Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Actriz directora de cine Escultora Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte abogada compositora Profesora Política investigadora medica Arquitecta Fotógrafa Maestra Filosofa Historiadora Rosas para todas nuestras heroínas fotografa Ilustradora Mujeres Creadoras Socióloga dibujante Artista plástica guionista Educadora Literatura Pintura literata química Antropologa bailarina sindicalista Ecologista Pedagoga Diseñadora Novelista Psicóloga coreógrafa feminista y activista por los Derechos Humanos jurista Descubridora Fisica Narradora Teologa científica cineasta pianista urbanista Anarquista Artesana Cuentista Documentalista Economista Enfermera Filóloga Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Jueza Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

lunes, 6 de agosto de 2012

Mileva Maric, la primera esposa del misógino Einstein.


Mileva Maric (19 de diciembre de 1875, Titel, Serbia- 4 de agosto de 1948 Zúrich, Suiza)

Mileva Maric y Albert Einstein se conocieron en la Universidad Politécnica de Zürich a finales del siglo XIX. Maric era la única mujer que estudiaba matemáticas y física en aquella universidad. En 1896 iniciaron una relación sentimental y Einstein estaba fascinado por la intensa colaboración intelectual que recibía de parte de su compañera serbia. A la única persona que disgustaba aquella relación era a la madre del genio, una alemana misógina y xenófoba, que nunca vio con buenos ojos a la serbia: “Ella es un libro igual que tú, pero lo que tú necesitas es una mujer. Cuando tengas 30 años, ella será una vieja bruja”.

Como sea, la pareja estaba flechada porque ambos hablaban el mismo lenguaje: ella le dio clases de matemáticas (que nunca fueron el fuerte de Einstein), preparaban juntos sus exámenes y compartían el mismo interés por la ciencia y por la música. Einstein le escribió en 1900: “Estoy solo con todo el mundo, salvo contigo. Qué feliz soy por haberte encontrado a ti, alguien igual a mí en todos los aspectos, tan fuerte y autónoma como yo”.

En 1902, Einstein se trasladó a la ciudad de Berna, Suiza, donde consiguió empleo en una oficina de patentes. Tras cinco años de convivencia Albert y Mileva terminaron casándose a comienzos de 1903 y tuvieron su primer hijo al año siguiente. En sus ratos libres, Einstein desarrolló, entre otras cosas, la Teoría de la relatividad especial que habría de revolucionar la física moderna. Los frutos de su trabajo fueron publicados en 1905, en la -en aquel entonces- prestigiosa revista Annalen der Physik.

Cuando se le preguntaba a Mileva por qué no firmaba los artículos que elaboraba junto a su esposo, su respuesta era: "Wir sind ein Stein!" (Somos Einstein), que en alemán significa “somos una piedra”.

Esta es más o menos la historia oficial, la que todos sabemos; pero se puede ahondar un poco más en la vida privada del genio, en sus inicios y sobre todo, en la relación con su primera esposa.
Aunque Mileva fue una sobresaliente matemática, nunca terminó formalmente sus estudios, en cambio Albert pudo defender su tesis doctoral en 1905.
Para 1908, Einstein consiguió finalmente un puesto de profesor en la Universidad de Berna. En cuanto a Mileva, el matrimonio la obligó a abandonar definitivamente la universidad y la física.
Existen varias cartas del noviazgo en las que Einstein debate con ella sus ideas de la relatividad e inclusive se refiere a “nuestra teoría” y le da un trato de colega. A partir de estas evidencias hay estudiosos que concluyen que las ideas fundamentales de la teoría de la relatividad fueron de Mileva Maric, quien no pudo continuar con su carrera puesto que se hizo cargo del cuidado de los hijos, uno con retraso mental, lo que desde luego le exigió más cuidados maternales. Incluso ahora se sabe que engendraron una niña en 1902, antes de casarse, de la cual se sabe muy poco, sólo que la entregaron en adopción.
Mientras ella cuidaba de sus hijos y renunciaba a la ciencia, Einstein desde su puesto académico tuvo el tiempo suficiente para concluir sus estudios y desde luego para desarrollar la teoría, de la que se sabe ahora,
no todo el crédito era suyo. En esa pareja de físicos alguien tenía que cuidar a los niños, alguien tenía que lavar y preparar la comida; y ése fue el papel que Einstein y la sociedad patriarcal asignaron a Mileva, quien
subordinó todas sus aspiraciones a los objetivos de su esposo y puso todos sus conocimientos a su servicio.

