Acerca de nosotras ·

miércoles, 6 de julio de 2022

Marie de Gournay escritora, filóloga, traductora, poeta y filósofa francesa de los siglos XVI y XVII


Marie de Gournay (nacida Marie Le Jars), (París, 6 de octubre de 1565-13 de julio de 1645), fue una escritora, filóloga, traductora, poeta y filósofa francesa de los siglos XVI y XVII. Es autora de Igualdad de los hombres y las mujeres, Agravio de damas, Apología de la que escribe y Copia de la vida de la doncella de Gournay, donde analiza la tradición filosófica y el mundo en el que vive, argumentando acerca de las causas de la desigualdad y los mecanismos de desautorización femenina. Por su obra está considerada como una de las precursoras históricas del feminismo. Tras haber compartido ideas y opiniones con Michel de Montaigne, publicó en 1595 la tercera edición de los Ensayos, más todas las correcciones manuscritas del filósofo.

A pesar de las críticas que recibió en vida que la convirtieron tanto a ella como a su obra como polémicas, fue reconocida; y, gracias a ello, entró a formar parte de las compilaciones de las y vidas de mujeres y hombres ilustres​.

Perteneció a la aristocracia de Picardía (Francia), lo que favoreció su ambición intelectual en las artes y letras. Su padre fue Guillaume le Jars, quien procedía de una familia noble de la región de Sancerre; su abuelo materno y su tío paterno fueron escritores reconocidos​. Y su madre, Jeanne de Hacqueville, quien apoyó a Gournay en el estudio humanístico.

Por problemas económicos familiares, tras la muerte de su padre en 1578, Gournay y su familia se trasladaron al principal señorío del núcleo patrimonial de la familia, un castillo en Gournay-sur-Aronde, de donde tomará su apellido​.

A pesar de que este señorío perteneciera a su hermano mayor Charles, este los abandonó; y, debido a la muerte de su madre en 1591, fue ella la encargada de gestionar las deudas familiares, provocadas por las guerras religiosas en Francia y los gastos de la formación de su hermano mayor; casar a sus hermanas y administrar la formación militar de sus hermanos. Tras la muerte de su madre, se muda a París​.

Murió el 13 de julio de 1645 a los 79 años sin haberse casado, rompiendo con la tradición; ya que, como bien indica a lo largo de su obra, consideraba el matrimonio un lastre que impediría una vida dedicada al estudio, por lo que se acogió al celibato. A pesar de las burlas que suponía no haberse casado, se autodenominaba demoiselle, en forma de protesta contra el impedimento que concebía el matrimonio


Se convirtió en una estudiante autodidacta, aprendió las lenguas clásicas y se formó en obras de autores clásicos como Plutarco, Séneca y otros autores del estoicismo, estudió Física, Geometría, Literatura Francesa e Historia. Gracias a estos conocimientos, pudo participar en debates intelectuales, políticos, religiosos y culturales del momento. Formó parte de los Salones de la Ilustración permitidos a mujeres, donde entró en contacto con otras eruditas europeas que participaban en la vida política y cultural parisina del momento, las denominadas salonniers.

Utilizó géneros diversos como, por ejemplo, la poesía, la ficción y el ensayo. A  través de ellos expresó ideas y sentimientos polémicos, usando la ironía y el sarcasmo​. Esto, junto con algunas relaciones con la Corte que mantuvo por interés, la convertiría en una personalidad conocida​.


Tras haber reflexionado sobre los mecanismos que desacreditaban la palabra de las mujeres, denuncia públicamente la sumisión de su sexo, desmonta estereotipos misóginos que menospreciaban a la mujer e identifica estos mecanismos que la infravaloraban​. La autora utiliza una técnica ingeniosa con el fin de demostrar la valía de sus palabras, a pesar de la connotación de ser mujer en esta época. Esta técnica consistía en que la autora se basaba en textos o escritos de autores masculinos, clásicos o contemporáneos, y a partir de las obras de estos afianzaba sus palabras. Esto podemos verlo en la interpretación que hace de obras como Virtudes de mujeres del autor Plutarco​.


Su entrada de forma pública en la vida intelectual de París comenzará con el estrecho vínculo que establece con Michel Montaigne, al que conoce en 1588.  Tras haber leído sus obras mostró un especial interés por conocerlo y dialogar con él. En la primera toma de contacto, Montaigne se impresiona por el hecho de que una mujer muestre tanto interés en dialogar de temas que él creía que no solían incumbir a las mujeres. Se traslada con ella a su residencia en Gournay; y, durante meses, llevarán a cabo un intenso intercambio de ideas y opiniones. En otras palabras, no solo Montaigne influyó en Gournay; también ella influirá en la obra y el pensamiento de él como demuestran algunos cambios sustanciales que Montaigne realizará en su obra. En especial, en asuntos relacionados con la relación entre los sexos1​, como se demuestra en la obra de los Ensayos, cuya edición fue atribuida a Gournay junto con su biblioteca personal, según el testamento de Montaigne​.


Una vez que Montaigne deja la residencia familiar de Gournay, ella escribe una obra llamada Le promenoir de Monsieur de Montaigne par sa fille d´alliance (1594), una historia ficticia de amor que levanta sospechas sobre la relación que mantuvieron​.


Tras haberse inmiscuido más a fondo en un entorno intelectual comienza una importante producción literaria, liderada por su voz y crítica propias, acerca de la desigualdad basada entre los sexos; lo que provoca la  oposición de los críticos más conservadores. Estos fundamentan sus ataques en una supuesta modificación de los Ensayos de Montaigne, utilizando como documento comparativo el Ejemplar de Burdeos para demostrar que Gournay ha cambiado la obra original de Montaigne para su propio beneficio.


Utiliza un recurso propio de autores y autoras de la época como era destinar sus obras a personajes con autoridad en aquel momento4​; como es el caso del Tratado de Igualdad de los hombres y las mujeres (1622) se lo dedica a la reina Ana de Austria. También escribe para construirse una red de protección ofreciendo su pluma a la reina Margarita de Valois, Enrique IV, Maria de Médici, Luis XIII, la marquesa de Guercheville, los ministros Villeroy y Jeannin, Richelieu… y obtiene el privilegio de poder editar sus propias obras. Richelieu le ofrece una modesta pensión real.


Llevará a cabo una compilación de sus obras bajo el título Les advis ou les presens de la demoiselle de Gournay, publicado en 1641​.



Producción literaria

Editora de los Ensayos de Montaigne, escribe el Prólogo de la obra (1595).

Le promenoir de Monsieur de Montaigne par sa fille d´alliance (1594).

La vida de la doncella de Gournay (1616).

Tratado de Igualdad de los hombres y las mujeres (1622).

Agravio de damas (1626).

Apología de la que escribe (1626).

Peinture de moeurs (1634).

Copia de La vida de la doncella de Gournay (1641).

El aconsejable o Los regalos de la señorita de Gournay (1634).

La sombra de la Virgen de Gournay (1626, 1634 y 1641).

Adiós al alma del rey de Francia y de Navarra, Enrique el Grande, a la reina, con la defensa de los Padres Jesuítas/ por la señora de G.



Defensa de la mujer

Supone un factor imprescindible de su obra el hecho de cuestionar un orden establecido que perjudica a la mujer; y reclamar una construcción histórica de la memoria femenina. Es partidaria de fomentar un espacio de diálogo basado en el respeto y en el rigor intelectual5​, evitando la agresividad y las ofensas misóginas.

Cuando en 1595 escribe el Prólogo de los Ensayos de Montaigne desde el comienzo, se dirige de forma decidida a un lector varón y hostil​ con lo que va a leer, por lo que es totalmente consciente del rechazo que va a despertar su figura como mujer y escritora.

En la obra Le promenoir de Monsieur de Montaigne (1594) realiza una importante denuncia al matrimonio, como limitación a la mujer condicionada por la supremacía masculina.

La vida de la doncella de Gournay (1616) se trata de una obra autobiográfica en la que narra su vida y experiencias personales; aunque, debido a la polémica que levantó entre los más conservadores de la época, una vez que fue publicada la modificaron estos opositores a Gournay, dejándola en una posición pública que la ridiculizaba. Como respuesta a este ataque, Gournay publicó una copia de La vida de la doncella de Gournay (1641), con la que intentaba recuperar esa buena imagen pública que tenía hasta antes del incidente8​.

Tratado de Igualdad de los hombres y las mujeres (1622) llevará a cabo una ardua crítica contra el sistema patriarcal, defiende que las mujeres y los hombres solo se diferencian físicamente y que si las mujeres no estaban capacitadas para abordar cuestiones como la ciencia o la filosofía o la política era simplemente porque se les había vetado el acceso al conocimiento.

