Acerca de nosotras ·

sábado, 23 de marzo de 2019

Alanna Lockward escritora, curadora y cineasta



Alanna Lockward (Santo Domingo,  República Dominicana, el 23 de marzo de 1961- 7 de enero de 2019)  fue escritora, curadora y cineasta.

Su pronta muerte ( tenia 57 años ) ha conmocionada a  República Dominicana y  a Haiti, país con el que mantenía una relación muy especial, que se ha traducido en abundantes las muestras de admiración y dolor frente a su perdida.
Alanna Lockward recientemente se  había desempeñado  como profesora investigadora en el Centro de Estudios del Caribe de la Pontificia Universidad Católica Madre y Maestra de la República Dominicana.

Nos ha gustado mucho un texto que la despide, celebrando su vida intrépida  : 


Este 7 de enero de 2019 la escritora dominicana Alanna Lockward ha cruzado el límite del viaje a ninguna parte, común-acción que mimetiza el ser desde que en su infancia se ve arrojado al vacío del lenguaje, el mismo que materializa su historicidad, define los contornos de su existencia y plasma el  horizonte de su estar-en-el-mundo.
A sus 57 años Alanna Lockward fue abrazada por la muerte interrumpiendo abruptamente el trayecto más fecundo de su existencia, momento especial en el que se saborea la realización del sueño, la satisfacción de encarar lo impropio de la comunidad de hablantes en la que se habita, el gozo de remontar la bruma y el espanto.
Tras fundar una vida curada en el arte de su propio cuerpo y entregarla a la narración periodística de la cultura, Alanna no tuvo que girar hacia ningún lado puesto que su conexión con lo contemporáneo le facilitó fluir de una gramática a otra sin traumas ni lagunas conceptuales. Su cuerpo era danza, su pensamiento deconstructivo, su mirada decolonial.
Sus estudios sobre la africanidad plasmaron en ella una cinematografía original y hurgadora de la traza de nuestros antepasados, su itinerario nómada no era más que el reconocimiento de lo que ella era, mujer apasionada, universal, negra, nostálgica, energética, atada siempre a un porvenir inscrito entre sus propias raíces.

Alanna ya no estará entre nosotros, una noticia que nos conduce a pensar no solo en la brevedad de la muerte para la que somos, sino también en lo que podemos ser para la vida, su poética da cuenta de su intrepidez y por eso aunque nos embargue la tristeza ella estaría feliz de que celebremos en su ausencia la vida auténtica.

Lockward se formó como bailarina antes de continuar sus estudios en la Universidad Autónoma Metropolitana Xochimilco en la Ciudad de México y luego en la Universität der Künste en Berlín. En 1996, fue cofundadora de Art Labor Archives, una plataforma cultural que organizó eventos artísticos y exposiciones centradas en el activismo, la teoría poscolonial y el arte en los Estados Unidos, el Caribe, África y Europa, y después de una década de investigación, completó su Disertación en la Universidad Humboldt de Berlín.

Activista y periodista, Lockward a menudo luchaba contra la injusticia social y era una defensora de la descolonización de la cultura conmemorativa. Fue la editora cultural de Listín Diario , periodista de investigación de la revista Rumbo y columnista del Miami Herald . Lockward también publicó cuatro libros, entre ellos la novela Marassá y la nada  (Partridge Africa, 2016) y Un Haití Dominicano: Tatuajes fantasmas y narrativas bilaterales (1994–2014)  (Santuario, 2014), una antología de sus escritos sobre los desafíos que enfrenta Haití. y la república dominicana.

A lo largo de su carrera, Lockward trabajó como directora de asuntos internacionales en el Museo de Arte Moderno de Santo Domingo, gerente general del Instituto Decolonial Transnacional y profesora invitada en Humboldt; la Escuela de Verano Decolonial Middelburg y el Instituto de Arte Holandés, Países Bajos; Academia de Arte de Malmö, Suecia; y Goldsmiths, Universidad de Londres. También se desempeñó en varios jurados para premios nacionales e internacionales.

Los otros logros de Lockward incluyen la iniciativa curatorial anual de BE.BOP. Política del Cuerpo de Europa Negra, que concibió y lanzó en 2012, y el documental The Allen Report: Retracing Metodismo Nacional (2016), que recibió el premio a la producción FONPROCINE 2013. La película explora el legado de la Iglesia Episcopal Metodista Africana en los Estados Unidos y su influencia teológica global.





Alanna Lockward: “ Amo la fotografía y la fotografía me ama a mí ”



En México, cuando estudiaba Ciencias de la Comunicación, se encontró más de una vez en alguna fiesta compartida entre dominicanos y haitianos. Lo que para cualquier persona pudiera resultar una nimiedad, para un nativo de alguno de esos países, -cuya geografía ocupa la misma isla del Caribe- puede ser, cuando menos, muy raro. Para Alanna Lockward, que es dominicana, esas coincidencias festivas fueron también una revelación: evidentemente dominicanos y haitianos se llevaban mejor fuera de la tierra que compartían. A ella, como a muchos, le había tocado descubrir desde otro país lo que en realidad era un proceso completamente orgánico. En efecto, tenían más en común de lo que pudiera intentar separarse con una frontera terrestre. “Cuando fui a Haití por primera vez en 1994 esas similitudes me brincaron encima”, dice.

Alanna posee una formación intelectual y espiritual muy ligada a las relaciones entre haitianos y dominicanos, sobre todo por sus antecedentes familiares. Su libro Un Haití dominicano es también una compilación de su trabajo periodístico entre 2004 y 2014, y donde  ratifica que la división de esos países es únicamente imaginaria. Igualmente a través del arte ha conseguido sostener esa postura y en 2002 organizó por primera vez la muestra Pares y Nones. Fotografía Contemporánea de Haití y República Dominicana, un sueño que borró las fronteras a través de la fotografía y que ahora, más de una década después, llega a la Casa de las Américas. Aquí, en la Galería Latinoamericana, la curadora se reencuentra con las imágenes que ella misma eligió, asumiendo como punto de partida esas similitudes visuales y espirituales que aún se le revelan en todo momento.

“Ahora que las veo montadas en la Casa les encuentro más semejanzas que hace una década atrás, esta muestra es un ejercicio de reconocimiento mutuo que parece no acabar nunca”, destaca Alanna, quien además ha decidido donar la muestra para que forme parte de la Colección de la Casa.

Además de la intención general por mostrar la semejanza entre ambos país, ¿qué otras temáticas te propusiste revelar?

Las temáticas se revelaron solas. Antes que todo, a mí me interesa mostrar que son obras de excelentes fotógrafos y cómo estos demuestran con sus imágenes la formación del imaginario visual en cada lugar, lo mismo desde la práctica del fotoperiodismo hasta lo que llamamos fotografía de stock. Se trata de una especie de mapeo general de las similitudes que tengo claro existen y que por tanto, no hay que buscarlas demasiado, ellas se revelan por sí solas. No obstante, hay temas que deliberadamente decidí que no estuvieran, por ejemplo, no incluí ninguna imagen homoerótica, ni nada que sugiriera la explotación del cuerpo de la mujer. La temática religiosa sí está muy presente, desde el protestantismo, el catolicismo y el vudú, que son las tres cosmovisiones que conviven y se forman entre sí en República Dominicana. También la ciudad, la diáspora en ambos países, sobre todo la haitiana en Miami y la dominicana en Nueva York; la pobreza en ambos países y también la manera que tenemos de ver el mundo desde el Caribe. Casi siempre se privilegia la versión que tienen de nosotros desde fuera es por eso que mi propósito es que en Pares y Nones se note, estridentemente, que no me interesa mostrar una visión antropológica, ni etnográfica. De hecho, esa decisión es también una toma de posición frente a la forma en que suele construirse nuestra realidad.

