta de las organizaciones de mujeres que han trabajado con el gobierno. 

Por eso aducir la objeción de conciencia fue buenísimo…eso me pareció irreverente y allí yo felicito a la asambleísta Pabón, porque era como si ella estuviera consciente de que el presidente es como un padre autoritario y allí la categoría patriarcado se visualizó con mayor fuerza, ella abogaba a la objeción de conciencia en un tema ante el cual ella sabe que hay un cierre, un candado y una jerarquía de poder sobre millones de mujeres. Si, eso fue atrevido, pero sobre todo fue anti-patriarcal.  La categoría patriarcado estaba en el forcejeo analítico y político de los actores.

Y luego la irreverencia lógica, devolverle al patriarca eso de que “traidoras nanay”, le dijo eso será en su familia, no es la asamblea nacional. Pues nada, a mí me ha parecido muy buena la tensión que genera la irreverencia política, llegué hasta donde llegue. La defensiva ante la violencia política, claro que importa y más si tiene que ver con lo que llamamos darle fuerte al patriarcado como expresión política de quien utiliza también el dominio del cuerpo de las mujeres para estar en el poder.

Luego, el sometimiento y lo que ya sabemos, que es dejar que el patriarcado se interponga otra vez en sobre las actitudes políticas irreverentes de las mujeres, la correa, el cinturón del sometimiento a una estructura que te hegemoniza y te disciplina y que no consiente que la política no son solo acuerdos y desacuerdos sino actos de emancipación que van más allá de las estructuras.

Y bueno como la sabiduría enseña en estos casos la mediación no es ni ganancia ni derrota total, es decir, ante la sobrevivencia, la asambleísta se quedó con el patriarca y con las mujeres irreverentes, digamos, es una salida salomónica que no le gusta siempre ni al patriarca que las quería fuera ni a las irreverentes que querían que la asambleísta no retire la moción, en tal caso...este otro suceso político muestra también el juego interno por la hegemonía, las Asambleístas Pabón y Godoy, tendrán sus pulsiones políticas y serán de tendencias políticas internas. Yo digo, serán que siguen pulsando no más?.

Decirle a un presidente de un país que dice que va a renunciar que dice tener una representación política y un consenso de más del 50% de la población que si quiere renunciar renuncie, que él no es indispensable y socializar la respuesta por redes sociales, fue irreverencia feminista.  Entre la protesta y la sororidad con Paola Pabón.  Pero finalmente es dejar en cuestión la hegemonía del patriarca, es como no querer su androcentrismo político.

d.- EL MOVIMIENTO DE MUJERES SON DIVERSAS SUJETAS POLITICAS.


“Como dicen allí el feminismo, en su lucha por la soberanía del cuerpo, cortó con una gillet y dejo una marca al narcisismo del gobernante y simbólicamente le devolvió la correa a Correa. Es que ya son varias coyunturas que el ego machista del presidente campea,  pero esta vez mujeres irreverentes son las que le hicieron un corte con conciencia política” (ibídem)

Luego las organizaciones que se posicionaron con claridad: el Colectivo Nosotras, la Asamblea de Mujeres Populares y Diversas, la Plataforma por los Derechos Sexuales y Reproductivos, la Coordinadora Política de Mujeres, El Frente por los Derechos Sexuales y Reproductivos,  organizaciones GLBT, como la Casa Trans y las organizaciones de mujeres locales. Todas, todas, se han pronunciado a favor del aborto por violación y han exigido que el gobierno se retracte.

Entonces la constitución de las mujeres como sujetas políticas queda colocada en esa otra cara de la lucha que cuestiona la hegemonía del patriarca, las mujeres como sujetas políticas crearon su escenario político y sostuvieron su lucha política en las relaciones de poder.

Y diré que esta lucha política feminista, de las sujetas políticas, ha dejado una noción de solidaridad entre las mujeres por sobre el valor que pueda tener un estado, un gobierno, un partido político o un gobernante y ha mostrado coherencia política.

