Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Escultora Actriz directora de cine Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte compositora abogada Profesora Política investigadora Arquitecta medica Fotógrafa Maestra Filosofa Rosas para todas nuestras heroínas fotografa Ilustradora Mujeres Creadoras Historiadora Artista plástica Socióloga dibujante guionista Literatura literata química Antropologa Educadora Pintura bailarina sindicalista Diseñadora Ecologista Novelista Pedagoga Psicóloga coreógrafa feminista y activista por los Derechos Humanos jurista Descubridora Fisica Narradora Teologa científica cineasta pianista urbanista Anarquista Artesana Cuentista Economista Enfermera Filóloga Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Documentalista Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Jueza Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

martes, 16 de octubre de 2012

La abuela "mechitas "













 Compartimos la historia de la abuela de Shirley , que expresa claramente la importancia de las abuelas en nuestras vidas.


Mercedes Alarcón Pérez o cariñosamente llamada en la familia “mechitas” nació en Chita- Boyacá el 26 de febrero de 1926, fue una campesina arraigada hasta la muerte en sus costumbres: religiosas, gastronómicas, lingüísticas, etc; tuvo cuatro hijos, dos mujeres y dos hombres, de esposos diferentes, no sé quien son porque la abandonaron, ni siquiera se su nombre, pero pues tampoco importa. La verdad siempre fueron solo dos, mi mama y mi tía siempre estuvieron con ella como debe ser no al 100% pero si un 75% , de sus hijos el mayor escapo a los 12 aburrido de esa vida dura de campesino nunca se volvió a saber de él y mi abuela nunca me hablo de él y otro, el otro no vale la pena hablar, para mi nunca la quiso, su única demostración de cariño era llevarla un pollo y un poco de mercado cada 6 años y eso que vivíamos a 10 minutos en el mismo lado, mi abuela guerrera hasta la muerte, por su familia, porque nunca les faltara nada, por lo que creía que estaba bien creció en un pueblo pequeño, entre sufrimientos decadencia, pobreza, abusos tal vez de todo tipo,  como dicen : "pequeño pueblo infierno grande", su vida fue dura, nunca estudio, a veces me lo recordaba no sé si porque la compadeciéramos o por hablar un poco de su vida, de su infancia o su juventud no se mucho la verdad, casi nunca se tocaba ese tema en  la casa era triste y era mejor así no recordarlo, de todas formas siempre me dio curiosidad, le intentaba preguntar a mi abuela y lo único que me decía literalmente: “ a mí me toco comer mucha mierda” pues se que fue muy dura porque mi mama y mi tía, me lo decían, escuchaba que las familia o otras personas la criticaban porque en ese tiempo era un sacrilegio estar separada y con hijos, le daban malos tratos, lo creo así por en su vejez, a casi nadie le importaba solo a nosotros las  4 personas de su núcleo familiar, es como si no hubiese existido nadie más, aparte de mi mama y mi tía, en general me  dicen que no había luz, mucha agua. Vivian y comían con lo que podían, agricultores por tradición, así debió ser siempre era así por allá, sumidos en el olvido del estado y en pobreza terrible, que le hacia un poco violenta no por maldad, ¡nunca!, solo por ignorancia, recuerdo de la últimas veces que compartimos, me gustaba sacarla después de su almuerzo y su acostumbrada siestas, la sacaba a que se asoleara un poco, ella le fascinaba el sol, pero su somnolencia era terrible creo que veía el sol cinco minutos y ahí quedaba inmóvil con la inocencia de un niño y en su silla de ruedas, llena de sueño como si hace un mes no durmiera pero antes de eso, lograba sacarle una que otra palabra después de comer helado y ver jugar a los niños o a los perros, lo poco que  me decía,  yo  la interrogaba, animales, música, amaneceres, frio mucho frio, nada concreto me decía su memoria no daba para tanto solo para una que otra copla que me decía de cariño, eso me dolía ver como caía y ella sabía que también que también estaba decayendo mucho pero igual nunca me amargue porque eso era parte de ciclo de la vida.
 Necesitaría un libro o dos para relatar la relación de mi abuela con los demás miembros de la familia y tampoco es tan grato o dulce como la relación con la mía, en fin le debo tanto a esta mujer :ella me crió desde que era bebe pues mi mama trabajaba todo el día, de hecho no solo a mi; Dos generaciones pasaron por sus manos, (mis tíos y mi mama y mi hermana y primos), como buena abuela alcahueta y cariñosa solo basta ver la viejas fotos del álbum de la sala, para darse cuenta, con el pasar del tiempo crecí le hacía travesuras en la casa con mi prima menor, mientras lo demás vivian ocupados por fuera de la casa, ella me alcanzaba para darme palmadas mientras nosotras éramos felices saltando por la camas para esquivarla, me levantaba una hora media antes que pasara la ruta de las seis, luego al mediodia me tenía el almuerzo charruscado como siempre, luego yo hacia lo mío, (casi nada con once años), ella se quedaba en la sala mirando todas la tardes ,mirando, pensando, recordando, maldiciendo, por su cabeza pasaba de todo, a veces me asustaba porque se reía y trataba de llorar al tiempo, pienso que cosas de su vida y de la edad.
Por si me olvida tenemos techo gracias también a ella, pues vendió lo poco que tenia para ayudar a mi mama y a mi tía, años más tarde mi “tío”, demostraría todo el egoísmo y rencor hacia mi mama, por la herencia de mi abuela, este hombre creo que nunca la quiso tanto como ella a él, mía abuela lo veía y se alegraba  mucho en cambio para ella no había ni siquiera un insignificante beso y que decir de las otras nietas igual, pero nunca existieron, así con casi toda su “familia”, solo en su funeral se acordaron que ella existía.