Es así que la expo incluye a un ganador del premio Pulitzer, Carl Juste, quien aporta interesantes imágenes de Islamabad, por ejemplo; pero también resaltan otros nombres como Carlos Acero, Oliver Flambert, Roberto Stephenson y otros, para un total de 15 artistas y 38 piezas.

¿Por qué te decidiste por la fotografía para plantear esa posición?

He trabajado sobre todo el performance, porque vengo de las artes escénicas, fui bailarina clásica durante 18 años; y también me gusta mucho el cine y el video arte, pero la fotografía me resulta un mundo aparte. Después de esta muestra en Casa pienso hacer un post en facebook que diga: “I love photographie and photographie loves me”, como una especie de paráfrasis a Joseph Beuys cuando decía: “I Like America and America Likes Me”. Mi gran sueño es ser editora de imágenes en cualquier publicación del mundo, ver fotografías todos los días es lo único que quiero hacer. Lo que sucede es que es un medio muy costoso desde el punto de vista curatorial, los coleccionistas de fotografía tienen la pésima y muy bien ganada fama de ser los más exigentes de todo el mercado del arte. A mí me costó muchísimo trabajo tener esta exposición y por eso me parecía sumamente importante traerla a una institución de prestigio como la Casa, donde sé que van a ser analizadas, documentadas y bien cuidadas cada una de las fotografías.

¿Y te atreves a hacer tú misma fotografía profesional?

Me encanta hacer fotos, pero no tengo la ambición de convertirme en fotógrafa. Yo prefiero el crítico, el curador, el historiador del arte que no haya sido previamente artista, aunque hay sus excepciones gloriosas. Pienso que el artista-curador siempre ha existido, pero depende mucho del contexto y de cómo se comuniquen sus iniciativas con las de sus propios colegas, para que no haya un conflicto de intereses. Por suerte, yo no tengo el más mínimo talento para hacer nada con mis manos, solo tengo una resonancia emotiva que se intelectualiza con la necesidad de comunicar lo que siento, pero es sobre todo muy intuitiva y resultante de mi formación como curadora y periodista.

¿Cuáles crees que sean las principales pautas identitarias que se muestran actualmente en la fotografía caribeña?

Pienso que el retrato siempre va a tener un papel importante, así como el paisaje urbano y la preocupación por la preservación de los medios naturales y citadinos. No obstante, no me atrevería a dar un diagnóstico general para la región del Caribe a nivel de la fotografía en estos momentos. Prefiero matizar cualquier análisis, pues no soy una experta en la fotografía del Caribe, conozco mejor el Vidoarte y el performance en esta región. Sucede que como ahora tenemos muchos más medios para hacer la fotografía, el género comienza a florecer por muchas partes y continuamente está recibiendo aportes refrescantes y diferentes.

¿Existe en Pares y Nones alguna estrategia especial para comunicar con el espectador?

Si, por supuesto, siempre he pretendido despertar en las personas el interés por adentrarse más y establecer una especie de limbo geopolítico y que, en algunos casos, no sepan donde se tomó la foto. Utilizo imágenes de pobreza extrema en República Dominicana y tal vez solo una de Haití porque siento que es necesario hacer un contrapeso en ese sentido. Estoy muy segura de que el público estará de acuerdo conmigo en que esta es una exposición verdaderamente excepcional, con trabajos muy contundentes que hablan por sí mismos.

https://nuestrotiempo.com.do/2019/01/alanna-lockward-y-la-intrepidez-de-la-vida-autentica/
https://www.elcaribe.com.do/2019/01/07/panorama/pais/muere-la-escritora-alanna-lockward/
https://www.artforum.com/news/alanna-lockward-1961-2019-78370?fbclid=IwAR192x4CocrIJY6h4Q-uxjjS4I6T470LR1mcH7fkHclMMjXJck_Vd-YPRHE
https://en.wikipedia.org/wiki/Alanna_Lockward
https://www.monopol-magazin.de/alanna-lockward-ist-tot
https://caribbeantales-tv.com/2018/03/12/alanna-lockward/

Leer más...

viernes, 22 de marzo de 2019

Monika Zgustova escritora y traductora checo-española


Monika Zgustova (Praga, 22 de marzo de  1957) es una escritora y traductora checo-española. Los temas de su obra de ficción giran alrededor del exilio, la pérdida de la identidad y la vida íntima de las personas en tiempos del totalitarismo. Zgustova es una figura clave en la introducción de la literatura checa en el mundo hispanohablante.


Nació en Praga en 1957. A la edad de 16 años se trasladó con su familia a Estados Unidos, donde estudió literatura comparada en la Universidad de Illinois. En la década de 1980 vivió algunas temporadas en Chicago, Nueva York y París. Finalmente se trasladó a Barcelona y actualmente vive en Sitges. Durante su estancia en España aprendió español y adquirió la nacionalidad española.​

Ha sido merecedora del Premio Cálamo,2018, propuesta como mejor libro por la Vanguardia y el Periódico entre otros. Tiene varias novelas y ensayos publicados. Es de gran importancia su libro de testimonios: Vestidas para un baile en la nieve (Galaxia Gutenberg, 2017). 



La última novela es : Las rosas de Stalin (Galaxia Gutenberg, 2016), un libro de cuentos, una obra de teatro y la biografía de Bohumil Hrabal, Los frutos amargos del jardín de las delicias (Galaxia Gutenberg, 2016). Su obra se ha traducido a una decena de idiomas. Colabora con la sección de Opinión de El País, además de La Vanguardia Culturas, entre otros periódicos.

Ha traducido más de cincuenta obras de los idiomas checo y ruso al español y el catalán. Algunos de las autoras que ha traducido son  Anna Akhmatova y Marina Tsvetaeva.​ Monika Zgustova es la autora de la primera traducción directa del checo al español de El buen soldado Švejk, obra principal de Jaroslav Hašek. Esta traducción se publicó en el año 2008.

https://es.wikipedia.org/wiki/Monika_Zgustov%C3%A1
http://www.kulturklik.euskadi.eus/evento/20160303133155/tertulia-literaria-sobre-la-mujer-silenciosa-de-monika-zgustova/kulturklik/es/z12-detalle/es/
https://elpais.com/cultura/2008/08/22/actualidad/1219356004_850215.html
https://www.lectulandia.com/book/las-rosas-de-stalin/
Leer más...

jueves, 21 de marzo de 2019

Ama Ata Aidoo escritora



Ama Ata Aidoo, nacida como Christina Ama Aidoo (Abeadzi Kyiakor; 23 de marzo de 1942), es una escritora de Ghana. Novelista y autora de obras de teatro. Ha ganado numerosos premios literarios, incluyendo el Premio de la Commonwealth 1992. Actualmente es directora ejecutiva de Mbaasen (que significa 'asuntos de mujeres'), una organización que trabaja por visibilizar a las autoras africanas.


Christina Ama Aidoo creció en la casa real de Fanti y su padre la envió a estudiar a la Escuela Secundaria para Señoritas de Wesley (Wesley Girls' High School) en Cape Coast de 1961 a 1964. Después se licenció en lengua inglesa por la Universidad de Ghana. Tras su graduación, consiguió una beca de Escritura Creativa en la Universidad de Standfor, California. En 1964 escribió su primera obra de teatro, El dilema de un fantasma (The Dilemma of a Ghost), que fue publicado un año después por la casa editorial Longman.