“Si es cierto que en esta coyuntura, nos ha unido el respeto a nuestras tendencias feministas, el respeto a nuestras diferencias, pero sobre todo lo ocurrido es la evidencia de que ha venido surgiendo un movimiento de mujeres que privilegia la soberanía de los cuerpos y la situación de la de mujeres diversas afectadas por el machismo, sobre todo la solidaridad con las más pobres, porque son la mayoría.  No solo es que el movimiento de mujeres de los noventa ha ido cambiando, es que está emergiendo lo que se llama en buen término sociológico las mujeres como sujetas políticas, como una categoría social que se imprime en la población, sobre todo en las nuevas generaciones” (ibídem)

Estas sujetas políticas se han negado a ser femicidas o cómplices de las muertes de más mujeres no solo causadas por el aborto por violación.  Sino que han colocado algo vital que es lo más anti-patriarcal que yo encuentro en todo esto, que es la defensa de la VIDA DE LAS MUJERES, como un irrenunciable, como un principio político y humano central.  NO estaba en juego solo parar la violencia sino defender la VIDA de las mujeres como compromiso central.

La vida de las mujeres es la lucha por la soberanía del cuerpo, así va quedando esto.

Me parece importante ubicar a las otras actoras:  “ Solo así es posible entender la desnudez de las mujeres jóvenes en la Asamblea Nacional previo al segundo debate, jóvenes desnudas que no hacían campaña para cosméticos yambal, ni las siliconas operadas en senos ni nalgas, sino mostrando la flagrante violación que reciben nuestros cuerpos en lo privado, en la cama, en el beso, en el trabajo, en un acto sexual, en el mundo íntimo que los políticos y que el presidente quieren negar que existe y es político.  La desnudez que no es mercancía sino un llamado de profunda descolonización, pues decidir desnudarse para indicar donde hay agresión, donde hay violación sexual y por último dónde el placer fue roto por el atropello de un hombre y de una cultural. Es no solo un acto de soberanía del cuerpo, es mostrar que la re - significación acerca del cuerpo femenino está cambiando.”. (Aguinaga, M, 2013, pág 4)

Se  colocó en ese contexto el significado desde la demanda del aborto por violación.

Entonces, indicar que no hay sujeto político en la lírica, sino en la práctica.  No hubo sino movilizaciones y plantones en Quito, si, así es, pero movilizaciones sobre el tema del aborto por violación se han incrementado desde el año 2008 y han sido sostenidas sobre todo por las organizaciones de mujeres populares.  Tenemos las fotitos de estas luchas en años anteriores y pliego de demandas entregadas a la Asamblea Nacional y a Mauro Andino.

Y el factor de la lucha cibernéctica, ha sido sustancial, allí tenemos un ciberfeminismo latente, movilizador.  Es que la capacidad de movilizar discursos, símbolos, información, respuestas, noticias, y redes de opiniones, ha sido un éxito vital.  Pienso que el feminismo ecuatoriano es uno de los movimientos que maneja muy bien este instrumento.  Y las sabatinas del gobierno versus redes sociales feministas.  Es otro aspectos tenaz de la lucha por la hegemonía, tal cual.  Yo creo que allí la medición de fuerzas ha sido muy fuerte.

El otro aspecto de la información es la evidencia estadística y en esa medida hemos podido enfrentarnos a la furia del patriarca, porque el uso responsable de los recursos como indicadores de los estamentos estatales, nos protegió que esta furia patriarcal no haya llegado a una criminalización mayor de la protesta feminista.

Un gobernante que amenaza a todas las actoras que exigían el aborto para los casos de violación, y se pega con todas, no piensen que baja de tono porque si, no piense que modifica su discurso porque la lucha no es significativa, no baja su represión porque su corazón le lleve a la conciliación. Es la lucha la que define, son los instrumentos, los recursos, la inteligencia feminista, las fichas políticas que se logran mover en la coyuntura la que paran la furia de un gobernante autoritario y desmedido.

e.- El ABORTO POR VIOLACION ES UNA DEMANDA POLITICA.


Para un presidente que se jacta de total control, tener que bajar el tonito… Si será porque hay un proyecto político, pero también en esa lucha del aborto por violación las tendencias de Alianza País, se tuvieron que mover. Y digo esto no porque concuerdo con el proyecto político de AP, sino para indicar que el aborto por violación se convirtió en un dispositivo que lleva y trae correlaciones de fuerzas.  Que obligó a decir, a negociar, a bajar el tono, a retroceder, a dejar o a poner públicamente sentidos políticos.

Sería absurdo creer que el presidente bajó el tono solo por el movimiento interno de las fuerzas en AP, dónde es evidente quién manda.

