Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Actriz directora de cine Escultora Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte abogada compositora Política Fotógrafa Profesora investigadora Maestra medica Arquitecta Filosofa Historiadora fotografa Rosas para todas nuestras heroínas Socióloga Ilustradora Mujeres Creadoras dibujante Artista plástica Pintura bailarina guionista Educadora Literatura literata química Antropologa Novelista coreógrafa sindicalista Diseñadora Ecologista Pedagoga Psicóloga cineasta feminista y activista por los Derechos Humanos jurista pianista urbanista Descubridora Documentalista Fisica Narradora Teologa científica Anarquista Artesana Cuentista Economista Enfermera Filóloga Jueza Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

sábado, 16 de diciembre de 2017

Marisela Escobedo Ortiz activista social mexicana, asesinada mientras protestaba por el asesinato de su hija


Marisela Escobedo Ortiz (1958 Chihuahua- Chihuahua 16 de diciembre de 2010) fue una activista social mexicana, asesinada mientras protestaba por el asesinato de su hija ocurrido en el año 2008.​


Marisela Escobedo Ortiz inició su activismo social al ocurrir en 2008 en Ciudad Juárez el asesinato de su hija Rubí Marisol Frayre Escobedo de 16 años de edad, Marisela Escobedo señaló entonces a la pareja de su hija, Sergio Rafael Barraza Bocanegra, como el presunto asesino; con recursos propios logró localizar a Barraza en Fresnillo, Zacatecas, donde fue detenido y trasladado a Ciudad Juárez donde confesó la autoría del crimen en el juicio y señaló el lugar de sepultura de los restos de Rubí, sin embargo, los jueces lo declararon inocente por falta de pruebas y lo pusieron en libertad, generando con ello un escándalo que dio a conocer a Marisela Escobedo a nivel nacional e internacional.

Ante ello, Marisela Escobedo inició una serie de protestas en contra de dicha resolución contra las autoridades del estado de Chihuahua, pidiendo que Sergio Barraza fuera detenido y llevado nuevamente a juicio; apelada la resolución, un tribunal de circuito revocó la sentencia absolutoria y declaró y sentenció a Barraza por asesinato, sin embargo, éste permaneció prófugo de la justicia. Tras múltiples protestas ante los gobernadores José Reyes Baeza Terrazas y César Duarte Jáquez, se instaló en protesta en la Plaza Hidalgo de la ciudad de Chihuahua frente al Palacio de Gobierno, sede del gobernador; en este sitio, el 16 de diciembre de 2010 fue asesinada por un desconocido de un balazo en la cabeza según la prensa y gobierno.

En octubre de 2012 sería presentado por la Fiscalía General del Estado como presunto asesino material de Marisela Escobedo a José Enrique Jiménez Zavala, alias “el Wicked”, posteriormente en noviembre del mismo año seria abatido por elementos del Ejército Mexicano el asesino confeso de Rubí Marisol Frayre Escobedo, Sergio Rafael Barraza Bocanegra.

En este vídeo oímos el  inmenso grito de dolor  de Marisela al escuchar el veredicto exculpatorio al  asesino de su hija:
https://www.youtube.com/watch?v=HItYBIUdouY

https://palabrademujer.wordpress.com/2010/12/20/mexico-crimen-de-estado-asesinan-a-la-profra-marisela-escobedo-ortiz-por-exigir-justicia/
https://www.youtube.com/watch?v=7EIB13D8Fpk
https://www.youtube.com/watch?v=hzEO0JRxFKM
Leer más...

viernes, 15 de diciembre de 2017

Esther Bejarano supervivientes de Auschwitz

Esther Béjarano (nacida el 15 de diciembre de 1924 en Saarlouis,Alemania)  es una de las últimas supervivientes de la Orquesta de Mujeres de Auschwitz .


La música salvó la vida de Esther Bejarano en Auschwitz


La música ha sido el hilo conductor en la vida de Esther Bejarano, y lo que le salvó la vida en el campo de concentración de Auschwitz. En el mayor campo de exterminio nazi fueron asesinados más de un millón de prisioneros, la mayoría judíos. La acordeonista es una de las pocas sobrevivientes del Holocausto, que a sus 90 años recuerda vívidamente el horror que fue aquel infierno.

Logró emigrar a Palestina en 1945, donde se casó con Nassim Bejarano, pero volvió a Alemania con su marido y sus hijos porque no estaba de acuerdo con la política de agresión israelí. Que se discriminara de esa manera a los palestinos, eso no lo podía yo aceptar, no después de haber sufrido la misma discriminación nazi.

Mirando en retrospectiva, Bejarano, que reside en Hamburgo desde los años 60, afirma que tuvo una suerte inmensa. Pequeñita y jovial, sigue teniendo una vida muy activa; con su banda Microphone Mafia, en la cual también toca su hijo, y dos músicos más, un italiano católico y un turco musulmán, recorre Alemania haciendo campaña contra la extrema derecha, el racismo y la intolerancia.

Esther Loewy, nacida en el Sarre en el seno de una familia acomodada judía, tenía 18 años cuando llegó al portón de Auschwitz un 20 de abril de 1943. Nos recibieron hombres vestidos de civil, que muy amablemente nos ayudaron a bajar de aquellos vagones para ganado en los que habíamos llegado. Nos dijeron que había a nuestra disposición transporte para los que no pudieran caminar. Nosotros pensamos que si se tomaban esa molestia, no podía ser tan malo el lugar. Lo que los recién llegados no sabían era que los discapacitados eran enviados directamente a las cámaras de gas.

Los sanos caminaron un largo trayecto hasta llegar al portón. “Ahí hombres y mujeres en uniforme nos recibieron con gritos, nos decían ‘cerdos judíos, ahora les vamos a enseñar lo que significa la palabra trabajo’”. Ese mismo día Esther, junto con cientos de mujeres y hombres, fueron separados. Las prisioneras fueron llevadas a un pabellón donde fueron obligadas a desnudarse. En ese estado las raparon, las obligaron a ducharse con agua fría y les tatuaron un número en el brazo izquierdo. Esther se convirtió en el número 41948.

En Auschwitz me obligaron a hacer trabajos pesados. Tenía que cargar piedras de un lado del campo al otro. Los nazis tenían la divisa exterminio a través del trabajo. Esther, que sabía tocar el piano, solía cantar obras de Schubert, Bach y Mozart ante algún capo (como se llamaba a los vigilantes, también prisioneros) para ganarse una ración extra de pan.

Casi todos los campos de concentración nazis tenían su propia orquesta, que tenía el objetivo de amenizar la vida de los oficiales de las SS. En 1943, las SS ordenaron a la maestra polaca Sofia Czjkowska conformar una orquesta femenil. Das Mädchenorchester von Auschwitz se convirtió en la única formación musical femenina existente en la red de campos de concentración nazis. Debido a la escasez de mujeres con formación musical se permitió a las judías formar parte de la orquesta, lo que las salvaba de ser enviadas a las cámaras de gas.