Además de su carrera literaria, Aidoo fue designada ministra de Educación en 1982, cargo al que renunció 18 meses después. Ha residido en los Estados Unidos, Inglaterra, Alemania y Zimbabwe, ejerciendo como profesora. Actualmente es Profesora Visitante en el Departamento de Estudios Africanos en la Universidad de Brown.


La obra de Ama Ata Aidoo toca el tema de la tensión entre la civilización occidental y el punto de vista africano sobre ella. Muchos de sus personajes son mujeres que desafían el papel estereotipo de la mujer. Es además una destacada poetisa y ha escrito varios libros infantiles. Una de sus obras más conocidas es Our Sister Killjoy (1977), en la que relata la historia de una joven africana que recibe una beca para estudiar en Alemania y la complicada situación que vive allí. Eso le sirve para reflexionar sobre la diáspora negra en Europa y los efectos del colonialismo, especialmente sobre las mujeres, verdaderas protagonistas de sus obras.

Los temas recurrentes en su obra son "el matrimonio, la maternidad, la dependencia económica y emocional, la educación de las mujeres, su marginación económica y política y su resistencia a la opresión", en palabras de Florence Stratton según recoge Laura Frías en su entrevista con Ama Ata Aidoo.

Ha ganado varios premios literarios, incluyendo el Premio al Mejor Libro de los Escritores de la Mancomunidad en 1992 por su novela Cambios (Changes, 1991), en la que recoge diversas historias de mujeres que se alejan de los tópicos en torno a la mujer africana.




 Recientemente se presentó en Madrid  la novela "Nuestra hermana aguafiestas." Reflexiones desde una neurosis antioccidental.

Tomamos las palabras de Marta Sofía López, autora del prólogo y traductora de la novela que la definen como una de las más audaces, «modernas», visionarias y radicales que han surgido de África en la época de las postindependencias. O quizá la más. Publicada a finales de los años setenta, el texto de Aidoo resuena de principio a fin con tonos de profecía apocalíptica en nuestros oídos contemporáneos. En ningún momento la autora se deja deslumbrar por «los soles de las independencias», esa ola de optimismo sobre el futuro del continente africano que recorrió el mundo entero en la era de las descolonizaciones. Y mucho menos por el oropel del mundo occidental, especialmente de una Europa paternalista y falsamente benevolente que aparentaba (y sigue aparentando) apostar por el desarrollo, las políticas democráticas y el lavado de conciencia colectivo sobre la historia del esclavismo, el imperialismo, la colonización y la neocolonización.

El feminismo de Aidoo no es deudor de Mary Wolstonecraft, de Betty Frieddan o de Hélène Cixous. No arraiga en la Revolución Francesa, ni en el movimiento sufragista, ni en la «segunda ola». Es un feminismo afrocéntrico e innegociable. Desde los años setenta del siglo XX, Ama Ata Aidoo lleva interpelando por igual a las mujeres blancas y a los hombres negros con su obra y con su vida. Como la protagonista de Nuestra Hermana Aguafiestas, la autora revienta nuestras certezas, socava nuestra autocomplacencia, mina nuestras excusas.



Obras
El dilema de un fantasma (The Dilemma of a Ghost, 1964)
Anowa (1970), obra basada en una leyenda ghanesa.
No hay dulzura aquí (No Sweetness Here: A Collection of Short Stories, 1970)
Our Sister Killjoy (1977)
Someone Talking to Sometime (1986), colección de poemas.
El águila y la gallina (The Eagle and the Chicken, 1986)
Aves y otros poemas (Birds and Other Poems, 1988)
Cambios: una historia de amor (Changes: A Love Story, 1991)
An Angry Letter in January (1992), poesía.
The Girl Who Can and Other Stories (1997)

https://www.traficantes.net/libros/nuestra-hermana-aguafiestas-0
https://www.herald.co.zw/african-women-poetry-changing-the-craft/
https://es.wikipedia.org/wiki/Ama_Ata_Aidoo
Leer más...

miércoles, 20 de marzo de 2019

Anne Dufourmantelle psicoanalista y filósofa francesa


Anne Dufourmantelle, (20 de marzo de 1964 en París - 21 de de julio de, 2017 en Ramatuelle), era una psicoanalista y filósofa francesa.

Anne Dufourmantelle,  muy conocida por sus investigaciones en las que impulsaba a vivir una vida que aceptara los riesgos, de 53 años, se ahogó cuando trató de salvar a dos niños que luchaban por salir a flote frente a la costa de la playa Pampelonne, cerca de Saint Tropez, Francia.



La filósofa estaba en la playa cuando cambió el clima y el área de nado se volvió peligrosa. Divisó a dos niños en peligro y se lanzó al mar para ayudarlos, pero quedó atrapada por las fuertes olas. Otros dos nadadores la sacaron inconsciente del agua y trataron de resucitarla, pero no lo lograron. Ambos niños sobrevivieron.




Sus amigos la recuerdan como una pensadora y psicoanalista de ideas profundas, cuyo trabajo era muy admirado. “Para mí, Anne se caracterizaba por su amabilidad y fuerza”, dijo Hélène Fresnel, periodista de Psychologies Magazine y amiga de Dufourmantelle. “Lograba unir ambas cualidades”.



Nació de un padre anglo-suizo y una madre francesa, teóloga y psicoanalista junguiana, proximos a Ivan Illich. Anne Dufourmantelle pasó varios años en España y en América Central.

Doctora en Filosofía por la Universidad de París-Sorbona  se graduó de la universidad Brown en1994, Enseñaba  en la Escuela Nacional Superior de Arquitectura de París-La Villette,  en el Instituto de estudios de psicoanálisis en la Escuela supérior normal, en  la Universidad de Nueva York  dirigía  la colección de ensayos "el otro pensamiento" de Stock. Analizada por Serge Leclaire, se convirtió en psicoanalista y miembro del "Círculo freudien"


En 1998, Anne Dufourmantelle recibió el Premio Raymond de Boyer de Sainte-Suzanne de la Académie française por The Prophetic Vocation of Philosophy, traducido de Nelson Goodman, Language of Art, y publicó un ensayo, The Appearance Structure. En La Sauvagerie maternelle (2001), está interesada en el riesgo que tiene que enfrentar el niño para deshacerse del vínculo con su madre, un vínculo que desea preservar inconscientemente. Desarrolla la noción de "salvajismo materno" en 2011, en Elogio del riesgo, y propone que las pasiones negativas, que se originan según ella en la primera adicción al salvajismo, sean aceptadas en lugar de negadas, para superar los temores y acompañarlos . En 2009, en En caso de amor, psicopatología de la vida amorosa, explora las declinaciones del amor y el acontecimiento del encuentro, entre el sujeto y su testigo. En Intelligence of the Dream (2012), ella propone "escuchar los sueños", en su poder de acción porque, según ella, se basan en "la historia de la cultura, en la historia personal, en nuestra relación con  lo visible e invisible ".

Antes de su muerte en 2017, Anne Dufourmantelle había enviado su último manuscrito a su editor. Se publicó en 2018, bajo el título Recuerda tu futuro. Esta novela presenta a guerreros mongoles del siglo XIV que buscan llegar al Pacífico a través de China y a un grupo de historiadores que se reúnen en una librería en París


Ella trabajaba como editora para Calmann-Levy, donde era responsable de la literatura en el campo de la filosofía con más de cincuenta libros publicados. 




