Acerca de nosotras ·

Actividades

Escritora Poeta feminista Pintora Artista Cantante Música Actriz directora de cine Escultora Periodista activista Defensora de derechos humanos Arte abogada compositora Profesora Política investigadora medica Arquitecta Fotógrafa Maestra Filosofa Historiadora Rosas para todas nuestras heroínas fotografa Ilustradora Mujeres Creadoras Socióloga dibujante Artista plástica guionista Educadora Literatura Pintura literata química Antropologa bailarina sindicalista Ecologista Pedagoga Diseñadora Novelista Psicóloga coreógrafa feminista y activista por los Derechos Humanos jurista Descubridora Fisica Narradora Teologa científica cineasta pianista urbanista Anarquista Artesana Cuentista Documentalista Economista Enfermera Filóloga Poetisa cantautora ceramista Actriz de teatro Artista textil Artistas Bióloga Blogera Cantante y compositora Diseñadora gráfica Dramaturga Ecologa Fotoperiodista Interprete musical Jueza Psicologa Psicoterapeuta Rapera matemática mezzosoprano Activista por los derechos sexuales de las mujeres Artesana alfarera Artesana herrera Artista gráfica Artistas graficas Compositora de música Directora de orquesta Diseñadora de moda Doctora Ciencias Políticas Escritoras Fisiologa Geologa Gestora cultural Naturalista Neurologa Terapeuta Terapeuta quinesóloga Teóloga feminista asambleista asesora en prevención de violencia de género . diplomatica diputada directora directora de teatro. directora de documentales directora de periódico directora de tv doula intérprete de sitar poeta Innu psicoanálisis toquillera

sábado, 18 de mayo de 2013

Triste adios a Cecilia Lipszyc




Nos sumamos,  en su día, al reconocimiento del trabajo de Cecilia, ahora tristemente le decimos adiós. 

Falleció Cecilia Lipszyc, militante feminista

Los derechos de las minorías sexuales fueron uno de sus temas. Impulsó el cupo femenino, la patria potestad indistinta, el divorcio vincular, la licencia por maternidad y jubilación para amas de casa.

Cuando fue distinguida en la Legislatura porteña.
Representantes de organismos oficiales, dirigentes sociales y militantes por los derechos de las mujeres homenajearon hoy a Cecilia Lipszyc, quien falleció ayer, en reinvindicación de su aporte y compromiso con la igualdad de género.

La socióloga murió en la Ciudad de Buenos Aires, luego de convivir durante mucho tiempo con una enfermedad que no le impedía sin embargo participar en todos los foros donde las temáticas de género estuvieran presentes. Últimamente se desempeñó como asesora de género del Inadi. “La huella que deja Cecilia es también un compromiso de continuidad con el desarrollo de los temas de género”, expresó Pedro Mouratian, interventor del organismo.

Investigadora, docente, fundadora de multisectoriales de mujeres y de redes feministas en Argentina y América Latina, realizó números aportes en relación a los derechos humanos, la democratización de la sociedad, la situación de las mujeres, los derechos sexuales y reproductivos, entre muchas otras temáticas.


“Compañera de lucha y amiga, Ceci. La que primero sembró y luego acompañó todas y cada una de las conquistas de derechos del colectivo de lesbianas, gays, bisexuales y trans”, dijo de ella la ONG 100% Diversidad y Derechos.

Lipszyc fue convencional constituyente durante la reforma constitucional del año 1994, asesoró en la constituyente porteña e impulso las leyes de cupo femenino, patria potestad indistinta, divorcio vincular, licencia por maternidad y jubilación automática para las ama de casa. En junio del año pasado fue declarada “Personalidad destacada en los Derechos Humanos” por la Legislatura de la Ciudad de Buenos Aires. En la sesión, precisamente, se le rindió homenaje.

“Su vida tan fecunda y plena de ideales deja un camino abierto. Te despedimos en la certeza de que lo seguiremos transitando, con el rigor intelectual y humano que supiste señalar”, manifestaron sus colegas del Inadi a través de un comunicado. (Télam).-

Por Redacción Noticias Urbanas / 16 de mayo 2013




 Traemos un articulo suyo :

Lo que ya se logró y lo que aún falta
Por Cecilia Lipszyc*

Desde el advenimiento de la democracia se han logrado avances en la situación social de las mujeres, como la legitimación de un nuevo concepto de igualdad basado no en lo formal legal, sino en la real igualdad de oportunidades y de trato.