“Un día, uno de los capos buscaba mujeres que supieran tocar un instrumento. Me propuso a mí y a otras dos prisioneras. Nos llevaron a una tienda para presentar un examen, yo dije que sabía tocar el piano. Czjkowska me dijo que eso no había, que si podía tocar el acordeón me podía quedar en la orquesta. Nunca antes lo había tocado, pero logré sacar los acordes de Bel Ami, y fue como un milagro porque me aceptaron igual que a mis amigas”, recuerda.

Ser miembro de la orquesta les permitió tener algunos privilegios, como dormir en una cama con colchón, cobija y hasta sábanas. También podían comprar productos de higiene y ropa a cambio de raciones de pan. El repertorio musical de la orquesta era limitado, así como los instrumentos que tenían. Interpretaban marchas alemanas, canciones folclóricas y piezas militares polacas.

Nuestra función en esa orquesta era acompañar musicalmente el paso de las caravanas de trabajadoras cuando salían a trabajar y recibirlas cuando volvían en la noche. También teníamos que tocar cuando llegaban trenes de transporte con nuevos prisioneros, recuerda Bejarano.


Esos trenes que llegaban a través de vías especiales provenientes de numerosos países de Europa, pasaban a un lado de donde nosotras estábamos y se detenían delante de las cámaras de gas y los hornos crematorios. Nosotras tocábamos y los recién llegados nos saludaban con la mano. Pensarían que en donde se toca música las cosas no pueden estar tan mal, yo sentía una profunda tristeza.

Hasta qué grado llegaba la melomanía nazi lo muestra una anécdota que salvó la vida a la joven. Otto Moll, comandante en jefe de las SS en Auschwitz y director del crematorio, era temido por su crueldad y sadismo. Sin embargo, cuando la joven acordeonista enfermó, Moll, que se sentía responsable de la orquesta, llegó a amenazar a la médica checa con fusilarla si no lograba que la acordeonista recobrara su salud. Bejarano, que estuvo al borde de la muerte con una fiebre muy alta, se enteró por la enfermera que la cuidó. Regresó a su puesto de acordeonista después de cuatro semanas, aunque siguió padeciendo enfermedades.

El médico nazi Josef Mengele, que hacía sus experimentos con gemelos y esterilizaba a las mujeres judías en Auschwitz, acudía regularmente a la plaza central del campo cuando se pasaba lista a las prisioneras. Con un gesto de mano decidía a quien le tocaba morir y con otro a quién quería en su tienda de experimentos. Esther Bejarano, que enfermaba a menudo, le tenía pavor. Después de siete meses en Auschwitz fue trasladada al campo de concentración para mujeres de Ravensbrück, en Alemania, una consideración, tal vez por iniciativa del mismo Moll, por tener una abuela católica. La joven logró huir poco antes de que el campo fuera liberado por el ejército rojo.
Eva Usi /La Jornada / 27 de enero de 2015, p. 19 / Berlín.

El Premio Internacional ethecon Blue Planet 2013 se otorgará como un honor a Esther Bejarano, la activista antifascista y de paz alemana.

La administración de ethecon y el consejo de administración resumen los motivos de su decisión de la siguiente manera:

Esther Bejarano es una de las últimas supervivientes de la Orquesta de chicas de Auschwitz, que se formó a partir de los prisioneros del campo de exterminio.


Ethecon considera la incansable actividad de Esther Bejarano por la paz y contra el antisemitismo, el racismo y el fascismo como una contribución ética fundamental para salvar nuestro "Planeta Azul". Por este destacado logro de la ética humana, ethecon - Foundation Ethics & Economics asigna el premio internacional ethecon Blue Planet 2013 a Esther Bejarano.


http://www.jornada.unam.mx/2015/01/27/mundo/019n1mun
https://en.wikipedia.org/wiki/Esther_B%C3%A9jarano
http://www.palestinalibre.org/articulo.php?a=59706
https://www.ethecon.org/en/1682
Leer más...

Lucrecia Pérez Matos, asesinada por extranjera, negra y pobre


Lucrecia Pérez Matos (15 de diciembre de 1959 - 13 de noviembre de 1992) fue una inmigrante dominicana en Madrid, víctima de racismo y xenofobia, el primero que se reconoció como tal en España.

Quería salir de su ciudad. España era su opción para conseguir una vida que le permitiera mandar dinero a su marido y a su hija y asegurarse de que ésta pudiera estudiar.

No encontró ninguna forma legal de llegar hasta Madrid, por lo que confió todos sus ahorros en alguien que se encargara de gestionar su viaje y sortear todas las trabas que suponía llegar a Madrid.

Desde Vicente Noble a Santo Domingo, pasando por Nueva York, París y Bilbao y desde ahí, por fin Madrid, la gran ciudad en la que confiaba para cambiar su vida. Encontrar trabajo. Era ésta la única manera de evitar unos controles policiales y una deportación inminente en caso de que "la pillaran", tal y como ocurría a diario desde el aeropuerto de Barajas. Sólo perseguía un sueño.

Comenzó a trabajar casi de inmediato como empleada del hogar, sin contrato, sin alta en la Seguridad Social y con la absoluta certeza de que sería despedida al primer fallo. Su empleadora consideró, en un gesto de racismo colonial cotidiano, que no realizaba las tareas como ella quería. Sin trabajo, tuvo que vivir en la calle junto con otras compañeras dominicanas, en las ruinas de una discoteca abandonada. Discoteca Four Roses. El sitio maldito.

Por las tardes se juntaban en la plaza para charlar y compartir, pero ya en las miradas de las vecinas y en la persecución de la policía que le pedía los papeles continuamente seguía latiendo ese racismo que pronto la mataría. Los medios de comunicación hacían el resto del trabajo de generación del enemigo lanzando mensajes amenazantes sobre aquello que ocurría en torno a la comunidad migrante que en ese momento comenzaba a verse por las calles.

Todo estaba listo para lo que vendría después. Primero, los de aquí, defenderse contra la invasión. Tres disparos. Una muerte. Y otra vida más que no importaba.

Pero esta vez, no. Esta vez no iba a ser una más, sin nombre, sin cara. Esta vez era Lucrecia Pérez Matos. Tenía 32 años y apenas llevaba mes y medio en España. Vivía en las ruinas de la Discoteca Four Roses en las afueras de Madrid y allí fue donde murió el 13 de noviembre de 1992 cuando José Luis Merino Pérez, de 25 años, la disparó. Guardia Civil de profesión. Fascista neonazi de ideología. Él y su grupo salieron de la Plaza de los Cubos ese día hacia las ruinas de la Discoteca Four Roses para "darle una lección a los negros".

Para las personas migrantes, esta amenaza no era nada nuevo. Lo llevaban sufriendo desde el primer día que pisaron territorio español. Desde el primer control, a las primeras miradas de desconfianza hasta los gritos e insultos que sufrían por la calle o las trabas que se encontraban para, por ejemplo alquilar una casa o conseguir colegio para sus hijas.