La especialista fue una voz prominente de una nueva generación de intelectuales francesas, dijo Fresnel, y su “amabilidad y gentileza” le granjeó el amplio apoyo de sus pares. “Hay varias escuelas en el campo del psicoanálisis, y ella las trascendió”, dijo Fresnel.

Raphaël Enthoven, otro filósofo francés, publicó un mensaje en Twitter el lunes para rendir homenaje al trabajo de Dufourmantelle. “Tristeza y estupor al momento de enterarme de la muerte de la filósofa y psicoanalista que hablaba tan bien sobre los sueños”, escribió Enthoven.

La ministra de Cultura de Francia, Françoise Nyssen, también utilizó Twitter para expresar su pesar al escuchar las malas noticias sobre la muerte de Dufourmantelle. “Nos ayudó a vivir, a reflexionar sobre el mundo actual”, escribió Nyssen.

La investigadora tenía dos hijos de su primer matrimonio y una hija de su más reciente relación con el escritor Frédéric Boyer. Su hija menor estaba en la playa el día que murió, según informó una amiga. 

“Era un ser humano único”, dijo Guy Dana, un amigo y colega psicoanalista. “Ella era filósofa, psicoanalista y novelista, todo en uno. La gente como ella es extraordinaria”.

Gran parte de su trabajo ahondaba en la naturaleza del miedo humano y la libertad de tomar riesgos. “La idea de seguridad absoluta —como el ‘riesgo cero’— es una fantasía”, afirmó Dufourmantelle durante una entrevista en 2015 para el periódico francés Libération cuando se le preguntó sobre las nuevas medidas de seguridad por el incremento de ataques terroristas en Europa.

Asimismo, habló de cómo el miedo se utiliza como arma política y como método de control sobre la población; advirtió que “pronto el precio de la protección se volvera muy elevado”. En vez de esto, alentaba a la gente a aceptar el miedo para vivir de verdad. “Cuando uno admite sus miedos y que la vida no es eterna, la confianza puede renacer de esta vulnerabilidad”, dijo Dufourmantelle.“Es un riesgo estar vivo, pocos seres lo están”.





http://litteratureetecriture.20minutes-blogs.fr/archive/2015/07/21/eloge-du-risque-quand-tout-est-risque-926881.html
https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2017-07-25/muere-anne-dufourmantelle-riesgo_1420677/
https://www.nytimes.com/es/2017/07/28/la-filosofa-que-murio-salvando-ninos/?smid=fb-share-es
https://www.liberation.fr/debats/2017/07/30/clara-dufourmantelle-tu-m-as-appris-a-dire-oui-a-plonger-la-tete-dans-l-invisible-a-celebrer-la-vie_1587153
Leer más...

martes, 19 de marzo de 2019

Helvia Albina, madre de Séneca



Helvia Albina. No se sabe muy bien la fecha de su nacimiento, pero se calcula que fue alrededor del año 20 a.C. en la localidad romana de Urgavo, que se corresponde con el actual pueblo de Arjona en Jaén.

El hecho de que esta jienense de origen, pero cordobesa de adopción, se casara  con un intelectual como fue Marco Anneo Séneca, podría parecer que favorecería sus inquietudes intelectuales, que las tenia, y bastante relevantes. Su deseo era estudiar, pero su marido no creyó que fuese lo más adecuado para una mujer, y le prohibió hacerlo. Con él tuvo tres hijos: Novato, Séneca y Mela. El segundo de ellos, el conocido filósofo preceptor de Nerón, sí que aprovechó las inquietudes intelectuales de sus padres. Constituirán una familia muy letrada en la Roma de comienzos de la era. Nieto de esta mujer será también el poeta Lucano. A Helvia la conocemos, especialmente, a través de una obra de su hijo Lucio Anneo Séneca. Víctima, precisamente, de su brillantez como filósofo y orador, es desterrado de Roma por Calígula. Para consolar a su madre escribe su "Consolación a Helvia". 

Helvia no lo tuvo nada fácil.  Perdió a su propia progenitora durante su nacimiento, sobrevivió a su marido y tres nietos y en el momento de redacción de la carta, era muy probable que no volviese a ver a su hijo, que terminaría pasando ocho años en la isla.
La 'Consolación a Helvia' es considerado un clásico en un género que terminaría llegando hasta nuestros días por su particular concepción de cómo enfrentarnos al dolor, y porque supone un perfecto resumen del pensamiento estoico. 

«Muchas veces, oh madre excelente, he sentido impulsos para consolarte, y muchas veces también me he contenido. Sabía que no se deben combatir de frente los dolores en la violencia de su primer arrebato, porque el consuelo solo hubiese conseguido irritarlo y aumentarlo; así como en todas las enfermedades nada hay tan pernicioso como un remedio prematuro. Esperaba, pues, que tu dolor agotase sus fuerzas por sí mismo, y que, preparado por la dilación para soportar el medicamento, permitiese tocar y cuidar la herida.»


En este texto  descubrimos el carácter fuerte e íntegro de esta mujer y la profunda vinculación afectiva de su hijo con ella. Le mueve a escribirle el que “me parecía que quedaría libre de todos mis disgustos si lograba, ya que no secar tus lágrimas, contenerlas al menos un instante”.El hecho de haber tenido que interrumpir sus estudios de filosofía -que estaba compartiendo, precisamente con  su hijo Lucio- por imposición de su esposo, parece que por una parte no dañó su relación con él, y por otra, que rentabilizó enormemente lo que aprendió mientras pudo. De hecho fue una mujer que supo administrar su hacienda y los bienes de sus hijos y sostuvo a sus hijos Novato y Séneca, dedicados a actividades públicas, en el avance de sus respectivas carreras. Después fue su hijo Mela y su esposa Acilia, otra cordobesa, y madre de Lucano, los que la cuidarían a ella en su ancianidad. Helvia abandonó Córdoba y viajó a Roma para vivir con sus hijos 
 Helvia, una mujer fuerte, instruida -hasta el punto que Séneca le pide que sea ella la que instruya a su nieta Novatila- y que no necesitó de un varón para administrar los bienes de su casa y de sus hijos, esposa y madre de filósofos, abuela de poetas y gran mujer de aquellos tiempos de dominio romano que cabalgaban entre el final de una era y el comienzo de otra.
Éste,  es el retrato que de ella hace su hijo: “conozco tu corazón, y sé que no amas a los tuyos más que por ellos mismos. (…) Tú te has regocijado profundamente de la fortuna de tus hijos, usando parcamente de ella: tú impusiste siempre límites  a nuestra liberalidad, mientras que no los ponías a la tuya; tú, en patria potestad aún, aumentabas el caudal de tus hijos, que ya eran ricos; tú te has mostrado en la administración de nuestro patrimonio tan activa como si hubiese sido tuyo, cuidadosa como si hubiese sido ajeno; nada recibiste de todos nuestros honores más que regocijo y gasto; tu cariño no pensó jamás en el interés…”

https://www.mujeremprendedora.net/helvia/
https://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2017-05-05/carta-seneca-madre-dolor_1377400/
https://www.nuevatribuna.es/articulo/historia/helvia-albina-matrona-hispanorromana/20161226180858135108.html
Leer más...

lunes, 18 de marzo de 2019

Bertha Eckstein-Diener pionera en la historia cultural de las mujeres



Bertha Eckstein-Diener (18 de marzo de 1874, Viena - 20 de febrero de 1948, Ginebra ), también conocida por su seudónimo estadounidense como Helen Diner, fue una escritora austriaca, periodista de viajes, historiadora feminista e intelectual. Su libro Mothers and Amazons (1930) fue el primero en centrarse en la historia cultural de las mujeres. Es considerado como un estudio clásico de Matriarcado.

