Acerca de nosotras ·

jueves, 21 de febrero de 2019

Celia del Palacio Montiel novelista histórica feminista


 Celia del Palacio Montiel   se nos presenta asi en su página: Nací en la ciudad de México, de padres duranguenses y en la adolescencia me mudé a vivir a Guadalajara donde pasé la mayor parte de mi vida. Actualmente resido en Xalapa, Veracruz. ¿De dónde soy? Chilanga por nacimiento, duranguense por derecho y por herencia, tapatía por adopción y veracruzana por residencia y por amor.

Soy doctora en historia por la UNAM, Miembro del Sistema Nacional de Investigadores Nivel 3, Miembro de la Academia Mexicana de la Ciencia y del PEN club internacional. Actualmente funjo como Coordinadora del Centro de Estudios de la Cultura y la Comunicación de la Universidad Veracruzana donde también realizo mis labores de investigación y docencia.

Mis temas de investigación han sido los siguientes: violencia contra los periodistas y representaciones de la violencia en la prensa contemporánea. Periodismo regional en México, siglos XIX y XX. 

Relaciones entre ficción e historia.

Soy autora de cuatro novelas: No me alcanzará la vida (Suma de Letras, 2008), novela histórica sobre la guerra de reforma en México; Leona (Suma de letras, 2010) sobre la heroína de la independencia, Leona Vicario; Mujeres de la Tormenta (Suma de Letras, 2012), sobre las brujas y activistas de Veracruz desde el siglo XVI al XXI; Hollywood era el cielo (Suma de Letras, 2014), biografía novelada de la actriz Lupe Vélez. También escribí el libro de relatos Adictas a la Insurgencia, (Punto de Lectura, 2010) sobre las mujeres de la Guerra de Independencia.

He incursionado en la poesía, mis libros: Espirales, Espirales del deseo (poesía reunida), Otra bugambilia en la ventana y Manantial de arena, dan cuenta de ello.

Mi producción académica está contenida en artículos publicados en revistas indexadas y de divulgación, capítulos en obras colectivas y en libros. Soy autora única de los siguientes títulos: La Primera Generación Romántica de Guadalajara. La Falange de Estudio (1993); De Taller artesanal a Industria Editorial: La Gaceta de Guadalajara. 1902-1914 (1994); Hemerografía Mínima de Guadalajara. 1809-1864 (1993); Índice del fondo hemerográfico veracruzano del Instituto de Investigaciones Histórico Sociales, Universidad Veracruzana (1999); La Disputa por las conciencias. Los inicios de la prensa en Guadalajara 1809-1835 (2001); Catálogo de la Hemerografía de Veracruz (2005); Catálogo de la Hemerografía de Jalisco (2005); Pasado y presente. 220 años de periodismo en Veracruz (2015). Y en coautoría con Wolfgang Vogt publiqué: Prensa y Literatura de la Revolución en Jalisco: Tomo VIII de Jalisco desde la Revolución (1987).

He coordinado los siguientes libros colectivos: Historia de la Prensa en Iberoamérica (2000); Cultura, Comunicación y Política (2002); Rompecabezas de Papel. La prensa en las regiones de México (2006); La prensa como fuente para la historia (2006); Siete regiones de la prensa en México (2006); Medio siglo de labor editorial universitaria en Veracruz (2008);  Los Nuevos Objetos culturales en Iberoamérica (2009);  México durante la guerra de reforma, tomo II: Contextos, prácticas culturales, imaginarios y representaciones (2011); Prensa, revolución y vida cotidiana en Veracruz. 1910-1915 (2012); Violencia y periodismo regional en México (2015).

Y he co-coordinado con algunos de mis colegas, profesores y amigos los siguientes títulos: con Adriana Pineda Soto, La Prensa Decimonónica en México (2003); con Julio Ortega, México Trasatlántico (2008); con Sarelly Martínez Mendoza, Voces en Papel. La prensa en Iberoamérica, de 1792 a 1970 (2008); y con Arturo Camacho Becerra, Jalisco, Independencia y Revolución. Vol 4. Cultura y sociedad emergente durante el proceso de independencia. 1792-1822 (2010).



La narrativa de Celia del Palacio: ‘Ficción histórica para revalorar el papel de las mujeres’