"Mi gran Albert ha llegado a ser célebre, físico respetado por los expertos que se entusiasman por él. Trabaja incansablemente en sus problemas. Puedo decir que sólo para eso vive. Tengo que admitir, no sin vergüenza, que para él somos secundarios y poco importantes", escribía Mileva a unos amigos.
Einstein a su vez admitía: "Nuestra vida en común se ha vuelto imposible, hasta deprimente, aunque no sé decir por qué".

Con el paso del tiempo la relación se tornó disfuncional. Ella ya no le resultaba divertida y tampoco le aportaba nuevas ideas ni conocimientos.

Las “Reglas de conducta” que Albert Einstein le impuso por escrito en 1914 son una cruda muestra de su autoritarismo y, a su vez, del machismo y violencia sicológica que ejerció en contra de Mileva:



“A. Te encargarás de que:

    mi ropa esté en orden,

que se me sirvan tres comidas regulares al día en mi habitación, 

que mi dormitorio y mi estudio estén siempre en orden y 

que mi escritorio no sea tocado por nadie, excepto yo.



B. Renunciarás a tus relaciones personales conmigo, excepto cuando éstas se requieran por apariencias sociales. En especial no solicitarás que:

me siente junto a ti en casa,

que salga o viaje contigo.



C. Prometerás explícitamente observar los siguientes puntos cuanto estés en contacto conmigo:

no deberás esperar ninguna muestra de afecto mía ni me reprocharás por ello,

deberás responder de inmediato cuando te hable,

deberás abandonar de inmediato el dormitorio o el estudio y sin protestar cuanto te lo diga.


D. Prometerás no denigrarme a los ojos de los niños, ya sea de palabra o de hecho.”



Con este tipo de imposiciones obviamente que las cosas no funcionarían nunca, por lo que los Einstein terminaron separándose en 1914. Einstein volvió a casarse en 1915 con una de sus primas, Elsa Einstein, quien también era divorciada y tenía dos hijas. Esta nueva relación marital fue como un necesario soplo de vida para el aún desconocido físico, ya que apenas un año después y con una inusual lucidez y energía dio a conocer su famosa Teoría General de la Relatividad.

Elsa fue la mujer sumisa que Einstein buscaba. En silencio y total sumisión supo mantenerse a prudente distancia, dedicada al hogar y facilitándole el trabajo de investigación. Su doméstica obediencia dio un paso más cuando aceptó organizarle la agenda y restringirle el número de visitantes que aspiraban hablar con él, a medida que crecía su fama.
De los hechos se desprende que Einstein nunca necesitó una esposa sino una secretaria, y que no quiso formar una pareja científica ni conceder crédito alguno en su teoría a su ex esposa Mileva. Quizá por eso, de alguna manera le pagó por su aporte, al otorgarle el dinero que ganó por el Premio Nobel de Física.
Un detalle bastante revelador aportado por la feminista alemana Senta Trömel-Plözt es que, cuando Albert y Mileva se separaron oficialmente en 1919, el documento del divorcio incluyó una cláusula de que, en caso de recibir Einstein algún premio por los artículos publicados en 1905 en los Annalen der Physik, debía entregárselo íntegramente a Mileva. ¿Tenía la esperanza Mileva que ese trabajo revolucionaría al mundo? ¿Cómo pudo saberlo si no fue parte del mismo? Fue en los años de su vida conjunta, hasta 1914, cuando nacieron las obras más importantes de Einstein, por lo que algunos creen que el papel de su mujer era significativo, sobre todo en matemáticas, materia en la que alguna vez brilló en su Facultad.

