Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Actriz directora de cine Escultora Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte abogada compositora Profesora Política investigadora medica Arquitecta Fotógrafa Maestra Filosofa Historiadora Rosas para todas nuestras heroínas fotografa Ilustradora Mujeres Creadoras Socióloga dibujante Artista plástica guionista Educadora Literatura Pintura literata química Antropologa bailarina sindicalista Ecologista Pedagoga Diseñadora Novelista Psicóloga coreógrafa feminista y activista por los Derechos Humanos jurista Descubridora Fisica Narradora Teologa científica cineasta pianista urbanista Anarquista Artesana Cuentista Documentalista Economista Enfermera Filóloga Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Jueza Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

jueves, 5 de junio de 2014

Concha Mayordomo


Si tuviese que realizar una autobiografía artística, sin duda empezaría por el inicio de mis estudios en la Escuela de Artes Aplicadas y Oficios Artísticos de Madrid, en la calle de la Palma. Fueron fantásticos y divertidos años, en los que una casi adolescente soñaba con un mundo en el que la gente se pudiera disfrazar para ser varias personas en uno mismo.
El paso por la Escuela de Artes Aplicadas y la especialización en figurines, siguió alimentando un deseo de transformación de la realidad, y aunque contribuyó a una formación artística, me dejó en el más completo desconcierto profesional. Mi apuesta por el vestuario de época para cine, teatro y televisión, se encontró reducido a “la nada” en pocos meses. Imagino que eran malos tiempos para una jovencita, sin experiencia, en un mundo especialmente cerrado. No obstante, y pasados unos años pude tener esa magnífica, aunque breve, experiencia.


 Recuerdo especialmente un día de verano de 1991 en el quiosco de la música del Parque del Retiro, durante el rodaje de uno de los capítulos de la serie Narradores de Ayer, que Pedro Amalio López dirigía para RTVE. En esa ocasión tuve la oportunidad de hacer pasar, con ayuda de dos sastras, por el túnel del tiempo a más de doscientas personas, y todo ello en el tiempo récord de dos horas. Fue una hazaña que recordaré siempre y reconocí en este hecho la magia de la televisión que toda mi vida había buscado.

La recompensa que tenemos las mujeres que hemos sido madres muy jóvenes, es poder vivir una segunda juventud cuando los hijos han alcanzado una edad de cierta independencia. En mi caso, la recompensa fue compartir los años de universidad con la siguiente generación, con la generación de mis hijos.
Durante los años de facultad rondaron por mi cabeza mil proyectos que, por atender a otras prioridades, quedaron aparcados en algún rincón de mi imaginación, por lo que una vez alcanzada la Licenciatura, se imponía un proyecto. Un proyecto con mayúsculas que resumiera todos los años de formación, recobré la afición por el teatro, por la escenografía, la vocación por la pintura (que había permanecido dormida)…, pero sobre todo la confianza en mí misma y el entusiasmo por mis proyectos. De esta manera nació el Proyecto UN VESTIDO, DOS VIVENCIAS en que doy una segunda vida al traje más importante de la mayoría de las mujeres. Me estoy refiriendo al vestido de novia y en el que llevo trabajando desde el 2006.


En el 2013 cumplo mi segundo sueño creando el Grupo GENERANDO ARTE, del que soy fundadora, donde existió desde el principio un marcado respeto hacia la personalidad de cada uno de las cincuenta componentes. En definitiva, se acababa de crear un grupo de inquietas mujeres artistas, celosas de la individualidad, pero libres para gozar de los encuentros con otras para buscar y para encontrar líneas de actuación para denuncia por medio del arte. GENRANDO ARTE es un grupo de artistas visuales tremendamente honradas, con señas de identidad propia, afines y comprometidas por la lucha contra la desigualdad y la violencia hacia las mujeres. 



https://www.facebook.com/unvestido.dosvivencias?fref=ts
www.conchamayordomo.com
www.generandoarte.com

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más