Parece que a Celia del Palacio se le dan las letras: como académica es autora de diez libros sobre periodismo en México, ha coordinado trece libros de investigación sobre periodismo y cultura impresa y publicado un número importante de capítulos en obras colectivas sobre relaciones entre prensa, poder y violencia, historia cultural, cultura impresa y relaciones entre ficción, historia y biografía. También se le concedió el Premio Nacional de Periodismo en 2010 por los suplementos sobre Historia de la Prensa en México para la Revista Zócalo. Actualmente dirige el proyecto “Violencia y medios de comunicación en Veracruz” con financiamiento de CONACyT, y es Investigadora del Centro de Estudios de la Cultura y la Comunicación de la Universidad Veracruzana.
Sin embargo, lo que le ha dado popularidad entre un público no académico, son sus novelas, que narran de manera trepidante las vidas de mujeres que la historia ha desdeñado. Por ejemplo la novela Leona, publicada originalmente en 2010 por Suma de Letras, acaba de ser reimpresa por Planeta y se encuentra en numerosos puntos de venta.
Maliyel Beverido: ¿Qué es lo que más te mueve, la investigación o la literatura de ficción?
Celia del Palacio: Yo creo que ha sido por etapas. Toda mi infancia, adolescencia, y años universitarios pensé que iba a ser escritora, que no servía para otra cosa que ser escritora. Hasta después de terminar la maestría y que empecé a investigar, sobre todo asuntos de prensa, dejé un poquito de lado la literatura, aunque siempre seguí escribiendo poemas y demás. La maestría en sociología me cambió la vida, digamos, en el sentido de que me llevó por otros derroteros. Aunque creo que no
están del todo reñidas, pues que cada vez que he escrito una novela he necesitado de la investigación, y en la investigación académica me he servido de la literatura. Lo que no sabría decir es como qué tanto es una cosa o qué tanto es otra. Digamos que he vivido de ser académica y hasta hace muy poco, con la publicación de mis novelas, la escritura volvió a ser fundamental para mi vida. Es un balance de ambas.
MB: Bueno, tenemos Leona, Adictas a la insurgencia, No me alcanzará la vida, Mujeres de la tormenta, Hollywood era el cielo. Es muy evidente que tienes una preferencia por las heroínas ¿cómo las escoges?
CdP: Pues un poco sin querer. Empecé por No me alcanzará la vida, que en realidad trata de un héroe [Miguel Cruz-Aedo], un poeta, militar, de Guadalajara. Pero la figura de la mujer que lo investiga en la novela, esa Sofía, fue como creciendo, aunque nunca dudé que a quien yo quería rescatar era a él, porque es una figura histórica, real… lo hice a través de los ojos de ella, que es como mi alter-ego ¿No? En los demás casos ya hubo una voluntad específica de rescatar a mujeres que no han sido lo suficientemente valoradas. Eso es el criterio fundamental.
MB: Tus novelas tienen un sustrato histórico, pero son ficciones ¿cuál es el papel de la ficción en la historia?
CdP: Llenar los huecos. Hay muchas partes que no se conocen, que la narrativa histórica no puede explicar porque se basa en documentos, y cuando no los hay lo que hace la ficción es tratar de completar lo que falta, que son las partes más íntimas de las heroínas. Por ejemplo no hay ninguna fuente que nos pruebe qué pensaba Leona, ella no lo escribió más que en algunos momentos. Tampoco sabemos exactamente a qué se dedicó durante el trayecto entre Guerrero y el Estado de México. La ficción rellena esos huecos, con algo plausible, o posible. Claro, hay que conocer al personaje.
MB: Claro, tiene que ser verosímil. ¿Qué efecto tiene en el presente este replanteamiento de la historia?
CdP: Yo esperaría que fuera una revaloración de las mujeres. Una recuperación de las figuras más o menos heroicas, porque hay muchas otras mujeres que no son heroínas clásicas. Incluso en heroínas como Leona, lo que estoy tratando de recuperar es su parte humana, con sus contradicciones de toda índole. No la estatua de bronce, sino estos momentos pasionales, como cuando se pone a cachetear a Andrés [Quintana Roo], o cuando siente deseos por otros hombres, etcétera ¿no? Ojalá que esto sirviera para revalorar en el presente a las mujeres a lo largo de la historia. Que no pensáramos que no las hubo, porque en los libros de historia están ausentes. Se menciona a dos o tres por ahí, pero es como si toda nuestra historia estuviera hecha por hombres…
MB: Estas mujeres de las que no se habla pero que participaron en la historia, estas heroínas no protagónicas ¿cuál era su papel? ¿Por qué la historia las ignora?
CdP: Yo creo que hay muchas razones por las cuales no se menciona a las mujeres. Entonces no podían participar políticamente, nadie las escuchaba, no tenían una personalidad jurídica, no podían votar, no podían hacer muchísimas cosas. Pero siempre estaban en su casa y organizaban tertulias, disfrazadas de reuniones literarias-musicales, donde se hablaba de política. Estaban muy enteradas y opinaban en el ámbito doméstico. Pero no lo hicieron de manera pública y no hay registro de lo que hicieron. Ellas no firmaron tratados de guerra, no ganaron batallas. Sólo hay documentación de las que transgredieron las normas, las que estuvieron en la cárcel. En particular ésas de la insurgencia que se llaman “seductoras de tropa”. Seductoras no necesariamente amorosas o sexuales, aunque muchas así lo hicieron, que iban con los soldados y les decían que se pasaran al otro bando. Eso, solamente tratar de convencer al otro, ya era una transgresión.
MB: En general en tu narrativa de ficción hay un dinamismo muy visual. Uno lee figurándose lo que sucede. ¿Has pensado en llevar tus novelas a la pantalla? ¿Te lo ha propuesto? ¿Piensas en eso cuando escribes?
CdP: Yo también, primero veo las escenas, así como cinematográficamente en mi cabeza, para escribirlas. Y, claro, me encantaría que algún día una novela se hiciera
película. Varias personas me han dicho que les gustaría ver Las mujeres de la tormenta, y hace poco recibí a una persona interesada en hacer una película de Hollywood era el cielo. Yo no he buscado esos contactos porque no tengo tiempo. ¡Me voy a buscar un agente!
MB: Por cierto, en internet se encuentra un tráilerii y una playlist de Mujeres de la tormentaiii ¿cómo se dio esto?
CdP: Esta novela fue de las primeras con realidad aumentada. En varias de las páginas había esos códigos QR que te llevan a imágenes relacionadas con la historia y a la música que tiene que ver. Y de hecho la música tiene un papel fundamental en todas mis novelas. Cuando estoy escribiendo también imagino la música que acompaña a los personajes, las canciones que podrían estar oyendo. En Hollywood era el cielo se mencionan muy seguido varias melodías de la época. Habría que sacar también su playlist.
MB: Por un lado tenemos a Leona Vicario y por otro a Lupe Vélez, ¿qué uniría a estas dos figuras?
CdP: Yo creo que tienen en común este olvido colectivo ¿no? Leona Vicario es claramente una heroína. Pero Lupe Vélez también, a pesar de que su vida fue totalmente diferente. Tal vez podría sonar menos épica, pero finalmente es una mujer que fue pionera en llegar a Hollywood. Hizo un esfuerzo importante que aquí nadie recuerda, es mucho más apreciada, por ejemplo, en los Estados Unidos. La comunidad chicana la quiere muchísimo, es un símbolo del mexicano que llega a triunfar ¿no? Y a nosotros ya no nos dice nada. Entonces ese olvido es lo que las une a las dos.
MB: ¿Tu próxima heroína?
CP: Estoy terminando una re-visitación de las Mujeres de la tormenta pero desde otro ángulo, que se va a publicar con motivo de la conmemoración de los 500 años de la llegada de los conquistadores a Veracruz. Se trata de mujeres que hicieron también cosas significativas, a lo mejor a un nivel mucho menos grandioso, pero cuya participación ha sido importante a nivel estatal y son apenas conocidas por los historiadores, pero el gran público no las conoce.
i No me alcanzará la vida: novela histórica sobre la guerra de reforma en México,1849-1859, Suma de Letras. Santillana, México, 2008. Leona: novela sobre la vida de Leona Vicario, heroína de la Independencia de México), Suma de Letras, Santillana, México, 2010. Adictas a la Insurgencia: relatos sobre las vidas de las mujeres que participaron en la Guerra de Independencia, Punto de Lectura, Santillana, México, 2010. Las mujeres de la tormenta: novela histórica sobre las mujeres afrodescendientes a lo largo de 500 años en Veracruz, Suma de Letras, Santillana, México, 2012. Hollywood era el cielo: biografía novelada de Lupe Vélez, Suma de Letras, Penguin Random House, México, 2014. ii Ver: vimeo.com/69921927 iii Escuchar: soundcloud.com/celia-del-palacio/sets/mujeres-de-la-tormenta 
MALIYEL BEVERIDO


http://ljz.mx/2018/12/17/la-narrativa-de-celia-del-palacio-ficcion-historica-para-revalorar-el-papel-de-las-mujeres/
https://celiadelpalacio.wordpress.com/
https://www.planetadelibros.com.mx/libro-leona/274800
Leer más...

miércoles, 20 de febrero de 2019

Ruth Matilda Anderson fotógrafa


Ruth Mathilda Anderson (Cottonwood State Farm, Nebraska, 1893-Nueva York, 1983) fue una fotógrafa estadounidense.

Se inició en el mundo de la fotografía de la mano de su padre, Alfred Theodore Anderson, un hombre de origen noruego que tenía un estudio en Kearney especializado en paisaje y retrato. Estudió un año en la Universidad Estatal de Nebraska en Lincoln y después estudió Magisterio en la Escuela Estatal de Profesorado de Nebraska y graduándose en 1915. Retomó sus estudios en la Universidad de Nebraska durante un semestre para después marcharse a Nueva York diplomándose en 1919 en la Escuela de Fotografía Clarence H. White.



En 1921 cuando trabajaba como decoradora de interiores, fue contratada por la Hispanic Society of America recomendada por el propio Clarence White. Allí estuvo bajo supervisión del director de la institución, Acher Milton Huntington, actualizando su técnica como fotógrafa e investigadora. Empezó a trabajar como fotógrafo del museo y en 1922 fue nombrada conservadora de fotografía.