En 1626 publicó el ensayo Quejas de las mujeres apostando por la igualdad absoluta entre sexos. Defendió el acceso igualitario de las mujeres a la educación y a los puestos públicos y atacó la corrupción de las cortes, el clero y la aristocracia




En Agravio de damas (1626) critica la falta de lectura de los hombres de los textos de mujeres, de ahí la ignorancia con la que hablan de ellas y las condenan a la inferioridad intelectual8​.

Y, finalmente, en Apología de la que escribe (1626) denuncia los prejuicios y obstáculos a los que se enfrentaba la mujer desde la experiencia personal: el hecho de ser mujer, situación económica complicada e interés por conocer y ser reconocida8​.

En definitiva, los factores que según Gournay explican la subordinación de la figura femenina son: la crianza en un ambiente misógino, la educación y el lugar de nacimiento. Por esta razón, defenderá un sistema educativo que incluya a las mujeres en la vida pública; y que, gracias a ello, pueda contar con una independencia económica del varón, pudiéndose permitir dedicarse a proyectos intelectuales6​, más alla de la tradición impuesta como esposa y madr

Los movimientos feministas de finales del siglo XX recuperaron su figura y lograron que fuera reconocida no solo como ahijada o fille d'alliance ("hija electiva") de Montaigne, sino por el valor por sí misma como escritora, filóloga, traductora, poeta y filósofa​.


https://es.wikipedia.org/wiki/Marie_de_Gournay

Leer más...

martes, 5 de julio de 2022

Alwen Myfanwy Evans entomóloga británica



Alwen Myfanwy Evans  (5 de julio de 1895- 8 de agosto de 1937) fue la primera mujer profesora de  Liverpool School of Tropical Medicine  en Entomología.

A través de su trabajo ganó una reputación mundial y fue tenida en alta estima en un área de trabajo dominada por los hombres.

Alwen comenzó su trabajo en Liverpool School of Tropical Medicine   en 1918 con el estudio de las moscas tsetsé, pero se especializó en insectos tropicales, en particular anofelinos, los tipos de mosquitos que transmiten la malaria. A través de esto, y su trabajo en el Museo Británico, rápidamente se convirtió en una experta reconocida en anofelinas africanas.



En 1921, fue promovida a profesora de Entomología  Se embarcó en expediciones a Sierra Leona y Kenia, y asesoró a entomólogos de todo el mundo.

Sus viajes al África en medio  de plagas de mosquitos, pisoteando pantanos y selvas infestadas de cocodrilos llenos de animales salvajes y serpientes venenosas en busca de respuestas a las causas de la malaria, la llevaron a ser valorada en el papel de una "intrépida exploradora". por la prensa del día y la llamaron para asesorar a entomólogos de todo el mundo. En 1926, publicó 'Lugares de reproducción de mosquitos Anepheline en Freetown, Sierra Leona y sus alrededores y en 1928 obtuvo su Doctorado de la Universidad de Manchester por su tesis' Una breve guía ilustrada de las anofelinas de África tropical y Sudáfrica '.

La Dra. Alwen Myfanwy Evans era una mujer muy valiente con una mente brillante y su trabajo en la Facultad de Medicina Tropical de Liverpool para ayudar a descubrir las causas de la malaria fue inigualable. Completó su obra mundialmente famosa 'Los mosquitos de la región de Etiopía' en 1937, la primera que se escribió sobre el tema, pero, lamentablemente, el 8 de agosto de 1937, a los 42 años, moriría de neumonía, provocada sin duda por el tensiones de su excesiva carga de trabajo a lo largo de los años. Su fallecimiento se produjo solo dos semanas después de completar su reconocido trabajo, que se publicó póstumamente al año siguiente.

Esta joven era una heroína en gran parte desconocida a pesar de su trabajo y valentía para ayudar a los seres humanos a superar la malaria causada por los mosquitos,  

 La Dr. Alwen Myfanwy Evans mereció ser incluida en la historia  como una de las mujeres más destacadas de Liverpool.




https://www.fembio.org/english/biography.php/woman/on-this-day/5-07-2020
https://myplanetliverpool.co.uk/liverpool-women-of-renown/
https://www.lstmed.ac.uk/alwen-myfanwy-evans-1895-1937
Leer más...

lunes, 4 de julio de 2022

Manuela Villalba de Paraguay



Ni en la Guerra contra la Triple Alianza ni en la Guerra del Chaco se permitía el alistamiento de mujeres para pelear en batallas, por eso es muy extraño el caso de Manuela Villalba.

Se dio a conocer en el periódico "El Orden" en 1934 donde se publicó un artículo muy extenso. Era de Tavapy y al darse la orden de enrolamiento se presenta con su hermano, se corta el cabello y se viste como hombre.

En agosto de 1933 los integrantes del Regimiento 2 “Ytororó” se encontraban defendiendo posiciones en el Chaco Central. Dos hermanos, Luis y Manuel Villalba, estaban bajo las órdenes del comandante de la compañía, el Teniente Ozuna. Luego de los combates del Km 7 del camino a Saavedra, Ozuna fue herido de muerte y la división se replegó.

Los hermanos decidieron cambiar de unidad por cuenta propia sin pedir el pase reglamentario al comando. Una noche, tomando el camino a Pirizal, se perdieron. En las proximidades de Orihuela fueron encontrados por una patrulla paraguaya y ante el pedido de documentación, que no la tenían, fueron llevados detenidos a Nanawa.

Fueron llevados ante un Tribunal de Guerra y lo que el Cnel. (Luis) Irrazábal hacía en esos casos era el fusilamiento. Estando los dos sentenciados, su hermano mayor le dice a "Manuel", de 17 años, que cuente que es mujer. Con el fusilamiento a punto de cumplirse revela que es mujer. Irrazábal no le cree y piden un médico, el Doctor Lofruscio que estaba en la Sanidad, para una revisión. Encuentran que es cierto. Se los absuelve; el hermano es reincorporado a las filas y a ella le mandan a Asunción y se queda un tiempo en la Sanidad.

El pase fue muy simpático: "el soldado Manuel Villalba tiene permiso de este Comando para bajar y permanecer en la capital por tiempo indefinido. Motivo: Cambio de sexo. Firmado: Irrazábal, Cnel.".

Manuela Villalba, de 17 años, la hermana menor de Luis no queriendo abandonar al hermano que partió al frente desde su pueblo natal decidió cortarse el cabello y presentarse vestida de varón al centro de enrolamiento. Fue llevada a Asunción para una inspección.La inspección no era de desvestirse por lo acuciante del tiempo. Era solo a vista por el médico que les vacunaba en el Hospital, luego iban al Estadio (Defensores del Chaco) donde se les entregan los pertrechos y se les enseñaba a manejar las armas, se les alzaba al barco rumbo a Puerto Casado.

Antes de volver a Tavapy, procedente del Chaco, conmutada la pena, ella pasó a servir en la Sanidad de Florida y su hermano fue reincorporado a las filas combatientes.

Un periodista del Diario El Orden le preguntó: “¿Qué piensas hacer ahora?” “Visitar a mi madre y regresar de inmediato al Chaco” respondió Manuela.

IMAGEN: Manuela Villalba, Portal Guaraní.

RECOPILACIÓN: Shirley Gomez Valdez, Asociación Cultural Mandu’ara.

FUENTES: “Mujeres que hicieron historia en el Paraguay” de Ana Barreto Valinotti / Entrevista a Ana Barreto Valinotti en el Diario ABC COLOR de fecha 12 de junio de 2011 / Portal Guaraní / Sitio web del MEC./ Sitio Web Eurosur-FLACSO. — con Luis Reinaldo García Espinola.


https://www.facebook.com/asociacion.manduara/photos/a.463009806457/10155097067261458/?type=3&theater


Leer más...

domingo, 3 de julio de 2022

Maud McCarthy violinista, cantante, teósofa, escritora, poeta

Maud MacCarthy (Clonmel, 4 de julio de 1882- Isla de Man, 1967)  fue una violinista, cantante, teósofa, escritora, poeta, profesora esotérica y autoridad en música india irlandesa. Fue una de las primeras en iniciar una campaña para abolir el uso del armonio en la música india. Ella notó que los instrumentos con teclas y sus notas rígidas habían causado la disminución de las habilidades vocales en la música occidental. 