El aborto por violación, se diga o no así, ha quedado posicionado en la coyuntura como un tema de la lucha por la soberanía del cuerpo, ha quedado como una arista que nos ha permitido decir lo que es el patriarcado, ha quedado como un aspecto que hay que asumir como sociedad por justicia.  La violencia hacia las mujeres y la violación sexual, han quedado expresados como actos que la sociedad debe repudiar, el incesto ha quedado como un acto que hay que cuestionar y que nuestras familias necesitan límites y leyes que se cumplan y prohíban el abuso de las mujeres en la vida privada y pública.

Por el lado del presidente ha quedado que hay que aceptar la violencia sexual en casos de embarazos no deseados por las mujeres, por violación y por otras razones y sino represión.

Una demanda no se hace política porque alguien la nombre sino en la lucha concreta.  En ese proceso una necesidad se vuelve un aspecto político que cobra vida y puede hacerse un detonante de situaciones políticas que afectan o permiten que la hegemonía se consolide o se fisure.

Que una demanda que se hizo política, ó sea factor de una disputa de poder se mantenga o no dependen de las siguientes acciones.  No es cuestión solo de lo que pase con lo que el ejecutivo decida sobre ese aspecto legal en el COIP.  Digo esto, porque se puede suponer que si COIP niega la legalización del aborto será imposible su aprobación futura.  La lucha por la legalización del aborto tiene que ver con una realidad que sobrepasa la ley.  Hemos tenido esta misma ley hace tiempos y es la realidad y el movimiento de mujeres, que han colocado una y otra vez el tema de la legalización del aborto.

Luego, acerca de los resultados político, victoria o derrota para el movimiento de mujeres frente al COIP?, podemos decir que las inclusiones de género estarán allí, eso se ha ganado, aun perdiendo en el aborto por violación que es “una ganancia” para el gobierno. 

”En la coyuntura se ha reeditado el resultado político del 2008, el art que defiende la vida desde la concepción y  el art. 66 de la Constitución 2008, podemos decir que en el COIP a este nivel el resultado sigue parejo. Lo que si se ha movido es la conciencia de la gente. […] hay posiciones cada vez más demarcadas, que si no se resuelven en el COIP, se resolverán por otros lados, y no solo con la demanda del movimiento de mujeres.  Yo vuelvo a insistir que en este tema el señor presidente es minoría y que es cuestión de política la resolución legal” (ibídem)

Pienso que las grandes pérdidas son, si comparamos con las demandas sociales, la causal de terrorismo que penaliza la protesta social, el mayor golpe al movimiento social.  Además fue tan contradictorio que incluso en ese aspecto fuimos las mujeres las que movilizadas y prácticamente solas nos quedamos luchando porque no haya criminalización de la protesta social. Y de allí el no incluir la legalización del aborto, porque esta lucha tuvo su espacio y se logró acumular políticamente aunque no se hubiere ganado.

Luego el COIP es la regulación penal para la sociedad, es como un instrumento legal que refuerza la cara represiva o no del estado, yo pienso que habrá que evaluar el resultado luego a ese nivel más amplio con las otras transformaciones en marcha del modelo de desarrollo.

f.- LA LUCHA EN CONTRA DE LA VIOLENCIA Y POR LA LEGALIZACIÓN DEL ABORTO ES DESCOLONIZADORA.


Este patriarcado ecuatoriano es colonizador, la misógina debe ser cuestionada, no se trata de odiar a las mujeres porque hacen política, aunque sea parte de nuestra matriz histórica, son signos de la lucha feminista que saltan, pero que hay que desentrañar desde lenguajes étnicos y de género actuales, que permitan que las mujeres asumamos un compromiso mayor con nuestra vidas.

“el odio como crimen político, fue un acto constitutivo de la colonización española sobre el cuerpo de las mujeres, se volvió el arma central de todo mestizaje posterior. Pienso que sus elementales conocimientos de historia no les permite vislumbrar, que en la decisión de una mujer sobre su cuerpo, cuando se traduce en un acto de amor a sí misma, es un acto político cultural en potencia, porque implicará desmontar en algo la matriz de dominación sexual cultural que nos engendró como nación.

El acceso de las mujeres a su soberanía sexual, necesita unas sujetas políticas frente a los afectos, frente a sus relaciones íntimas, frente a su placer y al placer del otro, pero también de actos de amor político consigo mismas frente al hecho natural de la reproducción.  La descolonización del cuerpo es parte de esa opción que las mujeres necesitan hacer para cambiar una matriz cultural y una huella de un mestizaje bárbaro que colocó como insignia de posesión sexual del cuerpo por medio de la violación y la obligatoriedad de parir el hijo de quien no deseas y de quien te obliga a desear. 

