Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Escultora Actriz directora de cine Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte compositora abogada Profesora Política investigadora Arquitecta medica Fotógrafa Maestra Filosofa Rosas para todas nuestras heroínas fotografa Ilustradora Mujeres Creadoras Historiadora Artista plástica Socióloga dibujante guionista Literatura literata química Antropologa Educadora Pintura bailarina sindicalista Diseñadora Ecologista Novelista Pedagoga Psicóloga coreógrafa feminista y activista por los Derechos Humanos jurista Descubridora Fisica Narradora Teologa científica cineasta pianista urbanista Anarquista Artesana Cuentista Economista Enfermera Filóloga Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Documentalista Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Jueza Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

sábado, 24 de mayo de 2014

Vicenta Pérez Doñate

A MI MADRE
               

El 16 de mayo de 2014 murió en Valencia (España) a los noventa y seis años Vicenta Pérez Doñate. Su nombre no dirá nada a nadie salvo a su familia, y aún en ella, solo a sus descendientes, pues, excepto una hermana, todos sus “contemporáneos” habían ido precediéndola en ese puzle de ausencias. Era mi madre.
                Me invitáis a rememorarla en este blog “Nosotras heroínas”, y eso hace que me ponga a escribir con los ojos nublados y la emoción a flor de piel. ¿En qué sentido mi madre fue una heroína? No hizo nada que vaya a figurar en los libros de historia, ni salió nunca en los periódicos, excepto ahora en su esquela. Perteneció a ese linaje de mujeres invisibles de las que procedemos, mujeres entregadas a su familia, que no escatimaron desvelos y atenciones a los suyos, esas mujeres insignificantes y grandiosas a las que les debemos todo. Lo comenté en un post, yo quería ser diferente, pero ahora comprendo que nuestra lucha por forjar otro horizonte es también un homenaje a ellas.
                Mi madre nació en Barracas, un pequeño pueblo de Castellón, niña aún se trasladó a Valencia, donde sus padres abrieron un ultramarinos. A los catorce años conoció a mi padre, José Rodríguez Rico, se enamoraron de una forma tan tierna y romántica que mi padre estaba convencido de que lo que les pasaba a ellos no podía ser igual a lo que les ocurría a los demás, que era algo extraordinario y único. Y debía ser cierto, porque mi madre estuvo enamorada de él hasta el último momento, a pesar de que había fallecido ahora hace cuarenta años.
                Mi madre quería ser maestra, pero mi abuelo decía que las maestras eran unas esclavas que mantenían a los maridos, y no ellos a sus mujeres, como debía ser. Así que como le gustaba la costura, estudió corte y confección por el sistema Martí.
                La guerra civil les sorprendió en plena juventud, y cuando mi padre fue llamado a filas, decidieron casarse, con diecinueve y veinte años. No les cabía en la mente la idea de separarse o de esperar al fin de la contienda para comenzar una vida en común. Mi madre le siguió a Barcelona, cuando él fue destinado allí, a los reflectores antibombardeos y posteriormente a intendencia. Con un hijo, Pepín, volvieron a Valencia en los últimos estertores bélicos. A los pocos años tuvieron otro hijo, Vicente, y la vida de mi madre se circunscribió a la esfera familiar. Cuidó a sus suegros y a sus padres, y a sus cuñados más jóvenes cuando sus progenitores fallecieron. También se hizo cargo de mi tía Marieta, que había tenido la meningitis de pequeña y quedó siempre como una niña minusválida. Todo le tocaba a ella –decía más tarde.
                Yo nací como una sorpresa tardía, cuando mis hermanos tenían 19 y 14 años, y mi madre 39. Pero su anhelo era tener una niña, y fui la ilusión cumplida. Yo me sentía como una princesita colmada de halagos.
                Recuerdo las tardes haciendo los deberes en la mesa camilla, mientras mi madre cosía o hacia punto de media. Oíamos las novelas, siempre protagonizadas por Pedro Pablo Ayuso, Matilde Conesa y Matilde Vilariño. Yo tomaba mi cola-cao con la canción de fondo de “Aquel negrito del África tropical…”). Cuando pusieron “Fray escoba” las dos acabábamos llorando, ella contenida, yo desconsolada. Más tarde, también escuchábamos el Consultorio de Elena Francis. Mi tía Pili y su marido venían muchas tardes y fines de semana. En vacaciones, los martes la acompañaba al mercadito, y otros días íbamos a Lanas Aragón, Galerías Martín, Marina… Mi madre rebuscaba en los retales, elegía cuidadosamente las telas, que después convertía en preciosos vestidos.