La Ley de Extranjería y otras políticas migratorias que criminalizan y persiguen a las personas migrantes junto con la burorepresión a la que se ven sometidas con cada renovación de los papeles o cada trámite cotidiano que han de hacer no son sino la legitimación institucional de los discursos y actitudes más xenófobas y racistas de la calle.

La sentencia de 4 de julio de 1994 de la sección 6º de la Audiencia Provincial de Madrid lo deja bien claro: Lucrecia Pérez Matos fue asesinada por ser extranjera, negra y pobre.
 Tomado del articulo de DIAGONAL


Lucrecia llegó a España buscando un sueño: levantar una casa para su hija Kenia y pagarle una carrera. Ese sueño se hizo realidad, pero tuvo que morir para lograrlo
Los dominicanos nunca habían tenido problemas graves en Aravaca hasta ese 13 de noviembre, pero la zona era un polvorín lleno de pintadas xenófobas. El balazo que recibió Lucrecia fue también un estallido que golpeó las conciencias de la sociedad. Cuando la mataron, los ciudadanos se echaron a la calle en masivas manifestaciones para expresar su indignación; los partidos políticos exigieron que se tomaran medidas contra el racismo y el Gobierno ordenó intensificar la vigilancia contra los grupos radicales, xenófobos y de ideología ultraderechista. Lucrecia Pérez Matos, una mujer de tez morena, pelo rizado, labios gruesos y ojos profundos, dejó de ser una inmigrante más y se convirtió en una mártir.

Ella vivia en  Vicente Noble, un pueblo con 21.500 habitantes que ha visto emigrar a España a más de 6.000 personas, situado a 190 kilómetros al suroeste de Santo Domingo (la capital de la República Dominicana).

A la hija de Lucrecia le dieron una indemnización de 20 millones de pesetas, después de que la Audiencia Provincial de Madrid declarara al Estado responsable civil subsidiario de la muerte de su madre. Con parte de ese dinero, Víctor Trinidad sacó a su hija de la casucha que compartían con otra familia y le construyó un hogar con 'tres aposentos, una sala, cocina, baño y marquesina [una especie de garaje]'. La casa con la que soñaba Lucrecia 

 Tomado del articulo de EVA BOCANEGRA


El domingo 12 de noviembre por las calles de Madrid  se retomó su recuerdo en busca de una sociedad integradora. 


https://www.diagonalperiodico.net/libertades/32269-lucrecia-perez-matos-asesinada-por-ser-extranjera-negra-y-pobre.html
https://es.m.wikipedia.org/wiki/Lucrecia_P%C3%A9rez
https://elpais.com/diario/2002/11/13/espana/1037142011_850215.html
https://www.elconfidencial.com/sociedad/2012-12-30/lucrecia-perez-20-anos-del-primer-asesinato-racista-en-espana_391632/
Leer más...

jueves, 14 de diciembre de 2017

Fátima Oliveira defensora de los derechos sexuales y reproductivos




Fátima Olíveira (Graça Aranha, Maranhão, 1953-  5 de noviembre de 2017).

Firme defensora del Sistema Único de Salud (SUS), investigadora de la salud de las mujeres, los negros e incansable defensora de los derechos sexuales y reproductivos.

Fátima Oliveira construyó un legado feminista valeroso, articulando las cuestiones de género y raza. Trabajó con la ONU en el proceso preparatorio de la 3ª Conferencia Mundial contra el Racismo, la Discriminación Racial e Intolerancias Correlatas (Durban, 2001), en la elaboración de la Política Nacional de Salud Integral de la Población Negra y en la articulación de mujeres negras para la Conferencia Mundial de Población y Desarrollo en El Cairo (1994).

Fue una de los principales nombres a posicionarse contra el racismo en la salud, destacando las muertes evitables de negras y negros y la falta de capacidad instalada en los servicios de salud como una de las expresiones de la discriminación racial. Fue una de las principales voces en el país por la legalización del aborto y por la atención adecuada a las mujeres en la salud pública, denunciando, inclusive, la esterilización de mujeres negras. Integrando diversos comités y grupos de trabajo en el área de la salud, fue investigadora de bioética con diversas obras producidas y  fue secretaria-ejecutiva de la Red Feminista de Salud, Derechos Sexuales y Derechos Reproductivos.

Como articulista, Fátima Oliveira manifestó sus opiniones contra el racismo, en favor de los derechos de las mujeres y cuestiones políticas con regularidad impresionante en la prensa, dando flujo a la potencia de su pensamiento crítico.

Manifestamos nuestro pesar por su fallecimiento y sentimiento de solidaridad a familiares, amigas y amigos de Fátima Oliveira, una feminista negra inolvidable.

 Tomado de la nota de de pesar por el fallecimiento de la médica Fátima Oliveira  de Nadine Gasman (Representante de la ONU Mujeres Brasil) 06.11.2017 

 Fátima Oliveira  se presentaba así en su blog

Soy médica, escritora y feminista. Integro el Consejo Directivo de la Comisión de Ciudadanía y Reproducción (CCR) y el Consejo Consultivo de la Red de Salud de las Mujeres Latinoamericanas y del Caribe (RSMLAC). Escribo una columna semanal en el diario El Tiempo (BH, MG), desde el 3 de abril de 2002.

Una de las 52 brasileñas presentadas al Nobel de la Paz 2005, por el proyecto 1000 Mujeres para el Nobel de la Paz 2005. Soy autora de  libros de divulgación y popularización de la ciencia.




Así nos la presentaba Sueli Carneiro : 


"Ella me fascina. Es médica, fumadora y carnívora empedernida. Madre de tres hijos naturales, uno más adoptado, hijo de un hermano que perdió a la mujer en el parto y de una niña que le fue dada a los 11 años y que le dio a los nietos que ella mima y estraga con orgullo. Trabaja como un animal porque dice que tiene fama de perezosa dentro de su familia y cómo de hecho cree que eso es verdad, lo hace todo con mucha prontitud para librarse pronto. Mentira. Creó cinco hijos entre una viudez y otra boda. En el caso de las mujeres, se trata de una de las más importantes de la historia de la humanidad. Es una de las pocas mujeres negras que tiene columna semanal en un vehículo de la gran prensa. En la columna de Opinión del Diario El Tiempo, de Belo Horizonte.


Viajera ambulante, vivió en  Imperatriz y  São Luiz, de Maranhão, en São Paulo y estableciose ahora, no se sabe pro cuanto tiempo, en Belo Horizonte 

Entró en  el Partido Comunista de Brasil (PCdoB) a los 16 años.
Permanece en él siendo una de sus más prolificas intelectuales.
En un Partido notorio por su centralismo y disciplina exigida a sus miembros y ella, imprevisible e irreverente es quien denuncia en sus artículos lo que ella denomina  "neo-liberales" del PT y del PCdoB. Ni yo que vivo proclamando independencia y autonomía en relación a partidos políticos he logrado ir tan lejos en mis manifestaciones públicas.