Mileva Maric
Y fue así que en 1921 Albert Einstein ganó el Nobel de Física por sus publicaciones de 1905, y un año después le entregó la totalidad del dinero del premio a su ex-esposa. Y también hay que decirlo: Einstein era un misógino empedernido. Estaba convencido de que “muy pocas mujeres son creativas. No enviaría a mi hija a estudiar física. Estoy contento de que mi segunda mujer no sepa nada de ciencia”. Decía también que “la ciencia agría a las mujeres”, de ahí la opinión que tenía de Marie Curie: “nunca ha escuchado cantar a los pájaros”. Aun así, dentro de ese machismo recalcitrante, fue quien acuñó la célebre frase: “¡Triste época la nuestra! Es más fácil desintegrar un átomo que un prejuicio”.
Mileva vivió hasta el último de sus días en Zúrich, en un apartamento con vista a la facultad en la que estudiaron juntos. El piso fue comprado justamente con el dinero del Premio Nobel.
Sirva este pequeño retrato de Mileva Maric como homenaje a esas miles, millones de abnegadas esposas y madres, que han sacrificado sus sueños,carreras e ideales, porque el instinto maternal y el amor han sido más fuertes que el estatus.
Escrito por Maria Suarez Toro. Todo nuestro agradecimiento hacia ella.
 Parte de la tesis de  María Suarez Toro de la Univ de Costa RIca, sobre el aporte invisibilizado de las mujeres. Esa tesis despues fue teatralizada por el grupo Alas de Mariposa

http://www.jornada.unam.mx/2005/02/07/informacion/78_mileva.htm
Gracias a Barbara Gil, Coca Trillini entre otras de las mujeres de la red Rima, que son lo Más
http://www.rimaweb.com.ar/
http://mujeresabordo.blogspot.com/
http://www.eldiario.es/autores/consuelo_barea/
 http://www.alasdemariposa.org/p_esp/10cartas_apoyo/10tesis_maria_s.htm
http://www.jornada.unam.mx/2005/02/07/informacion/78_mileva.htm
En esta última  página se citan las siguientes Fuentes

“La mujer detrás de Einstein”, La Jornada, 1/4/91
Arthur Spiegelman, “Einstein le leyó la cartilla a su esposa…”, La Nación, 23/11/96
Albert Einstein, Cartas a su novia Mileva, Princeton University Press, 1987


53 comentarios:

  1. Para matizar un poco esta perspectiva un tanto demonizadora de Einstein:

    http://www.aps.org/publications/apsnews/200506/history.cfm

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esperamos pronto contar con una biografía de Mileva que nos aporte más datos. No obstante este texto es de una investigadora en la que confiamos.
      Por otro lado gracias por estar por aquí.

      Eliminar
  2. No es que necesite probarse la existencia de una sociedad machista, pero todo trabajo histórico debe citar con claridad las fuentes documentales.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Suguiendo los trabajos de Maria Suarez se pueden llegar a las fuentes y si esperamos un poco se esta escribiendo un libro sobre el tema que nos dara más información .

      Eliminar
  3. Deberias poner la fuente donde leiste lo de esas cartas, porque hay mas evidencia de que Mileva no tuvo ingerencia en la teoria de Einstein, lo siento pero es la verdad. ahora por cuestiones de igualdad quieren hacer parecer que en todo descubrimiento cientifico hecho por hombres, sus esposas fueron coautoras, en algunos casos verdad y en otros (como este) no.
    Mileva y Einstein estudiaban la relatividad del movimeinto en la universidad, esta, mas relacionada con el eter, idea en la cual ambos creian, al menos al principio. Estos estudios los realizaron ambos cuando aun eran novios y no tiene nada que ver con la relatividad que todos conocemos, fue mucho antes de que el se volviera "malvado" con ella
    Mileva era buena, pero no una genio como Curie y menos como Einstein.

    ResponderEliminar
  4. Esta indicada que se ha tomado la información de la tesis de Maria Suarez Toro . hay un link para seguir la información . Lo colorearé .
    Lo que refleja esta historia es el peso que sobre una mujer inteligente tiene el dejar la vida publica y convertirse en la cuidadora de los hijos . Los hijos de ambos son de ambos , con el apellido de él , pero los éxitos científicos son solo de él . no ?? Quiero que mi hija conozca esta historia y sepa a que atenerse , espero que más mujeres la conozcan también.
    Como medir la inteligencia de Mileva ? ¿cuanto de motivación hay también en un exitoso resultado ? .
    A las mujeres se nos ha permitido el acceso a la cultura hace 100 años , hay componentes culturales que pesan sobre nosotras alejándonos de la investigación , quizá . Eso no nos quita capacidad aunque nunca haya sido reconocida .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Carolina, para evitar suspicacias queremos quedar claro que no se trata de ninguna especulación pues este es un caso notable pero sabemos que existen millones analogos

      Eliminar
    2. Hola. Nadie obligó a Mileva a hacerse cargo de los roles domésticos, debió terminar su carrera y enfocarse en sus objetivos personales. Si no lo hizo fue por algo.