En la década de 1920, hizo cinco viajes a España: por todo el país del 17 de marzo al 3 de julio de 1923; por Galicia y Asturias del 29 de julio de 1924 al 28 de agosto de 1925; por Galicia y León del 14 de noviembre de 1925 al 31 de mayo de 1926; por Extremadura y Castilla del 29 de diciembre de 1927 al 28 de abril del 1928; y por Castilla, León y Andalucía del 5 de octubre de 1929 al 17 de noviembre de 1930.

Después de este último viaje centro su carrera en el estudio de los trajes típicos españoles, publicando varios libros y artículos sobre el tema. Realizó un último viaje entre 1948 y 1949 centrándose en este campo. En 1954 fue nombrada conservadora de trajes de la Hispanic Society, cargo que ocupó hasta su jubilación.



En su primer viaje por Galicia tomó unas 5.000 fotografías, muchas de las cuales aún permanecen sin positivar, compró otras 2.800 a fotógrafos locales. En la segunda viaje tomó unas 2.800 fotografías. Las imágenes por lo general, cubren el entorno rural y artesanías tradicionales.​ Estuvo acompañada por su padre que escribió un diario. Viajaron con un Ford de alquiler con un chofer francés. En las fondas donde se hospedaban improvisaban un cuarto oscuro para ir revelando algunas fotos. En su estancia en La Coruña toma lecciones de lengua castellana y se interesó por la historia de Galicia, leyendo a Manuel Murguía y por la literatura gallega, leyendo a Rosalía de Castro.

 Obra

Gallegan Provinces of Spain: Pontevedra and La Coruña. New York, The Hispanic Society of America (1939).
Spanish Costume: Extremadura. New York, The Hispanic Society of America (1951).
Costumes Painted by Sorolla in his Provinces of Spain. New York, The Hispanic Society of America (1957).
Fotografías de Galicia 1924-1926. A Coruña, Centro Galego de Artes da Imaxe - The Hispanic Society of America (1998).
Salamanca, 1928-1930. Fotografías de Ruth M. Anderson. Salamanca, Diputación de Salamanca. Textos de Patrick Lenaghan (2002).



https://www.afundacion.org/es/agenda/evento/exposicion-unha-mirada-de-antano.-fotografias-de-ruth-matilda-anderson6
http://hispanicsociety.org/exhibition/past-exhibitions-works-on-loan/en-tierras-de-extremadura-las-fotos-de-ruth-matilda-anderson-para-la-hispanic-society/
https://www.tesorosdelayer.com/esp/lote.php?id=20833
https://es.wikipedia.org/wiki/Ruth_Matilda_Anderson
http://www.disquecool.com/2013/11/08/ruth-matilda-anderson-fotografando-galicia-no-1924/
Leer más...

martes, 19 de febrero de 2019

Harper Lee escritora de Matar un ruiseñor


Nelle Harper Lee (Monroeville, Alabama, 28 de abril de 1926-ibídem, 19 de febrero de 2016) fue una escritora estadounidense conocida por su novela Matar un ruiseñor (To Kill a Mockingbird, 1960), obra ganadora del Premio Pulitzer, y que fue su única obra publicada durante 55 años hasta la publicación en 2015 de Ve y pon un centinela (Go, Set a Watchman), pero que fue escrita con anterioridad por la autora (a mediados de los años cincuenta) y que es en realidad el primer borrador de su primera novela.​

Su novela Matar un ruiseñor fue llevada al cine con el título homónimo en 1962 por Robert Mulligan y protagonizada por Gregory Peck en el papel de Atticus Finch y Mary Badham como Jean Louise "Scout" Finch, siendo candidata a ocho premios Óscar (entre ellos mejor película y mejor director) y galardonada con tres: actor protagonista (Gregory Peck), guion adaptado (Horton Foote) y dirección artística en blanco y negro (Henry Bumstead, Alexander Golitzen y Oliver Emert).


Harper Lee nació en Monroeville (Alabama), un pequeño pueblo del sur de Estados Unidos de solo 6500 habitantes y era empleada del departamento de reservas de una aerolínea hasta su llegada al mundo de la literatura.

 No concedía entrevistas y vivió retirada en su localidad natal tras haber publicado una única novela, aunque el 5 de noviembre de 2007 (a los 81 años) viajó a Washington para recibir de manos del presidente de EE. UU. George W. Bush en la Casa Blanca la "Medalla Presidencial de la Libertad".

En febrero de 2015 la editorial de Lee, Harper Collins, anunció la publicación de la secuela de Matar un ruiseñor, titulada Ve y pon un centinela (Go, Set a Watchman), que se publicó el 14 de julio de 2015.

La autora falleció mientras dormía el 19 de febrero de 2016 a los 89 años en una residencia de ancianos llamada "The Meadows" de su ciudad natal, Monroeville (Alabama), según informó su sobrino. Harper Lee nunca se casó ni tuvo hijos.


Truman Capote basó el personaje de Idabel de su libro Otras voces, otros ámbitos en su vecina de Monroeville y mejor amiga, Harper Lee. Capote una vez reconoció y dijo: «El señor y la señora Lee, la madre y el padre de Harper Lee, vivían muy cerca de mi casa, y ella era mi mejor amiga. ¿Has leído su libro Matar a un ruiseñor que tiene lugar en el mismo pequeño pueblo de Alabama donde vivíamos? Soy un personaje de ese libro. Su padre era abogado y ella y yo solíamos ir a los juicios juntos todo el tiempo cuando éramos niños. Íbamos a los juicios en vez de ir al cine, como lo hacían otros niños».

Además de sus dos novelas Harper Lee es autora de unos cuantos artículos publicados en la prensa estadounidense entre 1961 y 2006.

Matar un ruiseñor (To Kill a Mockingbird, 1960) es un alegato por la igualdad, la justicia y contra el racismo; narra la vida en el pueblo de la escritora durante los años de la Gran Depresión y, en concreto, un episodio ocurrido en el cual Atticus Finch, un respetado hombre en su comunidad y modelo de rectitud, defiende a un hombre afroamericano acusado falsamente de la violación de una mujer blanca, en el marco de un Sur muy racista, donde los prejuicios por el color de la piel le suponen la condena. La obra tiene rasgos autobiográficos





 http://www.al.com/news/index.ssf/2016/02/harper_lee_dead_at_age_of_89_t.html#incart_breaking
https://www.alohacriticon.com/literatura/escritores/harper-lee/
https://es.wikipedia.org/wiki/Harper_Lee
https://www.findagrave.com/memorial/158340016/harper-lee
https://www.amazon.es/Matar-ruise%C3%B1or-HARPERCOLLINS-Harper-Lee/dp/8468767026
https://elpais.com/cultura/2015/02/03/actualidad/1422979522_412317.html
https://elpais.com/cultura/2016/02/19/actualidad/1455896008_801393.html
Leer más...

lunes, 18 de febrero de 2019

Claudia Barreto poeta argentina



Claudia Carmen Barreto Azcurra nació un 7 de enero en Villaguay Entre Ríos. A corta edad se traslada con su madre a la capital de Corrientes ciudad donde reside actualmente. Inicio varias carreras humanísticas, ahondo en el estudio de la grafologia, y en el 2017 recibio la Diplomatura en géneros y sexualidades políticas públicas cursado en la Facultad de Humanidades de la UNNE de Resistencia Chaco. 
Su primer libro de poesias publicado fue " Mujer de guerra y paz" de editorial Amerindia en el 2015 . En el 2016 la obra poética "28 poemas del más temible amor" declarada de interés por su temática sobre violencia de género, contando con el apoyo del INADI, el Senado de la provincia de Corriente y otros colectivos dedicados a los derechos humanos. 