También tiene la autoestima de causar  envidia a cualquier argentino. Cosa rara en negros, mujeres y nordestinos, siendo ella todo eso al mismo tiempo, aunque pudiera considerarse o ser considerada "morena oscura" para los patrones raciales del país. Tiene absoluta confianza en los saberes de que es portadora e igual convicción para defender sus posiciones en arenas públicas. Dialoga con áreas de la ciencia, de las que mujeres y negros se hallan apartados. Introdujo los temas de la bioética y de la ingeniería genética en las pautas feministas y antirracistas. Es interlocutora pionera, crítica y convocadora de ese debate con la comunidad científica desde una perspectiva ética.

La conocí en el ámbito de la militancia feminista. Guarde, por años, reservas en relación a su afiliación partidista. Fui siendo seducida por su independencia, coraje y capacidad de pensar y actuar por las causas que abrazamos. También tiene muchos desafíos y, a veces, compra peleas gratis. Ella es una monstruosa. Es Fátima Oliveira. ¡Vean! ".
Sueli Carneiro en la   introducción   de Fátima Oliveira  en su tesis de doctorado 





É com tristeza que a ONU Mulheres recebeu a notícia sobre o falecimento da médica Fátima Olíveira. Árdua defensora do Sistema Único de Saúde (SUS), pesquisadora da saúde da mulher, da população negra e defensora incansável dos direitos sexuais e direitos reprodutivos, Fátima Oliveira construiu um legado feminista valoroso, articulando as questões de gênero e raça. Trabalhou com a ONU no processo preparatório da 3ª Conferência Mundial contra o Racismo, a Discriminação Racial e Intolerâncias Correlatas (Durban, 2001), na elaboração da Política Nacional de Saúde Integral da População Negra e na articulação de mulheres negras para a Conferência Mundial de População e Desenvolvimento no Cairo (1994).

Foi um dos principais nomes a se posicionar contra o racismo na saúde, destacando as mortes evitáveis de negras e negros e a falta de capacidade instalada nos serviços de saúde como um das expressões da discriminação racial. Foi uma das principais vozes no País pela legalização do aborto e pelo atendimento adequado as mulheres na saúde pública, denunciando, inclusive, a esterilização de mulheres negras. Integrou diversos comitês e grupos de trabalho na área da saúde, foi pesquisadora de bioética com diversas obras produzidas e secretária-executiva da Rede Feminista de Saúde, Direitos Sexuais e Direitos Reprodutivos.

Como articulista, Fátima Oliveira manifestou suas opiniões contra o racismo, em favor dos direitos das mulheres e questões políticas com regularidade impressionante na imprensa, dando vazão à potência do seu pensamento crítico.

Manifestamos nosso pesar e sentimento de solidariedade a familiares, amigas e amigos de Fátima Oliveira, uma feminista negra inesquecível.

Nadine Gasman
Representante da ONU Mulheres Brasil




“Ela me fascina. É médica, fumante e carnívora empedernida. Mãe de três filhos naturais, mais um adotado, filho de um irmão que perdeu a mulher no parto e de uma menina que lhe foi dada aos 11 anos e que lhe deu os netos que ela mima e estraga com orgulho. Trabalha como um animal porque diz que tem fama de preguiçosa dentro de sua família e como de fato acha que isso é verdade, faz tudo com muita prontidão para se livrar logo. Mentira. Criou cinco filhos entre uma viuvez e um outro casamento. Ela dá plantão semanalmente, viaja pelo país e o mundo inteiros representando a Rede Feminista de Saúde. É autora de quatro livros, sendo o último um romance sobre aborto em relações de mulheres e padres. É ainda uma das poucas mulheres negras que tem coluna semanal num veículo da grande imprensa. Escreve na coluna de Opinião do Jornal O Tempo, de Belo Horizonte.

Caixeira viajante, viveu em Imperatriz e São Luiz, no Maranhão, em São Paulo e fixou-se agora, sabe-se por quanto tempo, em Belo Horizonte.

Entrou para o Partido Comunista do Brasil (PCdoB) aos 16 anos. Permanece nele sendo uma de suas mais profícuas intelectuais. Um Partido notório pelo seu centralismo e disciplina exigida a seus membros e ela, imprevidente e irreverente é quem denuncia em seus artigos o que ela denomina de “neo-liberais” do PT e do PCdoB. Nem eu que vivo proclamando independência e autonomia em relação a partidos políticos consegui ainda ir tão longe nas minhas manifestações públicas.

Tem também uma auto-estima de fazer inveja a qualquer argentino. Coisa rara em negros, mulheres e nordestinos, sendo ela todos ao mesmo tempo, embora pudesse se considerar ou ser considerada “morena escura” para os padrões raciais do país. Tem absoluta confiança nos saberes de que é portadora e igual convicção para defender suas posições em arenas públicas. Dialoga com áreas da ciência da qual mulheres e negros se acham apartados. Introduziu os temas da bioética e da engenharia genética nas pautas feministas e anti-racista. É interlocutora pioneira, crítica e convocadora desse debate com a comunidade científica de uma perspectiva ética.

A conheci no âmbito da militância feminista. Guardei, por anos reservas em relação à sua filiação partidária. Fui sendo seduzida pela sua independência, coragem e capacidade de pensar e agir pelas causas que abraçamos. Tem também muitos desafetos e, por vezes, compra brigas de graça. Ela é uma monstrinha. É Fátima Oliveira. Vejam! “

(Sueli Carneiro na  introdução  do Testemunho de Fátima Oliveira à sua  tese de doutorado.  FE / USP/ 2005 .



http://talubrinandoescritoschapadadoarapari.blogspot.com.es/
http://cebes.org.br/2017/11/rede-feminista-de-saude-lamenta-a-morte-de-fatima-oliveira/
https://nacoesunidas.org/onu-mulheres-lembra-legado-de-medica-e-feminista-brasileira-fatima-oliveira/
http://www.onumulheres.org.br/noticias/nota-de-pesar-pelo-falecimento-da-medica-fatima-oliveira/
http://fernandapompeu.com.br/fatima-oliveira-de-los-1000-legados/
Leer más...

miércoles, 13 de diciembre de 2017

Maria Helena Vieira da Silva pintora




Maria Helena Vieira da Silva fue una pintora nacida el 13 de junio de 1908 en Lisboa, Portugal y fallecida en París, Francia el 6 de marzo de 1992. En 1928, a la edad de 20 años se trasladó a París, donde fue alumna de Friesz, Léger y Bissière. Dos años más tarde contrajo matrimonio con el pintor húngaro Arpad Szenes. Al estallar la Segunda Guerra Mundial viajó a Brasil donde permaneció hasta 1947, año en que regresó a París. Su obra se ubica en la Escuela de París. En el 2000, la pintora sevillana Manuela Bascón realizó una Tesis Doctoral para la Facultad de Bellas Artes de la Universidad de Sevilla sobre la artista considerándose este el trabajo más completo en lengua castellana.



