Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Escultora Actriz directora de cine Periodista activista Arte Defensora de derechos humanos compositora abogada Profesora Política investigadora Arquitecta medica Fotógrafa Maestra Filosofa Rosas para todas nuestras heroínas fotografa Ilustradora Mujeres Creadoras Historiadora Artista plástica Socióloga dibujante guionista Literatura literata química Antropologa Pintura bailarina sindicalista Educadora Diseñadora Ecologista Novelista Pedagoga Psicóloga coreógrafa feminista y activista por los Derechos Humanos jurista Descubridora Fisica Narradora Teologa científica cineasta pianista urbanista Artesana Cuentista Economista Enfermera Filóloga Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Anarquista Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Documentalista Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Jueza Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

domingo, 7 de febrero de 2016

Máxima Acuña Atalaya

Máxima Acuña Atalaya de Chaupe vive en la comunidad de Sorochuco, distrito de Celendin, Cajamarca, Perú. Viviendo a más de 3,200 m sobre nivel del mar, su casa es una de las últimas que todavía queda en frente de la Laguna Azul. Máxima ha vivido allí por 24 años, y compró su tierra en 1994. Antes de 2011, Máxima nos informó que ella vivía una vida tranquila, tejiendo y cosiendo ropa y vendiendo en el mercado los productos que cosechados en su tierra.

En 2011, la empresa Yanacocha cambió su vida para siempre con el prospectivo proyecto ‘Minas Conga’. En su mayoría, es propiedad de la empresa de EE.UU, ‘Newmont Mining Corporation’ y respaldada por la compañía peruana ‘Minas Buenaventura’ y el Banco Mundial. Con una inversión de más de 4.800 millones USD se estima que el proyecto será la inversión mas grande en Perú. El proyecto presume ser una mina de cielo abierto de oro y cobre con un área de más de 2,000 hectáreas – 20km2, destruyendo cuatro Lagunas que proporcionan agua a los pobladores de Celendin y Cajamarca.

Desafortunadamente para Máxima, parte de la concesión otorgada para el proyecto prospectivo Minas Conga incluye su casa y terreno. En 2011 Máxima se negó a vender su única pertenencia a Yanacocha. Como consecuencia, ella alega que una campaña de intimidación, criminalización y violencia siguió.

“Puedo ser pobre. Puedo ser analfabeta, pero sé que nuestros lagos de montaña son nuestro tesoro real. De ellos, puedo conseguir agua fresca y limpia para mis hijos, para mi marido y para mis animales! … ¿Sin embargo, somos los que debemos sacrificar nuestra agua y nuestra tierra para que la gente de Yanacocha pueda tomar el oro de vuelta a su país? ¿Se supone que sentarse en silencio y dejar que ellos envenenen nuestra tierra y el agua?” (Máxima Acuña)

Máxima vive en una zona rural, remota, aislada y vulnerable. Desde que el conflicto con la empresa minera comenzó, ella no puede planificar su futuro ya que cada día es una incógnita. Máxima vive en permanente preocupación por la criminalización a la  que está siendo sometida, que puede resultar en su desalojo y perdida de su terreno, su fuente de sobrevivencia.  Ella tiene miedo de salir de su casa por si la policía vuelve una vez más a destruirla y lastimarla a ella y a su familia.

“Temo por mi vida, por la vida de mi esposo, por la de mis niños y por la de las personas de mi comunidad que defienden nuestra agua y nuestras vidas” (Máxima Chaupe).



 17 de diciembre del 2014, La  Campesina Máxima Acuña  ganó juicio a minera Yanacocha


 La campesina Máxima Acuña Atalaya fue absuelta por la Sala Penal de Apelaciones de Cajamarca de los cargos de usurpación interpuesto por la minera Yanacocha y ya no será desalojada de su terreno.

Como se recuerda, la minera Yanacocha ganó un juicio por la posesión de un terreno de 30 hectáreas cercanas a la zona de influencia del proyecto minero Conga, en Cajamarca. En dicho litigio, la campesina Máxima Acuña, junto a tres familiares, fue condenada a dos años y ocho meses de prisión condicional y al pago de cinco mil 500 soles a favor de la empresa minera.

Sin embargo con esta decisión judicial la campesina que luchó durante varios años de interminables procesos judiciales e intentos de desalojo, ya no podrá ser expulsada de sus tierras.

Diversas personalidades de la política han saludado la decisión judicial, entre ellas la presidenta de la Coordinadora de Derechos Humanos, Rocío Silva Santisteban y la ministra de la Mujer, Carmen Omonte.