Fue Congresista en el Encuentro de Escritores de la SADE Argentina en Córdoba en 2015. Participo en encuentros de escritores locales, Feria del libro, provincial y municipal y algunos del interior de Corrientes. Como así de los encuentros literarios en el Centro de Extensión Universitaria de Resistencia. En los últimos años en recitales poéticos de los jóvenes en la literatura regional llamados Slam de la que fue ganadora en el festival de poesía en Corrientes en el 2016 

En 2017 su ultimo libro publicado fue "Génesis según Clod" apodo con el cual es identificada la autora en los ámbitos poéticos En este su primer obra narrativa relata la aventura de como lo que definimos hoy hombre y mujer llegaron a este mundo convirtiéndose en aliados de la especie, Otra visión ficticia del principio de los tiempos. De editorial Momarandu. 



Claudia Barreto  nos dice; "El feminismo no es un movimiento en contra de los hombres ,Si es decir basta! a siglos de sometimiento de utilizar a la mujer como un bien de cambio, esclava que con cada movimiento de libertad, mas se somete como una correa correctora, incubadora objeto y no sujeto de derechos. El feminismo para mi es llevar adelante un desarrollo armonioso lo que debió ser y por los designios mezquinos materialistas del patriarcado y su violencia machista no fue". 




Del libro "Mujer de guerra y paz" publicado 2015
           
De vuelta Mujer
Mujer que abres tu corazón
Amas y te entregas,
Mujer de ansiedad,
Mujer de guerra y de paz
Mujer fértil y estéril,
Dominante Eva
¿Cuantas veces morirás?
Como leyenda,
en ti misma nacerás
Contra viento y marea te haz de alzar
En sutiles, y también ásperas luchas
A través del tiempo primera estás
y aún advirtiendo la derrota
Sabes que no es el final
Y, como una guerrera,
Levantaras tu corazón
Y de vuelta, lo entregaras.   



En una noche
Se cubrió mi cielo, se apagó mi canto
Y descubrí el llanto la desesperación
El incierto de no verte
Como el de tenerte
La angustia de penumbras
La sombra de tu sombra
Eso, eso fui yo.

Leer más...

domingo, 17 de febrero de 2019

Annik Leroy cineasta belga



Annik Leroy o Annick Leroy (nacida en Bruselas en 1953) es una cineasta belga que vive y trabaja en Bruselas.

También es artista contemporánea de cine, vídeo y fotografía y enseña en ERG y Hogeschool Sint-Lukas (Bruselas).

En los últimos años, ha realizado un extenso trabajo sobre Ulrike Meinhof, una de las luchadores más activos del grupo Fraction Red Army.



Filmografia principal 

Paraíso terrenal (8 minutos, 1973)

Berlín - desde el amanecer hasta la noche (67 minutos, 1981), seleccionado en la Berlinale

Hacia La Mer (87 minutos, 1999), seleccionado en la Berlinale: ensayo cinematográfico en forma de road movie, desde la fuente del Danubio hasta su desembocadura.



Courtisane 2018 - Dissent! Annik Leroy from Courtisane Festival on Vimeo.


16 DE AGOSTO DE 2017  POR NADIN MAI

Temblor - Annik Leroy (2017)

Fue en el periódico nacional francés  Libération que encontré por primera vez la obra de Annik Leroy. Me agregué una nota y pensé que realmente necesitaba poner mis manos en su trabajo. Su última película  Tremor - Es ist immer Krieg es mi primera película de Leroy, y la encontré magnífica, embalsamadora e inquietante. Ni siquiera estoy seguro de por dónde empezar con esta película. Contiene mucho de lo que me gustaría hablar. Al mismo tiempo, me gustaría que las imágenes se prolonguen un poco más antes de intentar explicarlas con palabras. Así que veremos adónde nos llevará este post y tú.

Aunque todavía no puedo confirmarlo para el resto de su filmografía, Leroy es conocida por sus películas meditativas, a las que  Tremor  no es una excepción. Comienza con una imagen alucinante que hace que uno se pregunte dónde se encuentra uno. ¿Dónde está la parte superior, dónde está la parte inferior? ¿Está la cámara inclinada o es solo una ilusión? La primera imagen es, creo, una cadena montañosa, tal vez un volcán, pero filmada con una cámara que está de costado. El cielo está a nuestra derecha y no sobre nosotros. Esta desorientación a través de las ilusiones es una de las principales características de la película de Leroy. Hay varias escenas como la que acabo de describir, aunque algunas de ellas son mucho más directas.



Amo la simplicidad de esto; una cámara de lado, en el suelo, grabando un árbol solitario en un amplio campo. Es desorientador, y sin embargo sabes lo que ves. Esta curiosa discrepancia mantiene a uno ocupado, tal vez sorprende a uno, incluso más cuando Leroy gira la cámara sobre su cabeza. Estamos en un bote, pero el cielo está bajo nuestros pies, el agua sobre nuestra cabeza. Es lo opuesto a la libertad. Tenemos la eternidad debajo de nosotros, pero por encima de nosotros ... se siente limitado de alguna manera. A pesar de que el agua puede tener una profundidad aparentemente infinita, la inyección de Leroy sugiere lo contrario. Es más como colocarnos como un globo (como lo notó mi esposo) que está atascado en un techo, que quiere ir más lejos pero no puede hacerlo. Leroy nos mantiene encadenados, por así decirlo, lo que encaja bien con el tema de su película.

Dicho esto, tal vez no sea fácil identificar un solo tema en la película. Creo que  Tremor tiene múltiples capas, aunque el foco es la historia, la historia de Europa, del arte. Pero también se trata de brutalidad y violencia, de vacío. El temblor no contiene diálogo, es una cadena de monólogos, de lecturas de libros en parte. Solo al final de la película sabemos a quién pertenecen las voces que nos acompañan.


"Todos odiamos el poder que soportamos. Nos manipula y crea valores falsos ".

“El fascismo no comienza con las primeras bombas que arrojas, o con el terror del que se puede escribir en los periódicos. El fascismo comienza con la relación entre las personas ".

Son citas como estas que le dan un peso extraordinario a los cuadros de Leroy, tomas largas de lugares vacíos, ruinas, áreas en ruinas. El uso de blanco y negro y la quietud que prevalece en muchas tomas se suman al poder de la película. Especialmente la primera mitad de la película está vacía de gente, se siente casi apocalíptica, mejorada por citas de artistas y locos que hacen pensar. El temblor es una pieza de pensamiento; No es solo una película que obliga a pensar, sino que se piensa a sí misma. Sí, hay algunas películas que exigen un regreso al maravilloso libro de Daniel Frampton,  Filmosophy , y me parece que  Tremores uno de esos Nunca tuve la sensación de que hubiera un director, en todo caso, el director podría haber sido una guía para el desarrollo de la película, pero la película progresó de una forma que era natural para sí misma. Llevó al director a un viaje, no necesariamente al revés.