Maria Helena Vieira da Silva nació en Lisboa, en el seno de una familia que desde muy temprana edad estimuló su interés por la pintura, la lectura y la música. En 1928, se traslada a París donde estudia escultura, optando definitivamente por la pintura en 1929. En 1930 se casó con el pintor húngaro, Arpad Szenes.




Sus primeras obras muestran paisajes reducidos a diseños lineales y geométricos que consiguen el efecto espacial sin recurrir a los métodos tradicionales para crear la perspectiva. Su obra se desarrolla en torno a series temáticas: bibliotecas, puentes, talleres, andamiajes, estaciones..., en las que se inclina hacía el estudio y las posibilidades del espacio.

Pintora de temas esencialmente urbanos, su pintura desvela, desde un inicio, una preocupación por el espacio y la profundidad. Vivió en Brasil entre 1940 y 1947. Su pintura en ese período refleja la angustia por la guerra. Tras su regreso a París, en la década de los 50, participa en diferentes exposiciones en Francia y en el extranjero. En 1956 adquiere la nacionalidad francesa. El Estado francés compró obras suyas a partir de 1948 y en 1960 le concede la primera de una serie de condecoraciones.

A partir de 1958, se organizan retrospectivas de su obra y recibe importantes galardones internacionales. En Portugal, la Fundación Calouste Gulbenkian expone su obra en 1970, 1977 y 1988. En 1983, el Metropolitano de Lisboa le encarga la decoración de la estación de la Cidade Universitária; la obra Le metro (1940) es reproducida en azulejos con la colaboración del pintor Manuel Cargaleiro. En 1994, se publica el Catálogo razonado de su obra. Pintora de la Segunda Escuela de París, Vieira da Silva jugó un importante papel en el panorama artístico internacional.



Obras

Cidade Universitária (Metro de Lisboa)
As Bandeiras Vermelhas (1939, 80 × 140 cm)
A Partida de Xadrez (1943, 81x100 cm)
História Trágico-Marítima (1944, 81,5 × 100 cm)
O Passeante Invisível (1949-1951, 132 × 168 cm)
O Quarto Cinzento (1950, Tate Gallery, Londres, 65 × 92 cm)
L'Allée Urichante (1955, 81 × 100 cm)
Les Grandes Constructions (1956, 136 × 156,5 cm)
Londres (1959, 162 × 146 cm)
Landgrave (1966, 113,6 × 161 cm)
Bibliothéque en Feu (1974, 158 × 178 cm)
Painéis de azulejo para las estación de Rato y Cidade Universitária del Metro de Lisboa


http://www.tate.org.uk/art/artworks/maria-helena-paris-t00245
http://sugswritersblog.blogspot.com.es/2013/01/the-31-women-resolution-for-this-blog.html
https://es.wikipedia.org/wiki/Maria_Helena_Vieira_da_Silva
https://www.elperromorao.com/2015/09/pintura-maria-helena-vieira-da-silva/
http://jeannebucherjaeger.com/histoires-dateliers/
Leer más...

martes, 12 de diciembre de 2017

Pino y Balbina, mis heroínas


Pino y Balbina, Balbina y Pino, son las primas Sosa, aunque yo diría más bien que son las hermanas Sosa por lo que se quieren. Juntas han movido montañas, y no en sentido figurado. Pino ha cumplido 80 años, los mismos que tiene de desaparecido su padre, José Sosa Déniz, latonero y socialista en la Arucas de los años 30.

El de Balbina, Francisco Sosa Batista -cantero, agricultor, socialista y sindicalista-, tuvo una muerte larga: sobrevivió a los asesinatos del 37 pero recibió tales palizas -físicas y de las que rompen el alma-, que su existencia fue ya para siempre una completa agonía.

Pino y Balbina, Balbina y Pino, acaban de salir en los periódicos en la foto de una nueva victoria: el hallazgo en el fondo del pozo de Tenoya, en Arucas, Gran Canaria, de al menos 11 restos humanos y un montón más de huesos, de una suela de zapato, una moneda de la República y balas como las que usaron los rebeldes.

Puede haber más, ya que quedan aún ocho metros por excavar para llegar hasta el final, me advierte Pino, a la que llamé este jueves para felicitarla por el éxito.

"Esto demuestra", me dice, "que teníamos razón, que no somos unas viejas locas". ¿Pongo eso de viejas locas, Pino?, le pregunto. "Sí, sí, ponlo, que muchos lo dijeron".

Pino y Balbina son la presidenta y vicepresidenta de la Asociación de la Memoria Histórica de Arucas, fundada en 2003, aunque la tarea de descubrir la verdad sobre los desaparecidos del 37 la empezaron antes, casi en la cuna.

La madre de Pino comenzó a buscar a su marido en el mismo instante en que él faltó de la casa familiar de Las Chorreras (Arucas), en la madrugada del 19 de marzo de 1937. Pino entonces era un bebé a punto de cumplir dos meses.

Francisco, primo de José y padre de Balbina, escapó de morir en la Marfea (un acantilado utilizado para las desapariciones entonces) de chiripa, gracias a unas luces en la carretera que atribuyeron al coche del obispo Pildain.

Otros heredan una casa, a Pino y a Balbina les legaron una búsqueda.

Durante años -cuando fundan la asociación ya tienen mucho trabajo hecho- han recorrido laderas, han hablado con centenares de personas y se han plantado ante los políticos (razonables y de los otros) para pedir que se abrieran los pozos, porque había hombres en el fondo.

De origen humilde e infancia de niñas rojas, con todo lo que esto supuso en la España de la dictadura, Pino y Balbina no se han arredrado ante casi nada. Si la mayor, Pino, fue una de las primeras mujeres en conducir camiones en Gran Canaria; la benjamina (Balbina nació en 1944) de esta pareja de primas empezó a trabajar a los 9 años en una casa de niños "que olían bien", y con el tiempo presidiría la Asociación de Alumnos de Radio ECCA, formaría parte de su Patronato y representaría a la emisora en el Consejo Escolar.

En la materia que nos ocupa, las Sosa también han hecho oír su voz fuera de las Islas. Forman parte de la organización nacional de memoria histórica, y por poner un par de ejemplos, Pino testificó en el Tribunal Supremo, en el juicio contra Baltasar Garzón, y su historia aparece en la novela Con el corazón helado, de Almudena Grandes, que la cita en los agradecimientos. "Los pozos de Arucas, en Gran Canaria, existen. Yo he estado allí de la mano de Pino Sosa", escribe en este libro la autora madrileña.

Y todo esto, arrastrando a un batallón, porque de las manos de las Sosa van de seguido muchas familias que solas nunca lo habrían conseguido o ni siquiera intentado. Me refiero a las familias -descendientes de desaparecidos- que forman parte de la asociación y comparten con las primas anhelos y alegrías. De estas últimas son los hallazgos de 2008, cuando se abrió el Pozo del Llano de Las Brujas, y empezaron a aparecer cuerpos y objetos.