Por su parte, la Red Latinoamericana de Mujeres Defensoras de los Derechos Sociales y Ambientales hizo llegar un abrazo grande a Maxima y darle las gracias por ser un ejemplo de la Resistencia en defensa del territorio, el agua, los derechos individuales y colectivos, por asumir con tanta valentia cada una de las injusticias, por luchar con dignidad y por representarnos a tantas mujeres que en el mundo hacemos la resistencia frente al abuso de transnaciones.

Según la organización, es un día historico e hizo extensivo el agradecimiento a las mas de 116 mil quinientas personas que se sumaron con una firma en apoyo a Maxima, porque MAXIMA SOMOS TODAS.

Criminalización Legal


En 2012, la empresa minera Yanacocha presentó acciones legales contra Máxima y su familia, acusándolos de “ocupación ilegal/usurpación”.[4] El 29 de octubre 2012, el caso se llevo ante el juez de Celendín que encontró la familia culpable, condenándolos a un período de tres años de prisión suspendida. Además se les ordenó pagar 200 soles en compensación a Yanacocha.[5]Grufides, una ONG local que representó a Máxima y a la familia, apeló el veredicto y el 2 de agosto 2013, el Tribunal Superior de Justicia de Cajamarca resolvió que la sentencia contra Máxima y su familia era nula y sin efecto. El veredicto dictaminó que la sentencia anterior no sólo contenía errores de hecho y de derecho, pero había ignorado la inclusión de pruebas fundamentales que eran favorables a la familia.[6]


Un nuevo juicio inició en 2013 y después de retrasos y re-inicios, finalmente culmino el 5 de agosto 2014, donde Máxima y tres miembros de su familia fueron condenados por cargos de “usurpación agravada” por el Tribunal Unipersonal de Celendín. La sentencia dicto dos años y ocho meses de prisión suspendida mas el pago de las costas del procedimiento legal y una reparación civil de 5.500 soles (€ 1,500) por daños y perjuicios causados ​​a la empresa minera Yanacocha. El juez también ordenó que la familia tenia que dejar el terreno en disputa.[7]Grufides actualmente está apelando la sentencia, y se estima que en setiembre 2014 la Corte de Cajamarca dará su veredicto.


Video de Dr Mirtha Vazquez hablando sobre sentencia del 05 de agosto 2014.

Previos incidentes y abusos en contra de Máxima y su familia

En Mayo del 2011, ingenieros de Yanacocha acompañados por seguridad privada y oficiales de la División Nacional De Operaciones Especiales de la Policía (DINOES) ingresó a la propiedad de Máxima, derribando cercas, y desmantelando su casa.[8] Cuando ella trató de reportar el incidente a la policía al día siguiente, se negaron a verla.

El 9 de agosto del 2011, personal de la mina acompañado por más de cien DINOES ingresaron a la propiedad de Máxima y destruyeron su casa por una segunda vez. Confiscaron muchas de sus posesiones, incluyendo camas, ropa, utensilios de cocina y alimentos.[9]

El 10 de agosto del 2011, personal de Yanacocha regresó a la casa de Máxima acompañado de con un contingente de personal de DINOES y grandes máquinas. Ysidora, hija de Máxima, relató que los ingenieros comenzaron a provocar a la familia. Máxima denunció que funcionarios de la mina le decían que ella había vendido su tierra y ahora era propiedad de Yanacocha. La acusaron de ocupar la tierra ilegalmente. Máxima informa que cuando la maquinaria entró aún más en su terreno, Ysidora saltó delante de la máquina, bloqueando su camino. Varios policías la agarraron, la arrastraron y le empezaron a golpear. Máxima fue a ayudar a su hija, pero la policía se volvió hacia ella y comenzó a golpearla a puñetazos y contra el suelo. Ambas mujeres fueron golpeadas hasta quedar inconscientes. El marido de Máxima, Jaime Chaupe, intento ayudar a su esposa e hija, pero le estaban apuntando con un arma en su cabeza.