                Yo, más que compartir sufría su afán por la costura. De pequeña, copiaba los modelos, y me vestía como una muñeca. Aún recuerdo con horror unas braguitas de perlé, hechas a ganchillo y para mi desgracia supongo que hasta algo almidonadas.  Me aburría en las pruebas, para mí interminables, en las que lo que más me preocupaba es que no me clavará un alfiler. Ella estaba decidida a hacerme una mujercita, y cuando ya tuve edad, por las tardes de vacaciones, antes de salir a jugar, me obligaba a hacer media hora de labor. Los dobladillos me salían torcidos, la tela en el bastidor se quedaba grisácea, y a las pocas vueltas la lana estaba tan apretada que no podía meter las agujas de media. Temía que me convirtiera en un chicazo, y por eso celebraba cuando mi padre me traía muñecas de la feria, pero yo prefería las pistolas, y en cuanto podía me disfrazaba de indio.  No me gustaba el mundo de las mujeres, prefería el de los hombres pues pensaba que ellos hablaban de las cosas importantes, aunque después eso se limitaba a los negocios, el futbol y poco más. Supongo que esta distancia que se manifestaba en nuestras preferencias le causó cierta decepción, yo no era el tipo de niña que ella había soñado, no quise aprender ballet y siempre andaba “tumbadaza” con un libro en las manos. Con la adolescencia notó que yo me escapaba cada vez más del universo que ella controlaba.
                En 1974 murió mi padre. Ella tenía 56 años y yo 17. Para mi madre fue devastador, también para mí, pero de otra manera. Ella se encerró en casa y yo trataba de huir en busca de mi libertad. Estuvo años sin salir, vestida de negro, en un sillón, ausente, embebida en sus labores, y con la televisión como permanente presencia. Cada vez más ajenos nuestros mundos. Bien cierto que nos tenía a nosotros, sus hijos, sus nietos… Poco a poco se fue reintegrando a sus amigas, salía a un centro donde jugaban a las cartas, iban de rebajas. Fue reconstruyendo su vida en la soledad, autónoma y hacendosa. Entre tanto yo había acabado la carrera y saqué unas oposiciones a cátedra de instituto que me llevaron siete años a Alicante.  En 1988 tuvieron que operarme de unos quistes en los ovarios, y ella se vino allí a cuidarme. Cuando la ví coger el autobús para volverse a Valencia, me entró un desconsuelo tan grande que me puse a llorar como una tonta en la estación. La falsa distancia interior se había hecho añicos, yo era una niña grande y ella, como siempre, a mi lado, mi madre.
                Al poco llegó la buena noticia, tras muchos años de relación y unos pocos de matrimonio, por fin: estaba embarazada. La llegada de Joaquín estrechó nuestros lazos, se me hizo imprescindible. A mí me habían dado el traslado a Valencia, y ella iba cada día a casa a cuidar del bebé, siempre estaba disponible. Los veranos se venía con nosotros, jugaba con su nieto, lo paseaba… Con setenta y tantos años era incansable, siempre en la cocina preparando los platos que nos gustaban.
                Yo me había convertido en una mujer muy diferente a ella, pero mi falta de pericias femeninas estaban  disculpadas, se sentía muy orgullosa de mí, enseñaba mis libros, mis fotos, los recortes de prensa… Tenía a toda su familia que iba creciendo, y creo que puedo decir, que, una vez superada la muerte de mi padre, durante muchos años volvió a ser una mujer feliz. Tal vez porque no pedía nada para ella, sino ver bien a los suyos.
                Vivió sola hasta los noventa, aunque los anteriores inviernos los pasaba en mi casa, pero en verano volvía a la suya. A los noventa y dos tuvo una caída y todo se torció, poco después una fuerte medicación contra el lumbago le causó una insuficiencia respiratoria y los médicos nos dijeron que se moría. Por fortuna salió de aquello, pero ya no fue la misma. Entonces se vino a vivir conmigo y contratamos a una asistenta que estuviera pendiente de ella las 24 horas del día, pues nosotros teníamos que trabajar. Este periodo ha sido el de su paulatina decadencia, sin embargo para mí se ha convertido, aún con la tristeza de verla decaer, en el más entrañable. He aprendido de nuevo a besarla, a mimarla, y ha sido un privilegio poder devolverle un poco del cuidado que ella siempre me deparó. Recuerdo que, cuando era pequeña, las amigas, las vecinas, al verla conmigo, le decían: “qué bien, después de dos chicos, una niña, para que te cuide cuando seas mayor”. Yo me veo en contrapicado, desde mi corta estatura mirando hacia las que hablaban, y sintiendo algo parecido a la angustia, como si me pronosticaran un futuro hipotecado. Ahora sé que lo he hecho, no como una obligación, sino con la necesidad de demostrarle todo el amor que le he tenido, que le tengo, que te tengo, mamá, ahora que no estás, y que solo puedo pensar que fuiste buena, íntegra, abnegada, la mejor madre que pude tener.

                      Tu hija Rosa Mari


                                                       Rosa María Rodríguez Magda.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más