Al final fueron 24 hombres -los arqueólogos que realizaron la excavación dirían más tarde que les había impresionado "la carga de violencia" que presentaban-, un duro de plata, una suela de zapato con la marca Tigre (la misma de la suela de Tenoya) y hasta una dentadura postiza.

Los 24 hombres exhumados en el Llano de las Brujas fueron enterrados en Arucas y en Gáldar y al menos nueve fueron identificados gracias al ADN. Este triunfo fue también una decepción para Pino, porque su padre no estaba entre ellos.

Desde que las conozco, hace casi una década, me han remachado que había cuatro pozos en Arucas que, según todos los indicios, se usaron como fosas clandestinas: el de Llano de las Brujas, el de Tenoya, el de la Vuelta del Francés y el del Puente de Arucas. Solo han abierto dos y la suma de cuerpos asciende por ahora a 35.

35 hombres arrojados hace 80 años al fondo de un pozo.

La constancia y el coraje de las primas Sosa siempre me han emocionado, porque las vidas de gente como ellas no suelen tener lugar en la Historia. Son carne de cañón, los extras de la película, los que siempre llevan la peor parte.

Confieso mi debilidad por este par de mujeres, con las que tanto me he he reído y espero reírme muchas veces más.

"Nos decían que no, y nosotras erre que erre?"

Ángeles Arencibia

https://www.canarias7.es/hemeroteca/la_historia_de_las_primas_sosa_-AECSN116431
http://www.laprovincia.es/opinion/2017/09/23/pino-balbina-heroinas/980107.html

Leer más...

lunes, 11 de diciembre de 2017

Manuela


En 2008 “Manuela” (seudónimo), una campesina  de 33 años, que vivió en la pobreza extrema, analfabeta y embarazada,  estaba lavando ropa en el río cuando se cayó y  se golpeó fuertemente en el estómago.  Al día siguiente fue a la letrina detrás de su casa y tuvo una emergencia obstétrica,  un parto precipitado extra hospitalario en que se murió el feto. Ella se desmayó de la hemorragia y su familia la llevó al hospital esperando un trato médico, pero lo que inició fue la serie de injusticias que terminó con su muerte en prisión en 2010  mientras pagaba una sentencia de 30 años por un supuesto homicidio agravado.  Dejó en la orfandad a sus dos hijos pequeños que todavía viven con la madre y el padre de Manuela. El padre de los hijos salió para Estados Unidos varios años antes, y no se  responsabilizó por ellos.

La Agrupación Ciudadana por la Despenalización del Aborto conoció el caso y  la familia en 2011.  Con el Centro de Derechos Reproductivos (CDR) de Nueva York, La Agrupación y  la familia  iniciaron  en 2012 la demanda contra el Estado salvadoreño por las violaciones de sus derechos humanos bajo varios convenios internacionales y leyes nacionales.

En  marzo de 2017 la Comisión Inter American de Derechos Humanos (CIDH) de la Organización de Estados Americanos (OEA)  admitió el caso donde ahora está esperando  un fallo. 

La admisión del caso es un reconocimiento de las múltiples violaciones de los derechos humanos cometidos por el sistema de salud, por los órganos judiciales, y como resultado de la misoginia que saturó todo el proceso. “No es un caso único,”  observó  Marta González, Asesora Legal con el CDR en un foro sobre Manuela en San Salvador.  “Es una muestra de las violaciones estructurales en los sistemas del estado” que afectan a todas las mujeres en condiciones como las de Manuela: la pobreza, la  falta de educación  y  servicios de salud, y  los impactos de las leyes y prácticas culturales que conforman la subordinación de las mujeres.

El personal médico empezó a acusarla a Manuela de haberse provocado un aborto desde el momento que llegó al hospital sangrando fuertemente. La médica que la atendía introdujo en su expediente clínico valoraciones personales basadas en lo que Manuela contó como paciente, violando el secreto profesional.  La Doctora afirmó en su informe médico que el embarazo era “producto de una infidelidad,” comentarios basados en sus concepciones morales  personales.  La médica fue la testigo principal en la audiencia donde “la infidelidad” fue mencionada varias veces, y también los estereotipos de la “súper-madre” que salvaguarda la vida de su feto aunque ella se está muriendo. 

Según el CDR, Manuela sufrió de cáncer  antes de su emergencia,  pero no fue diagnosticada aunque había pasado consulta repetidas veces en su comunidad.   Solo fue diagnosticada linfoma de Hodgkins,  un cáncer,  cuando su salud se deterioró rápidamente en la cárcel. Pero tampoco fue tratado adecuadamente  en la cárcel, aunque “el estado tiene una responsabilidad especial para personas encarceladas.”  Tampoco le dieron la oportunidad de pasar sus últimos días de vida con la familia, como dicta la ley, sino esposada a la cama donde se murió en condiciones infrahumanas.  “Esto constituya la tortura,” enfatizó González.

“La justicia a nivel interno fue insuficiente e ineficaz,” valoró González. El  derecho a la presunción de inocencia de Manuela nunca fue respetada. Sus defensores públicos nunca hablaron con Manuela para representar su versión de los hechos.   Las autopsias fueron basadas en prejuicios.  Utilizaron pruebas descatalogadas desde hace más de 100 años.   Además,  la policía manipuló a su padre, un hombre analfabeto, a poner su huella en un documento sin decirle que era una declaración en contra de su hija que  iban a utilizar en el juicio.   La Fiscalía nunca presentó pruebas de hechos delictivos. 

Según González, es “un caso de una realidad estructural,” y esperamos “producir un cambio estructural en la realidad de El Salvador y servir como referente a otros países.”  Agregó que El Salvador firmó voluntariamente  convenios internacionales  que “obligan al estado a adaptar sus leyes y también sus prácticas a los estándares internacionales.”

La CIDH puede exigir reparaciones para la familia y también al nivel estructural.  Estos podrían incluir mejorar los servicios de salud para mujeres en sus comunidades y en  prisión. Puede obligar al estado salvadoreño a reformar la ley que prohíbe el aborto, revisar las sentencias de las mujeres encarceladas por estos delitos, e implementar políticas para acabar con el uso de los estereotipos de género en el sistema judicial.

Concluye González, hay que ir “a la raíz del problema y no solo poner parches, pero hacer  cambios estructurales.” Angélica Rivas, abogada con la Agrupación insiste que, “La familia de Manuela merece saber que ella fue inocente” y  es el sistema que tiene la responsabilidad.
KATHY BOUGHER | Miércoles, 07 de Junio del 2017



http://www.contrapunto.com.sv/opinion/tribuna/quien-es-manuela/3873
Leer más...

domingo, 10 de diciembre de 2017

Nelly Sachs, Nobel de Literatura en 1966



Nelly Sachs  nacida como Leonie Sachs  (Schöneberg, Alemania, 10 de diciembre de 1891 - Estocolmo, Suecia, 12 de mayo de 1970) fue una escritora y poeta alemana, ganadora del premio Nobel de Literatura en 1966. Su obra gira alrededor de la huida, la persecución y el Holocausto del pueblo judío. .