Ella era miembro de los " Arturianos " , un grupo de intelectuales europeos activos en la década de 1930, cada uno de los cuales adoptó un nombre de la Mesa Redonda de Arthur (Diner era Sir Galahad ). Cada miembro se comprometió a investigar un área de conocimiento hasta ahora poco conocida por la cultura occidental. Diner se propuso documentar una historia feminista de las mujeres e infundió su lenguaje lírico y poético en su libro Mothers and Amazons ( Mütter und Amazonen ). 


Bertha  provenía de una familia de clase media y recibió una educación superior. Contra la voluntad de sus padres, se casó con  Friedrich Eckstein , un erudito e industrial vienés, en 1898. Al igual que su marido, ella era miembro de la Logia de Viena de la Sociedad Teosófica Adyar (Adyar-TG). La pareja recibió en su casa a personalidades como Karl Kraus , Adolf Loos y Peter Altenberg . En 1904 Bertha comenzó sus viajes que la llevaron a Egipto, Grecia e Inglaterra. La pareja finalmente se divorció en 1909 .

Su segundo hijo, Roger (nacido en 1910) fue engendrado por Theodore Beer , pero fue colocado con una familia de acogida y no volvió a contactar con su madre hasta 1936 por carta y en persona solo en 1938 en Berlín. Desde 1919, Diener vivió en Lucerna, Suiza. Diener inicialmente escribió bajo el seudónimo de Ahasvera (más o menos traducido como "Viajero perpetuo").  Sus obras más conocidas fueron publicadas bajo el nombre de Sir Galahad , de los caballeros del Rey Arturo. Además de sus libros, escribió una serie de artículos para periódicos y revistas y tradujo tres obras de periodistas estadounidenses y el escritor esotérico Prentice Mulford .

Entre 1914 y 1919 escribió Kegelschnitte Gottes , sobre la situación de las mujeres durante ese período. De 1925 a 1931, trabajó en Mütter und Amazonen, una historia cultural centrada en las mujeres, basada en el trabajo de Johann Jakob Bachofen .

Murió a los 73 años el 20 de febrero de 1948 en Ginebra , cinco semanas después de una operación. Su último trabajo, una historia cultural de Inglaterra, permaneció inacabado.


https://en.wikipedia.org/wiki/Bertha_Eckstein-Diener
http://www.fembio.org/biographie.php/frau/biographie/sir-galahad/
https://upclosed.com/people/bertha-diener/
Leer más...

domingo, 17 de marzo de 2019

Madame Roland escritora y revolucionaria francesa victima de la guillotina



Marie-Jeanne Roland de la Platiere (17 de marzo de 1754 - 8 de noviembre de 1793), también conocida como Manon Roland, Jeanne Marie, Manon Phlipon, Madame Roland o Marie-Jeanne Phlipon, fue junto con su marido Jean-Marie Roland de la Platière una señalada partidaria de la Revolución francesa y un influyente miembro del grupo girondino. Murió en la guillotina durante el Terror.


Fue hija de Gratien Phlipon, un grabador de París ambicioso, especulador y casi siempre pobre. Desde muy temprana edad mostró una gran capacidad para el estudio, un espíritu apasionado y entusiasta y un talento indiscutible. Fue en gran medida autodidacta; su amor por la lectura la condujo hasta Plutarco (un autor al que se mantendría fiel durante toda su vida), Bossuet o Massillon y, finalmente, con Montesquieu, Voltaire y Rousseau. A medida que desarrollaba sus estudios bajo la influencia de estos autores, fue abandonando la idea de ingresar en un convento.


Se casó con Jean Marie Roland en el año 1781, con quien compartía la misma inteligencia y el mismo carácter, a pesar de que él era más de 20 años mayor que ella. Junto a él y a través de él, Roland ejercería una poderosa influencia en el devenir de Francia.

En los primeros días de su matrimonio, Madame Roland escribió artículos políticos para el Courrier de Lyon. Cuando la pareja se mudó de Lyon a París en el año 1791, ella empezó a desempeñar un papel político todavía más activo. Su salón en la calle Guénégaud se convirtió en el punto de encuentro de personalidades como Brissot, Pétion, Robespierre y de otros líderes del movimiento popular. Un invitado especialmente estimado era François Buzot, por quien profesaba un amor platónico. Físicamente, de Madame Rolland se ha dicho que era atractiva, aunque no hermosa; sus ideas eran claras y con amplitud de miras, sus modales tranquilos y contaba con una aguda capacidad de observación. Era casi inevitable que se encontrase a sí misma en el centro de toda una serie de aspiraciones políticas y en la compañía de los hombres de progreso de mayor talento. Por aquel entonces, la ruptura entre los girondinos y la facción más radical de la Montaña todavía no había tenido lugar.
Ejecución de MADAME ROLAND 

No obstante, la pareja comenzó a hacerse impopular cuando el señor Roland expuso públicamente los peores excesos de la Revolución. Madame Roland incluso llegó a acudir a la Asamblea para refutar las falsedades de un acusador, donde su tranquilidad y dignidad provocó entusiasmo. A pesar de ello, las acusaciones continuaron. En la mañana del 1 de junio de 1793, fue arrestada e ingresada en la prisión de l'Abbaye. Su marido huyó entonces a Ruan. Después de ser liberada durante una hora, fue arrestada de nuevo y trasladada a Sainte-Pelagie. Finalmente, acabó recluida en La Conciergerie (París). En prisión, fue respetada por los guardias y se le permitió el privilegio de poder escribir y de recibir visitas ocasionales de sus amigos. Allí escribió su Appel à l'impartiale postérité, unas memorias que muestran una extraña alternancia entre el autoelogio y el patriotismo, entre lo banal y lo sublime.

El 8 de noviembre de 1793 fue conducida a la guillotina. Antes de colocar su cabeza en el cepo, se inclinó ante la estatua de arcilla de la Libertad situada en la Plaza de la Revolución (actual Plaza de la Concordia) y pronunció la famosa cita por la que es recordada:

¡Oh, Libertad!, ¡cuántos crímenes se cometen en tu nombre!

Dos días después de su ejecución, su marido se suicidó en su refugio situado en las afueras de Lyon.

https://es.wikipedia.org/wiki/Madame_Roland

http://www.nuevatribuna.es/articulo/historia/editorial-arcopress/20180103190200146920.html
Leer más...

sábado, 16 de marzo de 2019

Marguerite Durand actriz y periodista feminista


De Jules Cayron. "Portrait de Marguerite Durand (1864-1936), fundadora del periódico, feminista". Huile sur toile. 1897. París,

Marguerite Durand (24 de enero de 1864-16 de marzo de 1936) fue una actriz de teatro, periodista y sufragista francesa.


Nacida en el seno de una familia de clase media, Marguerite Durand estudió en el convento católico des Dames Trinitaires, recibió una educación religiosa tradicional de las jóvenes burguesas de su época. Después de completar sus estudios primarios, entró en el Conservatorio de París y más tarde se unió a la Comédie-Française optando así inicialmente por una carrera teatral. Debutó en 1882 con una comedia de Alexandre Dumas y consiguió ser aclamada por el público, su carrera teatral duró diez años destacando su interpretación en las obras de Molière


En 1888, abandonó su carrera teatral para casarse con un joven abogado que la introdujo en el mundo de la política radical y la alentó para que escribirse panfletos sobre el movimiento de los "Boulangistas". En 1891 la pareja se separó y Durand aceptó un empleo como escritora en Le Figaro, el periódico más vendido de la época. En 1896, los editores la enviaron a cubrir el Congrès Féministe International (Congreso Feminista Internacional) para que escribiera un artículo humorístico. Pese a las intenciones de los editores, Durand volvió del evento muy cambiada, y al año siguiente, el 9 de diciembre de 1897, fundó un periódico feminista, La Fronde, sucesor de La Citoyenne de Hubertine Auclert.

