Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Escultora Actriz directora de cine Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte compositora abogada Profesora Política investigadora Arquitecta medica Fotógrafa Maestra Filosofa Rosas para todas nuestras heroínas fotografa Ilustradora Mujeres Creadoras Historiadora Artista plástica Socióloga dibujante guionista Literatura literata química Antropologa Educadora Pintura bailarina sindicalista Diseñadora Ecologista Novelista Pedagoga Psicóloga coreógrafa feminista y activista por los Derechos Humanos jurista Descubridora Fisica Narradora Teologa científica cineasta pianista urbanista Anarquista Artesana Cuentista Economista Enfermera Filóloga Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Documentalista Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Jueza Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

domingo, 16 de febrero de 2014

Scilla Elworthy : Luchando sin violencia



Priscilla "Scilla" Elworthy (n el 3 de junio de 1943) es una constructora de paz, y el fundadora del Grupo de Investigación de Oxford :

En 50 años de tentativas para evitar las guerras, hay una pregunta que me persigue: ¿Cómo lidiar con la violencia extrema sin recurrir a la fuerza a cambio? Cuando nos enfrentamos a la brutalidad, ya sea cuando un niño se enfrenta a un agresor en un patio de recreo o violencia doméstica o en las calles de Siria hoy, al enfrentar tanques y metralla. ¿Qué es lo más efectivo? ¿Pelear? ¿Rendirse? ¿Utilizar más fuerza?

Esta pregunta: «¿Cómo puedo lidiar con un agresor sin convertirme en uno?» me persigue desde niña. Recuerdo que tenía unos 13 años, estaba pegada a un televisor en blanco y negro de imagen granulosa en la sala de mis padres cuando los tanques soviéticos llegaron a Budapest y unos niños no muy mayores que yo se arrojaban a los tanques para que estos les pasaran por encima. Subí corriendo las escaleras y comencé a empacar.

Y mi madre se acercó y me dijo: «Qué crees que estás haciendo?».

Y le dije: «Voy a Budapest».

Y ella dijo: «¿Para qué?».

Y le dije: «Hay niños que están muriendo allí. Algo terrible sucede».

Y ella dijo: «No seas tan tonta». Y me puse a llorar. Y ella entendió, me dijo: «Está bien, veo que es grave. Eres demasiado joven como para ayudar. Necesitas formación. Te ayudaré, pero ahora deshaz tu maleta».

Así que empecé a formarme y viajé y trabajé en África durante la mayor parte del período entre mis 20 y 30 años. Me di cuenta de que lo que realmente necesitaba saber no se enseñaba en los cursos de capacitación. Quería entender cómo funciona la violencia, la opresión. Y esto es lo que descubrí desde entonces: Los agresores usan la violencia de 3 formas. Usan la violencia política para intimidar, la violencia física para aterrorizar y la violencia mental o emocional para socavar. Y escasamente solo en muy pocos casos, el recurso a más violencia puede funcionar.

Nelson Mandela creía en la violencia cuando fue a la cárcel, y 27 años después él y sus colegas fueron, lentamente y con cuidado, perfeccionando los conocimientos, las competencias increíbles que necesitaban para convertir uno de los gobiernos más crueles que haya conocido el mundo en una democracia. Y lo hicieron con una devoción total a la no violencia. Se dieron cuenta de que el uso de la fuerza contra la fuerza no funciona.

Así que ¿qué funciona? Con el tiempo, he recogido una media docena de métodos que sí funcionan —por supuesto que hay muchos más— que sí funcionan y que son eficaces. Y el primero es que el cambio que debe ocurrir ha de tener lugar aquí, en mi interior. Es mi respuesta, mi actitud a la opresión la que puedo controlar y sobre la cual puedo hacer algo.

Y para lograrlo necesito conocerme a mí misma. Esto significa que necesito saber ¿qué me hace enojar?, ¿cuándo me derrumbo?, ¿dónde están mis puntos fuertes y dónde mis puntos débiles? ¿Cuándo me rindo? ¿Por qué ideal lucharía? Y la meditación o la autoinspección es una de las maneras —nuevamente, no es la única— es una de las maneras de adquirir este tipo de poder interior.

