Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Escultora Actriz directora de cine Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte compositora abogada Profesora Política investigadora Arquitecta medica Fotógrafa Maestra Filosofa Rosas para todas nuestras heroínas fotografa Ilustradora Mujeres Creadoras Historiadora Artista plástica Socióloga dibujante guionista Literatura literata química Antropologa Educadora Pintura bailarina sindicalista Diseñadora Ecologista Novelista Pedagoga Psicóloga coreógrafa feminista y activista por los Derechos Humanos jurista Descubridora Fisica Narradora Teologa científica cineasta pianista urbanista Anarquista Artesana Cuentista Economista Enfermera Filóloga Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Documentalista Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Jueza Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

miércoles, 29 de julio de 2015

Estelle


Estelle (no es su nombre real) tenía una buena vida como modista  y madre de tres hijos, vivia  en una casa que adquirió con su marido. Pero cuando su esposo falleció, Estelle, como muchas viudas de Tanzania, pronto descubrió que ella y sus tres hijos pequeños eran personas sin hogar.

Cuando el tribunal nombró a su cuñado como el administrador de su propiedad, se apoderó de ella y comenzó a alquilarla . Bajo el derecho consuetudinario, las viudas  no pueden heredar nada de sus maridos. Las mujeres y las niñas no pueden heredar tierras del clan, y los hijos hereden más de hijas. 

Estelle no tuvo más remedio que dejar la ciudad e irse a vivir con sus padres en un distrito vecino.

Esta historia es muy común en toda el África subsahariana. Factores como la alta prevalencia del VIH han dado lugar a un gran número de muertes prematuras y, a su vez, a que jovenes viudas  se quedaran sin hogar y en la miseria, muchas veces propiciado por  su familia politica.

 El VIH sólo magnifica las consecuencias de las leyes de propiedad y de herencia discriminatorias. Según ONUAIDS, "Uno de los más graves efectos económicos del VIH para las mujeres ha sido la pérdida de la propiedad."  La incapacidad de la mujer de poseer y heredar propiedades conduce  a más  vulnerabilidad al VIH y a  una mayor dificultad para lidiar con el virus.

 Al depender económicamente de los hombres, las mujeres son menos capaces de tomar medidas para protegerse de la infección. Pueden estar atrapadas en relaciones abusivas y, tras la muerte de su esposo, ser obligadas a participar en relaciones  poligamicas  o  a casarse con un pariente de su difunto esposo para sobrevivir.

En lugar de aceptar esto como inevitable, Estelle se defendió.

Con la ayuda del Centro de Ayuda  Legal a la Mujer de Tanzania  y  de la Clínica de Derechos Humanos de la Mujer de la Universidad de Georgetowny, ella y otra viuda iniciaron procedimientos judiciales para impugnar el sistema de leyes de herencia discriminatorias. Argumentaron que estas leyes violan la Constitución de Tanzania y sus obligaciones en virtud de los tratados internacionales de derechos humanos que el país ha ratificado.

El tribunal estuvo de acuerdo, reconociendo que estas leyes eran "discriminatoria en más de un sentido." Pero se negó a tomar cualquier acción, por temor a que ello abriría " la caja de Pandora" de desafíos a numerosas costumbres discriminatorias.

Sin inmutarse, Estelle empujo hacia adelante, apelando la decisión. Sin embargo, de  este recurso nunca más se supo. Cuatro años pasaron antes de que el Tribunal de Apelación señalara un error administrativo que bloqueó el caso, una inconsistencia en las fechas en la orden del tribunal de primera instancia. Durante los siguientes  dos años, Estelle solicitó en repetidas ocasiones una orden corregiendo el error  en vano.

Estelle entonces se dirigio   a la Comisión de las Naciones Unidas encargada de vigilar el cumplimiento del estado con la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer. A finales de marzo, este comité decidió su primer caso sobre el derecho a la tierra y  a la propiedad,  con la emisión de un  juicio sin precedentes a favor de Estelle.

El comité consideró que al condonar las leyes de herencia y propiedad discriminatorias, el Estado negó a las viudas "la igualdad en materia de herencia y no proporcionó ... ningun  otro medio de seguridad económica o cualquier forma de reparación adecuada". El comité encontró  una sustantiva violación procesal por la  incapacidad del tribunal para escuchar la apelación de las viudas 'violando  su acceso a la justicia y el derecho a un recurso adecuado. Además de la compensación, el comité recomiendó lo siguiente:

- La derogación o modificación de las disposiciones discriminatorias del derecho consuetudinario
- El diálogo entre la sociedad civil, organizaciones de mujeres, y las autoridades locales, entre ellos los líderes tradicionales, en la eliminación de las disposiciones discriminatorias del derecho consuetudinario
- El desarrollo de capacidades para jueces, fiscales y abogados sobre la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra la Mujer
- La educación para mejorar el conocimiento de las mujeres sobre sus derechos en virtud de la convención
- La prohibición de recurrir los  tribunales a formalismo excesivos y retrasos indebidos
- Un mecanismo de coordinación para vigilar la aplicación de estas recomendaciones

La justicia, al fin,  es posible para Estelle y  otras viudas de Tanzania como ella. 

Los gobiernos con demasiada frecuencia ratifican los tratados internacionales de derechos humanos como   apelación política, sin imaginar que  alguien pedirá  que den  cuenta de estas obligaciones. Se necesita a  mujeres como Estelle, con  persistencia y  coraje para desafiar la injusticia, que den  valor a esos tratados. Es sólo a través de las luchas como la suya que los derechos pueden tener algún significado.

Tamar Ezer .
http://www.opensocietyfoundations.org/voices/un-s-rebuke-inheritance-laws-victory-women-s-health
http://vivir-es-ayudar-a-vivir.blogspot.com/2012/06/ser-mujer-en-tanzania.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más