      Eliminar
  5. Estimadas compañeras Como se pueden dar cuenta los que se molestan por la Inteligencia femenina y la develación de estos hechos históricos, son hombres absurdamente molestos y sin capacidad siquiera de identificarse bien
    No perdamos nuestro valioso tiempo recomendandoles leer las fuentes, que claramente se observa al terminar la lectura del artículo
    Carolina Galarza
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi respuesta Carolina quedo arriba. abrazos

      Eliminar
  6. Ciertamente miles de mujeres tienen sueños q al convertirse en madres se ven ante la disyuntiva de elegir y el amor de una madre hacia un hijo es una fuente inagotable d amor...
    Abandonan sus sueños por el placer de criar y amar a sus hijos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El problema es que los hijos son del padre y la madre y los aportes de la madre no los reconoce nadie en esta sociedad, cuestión que queremos cambiar intentando que la responsabilidad con los hijos e hijas sea de los dos .

      Eliminar
    2. Tal cual. Y también pasa que inexplicablemente, cuando un matrimonio se separa el padre queda en gran parte relegado de la educación de los hijos. Cuando este quiere participar activamente y es un padre responsable en todo aspecto la ley lo deja en segundo plano. Luego la madre queda sobrecargada y el padre queda como un mero financiador de la vida del niño con derecho a verlo algunas veces por semana y no mucho más que eso.

      Eliminar
    3. Encantadas estamos de paternidades responsables. Trabajamos por hacerlas realidad por ejemplo con lo permisos paternales iguales e intrasferibles .

      Eliminar
    4. DAF, la teoría de la madre abnegada y hembra sacrificial para marido e hijos ya se ha quedado un tanto obsoleta... Intenta alcanzar el siglo XXI.

      Eliminar
    5. Contamos sobre un hecho del siglo XX y como nuestra mirada es universalista como los feminismos sabemos que en muchos espacios en cuanto a derechos de las mujeres ni este momento se ha alcanzado . De todas formas su actitud machista lo ubica en el XIX.

      Eliminar
  7. Magnifica revelacion. Cobra tan alto perfil por la celebridad del personaje misogino. Oajal pudiera divulgarse mas este tipo de informacion. Hace falta quizas revelar lo que todo mundo sabe pero calla. En efecto,"es mas facil desintegrar un atomo que un prejuicio", el prejucio machista sobre la mujer. Afortunadamente en algunos nucleos sociales las cosas estan cambiando, pero hace falta mucho mas, casi todo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ciertamente todos sabemos pero callamos el enorme aporte de las madres y como miramos para otro lado a la hora de darles una adecuada y generosa respuesta por ejemplo en las pensiones en su vejez

      Eliminar
  8. Mierda feminazi y misandrica sin base alguna, las feministas dicen cualquier imbecilada para victimizarse y empoderarse.
    Se sienten tan amenazads por el hombre que tienen que tratar de disminuirlo, pateticas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. mono anda a llorar a la iglesia... soy experta en redes. otro comentario maleducado y me lo dices en la cara y vemos quien se victimiza ... de anonima a anonimo

      Eliminar
    2. querida Anonima , entiendo tu agresividad, estamos cansadas de explicar. Lo que aqui conatamos lo vemos en nuestro entorno, mujeres inteligentes que agobiadas por su maternidad se alejan de sus trabajos y terminan siendo menospreciadas por sus compañeros que son los que llevan el dinero a casa (por una decisón conjunta de divisiónd e quehaceres). Lo que quiero Anonima es que nos ayudes a convencer al 50 % de las mujers a ser conscientes de nuestra realidad ( no olvides que el anonimo tiene madre ) y en este sentido nos ayudes difundiendo nuestro trabajo feminista en la red. Lo esperamos .

      Eliminar
  9. Los machistas desde el anonimato nos dejan desagradables mensajes que queremos compartir para que conozcan sus palabras y el mundo en el que aún vivimos

    ResponderEliminar
  10. No pude ir a la fuente. Está malo él link.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Wsta nota se hizo en 2012 ,ya vemos que ahora no esta activo el link . Intentaremos acercarnos a la autora para conseguir ampliar la informcaión . Saludso y gracias por estar por aqui.