Tremor no podría ser más actual y creo que la película se estrenó justo en el momento adecuado, el mundo está destrozado debido a decisiones inexplicables en el escenario mundial de la política. El diseño de sonido de la película de Leroy es algo siniestro con respecto a esto y los monólogos que escuchamos: sirenas de ambulancias; Helicópteros sobre nuestra cabeza, pero simplemente no podemos verlos. ¿Son estas señales de advertencia? Señales de advertencia de lo que está por venir? Señales de advertencia de nuestra locura? Debería intentar ver la película por segunda vez para poder captar todo el poder de la creación cinematográfica de Leroy.




https://iffr.com/en/persons/annik-leroy
http://www.samsic.fr/fr/annick-leroy-sculpteur.html
http://www.aleroy.fr/
https://fr.wikipedia.org/wiki/Annik_Leroy
https://theartsofslowcinema.com/2017/08/16/tremor-annik-leroy-2017/

Leer más...

sábado, 16 de febrero de 2019

Mila Ramos Jurado​ cofundadora de Mujeres en Zona de Conflictos.


Mila Ramos Jurado (23 de noviembre de 1961), agente social, poeta, también trabajó como periodista y es cofundadora de Mujeres en Zona de Conflictos.

Cursó estudios de Filosofía y Letras (rama de Historia) en la Universidad de Córdoba y en la UNED. Diplomada en Género, Desarrollo y Planificación por la Universidad Nacional de Chile, es también Experta Universitaria en Gestión de ONGD y programas de Cooperación Internacional de Desarrollo por la Fundación CYES. Está vinculada al movimiento feminista.

Trabajó como freelance en Bosnia, abandonando el periodismo tras esta dura experiencia. Preside la ONGD Mujeres en Zona de Conflicto, trabajando en cooperación internacional como coordinadora general técnica de programas en España, Bosnia, Kosovo, Palestina, Colombia y Marruecos, y ha sido merecedora del Premio Meridiana 2000 en defensa de la igualdad.

Un viaje de la reportera a Bosnia en 1994, en plena guerra de la exrepública yugoslava, la marcó tanto que decidió pasar del periodismo al activismo. En un principio nace la idea de celebrar un congreso internacional bajo el lema Mujeres en Zona de Conflicto. Pero en diciembre de 1994 la idea se transforma y toma cuerpo la ONG “Mujeres en Zona de Conflicto” junto a una veintena de asociados. Desde entonces, ha desarrollado proyectos en tres continentes: Europa (Bosnia, Kosovo); América (Colombia, Perú); África (Marruecos, Mauritania, Malí, República Democrática del Congo); así como en Oriente Próximo (Palestina), abordando la violencia de género desde el acompañamiento y, sobre todo, anticipándose y denunciando lo que sucede con las mujeres en los conflictos armados.

Uno de los puntos más destacados de esta ONGD es la perspectiva de género,​ a la que unen una voluntad de imbricarse en los problemas candentes de países con vínculos históricos con España (Bosnia, Marruecos, Colombia...). Representan a su vez una opción pacifista y feminista que denuncia diversas injusticias relacionadas con los conflictos armados de todo el mundo.



8. 000 RAZONES PARA LA MEMORIA es un libro estremecedor que solamente se puede escribir cuando se viven situaciones al límite como MILA RAMOS las ha vivido. El desconcierto humano, la agresividad, la guerra y la muerte habitan dolorosamente estas páginas. Su contrapunto: la voluntad de sobreponerse a la angustia y encontrar momentos de ternura y felicidad en las situaciones más adversas. Una poesía vivida a tumba abierta y una forma de contarla excepcional. Dice la autora: Este poemario va de la vida y de la muerte cuando te cerca la guerra, del amor que surge en medio del caos más absoluto, de algunas intenciones por romper la memoria y de muchas por conservarla intacta, porque sólo así, restaurando la memoria y rehabilitando al otro/a será posible construir la paz



Ha publicado numerosos artículos relacionados con su trabajo y presentado ponencias en diversos países relativas a sus especialización: mujeres en las guerras, violencia de género y contribuciones de las mujeres en los cambios socio-políticos.




https://cordobapedia.wikanda.es/wiki/Mila_Ramos
http://www.mzc.es/cooperacion/conferencia-de-mila-ramos-en-las-jornadas-conflictos-armados-y-reparacion-a-las-victimas-de-la-universidad-pablo-de-olavide/
https://www.abebooks.it/servlet/BookDetailsPL?bi=22741955252&searchurl=sortby%3D20%26an%3Dmila%2Bramos&cm_sp=snippet-_-srp1-_-image4
https://www.facebook.com/119893691479318/photos/a.119894741479213/202955303173156/?type=3&theater
Leer más...

viernes, 15 de febrero de 2019

María Elena Moyano, mártir de la solidaridad


María Elena Moyano Delgado (Barranco, 29 de noviembre de 1958 - Villa El Salvador, 15 de febrero de 1992) fue una luchadora social, dirigente vecinal peruana, conocida popularmente como "Madre Coraje".


María Elena Moyano fue brutalmente asesinada el 15 de febrero de 1992. Todo asesinato es brutal, por supuesto. Pero lo que hizo Sendero Luminoso aquella tarde en Lima fue, sin duda, de una brutalidad excepcional. Asesinar a una dirigente popular. En una tarde de domingo, mientras se celebraba una fiesta para recaudar fondos para un proyecto de solidaridad, popular y autogestionado. Delante de sus dos hijos, de 10 y 8 años de edad. Y, después de matarla a balazos, poner una carga de dinamita sobre su cuerpo para descuartizarla con la finalidad de asustar a sus seguidores. Pocos días más tarde, los terroristas dinamitaron su tumba. Una brutalidad.

Pero, ¿quién fue María Elena Moyano y qué hizo en sus 33 años de vida?

Nacida en 1959, María Elena tenía siete hermanos. Se crió en Lima, entre los barrios de Barranco y Surco. Vivió en propia carne las invasiones populares en las barriadas o pueblos jóvenes. Eran los tiempos de casas de esteras: pobreza, esperanza y organización. Estudió dos años de sociología en la universidad. Tuvo dos hijos, Gustavo y David. En el año 1983 regresó a Villa El Salvador y allí permaneció hasta su muerte. El barrio de sus sueños y de sus luchas; un barrio casi mítico, lleno de pasión y de vida. En 1983 es dirigente local del club de madres y, en 1986, resulta elegida presidenta de la Federación.


“Siento que Villa el Salvador es de alguna manera la esperanza del Perú; la construcción de una sociedad distinta”, decía ella. Y no parece exageración, si miramos las 2500 organizaciones de base que allí funcionaba. Ya en 1983, se logró dotar de gobierno local a una comunidad de 300.000 habitantes: CUAVES (Comunidad Urbana Autogestionaria Villa El Salvador). Años más tarde, en 1987, Villa recibió el Premio Príncipe de Asturias. Pero, ¿por qué?


En medio de la pobreza extrema, decía Moyano: “frente a la crisis económica, el pueblo y las mujeres han sabido responder. ¡Derechos exigimos y limosnas no pedimos!”. Surgieron comités de arborización para “transformar el arenal, plantando miles de árboles y luego construyendo colegios”. También comedores populares autogestionados y ligados a la parroquia. Se calcula que, en 1992, había en Lima unos seis mil comedores populares.


De manera especial hay que mencionar los Comités del Vaso de Leche, que buscaban garantizar al menos un vaso de leche diario a todos los niños y ancianos. En 1984, el Programa de Vaso de Leche se incorpora al Plan de Emergencia de Alimentación y Salud de la municipalidad de Lima, gobernada desde el año anterior por Alfonso Barrantes, de Izquierda Unida.