MacCarthy nació en Clonmel , Condado de Tipperary , Irlanda, hija del Dr. Charles William MacCarthy y su esposa Marion. Sus primeros años los pasó en Sydney , Australia, donde la familia emigró en 1885. Sin embargo, en 1891 había regresado a Gran Bretaña para estudiar violín en el Royal College of Music de Londres, como alumna de Enrique Fernández Arbós. Cuando era niña, actuó en conciertos estándar en el Crystal Palace y el Queen's Hall . También realizó una gira con la Orquesta Sinfónica de Boston y visitó Sudáfrica y Australia.

En 1905 se vio obligada a renunciar a sus ambiciones como solista de concierto por la aparición de una neuritis y se fue a la India como compañera de Annie Besant , donde estudió música india, coleccionando manuscritos e instrumentos, aprendió canto indio y también estudió misticismo indio. 

Regresó a Inglaterra en 1909 tras la muerte de su hermano menor. En 1911 se casó con William Mann, un compañero teósofo, cambiando así su nombre a Maud Mann . La pareja tuvo una hija, Joan, en 1912. El matrimonio duró poco, ya que Maud pronto conoció y se enamoró del compositor John Foulds.en 1915. A pesar de la fuerte oposición de familiares y amigos, Maud y John Foulds dejaron a sus respectivos cónyuges y vivieron juntos desde 1918 en adelante. Tuvieron dos hijos, John Patrick (1916–2009) y Marybride (1922–1988). Finalmente se casaron en 1932. Compiló el texto de su Réquiem Mundial , que se representó en el Albert Hall en cuatro Noches de Armisticio consecutivas entre 1923 y 1926.



En 1929, mientras vivían en el East End de Londres , conocieron a un joven en un evento social local al que comúnmente se referían como 'The Boy'. Una figura tranquila pero poderosa que trabajaba en las plantas de gas locales, su verdadero nombre era William (Bill) Coote. 'The Boy' casi instantáneamente comenzó a canalizar a un grupo de seres conocidos como 'The Brothers' quienes dieron profundas enseñanzas espirituales a través de él durante los siguientes 26 años. Maud regresó a la India con John Foulds y William Coote en 1935, donde 'Los Hermanos' continuaron sus enseñanzas a través de 'El Niño', causando un profundo impacto en miles de personas en busca de un significado espiritual. John Foulds murió repentinamente en 1939 y Maud se casó con 'The Boy' en 1942.

Fundó un ashram y publicó poesía bajo el nombre de Tandra Devi . Ella tomó el nombre de Swami Omananda Puri después de la muerte de su esposo cuando tomó sannyas (o renuncia a la vida mundana). Fue bajo este nombre que publicó su autobiografía de sus experiencias con 'The Boy' en The Boy and the Brothers (Londres: Gollancz, 1959). Un segundo libro se publicó póstumamente como Towards the Mysteries (Londres: Neville Spearman, 1968) que amplió aún más las enseñanzas y el mensaje de The Brothers. Sus artículos se encuentran ahora en el Instituto Borthwick dentro de los Archivos de la Universidad de York .




https://es.wikipedia.org/wiki/Maud_McCarthy

https://www.printsandephemera.com/ourshop/prod_6885153-Fame-or-Faith-Miss-Maud-MacCarthy-who-has-renounced-her-Violin-to-become-a-Student-of-Theosophy.html

https://hoaportal.york.ac.uk/hoaportal/pioneering-spiritExhibitionzoom.jsp?exhibitid=6.02

https://hmn.wiki/es/Maud_MacCarthy_(Omananda_Puri)

Leer más...

sábado, 2 de julio de 2022

Elizabeth Taylor escritora inglesa


Elizabeth Taylor ( 3 de julio de 1912, Reading, Berkshire;- 19 de noviembre de 1975, Penn, Buckinghamshire) fue una escritora inglesa con gran sentido en la narración, que publicó doce novelas y cuatro libros de cuentos. Su reconocimiento ha sido tardío.

Elizabeth Taylor se educó en la escuela Abbey, de Reading. Trabajó primero como institutriz; a continuación, en una biblioteca, aspectos que reflejará en su obra. Se casó a los veinticuatro años con un hombre de la industria, Kendall Taylor, y buena parte de su existencia se desarrolló en un pueblo, Penn (Buckinghamshire) donde cuidó a sus dos hijos, escribió y finalmente falleció a la edad de 63 años.

Con respecto a su nombre —que le produjo conflictos, por su coincidencia con el de la actriz homónima (“Odio mi nombre”, llegó a escribir a una amiga en 1965)—, se suele comentar que su apellido de soltera era Elizabeth Coles. Sin embargo, en realidad fue registrada al nacer como Dorothy Betty Coles, pero como ella detestaba el nombre Dorothy, insistió en cambiarlo, y a los veinte años había conseguido ya que la llamaran Elizabeth (pese a su padre). Su apellido además cambió por su matrimonio, fatalmente para ella.


Nicole Bauman  escribió una biografía de Taylor, en Londres: The Other Elizabeth Taylor (2009).​La escritora era muy modesta personalmente y evitó ser un personaje público, así que pidió que se destruyesen sus papeles personales (no sus manuscritos). Pero quedaron cartas a Virginia Woolf, Kingsley Amis o Dorothy Parker. Además, se han localizado centenares de cartas a un hombre que conoció cuando se casaba, y la biógrafa esperó a la muerte del marido para utilizarlas, pues, es "la correspondencia más maravillosa y representativa del siglo", donde "la escritora habla, a lo largo de 15 años, de literatura, de lo que escribe, de lo que hace, de lo que le molesta y de lo que no va a hacer".

Fue siempre una persona discreta y aguda cercana a la izquierda política: militó brevemente con los comunistas, y luego participó siempre con el partido laborista.​ Su mirada crítica, no le impidió intentar entender a fondo el comportamiento de las clases poderosas.​ Llegó a ser una importante autora de novelas y cuentos británica, pese a su conocimiento muy parcial de su obra, durante décadas (en la edición de 1971 del Diccionario de literatura Penguin ni siquiera figuraba su nombre).




A los 33 años publicó su primera novela, At Mrs Lippincote, cuando su marido estaba en la Guerra Mundial en las fuerzas aéreas. Un año después, en 1946, Palladian (La señorita Dashwood), la más aparentemente austeniana, pero con personajes más sombríos y situados en rápidas situaciones desgarradas.

En los años sucesivos escribió A View of the Harbour (Una vista del puerto), de 1947, interesante novela sobre una atracción amorosa extramarital, de tono agridulce y muy coral sobre la vida en un pueblo costero; a continuación A Wreath of Roses, 1949. Con A Game of Hide-and-Seck (El juego del amor), en 1951, logró acaso su mejor novela, a juicio de Barbara Bowen. Dos años después, escribió The Sleeping Beauty (1953).

Pero desde ese año, estuvo un tiempo apartada de la novela, aunque publicó relatos Hester Lilly (1954). Solo después, con la aparición de su novela Angel, de 1957, conseguiría cierta resurrección. Tuvo desde entonces muchos más lectores, incluyendo su En el verano (1961), donde narra la historia de una mujer rica que se casa un hombre diez años menor que ella; es una novela muy directamente amorosa, aspecto que nunca falta en sus libros.



Por último, El hotel de Mrs. Palfrey (1971) cuenta cómo esta viuda de clase media-alta, se traslada al Hotel Claremont (del South-Kensington londinense) para pasar allí el resto de sus días. Y describe a un grupo de ancianos de su clase, deseosos de aparentar, que se han encerrado como ella (que o escriben cartas a los periódicos u oyen los partes meteorológicos obsesivamente, o beben o se dedican a hacer punto). Mrs Palfrey sufre una caída en la calle y entabla una extraña amistad con un joven escritor sin dinero que acude a ayudarla. El relato es despiadado y sin estridencias, como sus novelas en general.

Publicó en revistas como Vogue o The New Yorker y en algún periódico más de continuo. Fue amiga de la gran novelista Ivy Compton-Burnett y del novelista y crítico Robert Liddell.

En conjunto —hasta su muerte, en 1975— editó doce novelas, cuatro volúmenes de cuentos y un libro para jóvenes. Sólo en 1976, al aparecer su novela Blaming de forma póstuma, le concedieron el Whitebread-Prize por su trayectoria, que recogió su marido.

Nunca ganó un premio y no tuvo mucho eco crítico en vida, aunque sí lectores de sus libros. Pero en los ochenta obtuvo el gran rescate de la editorial Virago, y se publicaron todas sus novelas con prólogos de autoras prestigiosas.

Su consideración como gran escritora del siglo XX, solo se produjo una vez desaparecida.

En 1984, la crítica británica eligió Ángel como una de las trece mejores novelas inglesas, después de la Segunda Guerra. Recientemente, François Ozon, en 2007, la llevó al cine, como Angel (película de 2007).