Y ese hombre blanco barbudo colonizador, pasó a ser el hombre con el que una mujer se acuesta, con el que se casa, y el menos próximo, el vecino, el maestro en el aula, el político, el presidente.

Acaso entonces la reproducción de la vida no es un problema de la historia, de un Estado, de un gobierno, de una población, de la cultura?.  Acaso la reproducción, peor aún bajo condiciones de violencia es un problema estrictamente de las mujeres? Acaso las mujeres parimos por desgracia divina del espíritu santo? No. Bajo todo concepto, la reproducción de la vida es un problema material y subjetivo del Estado, de las mujeres y de los hombres, y lo que pase con estos temas no son materia solo de la demografía, sino de la política y de las decisiones, donde la palabra de la mujer debería ser la más importante” (ibidem)

Solo quienes tienen capacidad de ser sujetas políticas pueden comprender que la vida de las mujeres se defiende como un sentido cultural que es descolonizador, que es emancipatorio que es el máximo de expresión entre las mismas mujeres. Entonces las estadísticas de violencia, no juegan como indicadores y números fríos, los twiterazos al presidente no son meros actos de juego electrónico, es que hay un sujeto político que está allí tomando carne y mostrando sus distintas maneras de ser y estar en la política.

Solo que el mismo patriarcado que cuestionado cuenta con un estado, con familias, con iglesia, con medios de comunicación, con dinero y poder, es fuerte, muy fuerte.  Por eso la lucha feminista ha sido tan importante y no puede ser sino pronunciada con todas sus palabras y motivos.

Y PA LANTE:

Esto no se ha cerrado. Hasta ahora no hay un solo dato oficial que haya podido desmentir que la mayoría de la población está a  favor del aborto por violación.  Pero entendemos claramente que el gobierno va a continuar la contra-ofensiva política que quiere afectar avances constitucionales logrados por las mujeres y que no estamos dispuestas a perder.

La AMPDE como parte del movimiento de mujeres, ha decidido construir el proceso que permita que los avances de género se fortalezcan.  Impulsar con mayor fuerza la lucha antipatriarcal, anticapitalista.

El Frente de Defensa de los Derechos Sexuales y Reproductivos, la CPJ y otras organizaciones feministas, mantienen la lucha por el aborto por violación y otras han iniciado ya la propuesta para pelear la ley la erradicar todas las violencias hacia las mujeres.

“Cómo nos decía Rosa López, en una intervención muy clara, los derechos no se negocian, no se consultan, se aplican.  Nosotras exigimos que el gobierno acate lo q dice la Constitución en el art.66. cap sexto.  literal 10. el derecho a tomar decisiones libres informadas y responsables, sobre su salud y vida reproductiva y a decidir cuándo y cuantas hij@s tener.  El aborto es un derecho, lo que exigimos es que se apruebe la ley para ejercer este derecho.  ” (ibídem).

El aborto por violación, aun no dicho así, está escrito en la Constitución y en el sentir de muchas mujeres que ya no queremos padecer de este problema y que informadas vamos siendo más.  Iremos a instancias internacionales. Nos ratificamos en alcanzar una vida libre de violencias, en la lucha por el aborto por violación hasta la legalización total.

La soberanía del cuerpo de las mujeres es un derecho, una opción que se disfruta, se vive y se practica.

Bibliografía
Constitución 2008
Aguinaga Margarita, 2013, s/p , AMORES Y ODIOS CON LA SOBERANIA DEL CUERPO DE LAS MUJERES. Por la legalización del aborto YA.
Reuniones coord. AMPDE, 2013.



[1] FRASE DE ROSA LÓPEZ, QUE LA HE COLOCADO COMO EL TITULO DE ESTE ART.
Imagen tomada de la exposición Risas, Sonrisas y Lagrimas realizada por el Comité Provincial de Mujeres de Tungurahua en Ambato ( Ecuador ) con la GIZ

1 comentario:

  1. Invito a leer este artículo que indica cómo se sería posible establecer el aborto en Chile desde una perspectiva de derecho constitucional, atendido criterios de moralidad, y atendido a cómo se trata a nivel doctrinario en el extranjero.

    http://entropialimite.blogspot.com/2011/06/caso-hipotetico-legalizacion.html

    ResponderEliminar

HH

Más