Uno de los mecanismos más correctos para lograr la igualdad de oportunidades y de trato es la implementación de acciones positivas en todos los campos. A partir de 1983, con el advenimiento de la democracia en Argentina, se produjeron importantes avances en materia legislativa tendientes a la modernización de derechos y con ello al reconocimiento de los derechos de las mujeres.

La ley 23.264 estableció la equiparación de los derechos de los hijos nacidos dentro y fuera del matrimonio, juntamente con la patria potestad compartida. La ley 23.515 modificó el régimen de matrimonio y estableció el tratamiento del divorcio vincular, lo cual significó un importante avance ya que se eliminó la aguda situación de ilegitimidad a la que estaban sujetas muchas personas. Se modificaron, también, varios aspectos del Código Civil relacionados con la mujer como el de la capacidad civil de las personas, domicilio, nombre y apellido de los hijos, apellido de la mujer casada, tenencia de los hijos, edad para contraer matrimonio, plazo de viudez, trabajo de la mujer casada, bienes y alimentos.

En 1985, se ratificó la Convención sobre la Eliminación de toda forma de Discriminación contra la Mujer. En 1994, la reforma constitucional marcó importantes avances en materia de derechos humanos y de la mujer. Es así como en su artículo 37, el texto reformado habla de los nuevos derechos y garantías y hace referencia a la igualdad real de oportunidades entre varones y mujeres para el acceso a cargos electivos y partidarios lo cual se garantizará por acciones positivas en la regulación de los partidos políticos y en el régimen electoral. El artículo 75 otorga jerarquía constitucional a los Tratados Internacionales de Derechos Humanos. Entre ellos figura la Convención sobre la Eliminación de toda forma de Discriminación contra la Mujer (Cedaw).

A pesar de ello, la implementación de políticas de ajuste de los ’90 ha profundizado la desigualdad y discriminación de facto entre los géneros. Estas han afectado proporcionalmente más a las mujeres, especialmente a las de sectores populares. Ellas debieron aumentar sus horas-trabajo fuera de la casa e hicieron frente a mayores responsabilidades familiares y sociales ante el retiro del Estado de las áreas sociales. Las mujeres se han convertido en las más pobres entre los pobres y son la variable de ajuste. Los datos de desocupación por sexos así lo demuestran. Aún hoy el sector con mayor índice de desocupación son las mujeres en la franja de 14 a 29 años, donde llega a 27.2 por ciento, mucho más alta que la desocupación general.

En la actualidad la mayoría de las mujeres empleadas perciben, por idénticas tareas, salarios inferiores que los que ganan los varones que van desde un 30 a 50 por ciento. Esta desigualdad afecta no sólo a las mujeres sino también a sus familias, es decir, a gran parte de la población, ya que 29 de cada 100 hogares están sostenidos por mujeres. En la Capital Federal son el 34,4 por ciento.

No podemos dejar de mencionar la jornada que realizan las mujeres. Una es el trabajo asalariado; la otra, el trabajo no remunerado que cumplen en sus casas.

El trabajo no remunerado es el que insume la mayor cantidad de tiempo productivo de las mujeres en sus tareas de ama de casa, madre, cuidado de los ancianos y enfermos, hasta en las propias empresas de familia.

En el ámbito de la salud, la demanda no satisfecha de atención en planificación familiar es muy importante. La crisis económica ha agudizado el bajo nivel de utilización de métodos anticonceptivos.

Se estima que en nuestro país se realizan infinidad de abortos clandestinos por año. Las estimaciones más conservadoras sostienen que son más de 400 mil al año; otras las elevan a casi un millón. Entre el 30 y el 40 por ciento de las camas públicas de ginecología están ocupadas por mujeres que sufrieron complicaciones derivadas de “abortos caseros” o clandestinos, siendo el responsable del 30 al 40 por ciento de las muertes maternas por año. Debido al subregistro, algunas estimaciones elevan esta cifra al 50 por ciento. Lamentablemente en nuestro país, debido a la falta de educación sexual y a la todavía no completa cobertura de programas y difusión de derechos en materia de salud reproductiva, el aborto es utilizado como un método anticonceptivo.