La Fronde, el periódico de Durand, dirigido, administrado, editado, escrito y elaborado por mujeres en su totalidad, era un periódico de información y cultural de edición diaria que abarcaba dos grandes temas política y literatura. Fundamentalmente defendía los derechos de la mujer y asumía las reivindicaciones específicamente feministas, sus principales temas de acción eran la educación y el trabajo de las mujeres. Por ejemplo, solicitaba la admisión de la mujer en el Colegio de abogados y en la École des Beaux-Arts. También era tribuna de la clase trabajadora publicando colaboraciones de algunas mujeres representantes del movimiento obrero. Luchadora infatigable, al frente de La Fronde Durand hizo campañas por la igualdad en derechos civiles: el reconocimiento de los derechos de la mujer casada que era considerada inferior en el Código Civil, la "libre maternidad", el reconocimiento de la paternidad entonces prohibida por el Código Civil y la abolición de la reglamentación de la prostitución.

El periódico fue muy combativo.Entre las numerosas colaboradoras de La Fronde se encuentran figuras clave del feminismo francés.

El periódico atravesó problemas financieros y tuvo que cambiar la periodicidad de la rotativa hasta 1905 año en que desaparecería definitivamente.

En 1903, lanzó otro proyecto periodístico formando parte del Consejo de administración de  L'Action, periódico diario, anticlerical y socialista. Pronto surgirían problemas financieros y la experiencia sería de corta duración.​

Además, en sus editoriales demandaban que se permitiera que las mujeres recibieran por méritos la Legión de Honor y que participaran en los debates parlamentarios. En la Exposición Universal de París, en el año 1900, organizó el Congreso por los Derechos de la Mujer que presidió su amiga Clémence Royer (1830-1902).Además de establecer una residencia de verano para las periodistas femeninas en Pierrefonds, en la región de Picardía, en esa década Durand comenzó a luchar por los derechos de las mujeres trabajadoras y ayudó a organizar varios sindicatos.

Trabajó en un proyecto para crear la Oficina de trabajo femenino, como órgano adjunto al Ministerio de Trabajo para estudiar las condiciones de trabajo de las mujeres. En enero de 1907 este proyecto fue defendido ante el parlamento. También lo defendería preparando el Congrès du travail femenin del 25 al 28 de marzo de 1907 en el Grand Orient de France. Para su satisfacción pocos meses después del congreso, se aprobó la ley 13 de 1907, que otorga a la mujer casada el derecho a disponer de su salario.

Al año siguiente participó en el Congrès national pour le droit civils et le suffrage des femmes donde volvería a retomar los problemas de la falta de reglamentación de la igualdad de salarios y la evaluación del trabajo doméstico.

En 1909, participa en la creación de un nuevo periódico Les Nouvelles.

Se implica de manera especial en la campaña en defensa del voto de las mujeres reivindicando el derecho  a ser elegidas y a elegir. Lanza la idea de organizar candidaturas femeninas en las elecciones legislativas del 24 de abril de 2010 y se presenta en el IXe arrondissement de Paris, pero su candidatura es rechazada por el prefecto de París.

En 1914 La Fronde reaparece con varios números, entre el 17 de agosto y el 3 de septiembre. Aunque considera que el feminismo y el pacifismo están estrechamente ligados Durant incita a las mujeres a participar en el esfuerzo de la guerra, expresando su esperanza de que las responsabilidades asumidas por las mujeres en ausencia de los hombres que están en el frente, permitirán beneficiarse de nuevos derechos. Su decepción llega con el armisticio. Decepción también en relación al reconocimiento del derecho para las mujeres a decidir libremente su maternidad: aborto y propaganda sobre anticonceptivos son prohibidos por la ley del 31 de julio de 1920.

De mayo de 1926 a julio de 1928 relanza de nuevo La Fronde que ya no es un proyecto exclusivo de mujeres (la redacción es mixta) y es portavoz del Partido Republicano Socialista al que ella se adhiere.

En 1927 intentó de nuevo su entrada en política presentándose a las elecciones municipales de 1927 con el Partido Republicano-Socialista.

Marguerite Durand, candidata a las elecciones en 1910. Caricatura de Daniel Thourounde de Losques publicada en la revista Fantasio, el 1 de abril de 1910, en la que vemos a Durand encolando los pósteres electorales sirviéndole de pincel la punta de la cola de su leona, que también la ayuda sujetándole el cubo de cola por la boca.

Durand fue, por otro lado, un personaje notablemente extravagante conocida por pasearse por los parques de París acompañada por su mascota, una leona llamada "Tiger". Colaboró en el establecimiento del zoológico Cimetière des Chiens en el suburbio parisino de Asnières-sur-Seine, donde finalmente debió llevar a su leona.

Su activismo elevó el perfil del feminismo en Francia y en el resto de Europa a un nivel de respetabilidad sin precedentes. A lo largo de su carrera, compiló una colección enorme de documentos que finalmente donó al Consejo municipal de la villa de París en 1931. Al año siguiente, en París fue inaugurada una biblioteca con su nombre, la Bibliothèque Marguerite Durand, creando así la primera "Oficina de documentación feminista" francesa. Ella sería la directora de la biblioteca hasta su muerte en 1936.

https://en.wikipedia.org/wiki/Marguerite_Durand
https://es.wikipedia.org/wiki/Marguerite_Durand
Leer más...

viernes, 15 de marzo de 2019

Madame de La Fayette escritora francesa


Marie-Madeleine Piochet de la Vergne, condesa de La Fayette, más conocida con el nombre de Madame de La Fayette (16 de marzo de 1634, París - 25 de mayo de 1693), fue una escritora francesa que escribió la primera novela histórica francesa La Princesa de Cléves.


Marie-Madeleine nació en el seno de una familia de la pequeña nobleza, pero adinerada, que se movía en el entorno del Cardenal Richelieu. Su madre, hija de un médico del rey, estaba al servicio de la duquesa Marie-Madeleine d’Aiguillón. Su padre, Marc Pioche de la Vergne, caballerizo del rey, murió cuando ella tenía quince años. Al año siguiente, Marie-Madeleine, entró al servicio de la reina Ana de Austria como dama de honor y empezó a adquirir una educación literaria con Ménage que le enseñó italiano y latín. Este último la introdujo en los salones literarios más importantes, el de la Marquesa de Rambouillet, el de la Marquesa de Plessis-Balliére y el de Madeleine de Scudéry.