 Mi abuela y la soledad y la alegría.

Ella era indiscutiblemente la guardiana de la casa, lo hacía todo por ese tiempo con 70 años lucida, lavaba ropa, subía escaleras, cocinaba aunque no lo hiciera muy bien, salía no se a donde a traer cebolla, a misa, la veía por la calle caminando despacio, pero segura sin ninguna prisa con su querido pañolón vino tinto, las llaves en el pecho para que no se  perdieran, aun así se la pasaba la mitad del tiempo sola, sola por más de 10 años, su ventana, su amado tinto y papas saladas a medio cocinar, era su única compañía para pasar el tiempo, sin tener por lo general a quien contarle sus penas , cuentos o relatos; nos esperaba luego del colegio para atendernos, subía a la terraza a ver la gente y tomar el sol y así de vez en cuando salir a una reunión familiar y saber que casi no se acordaba de nadie pero todo mundo de ella, o para misas de muertes de paisanos o simples misas que le era uno de sus pasatiempos favorito, de vez en cuando me llamaba para darme una que otra golosina con amor, para preguntarme la fecha y la hora, o para que le ayudara o simplemente para verme. Paso el tiempo y empezó a necesitarnos mas su independencia se deterioro, ya no se podía dejar tanto tiempo sola, la ayudábamos a bañar y en el baño hacíamos chanzas, la acompañábamos a todos lados, le daba  la mano para subir la escalera, la vestíamos, así fue los últimos 9 años, antes que perdiera por completo su independencia, la acompañaba un perro criollito que adoptamos, pienso que fue un digno acompañante antes de que también partiera, ella dormía hasta tarde y no había que molestarla para que durmiera mas, luego vino esa edad de los 78 para arriba, una torta mas a veces eran los deseos de cumpleaños extraños pedía a Dios que se la llevara ya y lo decía sin miedo, mi hermana le preguntaba ¿por qué?, con lagrimas en los ojos, nunca nos dijo, debía ser algo muy malo que le paso y que nunca pudo olvidar para pedirle eso al creador , esta época era un poco grisácea porque ya no podía hacer nada por ella sola y cuando lo hacia se golpeaba, paso por la manos de mi prima, de mi hermana que le dio muy buen trato y compartieron mucho, no todo podía ser tristeza en la vida de Mercedes y pienso que esa alegría se la dimos nosotras sus nietas.
Aquí empieza una de las etapas sino la más feliz de su vida  nos turnábamos para cuidarla, luego que mi hermana la cuidaba con mucho empeño y dedicación la sacaba al parque, se untaba de helado porque ya no coordinaba mano con boca, parecía una niña pequeño , la poníamos a escuchar música o a ver tv el chavo le gustaba y era de las pocas cosas que sabía de la “actualidad”, eso y una que otra cosa como el nombre del presidente o el nombre de una novela, la de las  6 de la tarde porque esa era su hora de comida, también le gustaban mucho las noticias, así ya casi no pudiera oírlas.