Algunas voces, desde sectores de la izquierda revolucionaria, dicen que los comedores o los Comités de Vaso de Leche “adormecen al pueblo o sirven de colchón al sistema. Nosotras decimos que no es así, porque lo que hacemos es apostar por el autogobierno del pueblo”, respondía María Elena.

En diciembre de 1983 se constituyó la Federación Popular de Mujeres de Villa El Salvador (Fepomuves) y, para 1987, Fepomuves tiene 105 clubes de madres y 450 coordinadoras de vaso de leche. En 1992 hay 1500 comités del vaso de leche y 800 comedores populares. En 1992 había más de 100.000 beneficiarios en Villa (menores y personas ancianas).


Su lucha social desembocó en el compromiso político. No solo porque, como hemos visto, desde el principio estaba entrelazada la auto-organización popular con el diseño de una política local al servicio de las mayorías. Desde 1983, el gobierno local autogestionado de Villa El Salvador había elegido a Michel Azcueta como alcalde, por dos veces.

En las terceras elecciones (1989), hubo una implicación más activa de la Federación de Mujeres y, siendo Mª Elena su candidata, fue elegida teniente de alcalde de Villa El Salvador. En ese puesto de servicio público permaneció hasta que la asesinaron.


María Elena Moyano perteneció al Partido Unificado Mariateguista (PUM) desde su fundación en 1984 hasta el año 1988. Desde entonces, y hasta 1992, pertenecía al MAS (Movimiento al Socialismo), corriente social-cristiana dentro de la coalición Izquierda Unida.

Mª Elena Moyano, en cabeza de la movilización contra la violencia


Desde el inicio de los años 1990, los terroristas de Sendero Luminoso incrementaron sus acciones violentas en Lima, intentando cercar al movimiento popular auto-organizado. Asesinan al dirigente sindical Enrique Castilla (octubre 1990); matan a Juana López León, coordinadora de Vaso de Leche en Callao (31 agosto 1991); dinamitan un centro de acopio que abastecía a 90 comedores populares (septiembre 1991); distribuyeron un escrito acusando explícitamente a Mª Elena de ser colaboracionista (septiembre 1991); cometen un atentado a balazos contra Emma Hilario, de la Comisión Nacional de Comedores populares en el pueblo joven Pamplona Alta (30 de diciembre 1991), que se ve forzada al exilio; el 24 de enero de 1992, otro grupo terrorista, el MRTA, asesina a Andrés Sosa, dirigente político de izquierda en Villa El Salvador. El 13 de febrero, Michel Azcueta sufre un atentado a las puertas del Colegio Fe y Alegría de Villa El Salvador.


La respuesta de María Elena Moyano es clara y directa: “La revolución es afirmación a la vida, a la dignidad individual y colectiva; es ética nueva. La revolución no es muerte ni imposición ni fanatismo. La revolución es vida nueva, es convencer y luchas por una sociedad justa, digna, solidaria al lado de las organizaciones creadas por nuestro pueblo, respetando su democracia interna y gestando los gérmenes de poder del nuevo Perú”.

El 26 de septiembre de 1991, la federación de mujeres desafía al totalitarismo de Sendero Luminoso y al miedo generalizado, con una Marcha pública que es un grito por la vida “Contra el Hambre y el Terror”. Participaron unas 20.000 personas, sobre todo mujeres. “No matarás, ni con hambre ni con balas”.


El día previo a su muerte, Sendero Luminoso convocó a un “paro armado” en todo el país. María Elena junto a varias mujeres, salieron a las calles a desafiar el paro y las amenazas del grupo de asesinar a quien estuviera fuera de sus casas. La amenaza era real. Pero , como había escrito unos días antes: “Solo nos queda la fuerza real que sale de las entrañas, de lo más profundo de nuestro pueblo oprimido. Solo con esa fuerza será posible derrotar al terror”.


https://es.wikipedia.org/wiki/Mar%C3%ADa_Elena_Moyano
http://entreparentesis.org/maria-elena-moyano-martir-la-solidaridad/
Leer más...

jueves, 14 de febrero de 2019

Lydia Sesemann doctora finlandesa en química





Lydia Sesemann (14 de febrero de 1845, Vyborg - 28 de marzo de 1925, Múnich ) fue una doctora finlandesa de química. Fue la primera mujer de Finlandia en obtener un doctorado.


Lydia Sesemann nació en Vyborg (desde 1944 parte de Rusia) en una familia de comerciantes de habla alemana. La familia ya había llegado a Vyborg en 1661 desde Lübeck, pero había seguido utilizando el alemán como su primer idioma. En la antigua Finlandia , la parte de Finlandia en la que creció, había una tradición más fuerte en los estratos superiores de la sociedad de permitir que las mujeres reciban educación formal que en el resto de Finlandia, una influencia de los ideales de la élite rusa en ese momento. Sesemann asistió a una escuela privada en Vyborg y después de la muerte de su padre en 1865 abandonó el país. Pasó algún tiempo en Alemania y comenzó a estudiar química en la Universidad de Zurich.en Suiza en 1869. En 1874 defendió su tesis doctoral en la universidad y se convirtió así en la primera mujer de Finlandia en obtener un doctorado. 

La Universidad de Zurich recibió varias alumnas y muchas de ellas provenían del Imperio Ruso.(de la cual Finlandia era entonces una parte). Se sabe que Lydia Sesemann ha vivido en una parte de la ciudad popular entre otros estudiantes de Rusia y es muy posible que hablara ruso y tuvo parte de su vida social entre los otros estudiantes rusos. Algunos de los estudiantes rusos eran sospechosos de intrigas políticas y el gobierno ruso en mayo de 1873 declaró que las estudiantes, por razones políticas, debían abandonar la universidad antes de fin de año. Lydia Sesemann no hizo esto y, por lo tanto, en la práctica se le prohibió regresar a Finlandia. Ella pasó el resto de su vida viviendo en Alemania. Ella no siguió una carrera científica; Apenas había posibilidades para una mujer en el momento de hacer esto. Aunque los periódicos contemporáneos en Vyborg mencionan su logro.


Lydia Sesemann fue la primera mujer finlandesa en completar un doctorado, pero como esto tuvo lugar en una universidad en el extranjero, se prestó poca atención al hecho en ese momento. El periódico Finlands Allmänna Tidning lo mencionó brevemente y Suomenlehti en Viipuri escribió: "La señorita Sesemann de nuestra ciudad ha obtenido el doctorado en ciencias naturales y matemáticas en la Universidad de Zúrich, en la tierra de Suiza". 

 Cuando comenzó Sesemann en sus estudios, había catorce mujeres matriculadas en la universidad, de las cuales nueve provenían de Rusia. Sesemann fue una de las primeras mujeres en Europa en obtener un título en ciencias y fue la primera mujer en completar un doctorado en la Facultad de Filosofía de la Universidad de Zúrich. 


https://en.wikipedia.org/wiki/Lydia_Sesemann
http://www.helsinki.fi/akka-info/tiedenaiset/english/sesemann.html
Leer más...

miércoles, 13 de febrero de 2019

Laimi Leidenius fue la primera profesora de medicina en Finlandia y en toda Escandinavia




Laimi Leidenius  (13 de febrero de 1877 Kurikka - 23 de noviembre de 1938, Helsinki)  fue la primera profesora de medicina en Finlandia y en toda Escandinavia. El campo de la cátedra Leidenius fue obstetricia y ginecología. También fue la primera profesora y presidenta permanente de la Universidad de Helsinki. Leidenius contribuyó significativamente al desarrollo de la atención prenatal, la  atención de las parteras  y los hospitales de maternidad. 