De religión judía, empezó a escribir a los 17 años, y durante su primera etapa se dedicó especialmente a la poesía romántica. Durante la Segunda Guerra Mundial se exilió en Suecia, donde fue recibida por la afamada escritora Selma Lagerlöf. Desde entonces su obra giró en torno al tema judío.

Parte de su obra está contenida en los títulos,  "En las moradas de la muerte" 1947,  "Eclipse de la estrella" 1949,  "Eli o la Pasión de Israel" 1951, "También el Sol es apátrida" 1957,  "Elegías a la muerte de mi madre" 1957;  "Huida y transformación" 1959 y  "Poesías Tardías" en 1964.
Recibió el Premio de Literatura de la Asociación de Líricos Suecos en 1957,  el Premio Droste en 1960, el Premio de la Paz de la Industria Editorial Alemana en 1965. 

En 1966 le fue concedido el Premio Nobel de Literatura.








En las moradas de la muerte

Quién vació la arena de vuestros zapatos...

¿Quién vació la arena de vuestros zapatos
Cuando debíais levantaros de la muerte?
La arena, la que Israel se llevó a casa,
¿Su arena errante?
Arena ardiente del Sinaí,
Confundida con las gargantas de los ruiseñores,
Confundida con las alas de las mariposas,
Confundida con el ansia de polvo de las serpientes,
Confundida con todo lo que se desprendió de la sabiduría de Salomón,
Confundida con el amargor del ajenjo secreto.

Oh vosotros dedos,
Que vaciasteis la arena de los zapatos de los muertos,
¡Mañana seréis polvo vosotros
en los zapatos de los que han de venir!

Versión de Javier Tubía







Esa noche...

Esa noche
torcí una oscura calle adyacente
por la esquina.
Se extendió entonces la sombra
en mi brazo.
Esta prenda cansada
quería ser llevada
y el color Nada se dirigió a mí:
¡Tú estás más allá!

Versión de Javier Tubía


Ya no recuerdo

donde pájaros cantan 

si hay sollozos en el mar 
lleno de ángeles de la profundidad 
que tiemblan el pavor sagrado 
de ser tirado al aire 

Nunca sé 
si los deseos pavorosamente devorantes 
esos peces-espada 
calando 
las pieles suaves de los milagros del alma 
se acaban en la almendra llameante de la tierra 
y si el universo afligido 
en una vuelta de la noche 
no apagó de un soplo mi negra luz 
porque durmiendo perdí de nuevo 
una palabra de amor 

Versión de Klaus Dieter Vervuert y Rodolfo Alonso






https://es.wikipedia.org/wiki/Nelly_Sachs
http://amediavoz.com/sachs.htm
Leer más...

sábado, 9 de diciembre de 2017

Dolores Ibárruri, Pasionaria


Dolores Ibárruri Gómez, llamada Pasionaria (Gallarta, 9 de diciembre de 1895 - Madrid, 12 de noviembre de 1989), fue una política española. Destacó como dirigente política en la Segunda República y en la guerra civil. Histórica dirigente del Partido Comunista de España, a su acción política unió la lucha por los derechos de las mujeres para demostrar que «las mujeres, fuesen de la condición que fuesen, eran seres libres para elegir su destino»

Pasionaria


A los quince años tuvo que abandonar los estudios. Corría el año 1910 y, a pesar de realizar el curso preparatorio para ingresar en la Escuela Normal de Maestras, la realidad inmutable se impuso a las ilusiones. «¿Quién podría costearme los viajes, los libros, la comida, la matrícula?» Hija de mineros, había llegado al punto en el que el destino quedaba marcado por la costumbre. Como si todo estuviera ya escrito, aquella joven vizcaína se «preparaba para servir como criada o casarme y convertirme en la mujer de un minero, la larga historia de mi familia».
Mucho tiempo después ella misma resumiría a la perfección el cruel inmovilismo al que estaba sujeta la mujer en los albores del siglo XX, al recordar cómo, a través de su propia experiencia, aprendió la implacable verdad del dicho popular: «Madre, ¿qué es casar? Hija: hilar, parir y llorar». Y así fue como aquella mujer se introdujo en un universo diseñado para las mujeres de su época. Un mundo en el que sufrir, trabajar a destajo o quedarse embarazada no eran una opción, sino un destino inapelable. Pero, al mismo tiempo, ella supo construir su vida sobre la renuncia expresa y la negación clara y tajante del papel que se les asignaba por el mero hecho de no haber nacido hombre.

«No podía aspirar a más»
Dolores Ibarruri Gómez nació en Gallarta el 9 de diciembre de 1895. Algunos biógrafos destacan la condición de carlista y euskaldun de su padre y el origen castellano de su madre, aunque la gran mayoría subrayan como elemento condicionante en su posterior deriva ideológica el hecho de que ambos fueran obreros. Tras renunciar a la ilusión de ser maestra, ingresó en un taller de costura y más tarde entró a trabajar como sirvienta «en una casa donde el trabajo era agotador: limpiar, atender a los siete chicos, planchar, guisar, y encima servir, pues los dueños que me habían contratado también tenían un pequeño establecimiento de café y bebidas», confesaría mucho tiempo después la propia Dolores al escritor Andrés Sorel.
A los veinte años, y tras casarse con Julián Ruiz, un minero de inclinaciones socialistas, se trasladó a Somorrostro. Se convirtió así en la mujer de un minero sujeta a la austeridad y a la miseria. «Mi misión en la vida estaba cumplida -recordaría-. No podía ni debía aspirar a más. El fin de la mujer, la única salida, su única aspiración, era el matrimonio, y la continuación de la vida triste, gris, penosa, esclava de nuestras madres, sin más ocupación que parir y criar».
Su afición a la lectura y el hecho de que su marido fuera un líder minero socialista le permitió acercarse a la literatura marxista. Las nuevas ideas chocaron frontalmente con su fe católica y tras un proceso de lucha interna, Dolores Ibarruri asumió el socialismo como la herramienta ideológica idónea para luchar a favor de lo que entonces se conocía como la liberación de la clase obrera. Incapaz ya de detenerse, el paso decisivo de rebelarse contra su condición femenina lo dio en 1918 cuando empezó a escribir en la publicación 'El minero vizcaíno'.
Su primer artículo lo firmó con el pseudónimo de Pasionaria, posiblemente por hallarse en plena Semana Santa. Un año después participó activamente en la huelga que sacudió la zona minera y tras la cual su marido fue detenido. Ese mismo año las noticias que llegaban de Rusia y su revolución impactaron profundamente a Dolores, lo que la llevó a ingresar en el Partido Comunista en 1923. Sin embargo, Pasionaria mantuvo su compromiso vital como mujer. Tuvo seis hijos, de los cuales cuatro murieron muy pronto. Sólo sobrevivieron Amaia y Rubén, este último fallecido durante la batalla de Stalingrado, el 14 de septiembre de 1942.