En 1650, su madre se volvió a casar con Renaud de Sévigné, tío de Marie de Sévigné; ambas mujeres se "convirtieron en las más íntimas amigas del mundo para siempre". En 1655 Marie-Madeleine, de 22 años, se casó con un noble de Auvernia que tenía 18 años más que ella, François Motier, conde de Lafayette, con el que tuvo dos hijos. Aunque marchó a vivir con su esposo a los dominios que éste poseía en Auvernia y el Borbonés visitaba, con frecuencia París, donde se hizo un hueco en la corte y, con gran éxito, abrió su propio salón literario. Tras el nacimiento de sus dos hijos, el bienestar conyugal se truncó y, François de Lafayette pareció haber desaparecido literalmente. La Bruyére resumió esta extraña situación de la siguiente manera: Nosotros conocemos a una mujer que ha eclipsado, por completo, a su marido, hasta el punto de que no sabemos si está muerto o vivo…


Marie-Madeleine de La Fayette, contaba con la amistad de Enriqueta de Inglaterra, futura duquesa de Orleans, que le encargó su biografía; del Grand Aranuld y de los conocidos autores franceses Segrais y Huet que escribió el Traité de l’origine des romans (El tratado del origen de las novelas) que fue publicado como prefacio de la obra de Marie-Madeleine: Zaïde. Cuando empezaron las sublevaciones de la Fronda Marie-Madeleine mantuvo su amistad con el cardenal de Retz.

En 1659 se quedó a vivir, definitivamente, en París y publicó en 1662, anónimamente, La Princesa de Montpensier. De 1655 a 1680 mantuvo una estrecha amistad con La Rochefoucauld (el autor de las Máximas) del que ella dijo: "M. de La Rochefoucauld me ha dado ánimos, pero yo he reformado su corazón". La Rochefoucauld presentó a Marie-Madeleine de La Fayette a los mejores escritores de la época, entre ellos a Racine y Boileau. En 1669 fue publicado el primer tomo de Zaïde, una novela hispano-marroquí editada con el seudónimo de Segrais, pero que era, indudablemente, de La Fayette. El décimo volumen apareció en 1671. Zaïde fue objeto de múltiples reediciones y traducciones, gracias, sobre todo, al prefacio de Huet.

La novela más célebre y conocida de La Fayette es La Princesa de Cléves, publicada anónimamente en marzo de 1678. Esta obra, que obtuvo un éxito inmenso, está considerada como la primera novela francesa y un prototipo de los inicios de las novelas psicológicas.

Trata sobre una mujer casada que se ve inmersa en una historia de amor reprochable para la sociedad. La novela, que tuvo gran repercusión entre sus contemporáneos, parte de los modelos narrativos de su época para crear una obra narrativa más afín al esquema de la novela realista posterior.

La muerte de La Rochefoucauld en 1680 seguida por la de su marido en 1683 la obligaron a llevar una vida menos activa durante los últimos años de su vida. Se retiró totalmente de la vida mundana.


Tres de sus obras fueron publicadas a título póstumo: La Condesa de Tende (1718), Historia de Enriqueta de Inglaterra (1720) y Memorias de la Corte de Francia (1731).






https://es.wikipedia.org/wiki/Madame_de_La_Fayette
https://www.facebook.com/119893691479318/photos/a.119894741479213/448776268591057/?type=3&theater
https://www.casadellibro.com/libro-la-princesa-de-cleves/9788439722489/1771819



Leer más...

jueves, 14 de marzo de 2019

Sylvia Beach librera y editora



Sylvia Beach, nacida Nancy Woodbridge Beach (Baltimore, Maryland; 14 de marzo de 1887-París, Francia; 5 de octubre de 1962), fue una librera y editora estadounidense, y una de las principales figuras entre los expatriados de dicha nacionalidad que vivieron en París entre la Primera y la Segunda Guerra Mundial.


En la década de 1920, Beach regentaba la librería Shakespeare and company, en París. En 1922 fue la primera editora de la importante novela Ulises, del irlandés James Joyce.

En su librería se reunían los más destacados escritores e intelectuales anglosajones de la época que, a la sazón, vivían en París: Man Ray, Ezra Pound, Ernest Hemingway, Samuel Beckett, el mencionado Joyce, además de los franceses Valery Larbaud, André Gide, Paul Valéry y el psicoanalista Jacques Lacan.

En 1941, durante la ocupación alemana, la librera rehusó vender la primera copia de la novela Finnegans Wake, de James Joyce, a un oficial alemán. Fue arrestada e internada en un campo durante seis meses y la librería se cerró. Nunca más volvió a abrirse en su localización primitiva (12 rue de l'Odeon), aunque se reabrió años más tarde en otro lugar, junto al río Sena.

En 1956, Beach escribió Shakespeare and Company, libro de memorias de entreguerras que detalla la vida cultural del París de la época. El libro contiene información de primera mano acerca de grandes personajes como James Joyce, D. H. Lawrence, Ernest Hemingway, Ezra Pound, T. S. Eliot, Valery Larbaud, Thornton Wilder, André Gide, Léon-Paul Fargue, George Antheil, Robert McAlmon, Gertrude Stein, Stephen Benet, Aleister Crowley, John Quinn, Berenice Abbott, Man Ray y muchos otros.

Beach murió en 1962 en París. Aparece en el documental Les heures chaudes de Montparnasse, de Jean-Marie Drot.

La escritora francesa Laure Murat, afirma en su libro Passage de l'Odeon. Sylvia Beach, Adrienne Monnier et la vie littéraire à Paris de l'entre-deux-guerres, que la actual librería Shakespeare and Company, ubicada en la rue de la Bûcherie, de París, y muy frecuentada por la generación beat en su día, «no tiene nada que ver con la original de la rue de l'Odeon», y que su propietario  «no puede considerarse el heredero legal, ni moral ni espiritual de la señora Beach» (folio, 2003, p. 178).

Sylvia Beach es principalmente recordada por su apoyo a Joyce y a otros escritores emergentes en los años 1920. Está enterrada en el cementerio de Princeton. Sus papeles se hallan archivados en la Princeton University.


Sin el ejemplo de La Maison des Amis des Livres  de Adrienne Monnier. , la librería de Sylvia Beach, Shakespeare and Company, no hubiese existido. Adrienne Monnier le enseñó, entre otros parámetros, a llevar un negocio y a lidiar con la burocracia francesa. Sylvia nunca tomó una decisión importante sin consultarle. Ambas presidieron juntas los intercambios literarios anglo/franceses que se daban en la Rive Gauche.
Sylvia Beach influyó en muchos parámetros de la vida de Adrienne Monnier.  Es tremendamente conmovedor leer el lujo de detalles con el que describía sus maneras, su forma de articular el francés, entre otras cosas:

Esta joven estadounidense lucía un rostro original, de lo más atractivo. Hablaba francés con soltura, con un acento más inglés que americano; a decir verdad, no se trataba tanto de un acento como de una forma enérgica e incisiva de pronunciar las palabras; al escucharla no pensabas en un país, pensabas en una raza, en el carácter de una raza. En la conversación no vacilaba ni se detenía, nunca le faltaban las palabras, aunque llegado el caso se las inventaba a sabiendas. [...] En definitiva, esta joven americana tenía mucho humor; mejor dicho: era el humor en persona.




Sylvia Beach: Revolucionando la literatura


Sylvia Beach fue una librera, editora y escritora estadounidense. Su papel como editora y librera fue fundamental para varios de los mas importantes escritores del siglo XX, los cuales encontraron en Beach, una aliada decisiva, sin la cual no hubiesen sido posible las grandes obras maestras de la literatura.

Nació  en una familia de clase media que le inculcó el amor por la literatura y el arte. Estudió literatura en La Soborna y se quedó en París hasta el fin de sus días como un acto de autoexilio al estar en contra de las políticas estadounidenses con las comunidades negras e indígenas y por su papel interesado en la guerra.

En la década de los años 20, Beach arrendó un local en París en el que fundó una librería: Shakespeare and company. Esta se transformó en el centro de reuniones y tertulias de grandes escritores como Samuel Beckett, Ernest Hemingway, Ezra Pound, André Gide, Paul Válery, Jacques Lacan, entre otros. En 1922 Beach aceptó ser la editora de El Ulises de James Joyce y con ello se consagró su reputación como editora e intelectual.