Anne Tyler ha emparentado a esta escritora nada menos que con Jane Austen, pero está muy situada en el siglo XX, incluso a veces y a su modo cerca sus coetáneas Elizabeth Bowen y Barbara Pym. En una de sus novelas, tras un comentario sobre las dificultades de la poesía, dice un personaje: "Es curiosa la sensación de inferioridad de los novelistas, desde Jane Austen hasta abajo".​

A veces, en efecto, ha sido llamada, como Barbara Pym, la «Jane Austen contemporánea», pero sus microcosmos cotidianos son claramente de la posguerra inglesa, y la acidez de ciertos comentarios de sus personajes la acercan más a los sarcasmos de Ivy Compton-Burnett.

Sobre la componente trágica de alguna de sus novelas, da este apunte el crítico Ignacio Echevarría: "Muy al comienzo de El hotel de Mrs. Palfrey, la protagonista -cuyos primeros años de casada transcurrieron en Birmania, donde su difunto marido trabajaba como administrador—, siente cómo le cuesta cada vez más adoptar cualquier resolución. Y dice el narrador, a modo de justificación: 'Cuando era joven, tenía que dar una imagen en primer lugar a su marido, al que admiraba, después a sí misma, y en tercer lugar a los nativos (soy una mujer inglesa). Actualmente, en nadie veía reflejada la imagen de sí misma, y ésta parecía disminuida: había perdido dos tercios de su antiguo valor (ni esposo, ni nativos)'. Desde que lo leí por primera vez, me impresionó, en este pasaje, la idea tanto de la mengua como de la depreciación del yo. La idea del yo como un patrimonio devaluable; como una especie de territorio susceptible de verse ampliado o reducido".6​

Sus obras han sido muy espaciadamente traducidas al castellano, desde 1986. Aunque en 2012, centenario de su nacimiento, aparecieron dos novelas suyas, y otra más en 2013, sigue siendo poco conocida.

https://es.wikipedia.org/wiki/Elizabeth_Taylor_(escritora)

https://www.clarin.com/cultura/elizabeth-taylor-filoso-retrato-burguesia-inglesa_0_47cdbEf3a.html

Leer más...

viernes, 1 de julio de 2022

Sara Longwe autora del Marco Longwe para el Análisis de Género o marco de empoderamiento de la mujer

Sara Hlupekile Longwe es consultora sobre género y desarrollo en Lusaka, Zambia. Fue presidenta de la organización feminista FEMNET entre 1997 y 2003 ​ y autora del Marco Longwe para el Análisis de Género o marco de empoderamiento de la mujer. Longwe se describe a sí misma como una activista feminista radical. 

Cuando Longwe era una joven maestra de secundaria, el gobierno zambiano se negó a concederle la licencia de maternidad tras ser madre, violando así el acuerdo con la Organización Internacional del Trabajo. Longwe formó entonces un grupo de presión que obligó al gobierno a introducir la licencia de maternidad para los maestros en 1974. Otro de sus enfrentamientos como maestra derivó de su petición de poder usar pantalones para ir a la escuela. El problema se elevó hasta el Secretario Permanente del Ministerio de Educación. 

En 1984, Longwe fue una de las fundadoras de la Asociación para la Investigación y el Desarrollo de Zambia. Este grupo desempeñó un importante papel para que el gobierno del país ratificara la Convención sobre la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer. 

Marco de empoderamiento de la mujer

Longwe desarrolló el Marco de empoderamiento de la mujer, o Marco de Longwe, publicado en 1990. Este marco de análisis de género ayuda a los planificadores a comprender el significado práctico del empoderamiento y la igualdad de las mujeres y a evaluar si una iniciativa de desarrollo apoya este empoderamiento.  La premisa básica es que el desarrollo de la mujer puede ser visto en términos de cinco niveles de igualdad: bienestar, acceso, concientización, participación y control. El empoderamiento es esencial en cada uno de estos niveles. El bienestar aborda las necesidades básicas, y el acceso la capacidad de utilizar recursos como el crédito, la tierra y la educación. La concientización es un elemento clave del marco: el reconocimiento de que la discriminación crea problemas relacionados con el género y que las propias mujeres pueden contribuir a esta discriminación. Con participación, las mujeres son iguales a los hombres en la toma de decisiones, y con control, el equilibrio de poderes entre los géneros es igualitario. 

En 1992, Longwe demandó con éxito al Hotel Intercontinental cuando se le negó la entrada a un bar del hotel porque no estaba acompañada por un hombre. Ganó el caso en el Tribunal Superior de Zambia sobre la base de que la discriminación contra su sexo estaba en contra de la constitución. 9​ Longwe fue presidenta de la Red de Comunicaciones y Desarrollo de Mujeres Africanas (FEMNET) entre 1997 y 2003. El objetivo de esta organización panafricana creada en 1988 es ayudar a las ONG a contribuir al desarrollo, la igualdad y los derechos de las mujeres, y proporcionar una infraestructura para la información y el empoderamiento. 

En 1998, Longwe afirmó que el sistema escolar contribuye a la subordinación de las mujeres, por lo que la falta de escolarización no debe verse como la única causa del bajo nivel socioeconómico de las mujeres.  También ha criticado abiertamente la falta de progreso en los programas para reducir la marginación de las mujeres desde la Conferencia Mundial sobre la Mujer de 1985 en Nairobi. En su opinión: "Las políticas de género tienen una extraña tendencia a evaporarse dentro de las agencias de desarrollo internacional". Habla así mismo de la "olla patriarcal... llena de prejuicios patriarcales, implícitos en los valores, la ideología, la teoría del desarrollo, los sistemas y procedimientos organizacionales de la agencia". ​ Los trabajadores de la agencia Oxfam han criticado sus puntos de vista sobre los bloqueos de carreteras por considerarlos demasiado extremos. 

Es autora de numerosos libros y artículos sobre los derechos de las mujeres africanas y su situación discriminatoria.

Recibió el Premio Africano de Liderazgo en 2003. 



GL@15: CAMBIO HECHO EN UNA OLLA FEMINISTA  escrito por Sara Hlupekile Longwe, miembro de la junta de GL en 2016 

Desde la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing en 1995, todas las naciones se han comprometido con programas para el adelanto de la mujer. Las naciones del sur de África no son diferentes: todas excepto dos firmaron el Protocolo de la SADC sobre género y desarrollo en 2008. Frases como "transversalización de la perspectiva de género" y "empoderamiento de la mujer" se escapan fácilmente de las lenguas de presidentes y ministros. Los gobiernos han establecido leyes y políticas sobre igualdad de género y han establecido Ministerios de Género para implementar estas políticas. Pero no es tan simple. En muchas áreas, las brechas de género se han mantenido obstinadamente grandes.


¿Por qué es esto? Mi explicación es que muchas de estas políticas se han evaporado en una olla patriarcal africana.[1] Un aspecto de esta olla es la llamada “falta de voluntad política”. Esto comienza cuando los líderes gubernamentales firman convenciones y declaraciones internacionales para garantizar la respetabilidad política de los derechos humanos y garantizar que las donaciones y los préstamos de los donantes continúen llegando al país. A menudo, tales gestos carecen de un compromiso real para desafiar el patriarcado generalizado de la sociedad tradicional y su sistema de gobierno.


Una burocracia gubernamental encargada de implementar políticas de género no es simplemente una máquina administrativa que sigue directivas de políticas de manera mecánica. Una burocracia gubernamental tiene su propia cultura y sistema de valores que incluye un sistema tradicional de patriarcado: dominación masculina de posiciones y decisiones para la continuación del privilegio masculino tanto dentro de la burocracia como en la sociedad en general. Esto significa, en la práctica, que los activistas de género, tanto dentro de estas burocracias como en la sociedad en general, pueden tener dificultades para presionar a una burocracia gubernamental para que tome medidas significativas. Algunos ejemplos incluyen:


Reducir el concepto de empoderamiento de las mujeres de un mayor control de las mujeres sobre sus propias vidas y participación en la toma de decisiones públicas, a un concepto de mayor bienestar y acceso a los recursos de las mujeres;

Reducir el concepto de igualdad de derechos para las mujeres a un concepto de mujeres más justamente acomodadas dentro de la desigualdad estructural patriarcal existente;

Reducir el término bien definido “igualdad de género” (eliminar las brechas de género) a un concepto más vago de “equidad de género”.