Laimi Leidenius defendió su disertación doctoral en 1913 sobre los efectos de la desinfección en el contenido bacteriano posparto del útero. En los años siguientes, practicó la medicina, continuó su investigación y realizó viajes de estudios al extranjero. Publicó un estudio basado en experimentos con animales en el campo de la endocrinología (junto con el profesor A. Seitz) y un estudio estadístico de la aparición y los motivos de la eclampsia en el parto. Más tarde ella hizo una investigación sobre el cáncer uterino. En 1925, Leidenius fue nombrado docente de obstetricia y ginecología en la Universidad de Helsinki. Enseñar obstetricia fue la verdadera vocación de Leidenius: una amiga la ha calificado como "ante todo, era una obstetra". 

Leidenius, como muchos otros médicos, estaba interesada en los problemas sociales de su época, especialmente en el bienestar de las madres. En sus primeros folletos populares, habló de moralidad y eugenesia. Más tarde, se centró en las enfermedades ginecológicas, el embarazo y el parto, y escribió, por ejemplo, manuales para mujeres embarazadas. Participó activamente en la Liga de Mannerheim para el Bienestar Infantil y sus esfuerzos para organizar la atención médica prenatal. Las primeras clínicas de maternidad de la Liga de Mannerheim para el Bienestar Infantil se establecieron en Viipuri y Helsinki a principios de la década de 1920. 

A principios de la década de 1930, Leidenius desempeñó un papel activo en la planificación del nuevo Segundo Departamento de Obstetricia y Ginecología de la Universidad de Helsinki, y encabezó el departamento hasta su muerte en 1938. Además de todas sus actividades científicas y de bienestar, ella desarrollo  una extensa práctica privada. 


https://www.finna.fi/Search/Results?lookfor=Laimi+Leidenius&type=AllFields&dfApplied=1&limit=20
https://fi.wikipedia.org/wiki/Laimi_Leidenius
http://www.helsinki.fi/akka-info/tiedenaiset/english/leidenius.html
Leer más...

martes, 12 de febrero de 2019

Philippine Engelhard escritora




Philippine Engelhard (21 de octubre de 1756 - 28 de septiembre de 1831), fue una poeta alemana. Fue una de las llamadas Universitätsmamsellen, un grupo de cinco mujeres académicamente activas durante los siglos XVIII y XIX, hijas de académicos en la Universidad de Göttingen, pero a las que se les negó el acceso a la universidad, junto con Meta Forkel-Liebeskind, Caroline Schelling, Therese Huber y Dorothea Schlözer .

 Hija  de un profesor de historia de Gotinga. Recibió importantes influencias de sus contínuos contactos con estudiantes universitarios y de las visitas de eminentes científicos y personalidades a la casa de sus padres.  Fue muy amiga de Therese Huber y su primer marido Georg Foster. Se casó con Johann Philipp Engelhard, consejero privado del principe de Hesse-Kassel, y director de la Escuela de Guerra de Hesse por lo que llevó una vida cortesana,sin dejar por ello de escribir. Tuvo bastantes amistades literarias con los Hermanos Grimm, Bettina von Armin y su hermano Clemens Brentano, Elisa von der Recke. Philippine es fundamentalmente poeta en la órbita del Sturm und Drag con  una característica expresión de un fuerte sentido del yo, propia del romanticismo. La vivacidad, el humor y el ingenio, la franqueza y la imaginación, y  la insistencia en la sensación  ya fueron  enfatizadas en los juicios contemporáneos.

https://en.wikipedia.org/wiki/Philippine_Engelhard
https://books.google.es/books?id=avvD_na7DUEC&pg=PA386&lpg=PA386&dq=Philippine+Engelhard&source=bl&ots=H8nte2mnuX&sig=4Ir_QMECepYlMIJEyjWGnjZGrec&hl=es-419&sa=X&ved=2ahUKEwi0ze_y25_eAhWDDcAKHfQVAUEQ6AEwD3oECAkQAQ#v=onepage&q=Philippine%20Engelhard&f=false

https://www.ngiyaw-ebooks.org/ngiyaw/reuter/kinde/kinde.htm
Leer más...

lunes, 11 de febrero de 2019

Soffy Arboleda comprometida con la cultura de Cali (Colombia)



Soffy Arboleda de Vega (Palmira, 2 de diciembre de 1930 - Cali, 11 de febrero de 2018) fue una académica, historiadora, líder social y gestora de música colombiana.


Soffy Arboleda nació en Palmira Valle del Cauca, desde su niñez se radicó en Cali. Estudió música en el Conservatorio de Cali, en New England Conservatory de Boston y el Conservatorio Nacional de París. Además, se formó en historia del arte en Boston, en La Sorbona y Ecole du Louvre, en París y redondeó con un Máster en Historia del Arte en Boston University.

Durante su rol como académica y docente durante 30 años en la Facultad de Humanidades de la Universidad del Valle, además dio sus aportes como cofundadora del Museo La Tertulia e integró las juntas de entidades como el Teatro Municipal y el Jorge Isaacs, Colcultura, Centro Cultural Comfandi, Bellas Artes, Museo La Merced, entre otros. Entre los reconocimiento que recibió en vida se destaca la Gran Orden del Ministerio de Cultura, la cual se le otorgó en el 2012, en el marco del X Festival Gastronómico de Popayán, por contribuir de manera significativa a la formación cultural y artística de varias generaciones de colombianos. También fue reconocida por la Universidad del Valle y el Departamento de Historia de dicha universidad. Falleció a sus 87 años en un hospital de Cali tras de sufrir neumonía meses atrás.





Soffy Arboleda, la mujer que dejó un legado en la cultura caleña  


La muerte de doña Soffy Arboleda de Vega, música, historiadora del arte, gourmand, columnista y considerada una gran dama de la cultura y la docencia, enluta a la sociedad caleña.


Soffy Arboleda, considerada la mujer más importante de la cultura caleña, murió a las 8:00 a.m. del 11 de febrero, a los 87 años, en su residencia. Se fue tranquila, rodeada de su hermana Pubenza, de su hija y de sus dos nietos, después de haber dejado un vasto legado de conocimientos como historiadora de arte, gastronomía y forjadora del Museo La Tertulia.

Exalumna del Liceo Benalcázar, cofundadora de La Tertulia, exconcejal de Cali, académica y docente por 30 años en la Facultad de Humanidades de la Universidad del Valle, fue directora de Bellas Artes, integró las juntas de entidades como el Teatro Municipal y el Jorge Isaacs, Colcultura, Centro Cultural Comfandi, Museo La Merced, entre otros.

Su amplia visión artística fue tenida en cuenta en Cali y Colombia, de allí que toda una generación de maestros de la pintura y la escultura honró su amistad: Edgar Negret, Alejandro Obregón, Fernando Botero, Eduardo Ramírez Villamizar, Débora Arango. A Luis Caballero y a Darío Morales los conoció en París, la ciudad que amó desde su primer viaje. Fue curadora de una exposición de Obregón para el Museo Nacional de Colombia e hizo el inventario de la obra de Grau en Cali.