      Eliminar
    2. http://www.jornada.unam.mx/2005/02/07/informacion/78_mileva.htm

      Eliminar
  11. No pude ir a la fuente. Está malo el link.

    ResponderEliminar
  12. "Se sienten amenazadas por el hombre" es curiosa la frase; un chiste (un muy mal chiste) que se cuenta sólo.

    ResponderEliminar
  13. Estamos buscando restablecer las bases de nuestra información. Sabemos de nuevos estudios sobre el mismo tema, esperamos poder informar en breve .

    ResponderEliminar
  14. (Mileva Maric, primera mujer de Einstein, firmó con él el documento básico de la Teoría de la Relatividad, él borró la firma de ella poco después)...
    Palabras de Consuelo Barea
    http://www.elmundo.es/encuentros/invitados/2004/11/1344/

    ResponderEliminar
  15. Me gustaría ayudar a que fuera visible la vida de Mileva Maric (1875- 1948), primera esposa de Einstein y única mujer que entró en la sección de Matemáticas en el Instituto Politécnico Suizo el mismo año que Albert Einstein, y asimismo mujer maltratada y humillada por el “genial físico” en una época y situación en la que ella no tenía expectativas de escapatoria.

    …Sente Troemel-Ploetz presentó una amplia documentación sobre la vergonzosa apropiación de Albert Einstein del trabajo de Mileva y el silencioso sometimiento de ésta: “Albet Einstein, the incorregible plagiarist” Christopher Jon Bjerknes, sep. 2002.

    También, según el físico Evan Harris Lorent, las ideas básicas de la relatividad vinieron de Mileva y tras la separación del matrimonio en 1914, la física de Einstein se volvió conservadora, sin esas ideas originales que habían abierto nuevos caminos como la Teoría de la Relatividad.

    Se jactaba en cartas a amigos con frases como “yo trato a mi mujer como a una empleada a la que no puedes echar”. Para que se pueda entender la vida de Mileva Maric y para su conocimiento existe una pequeña, pero completa biografía documentada recogida en “Homenaje a Mileva”, epílogo del magnífico libro de la Dra. Consuelo Barea, “Manual para mujeres maltratadas (que quieren dejar de serlo) “Editorial Océano, 2004, de donde provienen estos datos.

    http://www.galiciadigital.com/opinion/opinion.5208.php

    ResponderEliminar
  16. http://lab.eldiario.es/diadelamujer/mileva-maric/
    El debate sobre qué papel jugó la matemática serbia Mileva Maric, primera mujer de Einstein, en los trabajos por los que él recibió el Premio Nobel continúa sobre la mesa desde la publicación de las cartas dirigidas en las que el científico más popular del siglo XX discutía con ella de asuntos científicos y hablaba de “nuestro trabajo” y “nuestra investigación”.

    ResponderEliminar
  17. El premio Nobel no lo recibió por la teoría de la relatividad sino por las lentes gravitacionales

    ResponderEliminar
  18. Segun indica wikipedia lo consiguio en 1921«por sus aportaciones a la física teórica y, especialmente, por el descubrimiento de la ley del efecto fotoeléctrico» https://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Ganadores_del_Premio_Nobel_de_F%C3%ADsica

    ResponderEliminar
  19. Ella tenía una autoestima por los suelos. Hoy mismo, un siglo después, hay mujeres que siguen viviendo y comportándose a la sombra de sus maridos, aún siendo brillantes. Todo un mandato aún sin disolver. No era guapa, era coja, era brillante para la ciencia -algo privativo de los hombres- y encima ¡mujer! No pudo con su autoestima, hoy día tenemos muchas más herramientas de inteligenca emocional como para salir adelante sn tener que cederles nuetros descubrimientos. Bueno, a veces.

    ResponderEliminar
  20. Las cosas nos son sencillas ni siquiera ahora . el cuidado de nuestra prole se nos asigna socialmente. El tiempo para investigar se nos reduce dificultándonos conseguir logros . Sobre nuestras ideas otros pueden crecer .