“Vi a la policía que golpeó y pateo a mi esposa. Los vi golpear a mi hija en la parte posterior de la cabeza con sus ametralladoras, cuando vi a mi esposa e hija inconscientes en el suelo, pensé que ya estaban muertas! “[10] (Jaime Chaupe)


Máxima también informó de que la policía golpeó a su hijo, Daniel, en el pecho, dejándolo con efectos de larga duración sobre su respiración y los pulmones. Después de recuperar la conciencia, Ysidora grabó a su madre en el suelo todavía inconsciente, la policía de pie en una línea por la carretera y los camiones con los ingenieros de Yanacocha por el camino.[11]



El 22 de mayo 2012, el supervisor de Yanacocha, Guillermo Silva entró en el terreno de Máxima con diez guardias de seguridad. Guillermo Silva dijo a Máxima que el terreno no era de ella. Máxima trato de reportar el incidente a la policía, pero el comisionado se negó a verla, indicando que él estaba demasiado ocupado.[12] Ella esperó durante cinco horas para que un oficial de la policía finalmente la vea y registre el incidente. Máxima denunció a Guillermo Silva por forzar su entrada a su propiedad.

El 30 de enero 2013, Máxima informó haber visto DINOES rodeando su tierra en búsqueda de Ronderos, miembros de la comunidad que Máxima había permitido permanecer en su terreno para mayor protección.[13] Sesenta DINOES entraron a su propiedad e intentaron desalojarla y a su familia sin ningún tipo de documentación oficial. Ellos querían saber dónde estaban los Ronderos, y cuando Máxima explicó que habían salido a las 6am para asistir a una conferencia en Celendín, los DINOES procedieron a destruir el campamento de los Ronderos’. También mataron a varios de los animales de Máxima, incluyendo a su perro. Mientras detenían a su esposo e hijo, Máxima fue golpeada. La familia fue detenida físicamente durante dos horas, y una vez liberada, ellos tenían miedo de salir de su casa porque los DINOES seguían rodeando su terreno.[14]

En los últimos años, los miembros de la DINOES, agentes de policía que trabaja para Yanacocha y trabajadores mineros, han sometido a Máxima y a su familia a constante intimidación y acoso. Recientemente, Máxima denuncia una fuerte campaña de difamación lanzada por los trabajadores de la mina, que afirman que ella es la razón por que la mina no emplea a mas personas. Esto ha aumentado el acoso, la intimidación y amenazas por parte de  los miembros de la comunidad.

El 12 de enero del 2014, Máxima estuvo plantando verduras en su terreno cuando DINOES se le acercaron y le dijeron que ella debía abandonar la zona, porque Yanacocha es propietaria del terreno. Al día siguiente DINOES y un fiscal realizaron una inspección de la zona, y comenzaron a grabar a Máxima en sus actividades del día a día.[15]

El 26 de enero 2014, Máxima fue amenazada por su vecina que es conocida por apoyar al proyecto minero, Berta Alvareda, quien advirtió a Máxima “no hables con la gente acerca de la minería”, además la acuso de maltratar a sus animales. Máxima informa de que el marido de Berta, el presidente de Tragadero Grande, ha estado diciendo a otros miembros de la comunidad que pronto ella será desalojada. Estos incidentes se produjeron después de que una familia cercana fueran forzosamente expulsada ​​de sus tierras el 18 de enero de 2014.[16]

A las 10:30am del 30 de enero 2014, Máxima recibió una llamada telefónica de un número privado diciéndole “deja tu propiedad o serás asesinada”[17]. Una hora más tarde ella estaba trabajando la tierra con su hija cuando dos DINOES entraron en su terreno y le dijeron que deje de trabajar la tierra, ya que no es de ella. Otros dos DINOES estaban de pie en su terreno y otros cuatro permanecieron en sus camiones estacionados frente a su casa. A las 12:00am del mismo día, DINOES y un oficial de la policía entró a la casa de Máxima y dijeron a todos que salieran inmediatamente y dejen de cultivar la tierra. Cuando Máxima llamó a la estación de radio local para denunciar las acciones, el oficial se fue.

El 5 de mayo 2014, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos otorgó medidas de protección a los cuarenta y seis líderes de la comunidad, incluyendo Máxima y su familia.[18] Estas medidas de protección siguen esperando la ejecución. Ante el acoso continuo y la intimidación, la abogada de Máxima,  Dr. Mirtha Vázquez, ha solicitado en varias ocasiones medidas de protección para la familia ante el Gobernador de Cajamarca, sin embargo sus comunicaciones han sido rechazadas.