Y mi heroína aquí —como la de Satish— es Aung San Suu Kyi en Birmania. Ella lideraba a un grupo de estudiantes en una protesta en las calles de Rangún. Llegaron a una esquina frente a una fila de ametralladoras. Y enseguida, se dio cuenta de que los soldados, con sus dedos temblorosos apuntando en los gatillos, estaban más asustados que los manifestantes estudiantiles detrás de ella. Pero ella les dijo a los estudiantes que se sentaran. Y avanzó con tal calma y firmeza y una total falta de miedo que pudo caminar directamente hasta el primer fusil, puso su mano sobre este y lo bajó. Y nadie resultó muerto.

Eso es lo que se puede lograr cuando se domina al miedo; no solo frente a ametralladoras, sino también frente a una lucha callejera a cuchillo. Pero tenemos que practicar. ¿Y qué hay sobre nuestro miedo? Tengo un pequeño mantra. Mi temor crece gracias a la energía que le dedico. Y si llega a ser muy grande, probablemente se materialice.

Todos conocemos el «síndrome de las 3 de la mañana», cuando algo que ha estado preocupándonos nos despierta —a muchos de nosotros— durante una hora, damos vueltas en la cama y se pone cada vez peor; para las 4 a.m. estamos pegados a la almohada con un monstruo así de grande. Lo único que queda por hacer es levantarse, preparar una taza de té y sentarse con el miedo a un lado, como si fuese un niño. Tú eres el adulto. El miedo es el niño. Y hablas con el miedo y le preguntas lo que quiere, lo que necesita. ¿Cómo puede mejorar la situación? ¿Cómo el niño puede sentirse más fuerte? Y haces un plan. Y dices: «Bueno, ahora vamos a dormir nuevamente. Pasadas las 7:30 a.m, nos levantamos y esto es lo que vamos a hacer».

El domingo tuve uno de estos episodios de las 3 a.m., paralizada con miedo por venir a hablar con ustedes. (Risas) Así que lo hice. Me levanté, preparé la taza de té, me senté con él, lo hice todo y aquí estoy, todavía parcialmente paralizada, pero aquí estoy.

(Aplausos)

Eso es miedo. ¿Qué hay sobre la ira? Donde hay injusticia hay ira. Pero la ira es como la gasolina y si usted la rocía a su alrededor y alguien enciende un fósforo, se desencadena un infierno. Pero la ira como motor —en un motor— es poderosa. Si podemos usar nuestra ira en un motor, nos puede conducir hacia adelante, nos puede ayudar a superar momentos terribles y nos puede dar verdadera fuerza interior.


Aprendí esto en mi trabajo con los legisladores de armas nucleares. Al principio estaba tan indignada por los peligros a los que nos exponían que solo quería discutir, culparlos y mostrarles sus errores. Totalmente ineficaz. Para crear un diálogo para el cambio tenemos que manejar nuestra ira. Está bien estar enojado con algo —las armas nucleares en este caso— pero no tiene sentido estar enojado con la gente. Son seres humanos como nosotros. Y están haciendo lo que ellos piensan que es mejor. Y esa es la base sobre la cual tenemos que dialogar.

Así que ese es el tercero, la ira. Y eso me lleva al punto crucial de lo que está pasando, o lo que percibo que pasa en el mundo de hoy, este último siglo tuvo una estructura de poder de arriba hacia abajo. Todavía había gobiernos que le decían a la gente lo que tenía que hacer. En este siglo hay un cambio. La estructura de poder va de abajo hacia arriba. Es como los hongos abriéndose paso a través del cemento. Las personas se reúnen, como dijo Bundy, incluso a kilómetros de distancia, para lograr cambios.

Y «Peace Direct» se dio cuenta rápidamente de que la gente de las zonas de grandes conflictos sabe qué hacer. Son los que mejor saben qué hacer. «Peace Direct» los apoya para que lo logren. Y el tipo de cosas que hacen incluye desmovilización de milicias, reconstrucción de economías, reubicación de refugiados, e incluso liberación de niños soldados. Y tienen que arriesgar sus vidas casi a diario para lograrlo. Y se han dado cuenta de que el uso de la violencia en esas situaciones no solo es menos humano, sino que es menos eficaz que los métodos que unen a la gente, que reconstruyen.

Y creo que el ejército estadounidense finalmente está empezando a entender esto. Hasta ahora su política de lucha contra el terrorismo ha consistido en matar a insurgentes casi a cualquier precio, y si caen civiles, los reportan como «daños colaterales». Y esto es tan exasperante y humillante para la población de Afganistán, que hace que el reclutamiento para al-Qaeda sea muy fácil, cuando, por ejemplo, las personas se indignan cuando las tropas queman el Corán.