Uno de los grandes avances en la conceptualización teórica es la definición de que la violencia contra la mujer pertenece al ámbito público y no privado como se venía sosteniendo. Si bien en los últimos años este problema tomó estado público y adquirió mayor visibilidad, aún perdura. Responde a raíces muy profundas instauradas en nuestra cultura y hay múltiples formas de violencia que son invisibilizadas y toleradas por los medios de comunicación, la educación, la iglesia y otras instituciones.

La violencia contra las mujeres atraviesa todas las clases y sectores sociales y si bien no existe una estadística fehaciente sobre el número de víctimas se supone que de cada diez mujeres, cinco son víctimas de violencia.

Tampoco el acceso al Parlamento ha significado que las mujeres alcanzaran en igual representación en la dirección de los bloques partidarios y de las comisiones, repitiendo nuevamente y poniendo en evidencia el “techo de cristal” que frena la obtención de cargos en los lugares de decisión. Parecería que las mujeres acceden a aquellos lugares sin cuotas de poder. Los verdaderos lugares de decisión, como son las direcciones de algunos de los bloques y de algunas comisiones, aún permanecen, en general, impermeables a la participación de las mujeres. Recién en 2006, la Mesa Directiva de la Cámara de Diputados, compuesta por diez miembros, incorporó a una mujer con vicepresidenta segunda.

En la agenda para el 2006 tenemos algunas temas muy importantes, sobre los que en el movimiento de mujeres venimos trabajando desde años.

Primero, necesitamos una ley nacional de violencia contra la mujer que incorpore los nuevos avances en la materia. La violencia contra la mujer tiene que estar en el Código Penal. En países como Nueva Zelanda es un delito de acción pública. Es imprescindible que el gobierno nacional implemente un Programa Nacional de Violencia contra la mujer en el seno del Ministerio de Justicia.

Segundo, otro de los temas pendientes es la ratificación del protocolo facultativo de la Cedaw sobre el que tenemos algunas esperanzas porque el movimiento de mujeres viene realizando acciones y el Ejecutivo envió un mensaje en diciembre de 2005 para su ratificación.

Tercero, otro problema grande tiene que ver con el Ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología y está vinculado con la implementación de la Ley Nacional de Salud Sexual y Procreación Responsable. Este Ministerio está incumpliendo con la ley de Salud Sexual y procreación responsable al no implementar un programa de educación sexual en las escuelas públicas.

Cuarto, la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto –a la que han adherido cientos de personas en todos el país, en las calles, en las organizaciones y en el gobierno, entre ellos el ministro de Salud– todavía no ha logrado que fuera tratado ningún proyecto en el país, por el temor casi reverencial que tiene nuestra clase política hacia los sectores más conservadores de la sociedad.

Quinto tema de la agenda es la lucha contra las redes de prostitución. Hace tres años los presidentes del Mercosur firmaron un compromiso contrael tráfico de mujeres y de niños y niñas. Hasta ahora no hay en el Ejecutivo ningún organismo único y unificado (con todos los sectores involucrados) que se esté ocupando seriamente de ese flagelo.

Algunos cambios se están dando: tenemos dos ninistras en carteras clave como lo son Economía y Defensa, en lugares no tradicionales, pero no sé si eso es parte de una concepción, de una nueva visión o porque es lo políticamente correcto.

Por el momento no vemos que en el Gobierno haya un compromiso muy serio con la perspectiva de género, salvo el ministro de Salud. Como prueba, vemos la reconversión del programa Jefes y Jefas de Hogar del Ministerio de Trabajo, por la cual los hombres van a capacitarse y las mujeres, a sus casas. Con esto se busca que las mujeres dejen de presionar sobre el mercado de trabajo y a la vez refuerzan los roles tradicionales en vez de democratizar los roles en la familia.

* Socióloga. Presidenta de la Asociación de Especialistas Universitarias en Estudios de la Mujer.
http://www.cladem.org/index.php?option=com_rokdownloads&view=file&Itemid=588&id=1020:dossier-prostitucion-itrabajo-o-esclavitud-sexual
http://www.heroinas.blogspot.com.es/2012/06/cecilia-lipszyc.html
http://mx.noticias.yahoo.com/fallecio-cecilia-lipszyc-militante-derechos-mujeres-185900217.html
http://www.noticiasurbanas.com.ar/noticias/fallecio-cecilia-lipszyc-militante-por-los-derechos-de-la-mujer/
http://www.ciudad1.com/notadetalle.php?id=1028
http://www.pagina12.com.ar/diario/sociedad/subnotas/64007-21115-2006-03-08.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario

HH

Más