Su amor incondicional por Cali y el Valle del Cauca la llevó a acompañar a su mamá, Rosa Cadavid de Arboleda, bajo un sol inclemente, a sembrar los árboles que hoy en día embellecen la recta Cali-Palmira.

De la gran vocación de servicio de Soffy da fe la concejal Clementina Vélez, quien la consideraba su ángel de la guarda y su maestra de vida. “Me enseñó que uno jamás habla de lo que no ha estudiado, jamás opina de lo que no conoce y que lo único que hay que hacer en la vida es estudiar, estudiar y estudiar, ser honrado, trabajador y luchador, lecciones que he seguido al pie de la letra”.

Soffy Arboleda aseguraba que sus obras de arte seguramente se las dejaría a Cali. Desde joven estuvo dispuesta a compartir su conocimiento.


Precisamente, aunque Soffy fue columnista de El País desde el 27 de marzo de 1987 a diciembre de 2017, y escribió varios artículos en Gaceta, siempre pidió que no la llamaran “periodista”, decía que no quería atribuirse méritos que no tenía. “Soy música de profesión”,aclaraba la historiadora del arte y reconocida gourmand que dio clases y orientó a los amantes de la gastronomía.

“No creo que vuelva a nacer otra Soffy Arboleda de Vega, lo que ella hizo en la vida no tiene igual. Se fue sin dolor porque, como ella se lo merecía, Dios en su infinito amor, le dio esa tranquilidad para morir”, cuenta Clementina, quien ahora tiene 71 años y tenía 19 cuando la conoció.

Soffy nació en Palmira, el 2 de diciembre de 1930, pero desde muy niña vivió en Cali. Y justamente, en diciembre pasado, sus amigas le celebraron el cumpleaños en su casa. “Le llevamos la serenata, como lo hacíamos cada año, estuvo muy contenta, bailó con Paula, su hija, disfrutó la serenata, la torta, se rió mucho, adoraba a sus nietos y compartió mucho con ellos en los últimos días”, relata Clementina.

Por su parte, Beatriz López, amiga suya, asegura que “además de su pasión por la cocina, la lectura y el liberalismo de trapo rojo, que la hizo merecedora de participar cada mes en una mesa del Club Colombia, donde era la única mujer, fue la mejor anfitriona que he conocido”.

Así lo constata el relacionista público Juan Carlos Uribe: “Ir a la casa de Soffy era deleitarse con los gustos más grandes y elegantes de una mujer sencilla. Amante de las sopas, hacía recetas tradicionales como la sopa de patacón, acompañada de jugo de lulo, pues, aunque era conocedora de la gastronomía internacional, en su casa nunca faltaban los platos típicos de su región. Y eso sí, la mesa la servía como si fuera a llegar la mismísima reina de Inglaterra. Definitivamente, ella sabía del arte de atender con buen gusto a sus invitados”.

Solía regalar a sus amigos sus mermeladas de naranja, uva y ají, revela el crítico de arte Miguel González.

La columnista de El País, que cada viernes, religiosamente, en esta sección, escribía temas de arte y gastronomía, con visos de política y sin nunca descuidar los aconteceres de la ciudad, amaba que le regalaran lápices y que sus lectores le escribieran a su correo electrónico.

Fue merecedora en vida de múltiples reconocimientos, como la Gran Orden del Ministerio de Cultura, y otros más de la Universidad del Valle y del Departamento de Historia y algunos gastronómicos, como los Premios La Barra Makro. Luchó por su ciudad desde la academia, las artes, la política y las causas cívicas. “Estuvo siempre involucrada en todas las juntas que tenían que ver con los grandes eventos culturales de la ciudad”, enfatiza el crítico de arte Miguel González.

De su padre heredó la inquietud intelectual, a través de un lema: “Nunca te acuestes sin haber aprendido algo y si no has aprendido algo, anda al diccionario”. Eso mismo ella se lo inculcó a sus hijos y alumnos.

Liceísta total, amaba al Líceo Benalcázar, del cual se graduaron mujeres ejemplares del Valle del Cauca; estudió música en el Conservatorio de Cali, en New England Conservatory de Boston y en el Conservatorio Nacional de París. Se formó en historia del arte en Boston, en La Sorbona y Ecole du Louvre, en París. Y tenía un Máster en Historia del Arte en Boston University. En medio de su vida en Boston y París cultivó su otra pasión, la cocina. Tomó clases en el Cordon Blue de París con la famosa Julia Child. “No soy graduada de allá, tomé clases, allí puede ir cualquiera, el que compre la boleta”.


Soffy con las manos de los santos que ella coleccionaba. “Soy historiadora de arte y musicóloga, eso es lo que estudié y todavía estudio”, comentaba.


La habilidad para la culinaria no la heredó de su mamá, “era pésima cocinera. Lo supe cuando yo vivía en París. El gusto viene porque me gusta comer”. Relataba que cuando estudiaba en Boston y luego en París con su hermana Mireya, ella le puso el reto de cocinar todo lo que probaban en los restaurantes, y mejorarlo. “Me regaló libros de cocina”, decía esta defensora de la cocina tradicional.

Tenía tantos libros, que regalaba muchos. “Me gusta leer mucho sobre el español, sobre el idioma, no soy escritora, pero me cuido de los términos y las cosas, que sean en buen español. Me gusta leer cosas bien escritas”.


Conformó un hogar con el ingeniero Alfredo Vega Córdoba. Ella liberal y él conservador, tenían en común su humor negro. “Qué godo tan godo, pero era sensacional. La política nunca fue motivo de discusión. Tuve novios y todos me propusieron matrimonio, menos Alfredo, entonces, yo se lo propuse, me fascinaba su rectitud impresionante y no tenía doblez”.

Perderlo a él, en diciembre de 2005, y luego a su hijo Lorenzo, en mayo de 2007, fueron los duelos más grandes de su vida. Desde entonces, guardó los colores y vistió de luto.

Abuela permisiva, era amante de ejercitar su mente, sentada ante su computador. “Noctámbula, tenía la manía de revisar todos los periódicos locales que circulaban durante sus ausencias de la ciudad. Le molestaba que no se hicieran las cosas rápido y como ella quería, debido a su perfeccionismo y no permitía que a sus columnas de El País les tocaran una coma”, contó su hija.

En 2012, cuando este medio le propuso hacerle un perfil, dijo con su peculiar humor: “Me huele a muerto. Cuando a la gente le hacen tantos reconocimientos es porque ya está bien viejita o quieren hacerlo antes de que se muera, para que la medalla no se les quede”, le respondió con risas a la periodista Claudia Bedoya.

Por esos días Soffy había recibido varios reconocimientos. Sobre estos y el salón que lleva su nombre en la Escuela Gastronómica de Occidente, dijo en esa ocasión: “no me las doy de nada y me parece que no lo merezco. Sin embargo, pienso que he ayudado muchísimo con la columna de El País a la gastronomía, porque la cocina me apasiona, me encanta estudiarla”.

A ella no solo la extrañarán sus seres queridos, también sus lectores de la ‘Columna de Soffy’, quienes incluso, coleccionaban sus recetas
 Tomado del articulo de  Bernardo Peña / El País




https://www.elpais.com.co/entretenimiento/cultura/conozca-la-vida-de-soffy-arboleda-madame-de-la-cultura-y-gastronomia.html
http://www.elpais.com.co/entretenimiento/cultura/soffy-arboleda-la-mujer-que-dejo-un-legado-en-la-cultura-calena.html

Leer más...
Más