Seleccionar para el empleo dentro de la burocracia a mujeres que no sean activistas de género y que, en cambio, estén dispuestas a acomodar a las mujeres dentro de un sistema patriarcal, en lugar de dentro de un sistema de igualdad de derechos;

No identificar los problemas de género en un análisis de situación, o identificar de otro modo los problemas de género que nunca se traducen en objetivos del programa para abordar estos problemas;

Identificar objetivos de género que nunca se traducen en objetivos de género;

No identificar los objetivos de género, pero afirmar que todas las actividades se llevan a cabo de una “manera sensible al género”.

Hacer un elemento de género separado dentro de un programa, en lugar de incorporar la atención a las cuestiones de género en todos los aspectos del proyecto;

Designar a un especialista en género para un programa que no tenga antigüedad ni posición para influir en la planificación, implementación o evaluación del programa;

Usar técnicas de "decoración de escaparate", como poner palabras orientadas al género en todos los documentos del proyecto para dar una falsa impresión de un programa orientado al género.

Las estrategias para el cambio elaboradas en una olla feminista incluyen:


Alianzas de organizaciones de mujeres preocupadas por el activismo para trabajar juntas para reconocer la resistencia patriarcal de muchas agencias ejecutoras hacia las políticas de género;

Acción de recolección concertada, incluida la creación de redes internacionales, para analizar el funcionamiento de la olla patriarcal y trabajar juntos en el desarrollo de estrategias alternativas destinadas a romper la olla patriarcal;

Obtener financiamiento externo para organizaciones de la sociedad civil para la implementación de programas clave de igualdad de género;

Presentar propuestas a ONG internacionales para la financiación de programas de igualdad de género;

Encontrar aliados dentro de las burocracias gubernamentales para romper gradualmente la resistencia patriarcal a los programas de igualdad de género;

Trabajar con elementos simpatizantes dentro del gobierno para desarrollar un cuadro de femócratas (mujeres burócratas feministas) para trabajar en los niveles más altos para acabar con la cultura de la olla patriarcal.

Trabajar con el gobierno para implementar programas seleccionados que se consideren suficientemente enfocados en género;

Escribir informes paralelos, desde la perspectiva del movimiento de mujeres, sobre los informes del gobierno sobre el progreso en la implementación de los compromisos internacionales;

Producir informes regulares desglosados ​​por sexo para monitorear el progreso hacia la igualdad de género;

Dialogar con el gobierno sobre áreas de progreso insatisfactorio hacia la igualdad de género y hacer demandas para un progreso definitivo.


Escrito por Sara Hlupekile Longwe, miembro de la junta de GL










https://es.wikipedia.org/wiki/Sara_Hlupekile_Longwe

https://genderlinks.org.za/news/change-brewed-in-a-feminist-cooking-pot/

Leer más...

jueves, 30 de junio de 2022

Franca Magnani periodista



La periodista italiana Franca Magnani (Roma, 1 de Julio 1925 - Roma, 28 de octubre de 1996) fue la  primera corresponsal de la televisión alemana. Ella trabajó desde 1964 para la "Asociación de Radiodifusores de Alemania" (ARD) en Roma y era también un escritor independiente de los medios impresos en Alemania y Suiza.
Franca Magnani dio forma significativa a la cobertura de Italia. Durante más de 20 año estuvo reportando para televidentes alemanes de Roma e Italia.
Era  en hija de Fernando Schiavetti , miembro del Partido Republicano y editor en jefe del periódico italiano La Voce Repubblicana. Sus padres tuvieron que huir del exilio en 1926, cuando Franca tenía apenas un año, después de un ataque de pandillas fascistas y se establecieron en Marsella. Por esta razón, la pequeña Franca pasó sus primeros cuatro años con su abuelo en la ciudad provincial de Todi (Umbría). Sólo en 1929 se le permitió irse a sus padres en Marsella, que luego se fue con ella a Zurich en 1932. Su padre había estado trabajando allí como profesor de idiomas en la Escuela Berlitz.

En 1944 se casó con el profesor de filosofía suizo y periodista Arnold Künzli Arnold Künzli, se mudó con él a Bonn después de la guerra. En 1951 comenzó a trabajar como periodista, escribiendo para la revista suiza Annabelle y el semanario Weltwoche .
Tras divorciarse de Arnold Künzli se casó con los miembros italianos del PCI ( Partido Comunista Italiano ), Valdo Magnani (1912-1982), que habían luchado en la resistencia yugoslava contra la Alemania nazi, y se trasladó a Roma, donde temporalmente periodística establecida. En 1964 se convirtió en la primera corresponsal de la televisión alemana ARD trabajó en el estudio de Roma. Ella rápidamente se convirtió en una complaciente multitud alemana.



Con Valdo Magnani tuvo dos hijos: Marco (nacido en 1953) y Sabina (1955).
En 1964, Franca Magnani trabajó como profesional independiente para el estudio ARD en Roma y un año después se comprometió como editora. A partir de ahora, proporcionó hasta 100 informes sobre la política y la sociedad italianas cada año. Su trabajo periodístico fue ampliamente apreciado, y debido a su popularidad, a menudo recibía invitaciones para programas de entrevistas en la televisión alemana.

Magnani era políticamente izquierdista y muy comprometido. En el año inquieto de 1968, participó en muchas manifestaciones y reuniones políticas con su esposo. Siguió con simpatía la creciente emancipación de las mujeres y las acompañó con sus informes objetivos.

A principios de la década de 1980 proporcionó una reunión entre Enrico Berlinguer (Italia PCI jefe) y Willy Brandt. En 1977, el periodista conservador Wolf Feller se hizo cargo del estudio ARD en Roma. Debido a que tenía  Franca Magnani cada vez menos oportunidad de hablar - en 1980 llegó por ejemplo, sólo doce de sus informes en el programa - demandado Franca Magnani  a Bayerischer Rundfunk (BR) para la discriminación. En 1987, se la despidio  inicialmente con efecto inmediato, en 1991, ganó, en los tribunales y el despido fue declarado inválido.

Magnani recibió el Premio Fritz Singer en 1983 por " sus años de intrépida oposición a la restricción de su trabajo periodístico ". En 1992 recibió la Cruz Federal del Mérito. En 1990, su libro aclamado por la crítica " Una familia italiana " contó la historia de su familia.

Franca Magnani murió el 28 de octubre de 1996 a la edad de 71 años en Roma de un cáncer. Postum apareció los textos publicados por sus hijos Sabina y Marco " Mi Italia " (1997) y " Roma - Entre el caos y los milagros " (1998).


Leer más...

miércoles, 29 de junio de 2022

Ana María Romero senadora y defensora del Pueblo de Bolivia


Ana María Romero de Campero (La Paz, 29 de junio de 1941 - La Paz, 25 de octubre de 2010) fue periodista, escritora, activista, primera Defensora del Pueblo de Bolivia (1998-2003) y presidenta del Senado de Bolivia (2010).


Nacida en la ciudad de La Paz, en el seno de una familia de clase media y de ideas liberales, fue hija del abogado, historiador y político boliviano Gonzalo Romero Álvarez-García y de Tina Mary Pringle MacDonald, quienes la bautizaron con el nombre de Ana María de las Nieves, por la inusual nevada que se produjo el día de su nacimiento. Sin embargo, a lo largo de su vida y actuación pública usó diferentes variantes de su nombre, que ella misma explicaba de la siguiente manera: Ana María Romero, era el nombre de soltera; Ana María Romero de Campero, el de casada y que figuraba en su cédula de identidad; Ana María Campero, el periodístico; y Anamar, el de batalla.

Parte de su infancia la vivió junto a tres de sus cinco hermanos bajo la tutela de su abuela, Ana Álvarez-García de Romero, una mujer cuyo firme carácter, tesón y severa disciplina influyeron definitivamente en su formación. Al mismo tiempo, su infancia estuvo impregnada por las vicisitudes de la política boliviana, dado que su padre, fue dirigente de la Falange Socialista Boliviana (FSB), movimiento político que a partir de la Revolución del 9 de abril de 1952 pasó a la oposición, y en tal condición fue objeto de persecución política.

La familia paterna de Ana María Romero provenía de la localidad de Cinti, zona rural del sur de Bolivia, a la que viajó reiteradamente durante la niñez y que ella gustaba de evocar por la belleza de su geografía y la fuerza de sus cerros colorados.

Ana María Romero se educó en el Colegio Sagrados Corazones en la ciudad de La Paz y en el Irlandés Católico durante la temporada que habitó en Cochabamba, cuando su padre estaba en el exilio. Su sensibilidad social y compromiso con los menos favorecidos, marcarían sus acciones públicas: la inclusión de los pobres, la defensa de los derechos humanos, la cultura de paz y su infatigable oposición al racismo y la discriminación. De ideas propias y un gran carisma, Ana María Romero mostró sus dotes de liderazgo desde sus tiempos universitarios, cuando fue elegida Presidenta del Centro de Estudiantes de Periodismo de la Universidad Católica Boliviana, entre 1968 y 1970.

