Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Actriz directora de cine Escultora Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte abogada compositora Profesora Política investigadora medica Arquitecta Fotógrafa Maestra Filosofa Historiadora Rosas para todas nuestras heroínas fotografa Ilustradora Mujeres Creadoras Socióloga dibujante Artista plástica guionista Educadora Literatura Pintura literata química Antropologa bailarina sindicalista Ecologista Pedagoga Diseñadora Novelista Psicóloga coreógrafa feminista y activista por los Derechos Humanos jurista Descubridora Fisica Narradora Teologa científica cineasta pianista urbanista Anarquista Artesana Cuentista Documentalista Economista Enfermera Filóloga Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Jueza Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

viernes, 20 de enero de 2017

Sandra Lorenzano poeta, narradora, ensayista.


Sandra Lorenzano (Buenos Aires, 1960) es poeta, narradora y ensayista. Miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte. Entre 2010 y 2016 creó y condujo el programa de radio En busca del cuento perdido (IMER) y el programa Las otras voces (TV UNAM). Actualmente colabora en W Radio (México), SinEmbargo (México), Capital21 el canal de televisión de la Ciudad de México y la Revista de la Universidad de México. Su novela más reciente es La estirpe del silencio (Seix Barral).


Sandra Lorenzano. Con apenas 16 años, emigró a México, cuando se instauró la dictadura en Argentina, en 1976. Al llegar, se colgó la mochila al hombro y comenzó a caminar hasta obtener el doctorado en letras con es pecialidad en arte y literatura latinoamericanas.

La escritora e investigadora, argen-mex por derecho y convicción, es miembro del Sistema Nacional de Creadores de Arte, y se desempeña como vicerrectora de la Universidad del Claustro de Sor Juana, donde fundó y dirige el Programa de Escritura Creativa. Ha impartido cursos, lecturas y conferencias en universidades de México y el extranjero como Duke, Stanford, Nueva York,y Oporto (Portugal).

Colabora regularmente en diversos medios de América Latina; entre otros Adn Cultura (Argentina), W Radio, Nexos, El Universal, Gatopardo, Milenio (México). Como integrante del Consejo Editorial de Debate Feminista, creó y conduce el programa radiofónico En busca del cuento perdido, en el Instituto Mexicano de la Radio.

Es una gran defensora de la memoria histórica, pues entiende que se trata de un compromiso ético. Ha publicado Escrituras de sobrevivencia. Narrativa argentina y dictadura (Universidad Autónoma Metropolitana/Miguel Ángel Porrúa, 2001. Mención especial en el Premio Nacional de Ensayo Literario José Revueltas), la novela Saudades (Fondo de Cultura Económica, 2007, considerada por la crítica como uno de los mejores libros del año), y el poemario Vestigios (Pre Textos, 2010). Actualmente se encuentra en prensa la novela Fuga en mí menor, que publicará en 2012 la editorial Tusquets.

Asimismo, es coordinadora de los libros La literatura es una película. Revisiones sobre Manuel Puig (Centro Coordinador y Difusor de Estudios Latinoamericanosunam, 1997), Aproximaciones a Sor Juana (Universidad del Claustro de Sor Juana/ Fondo de Cultura Económica, 2005), Políticas de la memoria: tensiones en la palabra y la imagen (Gorla, 2007), Lo escrito mañana. Narradores nacidos en los sesenta (Axial, 2010) y Pasiones y obsesiones (Fondo de Cultura Económica, en prensa). 




Traemos parte de uno de sus escritos :

Soy mujer y eso es lo único que importa ahora…



Rosario ha perdido ya varios embarazos. “Por la mala alimentación”, le han dicho en la clínica a la que llega después de varias horas de caminata. Por el trabajo duro. Ella ve que su hermana, su cuñada, sus primas, sus amigas, trabajan tan duro como ella, se alimentan con las mismas torti­llas y los mismos frijoles. Por eso se cuida tanto esta vez. Manuel es bueno con ella. Le ayuda a cargar las cubetas de agua. Se lleva desde temprano la comida a la milpa. Ella se queda en la casa cuidando las gallinas, cuidando el cochino. Hasta le da tiempo de tejer un rato la chambrita verde agua que empezó el jueves. Esta vez sí verá nacer a su hijo. Está segura. Ese día su madre pasa por ella.“Vente Chayo, vamos a misa. Hay que pedir por el bebé. Mi comadre Matilde ya está allá”. Es 22 de diciembre de 1997. ¿Cómo imaginar entonces que la pequeña iglesia será asaltada por los paramilitares? ¿Cómo imaginar que Rosario y su madre serán asesinadas junto con otras cuarenta y tres personas? En la iglesia. Mientras rezan. 
Los habitantes de Acteal pasan la más triste de sus navidades. 
Alguien dice al despedir los cuerpos: “Ellos, nuestros padres y madres, harán que se cumpla el sueño de la justicia. Su sangre regará nuestro suelo, nuestra milpa, nuestra casa, para que la paz amanezca y brille la justicia”.


“Esa tarde Paloma salió muy guapa a la escuela, pero ya no regresó. Tenía la ilusión de estudiar, de ser alguien. Su desaparición me cambió la vida”, dice Norma Ledezma, coordinadora del grupo Justicia para Nuestras Hijas. 
La madre de Yesenia llora ante la cámara. A la de Claudia se le quiebra la voz. Julieta. Gloria. Irene. Silvia. Miriam. Son los nombres de algunas de los cientos de mujeres asesinadas en Ciudad Juárez. Las madres piden justicia.
Nuestras Hijas de Regreso a Casa, Mujeres de Juárez, Ni Una Más, son los nombres de algunos de los grupos que luchan contra el brutal feminicidio. Hay películas, libros, canciones, poemas, obras de teatro. ¿Y justicia? 
Escribe Marisela Ortiz, fundadora de Nuestras Hijas de Regreso a Casa: 
  • En Ciudad Juárez desaparecen mujeres y no se vuelve a saber más de ellas, a menos que sus raptores decidan hacer aparecer sus cuerpos sin vida y con evidencias claras de haber sido brutalmente torturadas y asesinadas, violadas de manera tumultuaria y arrancadas partes de su cuerpo o quemadas. Es un dolor terrible para esta sociedad. ¿No hay nada que mueva a quienes pueden hacer algo al respecto?

...

http://www.secretariadelasmujeres.gob.mx/images/Publicaciones/GeneroyDemocraci.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más