El 22 de julio 2014, Ysidora Chaupe reportó que al medio día, seis policías y dos trabajadores de la mina con cascos blancos atacaron a Jaime Chaupe cerca de su terreno. Jaime estaba andando solo, cuando los policías e trabajadores de la mina trataron de agredirlo. Jaime pudo huir y encerrarse en su casa, pero los policías se quedaron por unos momentos tratando de llevarse los animales de la familia. [19]

Máxima informó a ULAM que desde enero  2014, DINOES y los trabajadores de la mina graban con frecuencia las actividades de la familia. Adicionalmente ella reporta que constantemente se le niega un lugar en el autobús local que transporta gente de su comunidad a Cajamarca, por que miembros de la comunidad y el propietario del autobús no quieren ningún problema con los puestos de control establecidos por la policía en nombre de la mina. Ella tiene que caminar durante horas para llegar a comunidad mas cercana.

Esta constante vigilancia y restricción de movimientos ha hecho que Máxima se sienta muy tensa e impedida de vivir una vida normal. Ella esta extremadamente aislada y tiene miedo de salir de su terreno por temor a que DINOES y trabajadores mineros destruyan su casa y cultivos – que es todo lo que tiene.

Por otra parte, la discriminación de género existente en instituciones del gobierno ha hecho que sea difícil para Máxima a acceder al sistema legal. En ocasiones mencionadas arriba, se le negó a Máxima la asistencia de la comisaría de Cajamarca cuando ella trató de hacer denuncias contra el personal de Yanacocha y la DINOES. En una ocasión (22 de mayo 2012) ella tuvo que esperar durante más de cinco horas antes de ser atendida. Máxima afirma que la policía en la comisaría es extremadamente agresiva con ella y como resultado ella tiene miedo de reportar incidentes de abusos y acoso por parte de la minería y el personal DINOES.

Pagina de Maxima en Facebook: https://www.facebook.com/MaximaChaupe?ref=bookmarks




[1] Es propiedad del 51,35 por ciento para el estadounidense Newmont Mining Corporation, 43.65 por ciento de Minas Buenaventura de Perú, y el 5 por ciento por el Banco Mundial

[2] Incluye es la Laguna azul el frente del casa de Maxima. http://www.infomine.com/companiesproperties/reports/propertyreport.aspx?pid=25049&part=1

[3] ‘Life yes, gold no!’, New Internationalist, 2012

[4] Yanacocha: “Haremos valer nuestros derechos” El Cajamarquino, Marzo 2013

[5] Solo con coraje, La lucha contra la empresa más grande del mundo, El Cajarquino, Edicion 4, 2013

[6] First victory for the Chaupe Family! , Congaconflict.wordpress, 2013

[7] http://www.frontlinedefenders.org/node/26810

[8] La mujer del agua, crónica de una visita a la familia Chaupe, La Republica, 2013

[9] ‘Life yes, gold no!’, New Internationalist, 2012

[10] ‘Life yes, gold no!’, New Internationalist, 2012

[11] Testimonio de Máxima Acuña contra la Minera Yanacocha https://www.youtube.com/watch?v=USk4XOByu48&feature=endscreen

[12] Solo con coraje, La lucha contra la empresa más grande del mundo, El Cajarquino, Edicion 4, 2013

[13] El 21 de octubre Maxima del 2012 permitió a más de cien Ronderos de Celendín para establecer un campamento improvisado en su tierra. El Ronderos, campesinos que proveen protección de la comunidad en el Perú. Los Ronderos temían por la seguridad y posible desalojo de la Maxima e familia.

[14] Cajamarca: Familia Chaupe-Acuña denuncia agresión policial y atentado contra su propiedad, Aguamina, 2013

[15] Grabado por Red Ulam que está trabajando en estrecha colaboración con Maxima y registrar todas las violaciones de los derechos humanos en su contra.

[16] Grabado por Red Ulam que está trabajando en estrecha colaboración con Maxima y registrar todas las violaciones de los derechos humanos en su contra.

[17] Grabado por Red Ulam que está trabajando en estrecha colaboración con Maxima y registrar todas las violaciones de los derechos humanos en su contra.

[18] Comision Interamericana de Derechos Humanos Resolucion, No 452-11 9/2014, 5th May 2014 http://www.derechoysociedad.org/IIDS/Rondas_Campesinas/CIDH/CIDH_Medida-Cautelar-Rondas- Campesinas_Conga_7-de-mayo-de-2014.pdf

[19] Grabado por Red Ulam que está trabajando en estrecha colaboración con Maxima y registrar todas las violaciones de los derechos humanos en su contra.

Agrademos a todos los medios de  información que nos permiten dar a conocer  la historia de vida  de esta mujer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más