Beach, fue durante años testigo y amiga de la llamada “Generación perdida” un conjunto de escritores y artistas estadounidenses exiliados o autoexiliados en Europa durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Su librería no solo fue el refugio de grandes pensadores sino que fue, también, un lugar de resistencia a la guerra que salvaguardó los libros prohibidos por el nazismo y permitió el diálogo intelectual en una época en la que hablar era peligroso. Además de esto, Sylvia escribió un compilado sobre los famosos visitantes de su local. 




“… Sylvia tenía una cara vivaz de modelado anguloso, ojos pardos tan vivos como los de una bestezuela y tan alegres como los de una niña y un ondulado cabello castaño que peinaba hacia atrás partiendo de su hermosa frente y cortaba a ras de sus orejas y siguiendo la misma curva del cuello de las chaquetas de terciopelo que llevaba. Tenía las piernas bonitas, y era amable y alegre y se interesaba en las conversaciones, y le gustaba bromear y contar chismes. Nadie me ha ofrecido nunca más bondad que ella.”

Ernest Hemingway (París era un fiesta)



https://www.elmundo.es/cultura/2015/02/22/54e8d8eaca474102058b456c.html
http://www.colombiainforma.info/14-de-marzo-sylvia-beach-revolucionando-la-literatura/
https://commons.wikimedia.org/wiki/File:03_Shakespeare_and_Company.jpg
http://www.heroinas.net/2018/12/adrienne-monnier-librera-editora-poeta.html
Leer más...

miércoles, 13 de marzo de 2019

Isabel Villaseñor artista polifacética mexicana


Isabel Villasenor por Alvarez Bravo


Isabel «Chabela» Villaseñor (Guadalajara, 18 de mayo de 1909 - Ciudad de México, 13 de marzo de 1953) artista polifacética fue grabadora, pintora, muralista, escritora, recopiladora e intérprete de música popular, compositora de corridos, guionista y actriz.


Nació en Guadalajara, Jalisco y fue hija de Adela Ruiz Valencia y Ramón Villaseñor Quevedo. En 1917 la familia se trasladó a la Ciudad de México, en compañía de la abuela materna, Eduarda Valencia, quien le enseñó a su nieta el amor por la música popular. En los últimos años del porfiriato, dice de ella su hija: "se desarrolló dentro de esas corrientes afrancesadas del momento, cuando es mejor una gente de tez blanca que una de tez morena; es mejor la porcelana que el barro; es mejor el cristal de Baccarat que el vidrio soplado. Todas las cosas que tenían una connotación extranjera, europea, eran mejores".

En la Ciudad de México, estudia en uno de los Centros Populares de Pintura que surgieron en el México post-revolucionario guiados según los criterios de enseñanza progresista de las Escuelas al Aire Libre. Allí desarrolló la técnica de grabado en madera y metal. Incursionó también en el muralismo y la pintura, además de ser cantautora e investigadora de corridos mexicanos. Precursora del arreglo femenino al estilo mexicano.

En 1922 participó en la campaña de alfabetización promovida por el entonces secretario de Educación Pública, José Vasconcelos, e influenciada esta vez por su abuela paterna, Isabel Quevedo, empezó a escribir cuentos y poemas, actividad que cultivó durante toda su vida. Con el poema Primavera ganó, en 1927, el concurso La Flor, organizado por el diario El Universal Ilustrado; al año siguiente, con el cuento Nuestra Señora de los Zacatecas, obtuvo el primer lugar de un certamen convocado por el gobierno de esa entidad.

La güera Chabela, Isabel Villaseñor, 1929.
En 1928 ingresó al Centro Popular de Pintura dirigido por el pintor Gabriel Fernández Ledesma, donde inició su aprendizaje de pintura y grabado, técnicas que cultivaría con gran originalidad. Los temas que eligió para los grabados de esa época fueron las mujeres en el ámbito privado, en sus labores cotidianas: comadres, mujeres lavando ropa o amasando en el metate, madres con hijos en su regazo, pero también cantantes e ilustraciones de corridos como La muerte de la güera Chabela o Elena la traicionera. Isabel empezó a conocer y relacionarse con los artistas e intelectuales de la época y al poco tiempo fue invitada, junto con Alfredo Zalce, a pintar los muros exteriores de la Escuela Rural de Ayotla, para los cuales utilizó el cemento coloreado.

En 1929, como parte de las misiones culturales de la época, se desempeña como maestra rural. Formó parte activa de los movimientos plásticos de la época, siendo voz privilegiada en las tertulias artísticas de las primeras décadas del siglo XX. Colaboradora del periódico "El Machete".

Esos años fueron de gran actividad para la artista: participó en El Grupo ¡30-30! donde adquiere influencias por el estridentismo y el muralismo; exhibió sus grabados en una colectiva junto con Fermín Revueltas, Rufino Tamayo, Francisco Díaz de León, entre otros; trabajó como maestra rural, actuó como María, papel protagónico de la sección Magueyes de la película ¡Que viva México! del cineasta ruso Sergei Eisenstein; se llevó acabo su primera exposición individual en el Vestíbulo de la Biblioteca Nacional y, en 1933, contrajo matrimonio con Gabriel Fernández Ledesma.


Al siguiente año sufrió la pérdida de su primer hijo. Este acontecimiento lo refleja en su obra, la cual cambia significativamente; abandona la xilografía y recurre al dibujo y al monotipo en color, Sus personajes son madres e hijos sin rostro, unos jugando, otros abrazados y unos más, hijos muertos sobre las piernas de su madre. Su obra pasó a ser más íntima, y su producción menos fecunda, sin embargo, su actividad como compositora de corridos y como intérprete de música popular reapareció. Sus corridos se caracterizan por narrar acontecimientos de su época, como la nacionalización petrolera, la crisis económica, los conflictos mundiales y el fascismo, entre otros. Cualquier evento fue tema viable para escribir un corrido: el nacimiento del Paricutín, el homenaje de despedida de un amigo o el Congreso Continental Americano por la Paz.



En 1941 intentó llevar a cabo un proyecto que materializaría su pasión musical: buscó grabar un disco con las canciones de mamá Ballita y publicar un libro con sus letras, para ello viajó a Nueva York en búsqueda de su realización, sin embargo, pese al interés que provocó inicialmente, nunca se concretó. Al año siguiente nació su única hija, Olinca Fernández Ledesma Villaseñor, y a partir de ese momento la vida de la artista se volvió más recatada, pintó poco, pero realizó tres importantes obras: Flor de Manita, Serpiente emplumada y Mestiza Tahmek. Además, en esos últimos años escribió el guion para el ballet El Maleficio, estrenado en 1954 en el Palacio de Bellas Artes con música de Blas Galindo, coreografía de Elena Noriega y escenografía de Gabriel Fernández Ledesma, así como algunos cuentos.

Isabel Villaseñor murió el 13 de marzo de 1953, su rostro ha quedado figurado en obras de varios artistas y fotógrafos como Manuel y Lola Álvarez Bravo, Juan Soriano, Francisco Díaz de León, Angelina Beloff, José Chávez Morado y Gabriel Fernández Ledesma, entre otros, y en sus múltiples autorretratos.

El Ensueño (Isabel Villaseñor), Tenacatita, Jalisco 1941



https://es.wikipedia.org/wiki/Isabel_Villase%C3%B1or
https://www.proceso.com.mx/179251/exposicion-biografica-sobre-chabela-villasenor
Leer más...
Más