Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Escultora Actriz directora de cine Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte compositora abogada Profesora Política investigadora Arquitecta medica Fotógrafa Maestra Filosofa Rosas para todas nuestras heroínas fotografa Ilustradora Mujeres Creadoras Historiadora Artista plástica Socióloga dibujante guionista Literatura literata química Antropologa Educadora Pintura bailarina sindicalista Diseñadora Ecologista Novelista Pedagoga Psicóloga coreógrafa feminista y activista por los Derechos Humanos jurista Descubridora Fisica Narradora Teologa científica cineasta pianista urbanista Anarquista Artesana Cuentista Economista Enfermera Filóloga Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Documentalista Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Jueza Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

martes, 11 de junio de 2013

Emily Dickinson




Él era débil y yo era fuerte

Él era débil y yo era fuerte,

Después él dejó que yo le hiciera pasar
Y entonces yo era débil y él era fuerte,
Y dejé que él me guiara a casa.

No era lejos, la puerta estaba cerca,
Tampoco estaba oscuro, él avanzaba a mi lado,
No había ruido, él no dijo nada,
Y eso era lo que yo más deseaba saber.

El día irrumpió, tuvimos que separarnos,
Ahora ninguno de los dos era más fuerte,
Él luchó, yo también luché,
¡Pero no luchamos a pesar de todo!


EMILY DICKINSON
(1830-1886)

Emily Dickinson nació el 10 de diciembre de 1830 en Amherst, Massachusetts (Estados Unidos), en el seno de una familia muy puritana.

Su padre era el abogado y político Edward Dickinson y su madre, con la que nunca se sintió ligada emocionalmente, se llamaba Emily Norcross. Su abuelo, Samuel Fowler Dickinson, había sido uno de los fundadores de la Universidad de Armherst.
Tenía un hermano mayor llamado Austin y una hermana menor de nombre Lavinia.

En el año 1840, Emily acudió a la Amherst Academy. Siete años después ingresó en el Seminario femenino Mount Holyoke, centro en el que permaneció durante breve tiempo.

Mantuvo una estrecha amistad con Abiah Root, reducida al intercambio de cartas tras la marcha de Abiah de Amherst.

Otros de sus contactos amistosos, muy selectos, ya que Dickinson rehusaba casi por completo el encuentro social, fueron Benjamin Newton, abogado y secretario de su padre que impulsó su afición a la escritura, el escritor y crítico trascendentalista T. W. Higginson, a quien solicitaba consejos literarios, el reverendo Charles Wadsworth, a quien la propia Emily denominó “su amigo terrenal más querido”, y su cuñada, Susan Hungtinton Gilber, casada con su hermano Austin, quien también hizo sus pinitos como poeta.

Emily, sensible y muy tímida, permaneció gran parte de su existencia recluida en su hogar, casi sin salir de su habitación, empapándose de literatura (en especial de la Biblia, William Shakespeare, John Keats y de las hermanas Brontë) y escribiendo bellos e intuitivos poemas repletos de simbolismo e imaginería, algunos de los cuales, fueron publicados sin resonancia en el “Springfield Republican”.

Salió de su hogar en contadas ocasiones, acudiendo puntualmente a Boston, en donde fue tratada de la vista, y a Washington en compañía de su hermana Lavinia. En Washington conoció a Charles Wadworth.

En los últimos veinte años de su existencia renunció a abandonar las paredes de su casa familiar.

La forma de escribir muchos de sus poemas era curiosa,  Emily solía redactarlos en trozos de papeles, sobres usados o en la parte de atrás de recetas médicas.

Su obra literaria, ignorada en vida, fue reivindicada décadas después. Entre los libros que contienen su arte poético se encuentran "Nuevos Poemas" (1929) o "Flechas De Melodía" (1945).

Murió a causa de la enfermedad de Bright (nefritis crónica) el 15 de mayo de 1886. Tenía 55 años.

Sus poemas y sus cartas demuestran que es falsa la apariencia de monotonía y enfermedad mental que erróneamente muchos atribuyen a estos últimos años de la artista. Las misivas de esta época son poemas en prosa: una o dos palabras por renglón y una actitud vital atenta y brillante que encantaba a los destinatarios: 
"Mamá fue de paseo, y volvió con una flor sobre su chal, para que supiéramos que la nieve se había ido. A Noé le hubiese gustado mi madre... La gata tuvo gatitos en el tonel de virutas, y papá camina como Cromwell cuando se apasiona".

Disfrutaba de la visión de los niños que jugaban en el terreno lindero ("Me parecen una nación de felpa o una raza de plumón") y trabajar de rodillas en sus flores.

Cuando murió su sobrino menor, último hijo de Austin y Susan , el espíritu de Emily, que adoraba a ese niño, se quebró definitivamente. Pasó todo el verano de 1884 en una silla,. A principios de 1886 escribió a sus primas su última carta: "Me llaman".


Poco después de la muerte de la poetisa, su hermana Vinnie descubrió ocultos en su habitación 40 volúmenes encuadernados a mano, que contenían la parte sustancial de la obra de Emily: más de 800 poemas nunca publicados ni vistos por nadie. El resto de su obra la constituyen las poesías que insertaba en sus cartas, la mayoría de las cuales pertenecen a los descendientes de sus destinatarios y no se hallan a disposición del público.

Los únicos tres poemas que se publicaron en vida de la autora fueron A Valentine, The Snake y Success. Todo el resto de sus innumerables trabajos se publicó después de su muerte por su amiga Mabel Loomis Todd y su "Maestro" Thomas Wentworth Higginson

El corazón pide placer primero

El corazón pide placer primero,
después, ser excusado del dolor
y luego esos pequeños anodinos
que ahogan el sufrimiento.
Y luego ir a dormir
y más tarde, si esa fuera
la voluntad de su Inquisidor
el privilegio de morir.
(c. 1862)




http://www.alohacriticon.com/viajeliterario/article60.html
http://www.biographyonline.net/poets/emily_dickinson.html
http://www.emilydickinsonmuseum.org/emilys_biography
http://www.poemas-del-alma.com/blog/especiales/recordando-a-emily-dickinson
http://es.wikipedia.org/wiki/Emily_Dickinson
http://grandespoetasfamosos.blogspot.com/2009/01/emily-dickinson.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más