En 1930, fue elegida miembro del Comité Central del PCE y un año después se trasladó a vivir a Madrid aunque, debido a que se la consideró implicada en un atentado perpetrado en la calle Somera, fue recluida en la cárcel, primero en la capital de España y luego en Larrínaga, Bilbao. A su salida, en 1933, organizó la Agrupación de Mujeres Antifascistas junto a Victoria Kent, Irene Falcón, Matilde Huici y Luisa Álvarez del Vayo, entre otras. En 1934, y tras participar en los sucesos revolucionarios de Asturias, Dolores Ibarruri huyó a París para no ir de nuevo a prisión. En las elecciones de febrero de 1936, y tras la victoria del Frente Popular, Pasionaria fue elegida diputada por Asturias. Para la memoria ha quedado su entrada en el hemiciclo en alpargatas, símbolo a buen seguro de su doble condición: mujer y comunista.


«¡No pasarán!»
Al estallar la Guerra Civil, Ibarruri asumió un papel activo en defensa de la legalidad republicana. Fue a partir de ese momento cuando su figura se convirtió en el modelo de la revolucionaria comprometida y dinámica profundamente aferrada a sus convicciones. Frases como el «¡No pasarán!» o «¡Más vale morir de pie que vivir de rodillas!» se transformaron en el símbolo de la resistencia.
Tras la caída de Madrid, abandonó España para trasladarse a la Unión Soviética. En 1942, tras la muerte de José Díaz, Dolores Ibarruri fue elegida Secretaria General de PCE, puesto en el que se mantendría hasta 1960, cuando la sustituiría Santiago Carrillo y ella pasaría a convertirse en presidenta del partido. Durante todos estos años, Pasionaria estuvo muy cerca de la ortodoxia estalinista, con excepción de su denuncia ante la intervención de las tropas del Pacto de Varsovia en Checoslovaquia. En 1977, regresó a España y, con 82 años, fue elegida diputada de las Cortes Constituyentes. Murió en Madrid en 1989.

Dolores Ibarruri vivió mucho más allá de lo que marcaba la costumbre. Con independencia de su deriva ideológica y de su papel político, Pasionaria fue una mujer en el pleno sentido de la palabra. Comprometida y libre por decisión propia.
IMANOL VILLA




PASIONARIA

Moriré como el pájaro: cantando,
penetrado de pluma y entereza,
sobre la duradera claridad de las cosas.
Cantando ha de cogerme el hoyo blando,
tendida el alma, vuelta la cabeza
hacia las hermosuras más hermosas.

Una mujer que es una estepa sola
habitada de aceros y criaturas,
sube de espuma y atraviesa de ola
por este municipio de hermosuras.

Dan ganas de besar los pies y la sonrisa
a esta herida española,
y aquel gesto que lleva de nación enlutada,
y aquella tierra que de pronto pisa
como si contuviera la tierra en la pisada.

Fuego la enciende, fuego la alimenta:
fuego que crece, quema y apasiona
desde el almendro en flor de su osamenta.
A sus pies, la ceniza más helada se encona.

Vasca de generosos yacimientos:
encina, piedra, vida, hierba noble,
naciste para dar dirección a los vientos,
naciste para ser esposa de algún roble.

Sólo los montes pueden sostenerte
grabada estás en tronco sensitivo,
esculpida en el sol de los viñedos.
El minero descubre por oírte y por verte
las sordas galerías del mineral cautivo,
y a través de la tierra les lleva hasta tus dedos.

Tus dedos y tus uñas fulgen como carbones,
amenazando fuego hasta a los astros
porque en mitad de la palabra pones
una sangre que deja fósforo entre sus rastros.

Claman tus brazos que hacen hasta espuma
al chocar contra el viento:
se desbordan tu pecho y tus arterias
porque tanta maleza se consuma,
porque tanto tormento,
porque tantas miserias.

Los herreros te cantan al son de la herrería,
Pasionaria el pastor escribe en la cayada
y el pescador a besos te dibuja en las velas.

Oscuro el mediodía,
la mujer redimida y agrandada,
naufragadas y heridas las gacelas
se reconocen al fulgor que envía
tu voz incandescente, manantial de candelas.

Quemando con el fuego de la cal abrasada,
hablando con la boca de los pozos mineros,
mujer, España, madre en infinito,
eres capaz de producir luceros,
eres capaz de arder de un solo grito.
Pierden maldad y sombra tigres y carceleros.

Por tu voz habla España la de las cordilleras,
la de los brazos pobres y explotados,
crecen los héroes llenos de palmeras
y mueren saludándote pilotos y soldados.

Oyéndore batir como cubierta
de meridianos, yunques y cigarras,
el varón español sale a su puerta
a sufrir recorriendo llanuras de guitarras.

Ardiendo quedarás enardecida
sobre el arco nublado del olvido,
sobre el tiempo que teme sobrepasar tu vida
y toca como un ciego, bajo un puente
de ceño envejecido,
un violín lastimado e impotente.

Tu cincelada fuerza lucirá eternamente,
fogosamente plena de destellos.
Y aquel que de la cárcel fue mordido
terminará su llanto en tus cabellos.

 Miguel Hernandez 
Viento del pueblo. Poesía en la guerra, Valencia, Socorro Rojo
Internacional, 1937 (Prólogo de Tomás Navarro Tomás)

https://brigadacuba.wordpress.com/pasionaria/poemas-sobre-ella/anna-belen/
 http://www.miguelhernandezvirtual.com/xml/
http://www.lavanguardia.com/hemeroteca/20161122/412063294395/la-pasionaria-dolores-ibarruri-partido-comunista.html
http://www.elcorreo.com/vizcaya/20090308/vizcaya/pasionaria-20090308.html
https://es.wikipedia.org/wiki/Dolores_Ib%C3%A1rruri

Leer más...

CELEBRAMOS 7 AÑOS DE ACTIVISMO


 Cada día desde esta página aprendemos a definir nuestro trabajo. Hemos aprendido que somos un espacio de resistencia feminista frente a los olvidos intencionados de nuestros logros y aportes. Hemos aprendido que debemos honrar a nuestras ancestras como los hombres han venido haciendo siempre. Hemos aprendido que fijar raíces nos hace más felices. 
No somos seres extraños, somos como nuestras hermanas que vivieron y lucharon anteriormente de forma mucho más difícil. 
Estamos felices de ver como nuestro trabajo mueve el mundo de forma sutil pero inequívoca hacia un buen fin, estamos felices de ver como hay  mucha más atención para las mujeres desde todos los campos, estamos felices de sumar y hasta multiplicar impacto.
Les seguimos invitando a que nos envíen las historias de sus heroínas a nuestro mail heroinas@hotmail.es 

Le agradecemos su compañía y les pedimos que  nos sigan acompañando y difundiendo nuestras historias, que son las suyas. 


http://www.heroinas.net/2010/12/heroinas.html
Leer más...
Más