    ResponderEliminar
  21. Ahora resulta que Einstein era un copion, por eso lo mejor es no casarse, para que luego no le den el mérito a tu mujer

    ResponderEliminar
  22. ¿ eso concluye ? Nosotras concluimos que los cuidados se deben repartir y nadie debe renunciar a su proyecto personal en aras de otra u otro .

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues para no renunciar, mejor no casarse

      Eliminar
  23. Buscamos la igualdad y no vemos que ningún hombre renuncie a casarse centrándose en su desarrollo profesional .

    ResponderEliminar
  24. Pues yo sí los veo, y cada dia hay mas, además que un hombre no puede parir ni dar el pecho, no es lo mismo

    ResponderEliminar
  25. YO CONOZCO A HOMBRE QUE NE SU VEJEZ CONSIGUEN HASTA CUATRO HIJAS E HIJOS DE VIENTRES DE ALQUILER. La crianza va más allá de parir y dar el pecho, dura mucho tiempo y cuidar a la prole ha sido el mandato de las mujeres a las que se las ha negado el acceso al saber.

    ResponderEliminar
  26. Sí, hasta los genios son misoginos, debe ser un signo de genialidad, porque estoy viendo en muchas páginas feministas que muchos genios del pasado fueron misoginos, y sin ninguna prueba

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo que aquí contamos esta bien documentado, es por eso que a veces tardamos en ver los mensajes que nos envían ( estamos documentandonos ) y también es verdad que entendemos que este es nuestro espacio y estamos en capacidad de censurar lo que nos parezca . Y si, se ha separado el mundo publico del privado y hay muchos malos padres, esposos y misoginos varios que son por diversos aspectos considerados genios .

      Eliminar
  27. Hay que tomar en cuenta algo, cuando Einstein le escribió esa carta a Mileva, fue para que esta se separara, ya que ella no quería la separación ni el divorció por mero orgullo, ella, aceptó el trato de la carta por un tiempo, ella le fue a infiel a Einstein y se divorciaron(Einstein también le había sido infiel).
    En parte es cierto que gran talento de Mileva no pudo ser desarrollado por esta relación, pero vamos, que ambos se amaban en un tiempo. Como dice el dicho, en un tiempo ganarás y amarás, luego amarás y perderás. El rencor y los celos hicieron con el tiempo matar el amor por Einstein, al igual que a Einstein empezó a odiar la indiferencia de su mujer.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es claro que la relación iba mal, el caso es que su unión generó una división de papeles que a ella la dejo muy mal parada finalmente y que su caso no es único . Es muy fácil para un individuo encontrar una joven , bella y dócil y cansarse de su aburrida y ya menos agraciada esposa .

      Eliminar
  28. He leído cosas tontas, y luego está este artículo, más feminazi no podría ser, todo les duele, todo les incómoda...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Que nos incomoda ? Parece que este texto no iba dirigido a usted, manténgase en sus valores que sin duda le benefician. A nosotras no y los cuestionamos . Le digo una cosa lo de feminazi ya se paso de moda, lo retrata a usted que debe ocultarse en un anónimo más que a nosotras .

      Eliminar
  29. Parece que alguíen ha estado viendo la serie Genius de NatGeo...

    ResponderEliminar
  30. sólo te faltó decir que la esposa de Einstein con la esposa de Eddington demostraron la teoría de la relatividad (de Einstein)

    ResponderEliminar
  31. Podríamos decir que la teoría de la relatividad es de Mileva igual que la hija y el hijo de esta eran también hijos de Einstein, aunque poco más de la semilla pusiese .

    ResponderEliminar
  32. no creo a Einsten un misógino ni a Mileva una heroína. el fue un hombre consecuente a su época y educación. igual Mileva, bajo protesta hizo lo que la sociedad esperaba de una mujer: parir hijos y dedicarse a su crianza y a las labored de la casa. protestó pero no se rebeló contra el mandato social, a pesar de su gran capacidad hizo lo que se esperaba de ella. en cuanto a la madre de Einstein estoy de acuerdo era una judía alemana misógina y xenófoba...

    ResponderEliminar
  33. Para nosotras Mileva fue una heroína en un mundo patriarcal , igual que la madre de Eistein que se manejaban en una sociedad injusta y desigual que nos condenaba prácticamente a la infelicidad si eramos conscientes .

    ResponderEliminar

HH

Más