Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Actriz directora de cine Escultora Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte compositora abogada Profesora Política investigadora medica Arquitecta Fotógrafa Maestra Filosofa Rosas para todas nuestras heroínas fotografa Ilustradora Mujeres Creadoras Historiadora dibujante Artista plástica Socióloga guionista Educadora Literatura literata química Antropologa Pintura bailarina sindicalista Ecologista Pedagoga Diseñadora Novelista Psicóloga coreógrafa feminista y activista por los Derechos Humanos jurista Descubridora Fisica Narradora Teologa científica cineasta pianista urbanista Anarquista Artesana Cuentista Documentalista Economista Enfermera Filóloga Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Jueza Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

viernes, 15 de septiembre de 2017

Julieta Paredes poeta




Julieta Paredes nace en Puerto Montt ( Chile )  en 1972. Fundadora y miembro del grupo de poetas Quercipinión desde 1996. Ganadora, con los poemas que aquí se presentan, del primer lugar en la categoría de poesía del Premio "Voces femeninas para el nuevo milenio" otorgado en el encuentro Arcoiris de Poesía del año 2000.



Parda cae sobre mí

Aparece con canto de espejo
Y desaparece entre la alambrada de la tarde
Hurta sigilosa mis pestañas
Me quiebra como quiebra todas las ramas,
Alumbra, alumbra hasta que se cansa de jugar con mis ángeles
Sonámbula me deja en la acera;
Después de ella he comenzado a escribir
Mendigando olores a las paredes que me atrapan,
Después de ella conocí la virtud del fósforo;
Fenicia será
Pues me prefiere menguante
Para lanzarse noche arriba en mi vientre
Y otear desde allí el goteo de la boca,
La estrechez del polvo y del hueso.
No puede ser pecado confesarse con las piernas quietas.
No puede uno cerrar la puerta si el viento sopla, y trae semilla.





Para morir me han parido,

Para esquilar el verano de enero,

Para buscar la cueva entre las cuevas

Y allí seducir a las rocas el día de cumpleaños;

Para conquistar el vinagre del frío buitre
Para almacenar en mi pecho lagartijas.
A morir me dedico,
A construir charcos en el cemento,
A extinguir hasta la última carta de mi gris padre
A embotar su lengua y salvar mi voz con ritmo de nieve.

Me han parido y me han matado

Entre el fuego de juncos enlodados y el deshabitar la carne,

Entre un tenedor de ángel y el litar mi vientre como cordero blanco.

Nada me dejan en el jardín

Sólo venas,
Sangre emanando desde el roquerío a mi noche,
Sangre
Pero sangre de mosca,
De cactus.
Nada ha de colorear las mejillas con gaviotas
Donde se acaricia hay vidrio
Todo se cimbra,
Todo se ata al oscuro enderezar de ramas.
Es hora de revisar el espejo
Y asumir mi condición de cruz,
La condición de espina,
Que esta es la última flecha que desangrará mi leche
Mañana beberé del Jordán,
Y las cenizas cruzarán mi espalda
Sólo entonces se habrá inventado la música
Y todo el barro se partirá en dos.
.............Soy milagro alumbrado por bestias elitradas,
Soy la palabra cosechada con ciruelas,
Soy el colmillo herido de las serpientes y del bramido,
Soy la última ventana en esta calle,
Soy la sed que se extingue con orejas de fraile,
Soy lobo y rana y escorpión,
Y a morir me dedico.



Tengo miedo de ser nuez 

en garganta de serpiente, 

ya no soy la misma reina 

en las penumbras del norte, 

aquí me arrinconan 
y vuelvo a tener quince años, 
en mis gritos no brota polen sólo espinas. 
Si este miedo me deja calva 
toda mi sangre será parte de tus labios.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más