Luego seguí yo, releve a mi hermana después de casi 8 felices meses junto a nuestra abuela, al principio un poco difícil, una vez inclusive se golpeo muy fuerte en la cabeza por no avisar que quería levantarse, la rutina hasta hace poco era la siguiente yo me levantaba, la saludaba y le preguntaba cómo había amanecido y me contestaba bien solo un bien, con eso me bastaba, o a veces levantaba la casa a gritos para que la levantara; le lavaba la cara y los dos dientecitos que tenia, la lengua era los mas difícil pues no la sacaba, nos reíamos porque yo del desespero le decía “abra la lengua”, había tiempo para todo¸ luego la ropa siempre limpia, luego su desayuno, yo hacia lo mío (que era un poco más que antes), luego la dejaba un poco sola mientras esto, solo bastaba 15 minutos y ya estaba en su quinto sueño, si había sol salíamos al centro de Mosquera, le gustaba mucho ver gente, carros, parejas, nunca perdió su encanto por ver a los niños, en fin eso la distraía, inclusive a veces tiempo para un recuerdo para la eternidad una foto ya fuera con mi hermana o conmigo, luego ¡oh oh!, ataca la somnolencia y debíamos regresar a casa y cambiar su pañal antes que fuera demasiado tarde, regresábamos a casa y yo le preguntaba en cualquier hora del día : ¿Ud. me quiere abuela?  y ella me contestaba jocosamente: - “pero joder” y nos reíamos o cuando la iba a cambiar de pañal le decía nos cambiamos y ella me contestaba ¿ por qué?, porque nos vamos a cambiar si así estamos bien y solo ella y yo entendíamos la magia de esas palabras.

En sus últimos días bajaba más temprano de lo común antes que ella despertará y metía mis pies helados entre sus manos calientes y yo leí la biblia, se la solía leer a veces le gustaba, de hecho antes de que partiera fue de las ultimas cosas que oyó en su subconsciente, la misma rutina; ella me agradecía lo que hacía por ella todos los que me rodeaba sabían que tanto amaba mi abuela, a veces me quedaba un rato largo largo viéndola y ella a mí y pensaba como será cuando ella se vaya y se me aguaban los ojos.
La última etapa de su vida fue normal solo la muerte tardo en llevársela  de soplo en soplo  17 días.
Solo sé que cuando mi papa me recibió con esa noticia un domingo hace mas de 4 meses a las 4 de la tarde,  mi conciencia estuvo tranquila, solo sé que fue un dolor inmenso para ella y para la familia, solo sé que todavía siento vacíos al ver a algunos con sus abuelas, veces quisiera bajar como siempre a ver como esta y como siempre decirle lo mucho que la amo, pero ya se lo dije, ella lo supo siempre, aunque se lo dijera a veces inclusive cuando no estaba consciente, pero ella quiso siempre estar pendiente de mi, como cuando estaba viva y por eso se despidió, le pidió permiso a Dios o Dios le dijo despídete  de una persona que tanto te amo, no hubo palabras, o lagrimas solo un sueño donde ella me miraba con amor y yo a ella recostada en su regazo, en un lugar blanco se que eso fue real, Dios habla por sueños y el último momento donde estuvimos juntas, pero va a estar para la eternidad conmigo en mi corazón.
Nunca olvidare las tardes cuando dormíamos juntas, como veías la ultimas cosas con una gran inocencia o lo bien que te sentías cuando estabas conmigo abuela, cuando jugábamos. En cada viejecita que veo hay un poco de ti y se llenan un poco mis ojos de agua, pero sé que estas bien y que nos vamos a volver a ver y nunca nadie nos va  a separar…

 Shirley león

 Solo enfatizar en que todo lo bueno de tu abuela esta dentro de ti Shirley, la llevas contigo. Eres una afortunada. Han sembrado en ti mucho amor y esta dando sus frutos. Gracias Shirley.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más