En 1961, Romero contrajo matrimonio con Fernando A. Campero Prudencio (1934-2011), con quien tuvo tres hijos, Fernando, Marcia y Natalia. Su matrimonio y su maternidad posterior no le impidieron completar sus estudios universitarios, desarrollar una notoria trayectoria en el periodismo y destacarse en la vida pública.
Obtuvo el título de licenciada en Comunicación social en la Universidad Católica Boliviana en 1976.




Ejerció este oficio por tres décadas, ocupando una variedad de funciones y cargos a lo largo de su carrera. Trabajó como reportera, columnista y corresponsal internacional de prensa tanto en Bolivia como en las misiones que le tocó cumplir en el exterior. Romero se tituló de periodista en la Universidad Católica Boliviana (1976), habiendo estudiado, además, un año en la Escuela de Filosofía y Letras de la Universidad Mayor de San Andrés (1966-1967). Posteriormente, tomó cursos de teología en la Universidad de Georgetown, EE.UU. (1985).

A los 25 años, Romero ingresó como cronista a la revista semanal del periódico El Diario (1968) y desde entonces ejerció el periodismo. Mientras trabajó como periodista en la Agencia de Noticias Fides y en la Radio Fides (hasta 1979), ambas de propiedad de la Compañía de Jesús, conoció a figuras fundamentales para la historia boliviana, como el jesuita Luis Espinal, asesinado en marzo de 1980. En mayo de 1980, Ana María Romero fundó el semanario “Apertura”, junto a su mentor José Gramunt de Moragas S.J. y a otros periodistas. “Apertura”, que nació como un espacio de defensa de la democracia, sobrevivió diez semanas y tuvo que cerrar como consecuencia del régimen de terror y despotismo impuesto por Luis García Meza y su entonces ministro del interior, Luis Arce Gómez.

Dirigió por siete años uno de los periódicos más influyentes de su país: el matutino Presencia, también de la Iglesia Católica, del que había sido sub-directora y jefa de prensa, una década anterior. El año 1998 le fue conferido el “Premio Nacional de Periodismo por una labor ejercida con reconocida ética y excelencia profesional”. Asimismo, participó en el consejo editorial del Semanario Pulso, que entonces era dirigido por el renombrado periodista Jorge Canelas Sáenz.

Entre las agencias y medios nacionales e internacionales en los que trabajó, se cuentan: las revistas TIME (EE.UU.) y Proceso (México); la Agencia de Noticias Fides (Bolivia), Inter Press Service (Italia), DPA (Agencia Alemana de Prensa) y United Press International (UPI); y los periódicos ABC (España), Hoy (Ecuador), La República (Uruguay), El Diario (Bolivia), Presencia (Bolivia) y La Razón (Bolivia).

Ana María Romero también tuvo una activa participación gremial. Fue presidenta-fundadora del Círculo de Mujeres Periodistas (1972-74). En la Asociación de Periodistas de La Paz, ocupó la Presidencia del Tribunal de Honor (1996-98) y fue elegida como la primera mujer en 50 años en ocupar la Presidencia de dicha institución. Durante su gestión (1988-1990), se creó el Premio Nacional de Periodismo. Fue también presidenta de la Asociación Nacional de la Prensa (1994-1995), Secretaria General de la Unión Católica Latinoamericana de Prensa (UCLAP), miembro del Consejo Permanente de la UCIP (Unión Católica Internacional de la Prensa) y Vicepresidenta de la Federación Internacional de Diarios.


En el año 1998 fue elegida por el Congreso Nacional como la primera Defensora del Pueblo de Bolivia, tras ser nominada por las principales organizaciones periodísticas del país y ganar la elección por dos tercios de los votos en el seno del Congreso Nacional.

Sus ideales de libertad e inclusión y su propósito de defensa de los derechos universales del ser humano, se vieron rápidamente reflejados en una gestión que pasó a la historia por visibilizar a sectores históricamente marginados de la sociedad boliviana como los homosexuales, las prostitutas, los minusválidos y todos aquellos que siendo diferentes eran discriminados. Asimismo, su figura adquirió una gran trascendencia pública al dotar al Defensor del Pueblo de un rol de mediación en los numerosos conflictos sociales y políticos que atravesaba el país.

Como Defensora denunció las violaciones que contra los derechos humanos se producían en la zona del Chapare, producto de los enfrentamientos entre las fuerzas del orden y los cocaleros. Del mismo modo, trabajó contra las redes de proxenetismo y a favor de los derechos de los grupos más desprotegidos o en situaciones de discriminación, como las trabajadoras del hogar, los enfermos renales, las víctimas del SIDA y los presos, y los trabajadores indígenas, entre muchos otros. Concitó el respeto público por su firmeza en su labor, acompañados de un uso moderado de su voz pública, cuidando siempre de elegir el mejor tono para lanzar advertencias, reclamos y juicios.

Convertida en una figura respetada pero a la vez temida por el espectro político, su continuidad en el cargo de Defensora del Pueblo comenzó a ser cuestionada por un sector del partido Movimiento Nacionalista Revolucionario (MNR) con representación en el Congreso. En septiembre de 2003, el Presidente Gonzalo Sánchez de Lozada se negó a reelegir en su cargo a Ana María Romero y ordenó a la bancada del MNR que bloquease la votación a favor de la Defensora en el Congreso. Este hecho provocó un enfrentamiento con el Vicepresidente, Carlos Mesa Gisbert, quien trato infructuosamente de impedir este paso, en razón del prestigio de la Defensora del Pueblo. El año 2003, Ana María Romero cumplió su mandato constitucional como Defensora del Pueblo, actuación que le mereció numerosas distinciones nacionales e internacionales.

En 2004, Romero creó la Fundación Unir, una organización no gubernamental que desde entonces trabaja en la construcción de procesos de mediación y promoción de una cultura de paz en Bolivia, a través de iniciativas de diálogo, negociación pacífica de conflictos, información y deliberación. Durante la crisis política suscitada en los años 2007 y 2008, provocada la oposición de los departamentos del oriente boliviano -Beni, Pando, Santa Cruz, Chuquisaca y Tarija- al gobierno del Movimiento al Socialismo (MAS) y a la presidencia de Evo Morales; bajo la conducción de Ana María Romero, la Fundación Unir impulsó varias iniciativas de diálogo y talleres en los Departamentos opositores del Beni y Santa Cruz, como también en La Paz y El Alto a fin de acercar a los sectores enfrentados políticamente y que sostenían posiciones irreductibles.

Ana María Romero dirigió la Fundación Unir hasta diciembre de 2008, cuando se retiró para tomar un descanso y dedicar su tiempo a escribir una novela que dejó inconclusa debido a su ingreso a la política y su posterior enfermedad.

Vida política
Ana María Romero fue una activa defensora de la democracia y los derechos humanos en su país. En 1979 interrumpió su carrera periodística para asumir el cargo de Ministra de Prensa e Informaciones, durante el breve gobierno de Walter Guevara Arze (1912-1996), abogado, catedrático y diplomático que asumió la Presidencia de la República por sucesión constitucional en agosto de 1979 y fue derrocado por el Coronel Alberto Natusch Busch, el 1º de noviembre de ese mismo año, en la denominada “Masacre de Todos Santos”, donde murieron más de cien personas en un despliegue de violencia masivo que pasó a la historia por su brutalidad.

Durante ese periodo, Ana María Romero tuvo el encargo de coordinar los actos reivindicativos marítimos con la sociedad civil y de atender a más de un centenar de periodistas que llegaron al país para cubrir la IX Asamblea General de la Organización de Estados Americanos (OEA), reunión en la que Bolivia obtuvo un gran triunfo diplomático al aprobarse una declaración que reconoció “la reivindicación marítima boliviana como un tema de interés hemisférico”.

Cuando ella asumió esa cartera de Estado, su padre era ya Embajador de Bolivia ante la OEA. Padre e hija se reunieron en la función pública, en la que Gonzalo Romero tuvo actuación destacada, como autor intelectual y principal impulsor de la resolución de la OEA de 1979, que instó a Chile a otorgar una salida soberana y útil a Bolivia al Océano Pacífico.