Así que el entrenamiento de las tropas tiene que cambiar. Y creo que hay señales de que ya está empezando a cambiar. Los militares británicos han sido siempre mucho mejores en esto. Tienen un magnífico ejemplo que los inspira; es el brillante Teniente Coronel estadounidense llamado Chris Hughes. Él dirigía a sus hombres por las calles de Nayaf —en Irak— y de repente la gente salió de sus casas y se amontonó a ambos lados de la calle, gritando, insultando, tremendamente enojados, y rodearon a estas tropas de jóvenes que estaban completamente aterrorizados, no sabían lo que estaba pasando y no hablaban árabe. Y Chris Hughes se abrió paso por en medio de la muchedumbre con el arma por encima de la cabeza, apuntando hacia el suelo, y les dijo: «Arrodíllense». Y estos soldados enormes con sus mochilas y trajes antibalas, tambalearon al suelo. Y todo quedó en completo silencio. Y después de 2 minutos, todos se dispersaron y se fueron a sus casas.

Para mí, esto es sabiduría en acción. Eso fue lo que practicó en ese momento. Y ahora sucede en todas partes. ¿No me creen? ¿Se han preguntado por qué y cómo han caído tantas dictaduras en los últimos 30 años? Dictaduras en Checoslovaquia, Alemania Oriental, Estonia, Letonia, Lituania, Malí, Madagascar, Polonia, Filipinas, Serbia, Eslovenia, podría continuar, y ahora Túnez y Egipto. Y esto no ha sucedido de la nada. Mucho se debe a un libro escrito por un hombre de 80 años de Boston, Gene Sharp. Escribió un libro llamado «De la dictadura a la democracia» con 81 metodologías para la resistencia no violenta. Está traducido a 26 idiomas. Circula alrededor del mundo y lo leen jóvenes y viejos de todas partes porque funciona y es eficaz.

Y esto es lo que me alienta, no es solo esperanza, sino que me siento positiva con lo que pasa en la actualidad. Porque finalmente los seres humanos están entendiendo que contamos con metodologías prácticas y factibles para responder a mi pregunta: ¿Cómo lidiar con un agresor sin convertirse en otro agresor? Estamos usando el tipo de competencias que he resumido: poder interior —desarrollo de este poder— a través del conocimiento de nosotros mismos, reconocer y trabajar con nuestro miedo, usar la ira como combustible, cooperar con los demás, hacer alianzas con otros, tener valor, y lo más importante, comprometerse activamente a la no violencia.

No es que yo crea a ciegas en la no violencia, es más, no tengo si quiera que creer en ella. Porque veo pruebas en todo el mundo de cómo funciona. Y veo que nosotros, los ciudadanos comunes, podemos hacer lo que hicieron Aung San Suu Kyi, Ghandi y Mandela. Podemos poner fin al siglo más sangriento que jamás haya conocido la humanidad. Y podemos organizarnos para superar la opresión abriendo nuestros corazones así como fortaleciendo esta increíble determinación.

Y esa apertura es exactamente lo que he experimentado desde que llegué ayer durante toda la organización de estas reuniones. Gracias.

Scilla Elworthy (nacids el 03 de junio 1943 en Galashiels , Escocia) es la fundadora del Grupo de Investigación de Oxford , una organización no gubernamental se creó en 1982 para desarrollar un diálogo eficaz entre las armas nucleares a los responsables políticos de todo el mundo y sus críticos. Se desempeñó como directora ejecutiva desde 1982 hasta 2003, cuando dejó ese papel con el fin de establecer Peace Direct , una organización benéfica de apoyo a constructores de paz locales en zonas de conflicto. Desde 2005 fue asesora de Peter Gabriel, Desmond Tutu y Richard Branson en la creación de Los Ancianos .
 Ella es miembro del Consejo para el Futuro Mundial y del Grupo de Trabajo Internacional sobre Diplomacia Preventiva. Ella es también la autora de varios libros  y la Directora de Programas para el Festival Mundial de la Paz, celebrado en Berlínen agosto de 2011. 
Ha sido nominada tres veces para el Premio Nobel de la Paz ,  y en 2003 fue galardonada con el Premio de la Paz Niwano por su trabajo con el Grupo de Investigación de Oxford

http://www.ted.com/speakers/scilla_elworthy.html
http://en.wikipedia.org/wiki/Scilla_Elworthy

HH

Más