Acerca de nosotras ·

lunes, 9 de octubre de 2017

Macky Corbalán poeta feminista


 Macky Corbalán, poeta lesbiana feminista, (19 de septiembre de 1963 -14 de septiembre de 2014).

Macky Corbalán participó de la creación del grupo Poesía en Trámite y, años más tarde, de la formación de la Casa de la Poesía en Neuquén, brindó durante muchos años talleres literarios junto a Raúl Mansilla, ha hecho versiones de poetas inglesas y norteamericanas y recibido reconocimientos en certámenes nacionales y provinciales de poesía, también participó como invitada en diversos encuentros, como el Festival Internacional de Poesía de Rosario. Algunos de sus poemas fueron seleccionados para la Antología de Poesía de la Patagonia, compilada por la española Concha García y para la Antología Poetas Argentinas (1961-1980), realizada por Andi Nachon (Ediciones Del Dock).


De "El acuerdo" (2012):

Olfateo hondamente el aire, busco
los datos que permiten al pájaro
la vida. Dirección, sentido, peligro,
alimento, todo uno
en las especias del aire.
Pesada y sin plumas, voy en desventaja,
no crean que no lo sé. Pero, también
empecinada, sé de lo que se trata la vida,
y voy por ello.

***

Fuera, de todo quiero narrar
un adentro.

***

De "Anima(i)s" (2013)

La golondrina que no sabe
de lo abierto, que no
…………conoce danza
y aburrimiento, contiene
………..con su vuelo el aire.

Su vértigo hace
cadencia de lo abierto.


REGALOS


1

Te di una piedra, fantástica
combinación de brisa, sol
marino, arena y tiempo.
Y creíste que te daba el corazón.


2

De apuro, con las ruedas de
la bicicleta apenas detenidas,
trajiste manzanas. Y seguiste,
rauda, el camino que no has
de cambiar. Pero, pequeña,
las manzanas eran rojas, brillantes,
abrían su corazón dulce al
mordisco, al ansia, a
la sed de mi urgencia.



LA LLAVE


La miro con detenimiento,
con fruición. Es diferente: brilla
con luz y oscuridad, su forma
quiso parecer un corazón
pero quedó a la mitad.

Sonríe y mira.

"La llave de mi corazón" decís al
ponerla sobre mi mano,
y vuelvo a mirarla por si fuera cierto,
como si sólo debiera elegir
el momento, el modo de la entrada.

Creer en las palabras, en el
latir que las empuja hasta la dicción,
que lo que dicen es cierto,
de alguna manera.
Creer en lo que se ve, en lo que el cuerpo
recibe, agradecido, y que el sudor deja
más que sal piel adentro.

Antes que la religión, el amor
es materia de fe.



De Como mil flores (Hipólita Ediciones, 2007.) 


No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más