Pero su actuación más decisiva como ministra fue la de jefe de la resistencia democrática. El primero de noviembre de 1979, al tiempo que Natusch tomaba el poder por la fuerza, Ana María Romero defendía valientemente el gobierno democrático de Guevara en alocuciones radiofónicas que se extendieron a lo largo de aquella jornada sangrienta. Fue ella quien cumplió la función de desacreditar las versiones de renuncia que sobre Guevara que ofrecía el gobierno de facto, anunciando la existencia de un gobierno constitucional en la clandestinidad y defendiendo la legalidad.

Años después, el 11 de octubre de 2003, las fuerzas del ejército boliviano obedeciendo las órdenes del gobierno de Gonzalo Sánchez de Lozada, dispararon sobre una multitud enardecida de El Alto, para proteger un convoy con gasolina y alimentos destinados a proveer a la ciudad de La Paz, desabastecida por los bloqueos de los movimientos sociales, unificados en torno a la nacionalización de los hidrocarburos y la convocatoria a una Asamblea Constituyente para refundar Bolivia; dejando como resultado veintinueve muertos5​ e innumerables heridos. En reacción a estos sucesos, Ana María Romero encabezó una huelga de hambre definitiva para la renuncia de Sánchez de Lozada, y junto a dirigentes indígenas, intelectuales, estudiantes, maestros y representantes de la sociedad civil, se pronunció enérgicamente contra la violencia ocurrida en El Alto y en defensa de las cuantiosas víctimas de la que vino a llamarse la “Guerra del Gas”.

Gracias a su influencia y trayectoria, Romero recibió numerosas invitaciones para ser candidata a la Presidencia y Vicepresidencia, tanto de partidos de derecha como de izquierda, que rechazó sistemáticamente, respetando lo dispuesto por la Ley del Defensor del Pueblo de Bolivia6​que impide a quienes ocupen esta función, postular a cualquier cargo público electivo durante los cinco años posteriores a la terminación de su mandato. Pese a que esta ley atentaba contra sus derechos civiles y políticos, Romero la acató sin reservas, pues “consideraba importante dejar sentado que la institución no debería servir como trampolín político hacia la política, como ocurrió en otros países”.

Romero había aceptado la invitación de Evo Morales para postularse por el Departamento de La Paz a la primera senaduría de la Asamblea Legislativa Plurinacional de Bolivia, en la lista del MAS, pero como candidata independiente, en las elecciones de diciembre de 2009, en las que resultó electa por amplio margen. A pesar de que Romero iba a la elección como candidata independiente, pues no militaba en ningún partido político, su determinación no dejó de generar gran controversia entre los círculos de opinión del país, suscitando reacciones tanto de desaprobación como de apoyo. Tal situación, la motivó a explicar públicamente sus razones a través de una carta abierta, en la que expresaba lo siguiente:

“(…) Mi ingreso a la política ha generado y seguirá generando todo tipo de reacciones. Las recibo como parte del costo de ingresar en el mundo público y como una muestra de la polarización en que vivimos. Nos quejamos mucho de lo que pasa en el país, nos pasamos la vida diciendo lo que debiera o no hacerse, tirando piedritas a las ventanas del poder pero sin animarnos a cambiar las cosas por dentro. Y digo nos porque yo también era parte de ese coro de la tragedia griega hasta la semana pasada. Pero el horror de que nos dividamos y la preocupación porque se frustre un proceso que puede permitirnos construir un país con equidad y justicia, ha hecho carne en mi durante este tiempo de retiro y me he decidido a dar el paso. Ha pesado en mi la convicción de que no puedo negarme a brindar mi esfuerzo al ánimo de tender puentes y concertar que me ha manifestado el Presidente Evo Morales, lo que no me impedirá mirar críticamente el proceso por considerar que sus defectos o excesos no podrán enmendarse con odios y animadversiones sino entendiendo a cabalidad el momento excepcional que nos ha tocado vivir. Todos y todas tenemos nuestra cuota de responsabilidad en ayudar al éxito de quienes se han propuesto dejar atrás una larga noche de injusticias y opresión.
Al igual que los indígenas, las mujeres estamos conquistando un espacio de igualdad en el mundo político donde quisiéramos marcar una diferencia. Amo a Bolivia, amo a mi gente, siento un compromiso profundo con su futuro y, en particular, con los humildes y su destino. Creo que se necesitan personas que desde el interior de la Asamblea Legislativa Plurinacional ayuden a articular los acuerdos que se requieren para consolidar los cambios, escuchen las ideas ajenas con respeto y propongan dar forma al nuevo Estado que surgirá de la Nueva Constitución Política del Estado, pensando en el Bien Común. Encuentro un privilegio poder ser una de ellas. La vida se me va y he decidido gastarla en el intento. Esta ha de ser el último y ojalá fructífero esfuerzo que realice porque las y los bolivianos nos entendamos y construyamos para nuestros hijos, hijas y sus descendientes un país sin odios, racismo ni regionalismos mal entendidos. Un país en suma, donde —parafraseando a Carlos Hugo Molina— todas y todos nos sintamos cómodos”.
En enero de 2010, la naciente Asamblea Legislativa la eligió por unanimidad como Presidenta del Senado, cargo en el que ella se había propuesto actuar como un puente de comunicación y consenso entre los diversos sectores del país polarizado. Sus primeras y, sensiblemente, finales intervenciones dieron testimonio del peso moral y del respeto que su historia pública y testimonio de vida provocaban en todas las corrientes políticas representadas en el órgano legislativo boliviano.

Una vez que asumió como Presidenta del Senado, tuvo que pedir licencia a su cargo para someterse a una intervención quirúrgica de emergencia (febrero de 2010), por una seria dolencia intestinal que algunos meses después terminaría con su vida.


Como escritora, Ana María Romero de Campero publicó los siguientes libros:

“Ni todos ni tan santos, crónicas sobre el poder” en el que relata su experiencia en el Ministerio de Informaciones, durante la presidencia del Dr. Walter Guevara Arze y la resistencia al golpe de estado de 1979. Ed. Offset Boliviana (Edobol) (1996, dos ediciones).
“País Intimo”, que recoge una selección de las columnas que escribió bajo el seudónimo de Ana Mar, en el periódico La Razón entre 1996 a 1998. Plural Editores (2002).
“Cables Cruzados",8​ novela de ficción, inspirada en sus vivencias en la Mesa Latinoamericana de la agencia de noticias United Press Internacional (UPI) en Washington. Editorial Gente Común (2005).
Publicó también una gran variedad de artículos y ensayos con temas de política social, derechos humanos, ética, comunicación social, resolución de conflictos y cultura de la paz.

Recibió numerosos premios y distinciones nacionales e internacionales, entre los que destacan la postulación al Premio Nobel de La Paz como, parte de las “1.000 mujeres de paz del mundo” (2005), la Legión de Honor de Francia y el Premio de la Fundación Bertelsmann de Alemania (2001) por su contribución a la democracia y al Estado de Derecho.


Tras su fallecimiento, el 25 de octubre de 2010 –cuando el gobierno boliviano decretó siete días de luto oficial—la figura de Ana María Romero de Campero ha sido objeto de varias muestras de reconocimiento póstumo, que conmemoran y resaltan su legado en los ámbitos del periodismo, la lucha por la libertad de expresión, la defensa de los derechos humanos y su trabajo por la justicia social y la paz.



En octubre de 2011, la Alcaldía de la Ciudad de La Paz, Bolivia, inauguró y nominó en su memoria una plaza situada en la zona de Sopocachi en la intersección las calles 20 de Octubre y Campos, en la cual se erigió un busto con la imagen de la periodista boliviana.

Diversas organizaciones bolivianas instituyeron premios que llevan su nombre:

La Asociación de Periodistas de La Paz, de la que ella fue presidenta, creó el Premio al Mérito Profesional "Ana María Romero de Campero", para reconocer al periodista, ciudadano o ciudadana que se destaque por su labor en defensa de la libertad de expresión.
La Fundación Unir Bolivia, instituyó el Premio Nacional de “Cultura de Paz” Ana María Romero de Campero, con el propósito de destacar la trayectoria y consecuencia de personas individuales o jurídicas que hubieran defendido y apostado por la construcción de una sociedad pacífica con equidad y justicia, tal cual ella lo hizo en vida. Se trata de un premio bianual, que se otorga el Día Internacional de la Paz (21 de septiembre), y que está organizado por diversas instituciones junto con la Fundación UNIR. En su primera edición en 2012, el premio fue otorgado al sacerdote Gregorio Iriarte.
La Cámara de Senadores de la Asamblea Legislativa de Bolivia instituyó la Condecoración Especial “Ana María Romero de Campero”. La condecoración consiste en una medalla que esta cámara legislativa otorga a personas que se destacan por su actividad pública en el ámbito de la defensa de la democracia, los derechos humanos y luchas sociales.
La organización boliviana “Capacitación y Derechos Ciudadanos” (CDC) y su Red de Profesionales Abogados en derechos humanos, creó el Premio Nacional de Derechos Humanos “Ana María Romero de Campero”, con la finalidad de reconocer a un ciudadano que se hubieran destacado en la promoción, reconocimiento y defensa de los Derechos Humanos, así como el fomento de los valores democráticos.
Por otro lado, a iniciativa de un grupo de padres de familia de la Urbanización San Miguel del Distrito 7 de la ciudad de El Alto en Bolivia, en abril de 2012 se dio el nombre de la periodista boliviana a la nueva Unidad Educativa de esa zona, que atiende a niños de nivel primaria con elevados niveles de marginación.

El periódico la Opinión de la ciudad de Cochabamba publicó en una edición especial de su suplemento Informe Especial el reportaje “Anamar, amada por el pueblo y temida por los políticos”. Este reportaje, hace una reseña histórica de la vida, la obra y el aporte de Ana María Romero de Campero al periodismo, a la lucha por los derechos humanos, a la construcción de puentes de diálogo entre los bolivianos y a la historia de su país. Este trabajo fue galardonado, el 7 de diciembre de 2012, con el Premio Nacional de Periodismo 2012 en Prensa Escrita, el reconocimiento más importante del país en su género, otorgado por la Asociación de Periodistas de La Paz (APLP).
Leer más...

martes, 28 de junio de 2022

Aloïse Corbaz una de las pocas artistas marginales aclamadas


Aloïse Corbaz (28 de junio de 1886 - 5 de abril de 1964) fue una artista marginal suiza incluida en  colecciónes de arte psiquiátrico. Es una de las pocas artistas marginales femeninas aclamadas.

Aloïse Corbaz nació en la ciudad suiza de Lausanne. Cuando tenía 11 años, murió su madre y la hermana mayor tomó las riendas del hogar de los Corbaz, cosa que hizo con una autoridad durísima.
limitando las libertades de sus cinco hermanos y se mostrandose especialmente tajante con sus hermanas menores. A pesar de todo, en la casa de los Corbaz se organizaban fiestas familiares: para la Pascua se teñían huevos con colores vivos; en Navidad se ponía la bota en la chimenea y recibian regalos; se adornaba el árbol con velas, bolas de colores, «cabellos de ángel» y pequeños paquetes que se encuentran frecuentemente en los dibujos de Aloïse. En lasfiestas se adornaban las mesas con flores y ramajes, se tocaba música, toda esta gran familia cantaba y algunos tocaban un instrumento o cantaban en un coro. Aloïse, que tenía una buena voz y adoraba el canto, tomaba clases particulares con el organista de la catedral de Lausanne y formaba parte del coro
de Saint–François que interpretaba música sacra, pero su género preferido era la ópera y poseía un repertorio operístico considerable; soñaba con ser cantante pero no pudo realizar sus ambiciones. Ya interna, por las tardes se escuchaba a Aloïse cantar en la celda del asilo psiquiátrico arias de Verdi.


Aloïse fue a la escuela secundaria donde estudió  entre  otras  materias cursos de latín y de lenguas modernas.  En  la  escuela  no  manifestó  ninguna aptitud especial para el dibujo. Después de recibir el certificado  de  estudiossecundarios a los dieciocho años, entró en una escuela profesional de costura y trabajó más tarde durante períodos cortos en diferentes colegios de Lausanne.

Según  su  sobrina  era  una  mujer  guapa  y  muy  elegante,  al  igual  que  sus hermanas, ella misma creaba su ropa.  Nunca se han conocido detalles sobre la  vida  amorosa  de  Aloïse,  cuya  obra  rebosa  un  erotismo  violento  y  sin embargo descarnado. Su sobrina, Charlotte Corbaz, contaba un episodio que Aloïse misma  nunca  mencionó:  se  habría  enamorado  a  un  estudiante  de  la Facultad de Teología Libre de Lausanne, un cura francés que había colgado susLa expresión plástica como alternativa de comunicación en pacientes esquizofrénicos hábitos, Joseph Sauvage. Este hombre vivió de hecho en enero y febrero de 1911 en régimen de pensión en la casa de Henri Corbaz, el hermano de Aloïse que habitaba la casa vecina. Ella iba a ver a su amante por la noche, cruzando el patio; sus amores fueron breves y ardientes porque su hermana Marguerite les puso un final abrupto. Henri tuvo que expulsar al señor Sauvage, Marguerite destruyó toda la correspondencia amorosa de la cual sólo quedó una carta. 

Después de esta ruptura en 1911, a la edad de veinticinco años, Aloïse se marchó a Alemania como institutriz particular, a casa de una familia noble de Leipzig. Pronto abandonó esta familia brillante y mundana para ser contratada por el capellán de Guillermo II como educadora infantil, de este modo vivió en el castillo de Potsdam, en el ambiente fastuoso de la Corte Imperial. Cantaba a veces los domingos para el Kaiser en su capilla particular. Bajo los árboles del parque donde jugaba con sus pequeños  alumnos,  vería  con  seguridad  a  la pareja  imperial.  Aloïse  escribió:  «En  el  parque  de Sans–Souci  siempre  y todavía  una  aparición  femenina  adorable  me  sigue  y  me  envuelve deliciosamente con su maravillosa sonrisa (como una brisa primaveral) que me ha curado de la nostalgia. La veo en sueños como águila–paloma idealmente rosa como Emperatriz de paz de Alemania sobre la cabeza preciosa  de  su Majestad el Emperador de paz, Wilhelm II».Se enamoró locamente del  Kaiser .

Cuando se produjo la declaración de guerra de 1914, Aloïse volvió a Lausanne con su familia que se sorprendería muy pronto por su comportamiento: ambivalente a los ojos de su padre, se aislaba para componer escritos religiosos, se afirmaba como pacifista y antimilitarista en plena guerra, se consideraba como chivo expiatorio, como víctima, creía estar embarazada de Jesucristo, gritaba en la calle que la asesinaban, que le robaban al novio, a sus hijos.
                                 


El 21 de febrero de 1918, Aloïse fue internada en el Hospital Psiquiátrico Universitario de Cery, cerca de Lausanne, por «demencia precoz», término utilizado en aquellos tiempos para lo que se llamaría más tarde esquizofrenia.
Desde aquel momento vivió dos vidas paralelas: la de la apariencia en la que aceptaba su suerte con mayor indiferencia, y la que revelan sus escritos de la misma época y que son un «grito de dolor […] ahogado en la sala de visitas donde he jurado en linterna apagada toda mi vida de buena vaudoise sin fanatismo de locura amorosa del mundo que me ha arrancado todo del cuerpo».
El sentimiento de su profundo decepción participaba de su suplicio, de su «dolor de agonía»; estaba sometida a la «telepatía prensa de fruta que decapita sin embargo a distancia»; sufría de cenestesia, se consideraba como muerta «de rodillas» delante de su ataúd y aquel de su padre. Guardaba una concepción clara de lo que la rodeaba y de su pasado, y emitía juicios objetivos: particularmente explicaba de la manera más razonable su posición de «pacifista antimilitarista», muy mal acogida, sobre todo en aquel período de guerra. Entonces no había ningún tratamiento específico para la esquizofrenia, y, en los meses que siguieron a su internamiento, su estado empeoraba progresivamente; su fisionomía se volvía rígida, su mirada yerta. Se callaba o murmuraba a regañadientes un discurso interminable, del que era difícil entender el sentido. De este período datan los primeros dibujos a lápiz y la mayoría de los escritos que nos han llegado. Textos coherentes, que parecen a primera vista un amasijo de ideas confusas, de redundancias y asonancias. Pero se percibe en este discurso, si se desenmaraña esta madeja desordenada, la cosmogonía de Aloïse, grandiosa y ya acabada.

El 12 de octubre de 1920 Aloïse fue trasladada al asilo de la Rosière, en Gimel, porque el empeoramiento de su estado ya no permitía esperar una mejoría. El gobierno del cantón de Vaud acababa de crear este establecimiento para enfermos mentales crónicos, en un antiguo balneario con grandes terrazas y un amplio jardín. La disciplina no era muy estricta y, a pesar de la terrible multitud de esquizofrénicos sin esperanza, la atmósfera era generosa. Durante los primeros años de su estancia, Aloïse no parece que sacó provecho de este régimen más blando. Encerrada cada vez más frecuentemente dentro de sí misma, inmóvil, indiferente, dejaba explotar de repente sus celos y su agresividad .


Leer más...
Más